* Blog


* Últimos mensajes


* Temas mas recientes

PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024 por conejo
[Hoy a las 00:50:58]


Geopolitica siglo XXI por saturno
[Hoy a las 00:20:42]


XTE-Central 2023-24 : La doma del burro por saturno
[Marzo 01, 2024, 11:18:25 am]


STEM por Cadavre Exquis
[Febrero 29, 2024, 22:14:09 pm]


Coches electricos por Saturio
[Febrero 29, 2024, 21:27:39 pm]


FICHAS - Conocimiento económico por CHOSEN
[Febrero 28, 2024, 20:04:41 pm]


Autor Tema: Olympus escondió pérdidas durante décadas y desvió fondos (a las islas Caimán)  (Leído 4438 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

anduriña

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 490
  • -Recibidas: 674
  • Mensajes: 118
  • Nivel: 15
  • anduriña Sin influencia
    • Ver Perfil
Es la primera noticia que leo en España sobre el tema pero en prensa internacional ha tenido bastante recorrido durante el último mes.
Citar
Ha estado falseando cuentas para tapar pérdidas desde los ochenta
Olympus escondió pérdidas durante décadas y reconoce el desvío de fondos
Agencias - Tokio - 09/11/2011 - 07:00

Un terremoto recorre Japón, esta vez en sentido metafórico. Olympus, una de las corporaciones señeras de la rica industria electrónica nipona, está sumida en un escándalo que promete seguir creciendo con el paso de los días. La compañía admitió ayer haber falseado sus cuentas de manera sistemática para esconder pérdidas desde los años ochenta. Esa bomba informativa llegó de la mano de otra de tamaño semejante: tres de sus máximos directivos habrían desviado, además, unos 1.100 millones de euros a paraísos fiscales entre 2006 y 2008 coincidiendo con el proceso de adquisición de Gyrus Group y otras tres empresas.

Semejantes revelaciones son el resultado de las pesquisas de Michael Woodford, ex consejero delegado de la centenaria fabricante de cámaras y endoscopios. Desde que fuera despedido el pasado 14 de octubre, el ejecutivo se ha dedicado a rastrear las cuentas de la compañía, denunciando que esta abonó 687 millones de dólares a una consultora (la desaparecida Axam Investments) radicada en el paraíso fiscal de Islas Caimán.

Tras negar durante semanas las acusaciones de Woodford, la firma se vio obligada ayer a reconocer el desvío de fondos, desvelada por una auditoría interna e independiente puesta en marcha por la propia compañía. Por lo pronto, los movimientos ya le han costado el puesto (y cargos penales) a dos altos cargos. Se trata del presidente de Olympus, Shuichi Takayama, que dimitió el pasado 26 de octubre, y del vicepresidente, Hishasi Mori, que renunció ayer mismo. Hideo Yamada, auditor interno de la empresa, también deberá pasar por los tribunales.

Las investigaciones revelan, asimismo, que los altos ejecutivos inflaron durante los años noventa los honorarios de los auditores para asegurarse una buena sobrevaloración de la compañía, que emplea a más de 45.000 personas en Japón, y cubrir el maquillaje de las cuentas.

Siguiendo con las acusaciones de Woodford, todavía queda por aclarar si la cúpula de Olympus desvió otros 1.000 millones de dólares a paraísos fiscales.

La compañía se hunde un 30% en Bolsa

Los efectos del escándalo de Olympus están devastando la capitalización de la compañía. El comunicado difundido ayer, en el que Olympus reconoció la malversación de 1.100 millones de euros, le costó una caída del 30% en Bolsa, arrastrando consigo al índice Topix, que perdió un 1,7%.

Desde que el ex consejero delegado de la compañía, Michael Woodford, denunciara hace un mes irregularidades en las cuentas, la empresa ha perdido un 70% de su valor en Bolsa, lo que ha llevado al regulador nipón a plantearse la retirada del valor del mercado principal.

http://www.cincodias.com/articulo/empresas/olympus-escondio-perdidas-durante-decadas-reconoce-desvio-fondos/20111109cdscdiemp_12/

WhereIsMyCheese

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1007
  • -Recibidas: 717
  • Mensajes: 175
  • Nivel: 11
  • WhereIsMyCheese Sin influencia
    • Ver Perfil
Es la primera noticia que leo en España sobre el tema pero en prensa internacional ha tenido bastante recorrido durante el último mes.
Citar
Ha estado falseando cuentas para tapar pérdidas desde los ochenta
Olympus escondió pérdidas durante décadas y reconoce el desvío de fondos
Agencias - Tokio - 09/11/2011 - 07:00

Un terremoto recorre Japón, esta vez en sentido metafórico. Olympus, una de las corporaciones señeras de la rica industria electrónica nipona, está sumida en un escándalo que promete seguir creciendo con el paso de los días. La compañía admitió ayer haber falseado sus cuentas de manera sistemática para esconder pérdidas desde los años ochenta. Esa bomba informativa llegó de la mano de otra de tamaño semejante: tres de sus máximos directivos habrían desviado, además, unos 1.100 millones de euros a paraísos fiscales entre 2006 y 2008 coincidiendo con el proceso de adquisición de Gyrus Group y otras tres empresas.

Semejantes revelaciones son el resultado de las pesquisas de Michael Woodford, ex consejero delegado de la centenaria fabricante de cámaras y endoscopios. Desde que fuera despedido el pasado 14 de octubre, el ejecutivo se ha dedicado a rastrear las cuentas de la compañía, denunciando que esta abonó 687 millones de dólares a una consultora (la desaparecida Axam Investments) radicada en el paraíso fiscal de Islas Caimán.

Tras negar durante semanas las acusaciones de Woodford, la firma se vio obligada ayer a reconocer el desvío de fondos, desvelada por una auditoría interna e independiente puesta en marcha por la propia compañía. Por lo pronto, los movimientos ya le han costado el puesto (y cargos penales) a dos altos cargos. Se trata del presidente de Olympus, Shuichi Takayama, que dimitió el pasado 26 de octubre, y del vicepresidente, Hishasi Mori, que renunció ayer mismo. Hideo Yamada, auditor interno de la empresa, también deberá pasar por los tribunales.

Las investigaciones revelan, asimismo, que los altos ejecutivos inflaron durante los años noventa los honorarios de los auditores para asegurarse una buena sobrevaloración de la compañía, que emplea a más de 45.000 personas en Japón, y cubrir el maquillaje de las cuentas.

Siguiendo con las acusaciones de Woodford, todavía queda por aclarar si la cúpula de Olympus desvió otros 1.000 millones de dólares a paraísos fiscales.

La compañía se hunde un 30% en Bolsa

Los efectos del escándalo de Olympus están devastando la capitalización de la compañía. El comunicado difundido ayer, en el que Olympus reconoció la malversación de 1.100 millones de euros, le costó una caída del 30% en Bolsa, arrastrando consigo al índice Topix, que perdió un 1,7%.

Desde que el ex consejero delegado de la compañía, Michael Woodford, denunciara hace un mes irregularidades en las cuentas, la empresa ha perdido un 70% de su valor en Bolsa, lo que ha llevado al regulador nipón a plantearse la retirada del valor del mercado principal.

http://www.cincodias.com/articulo/empresas/olympus-escondio-perdidas-durante-decadas-reconoce-desvio-fondos/20111109cdscdiemp_12/



Si se pudiera saber la cantidad de empresas variadas que han usado esa triquiñuela no habría espacio suficiente para publicarlas.

anduriña

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 490
  • -Recibidas: 674
  • Mensajes: 118
  • Nivel: 15
  • anduriña Sin influencia
    • Ver Perfil
Para los que no sepan de dónde viene la historia:

Artículo de The Economist del 22 de octubre de 2011 (los enlaces sólo los podrán seguir los que estén suscritos a la revista).

Citar
Corporate governance in Japan
Olympian depths
What the Olympus saga says about corporate governance in Japan

Oct 22nd 2011 | TOKYO | from the print edition

“THIS is a referendum on modern-day corporate Japan,” fumes Michael Woodford, a Brit cast down from the heights of Olympus, a Japanese camera maker. Mr Woodford was ousted as the company’s president on October 14th, after barely six months in the job. Tsuyoshi Kikukawa, the 71-year-old chairman, blasted him for failing to hew to Japanese cultural practices. The board voted unanimously at a ten-minute meeting where Mr Woodford was not allowed to speak. Take a bus to the airport, he was told.

Mr Woodford says his sacking may have more to do with some very large and unusual transactions that he challenged Mr Kikukawa and other executives to explain. They stonewalled him, according to internal company correspondence reviewed by The Economist.

Mr Woodford alerted Olympus’s auditors, commissioned a review by an outside forensic-accounting group and asked for the resignations of Mr Kikukawa and an associate. He has since handed a dossier on the matter to Britain’s Serious Fraud Office—much of the money flowed from Olympus’s accounts in Britain.

Olympus paid $687m in advisory fees relating to the purchase in 2008 of Gyrus, a British firm that makes medical instruments. The money went to AXAM, a firm incorporated in the Cayman Islands, and AXES, a firm in New York. The owners of AXAM/AXES are unknown. Neither firm can now be traced. Olympus paid a generous $2.2 billion for Gyrus, 100 times its annual pre-tax earnings. The advisory fee was even more generous: more than 30% of the purchase price, rather than the usual 1%. Olympus also paid $773m for three small, private companies in fields not obviously connected to cameras—cosmetics, plastic containers and waste-disposal. It wrote off 76% of the value of the deals a few months later. Olympus vigorously denies wrongdoing, but several banks lowered their ratings on its stock and Goldman Sachs on October 19th suspended its ratings entirely.

Founded as a microscope maker in 1919, Olympus is known for cameras but it is also a powerhouse in medical-imaging technology, such as endoscopes, where it has a 70% share of the global market. Net sales have declined for the past four years and the camera division is unprofitable. Mr Woodford was promoted to president after he cut costs and turned around Olympus’s European business.

Mr Woodford says that at the time he had “no idea” the firm had been so profligate. Its debt-to-equity ratio of nearly 500% made it the seventh-most-indebted company in Japan. He also says he was unaware of oddities in the Gyrus deal, even though he was the top European executive at the time. The write-offs took place during the global financial crisis, when gloomy announcements were so common that they ceased to startle anyone.

Corporate governance is a problem in Japan (see table). The country ranks 33rd among 38 countries for corporate governance, according to GMI, a firm that measures such things, making it worse than Russia, Brazil and China. CLSA, a broker, complains that Japanese firms “express hostility to reforms”. Regulators are mediocre. There is no requirement for independent directors. Few foreigners serve on Japanese boards and the proportion of women, at 1%, is less than in Kuwait.

Japanese chief executives are often figureheads, while real (but informal) power resides elsewhere, perhaps with the chairman. Mr Woodford challenged this convention. A traditional Japanese manager might have tackled the problem discreetly instead of embarrassing his peers.

KPMG was Olympus’s auditor in 2008; Ernst & Young in 2009. Both firms’ British offices placed a formal qualification on Gyrus’s accounts because the firm failed to show that it had no relationship to AXAM/AXES. However their Japan offices, though not required to follow the British decision, approved the Olympus group accounts without knowing the answer to this rather glaring conundrum.

Olympus’s odd transactions were first reported this summer by a small investigative magazine called Facta, but ignored by the mainstream Japanese press. Local media have made surprisingly little of the story, even as Olympus’s market value has roughly halved. Japanese regulators, too, have not made much fuss. Olympus suggests it may sue Mr Woodford for disclosing confidential information to the media. Mr Woodford says he would welcome that day in court.

Corporate governance in Japan: Olympian depths | The Economist


Artículo de The Economist de 29 de octubre de 2011 (atención a la insinuación de que el dinero era para la yakuza).

Citar
Olympus
Three questions
A financial scandal widens

Oct 29th 2011 | TOKYO | from the print edition

THE Olympus scandal claimed its second victim on October 26th, not counting the Japanese camera-maker’s shareholders. Its boss, Tsuyoshi Kikukawa, resigned (but refused to step down from the board). His departure follows that of Michael Woodford, the former president, on October 14th. Mr Woodford, a Briton, was sacked by the board after he kicked up a fuss about unusual payments totalling $1.3 billion. Since then Olympus’s share price has collapsed. Mr Kikukawa’s symbolic seppuku was not, therefore, much of a surprise.

In 2008 Olympus bought Gyrus, a maker of medical devices, for $2.2 billion. In connection, it paid an advisory fee of $687m to a firm incorporated in the Cayman Islands and another in New York. The owners of these firms are unknown. Olympus also paid $773m to acquire three small, loss-making firms in businesses unrelated to its own. Japanese, British and American authorities are investigating.

Mr Kikukawa was replaced by Shuichi Takayama, another Olympus veteran. At a press conference, Mr Takayama defended the company’s payments in the Gyrus deal as well as the other three acquisitions. However, when pressed for specifics, he said he could not comment until Olympus concludes a third-party investigation on the matter, which has yet to begin. Mr Takayama was asked whether any of Olympus’s financial advisers had ties to “anti-social forces”, a euphemism for the yakuza (Japanese mafia). He replied: “I don’t acknowledge that at all.

According to internal company documents reviewed by The Economist, Olympus did business with a consultancy called Global Company and placed ¥30 billion ($350m) in a venture fund it managed, overseen on Olympus’s end by Mr Kikukawa. It acquired a majority stake in ITX, a cellphone retailer, whose boss was the brother of Global Company’s boss. ITX made a string of unprofitable acquisitions. Global Company owned stakes in the three companies that it advised Olympus to acquire for $773m.

Some of Olympus’s largest shareholders, including Nippon Life, which holds 8%, have demanded more disclosure. Mr Woodford, who remains a director, agrees. “There are questions that still need answering,” he says. “What happened to the money, and to whom was it paid, and why?”

Olympus: Three questions | The Economist




Petardazo Inminente

  • Ha sido citado por PPCC
  • ***
  • Gracias
  • -Dadas: 6483
  • -Recibidas: 6028
  • Mensajes: 892
  • Nivel: 93
  • Petardazo Inminente Tiene mucha influenciaPetardazo Inminente Tiene mucha influenciaPetardazo Inminente Tiene mucha influenciaPetardazo Inminente Tiene mucha influenciaPetardazo Inminente Tiene mucha influenciaPetardazo Inminente Tiene mucha influenciaPetardazo Inminente Tiene mucha influenciaPetardazo Inminente Tiene mucha influenciaPetardazo Inminente Tiene mucha influencia
  • Non scholae, sed vitae discere
    • Ver Perfil
Kodak la siguiente... está descontado
La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos.

anduriña

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 490
  • -Recibidas: 674
  • Mensajes: 118
  • Nivel: 15
  • anduriña Sin influencia
    • Ver Perfil
Citar
La japonesa Olympus era "corrupta desde su núcleo"
El estudio de un comité independiente asegura que la cúpula de Olympus estaba "contaminada de corrupción desde su núcleo" y contabiliza en 135.000 millones de yenes (1.296 millones de euros) las pérdidas por inversiones desde los noventa.

Maruxa Ruiz del Árbol - Londres - 07/12/2011 - 07:00

Ayer se publicó en Japón uno de los documentos de los que depende el futuro de la maltrecha Olympus, a la que la Bolsa de Tokio amenaza con eliminar de su cotización. La investigación, llevada a cabo por un comité independiente, integrado por seis abogados y contables, intenta clarificar el grado de corrupción al que ha llegado la empresa casi centenaria de cámaras fotográficas y endoscopios.

Este panel independiente sitúa en 135.000 millones de yenes (1.296 millones de euros) las pérdidas de Olympus desde los noventa. La ausencia de vínculos entre estos movimientos y la yakuza, la mafia japonesa, es la única noticia positiva que arroja el informe. La sombra del crimen organizado ha estado detrás del escándalo desde que estalló el pasado 14 de octubre y aún hoy las policías japonesa, estadounidense y británica siguen indagando en las cuentas para dilucidar si parte de ese dinero pasó por las manos del crimen organizado.

Los principales responsables del desfalco serían, según este documento, el ex vicepresidente ejecutivo Hisashi Mori y el exauditor Hideo Yamada, aunque también habrían estado al corriente de las operaciones los ya expresidentes Toshiro Shimoyama, Masatoshi Kishimoto y Tsuyoshi Kikukawa, y uno de los directores de contabilidad. "Olympus estaba contaminada de corrupción desde su núcleo", dice el informe. También asegura que la gestión corporativa adolece de lagunas porque "las diferentes auditorías no detectaron el encubrimiento".

Michael Woodford, el ex consejero delegado que fue destituido de Olympus el pasado 14 de octubre por destapar el escándalo, aseguró ayer que el informe "no dice nada nuevo ni tampoco arroja nueva luz a lo que aún no sabemos". El inglés, de 51 años, está ahora en Londres pero volverá "pronto" a Japón para reunirse con accionistas e inversores. Quiere convencerles de que la vía más rápida para salvar a Olympus y a sus 40.000 empleados de la crisis es formar un nuevo equipo de directivos con él a la cabeza.

Sin apoyar a Woodford directamente, el documento beneficia la candidatura del inglés porque en sus recomendaciones repite algunas de las consignas que Woodford considera imprescindibles para que Olympus resurja de sus cenizas. Por ejemplo, las medidas presentadas para prevenir que la corrupción vuelva a suceder incluyen una renovación de la directiva. "Esta visión de un cambio de dirección coincide con una idea que yo considero indispensable. Espero que las conclusiones publicadas hoy por el panel independiente ayuden a catalizar un cambio positivo para Olympus. Mi mayor preocupación ahora es la supervivencia de la compañía y el bienestar de sus familias, de los accionistas y la satisfacción de sus clientes", dijo ayer.

Otra de las grandes líneas de pensamiento de Woodford que se ha visto reforzada con el informe es "la necesidad de acabar con la cultura de la deferencia" en las empresas japonesas, que impide la crítica a los puestos más altos. "Los auditores deben de ser conscientes de su responsabilidad hacia las empresas y hacia la sociedad y dejar de ser excesivamente deferenciales con la cúpula directiva a la hora de denunciar cuestiones serias en las juntas directivas", reza el informe.


http://www.cincodias.com/articulo/empresas/japonesa-olympus-era-corrupta-nucleo/20111207cdscdiemp_7/

Tags:
 


SimplePortal 2.3.3 © 2008-2010, SimplePortal