* Blog


* Últimos mensajes


* Temas mas recientes

PPCC. PIsitófilos Creditófagos. Primavera 2020 por Saturio
[Ayer a las 23:45:36]


Consejos de inversión ¡ Gratis ! por JENOFONTE10
[Ayer a las 08:43:50]


El laboratorio de Galapagar por No Logo
[Mayo 27, 2020, 20:03:36 pm]


Coronavirus por hispanic_exodus
[Mayo 27, 2020, 12:51:40 pm]


Autor Tema: Artículos de heterodoxia.info  (Leído 29285 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1242
  • -Recibidas: 1568
  • Mensajes: 152
  • Nivel: 29
  • gentid Con poca relevanciagentid Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #90 en: Septiembre 06, 2019, 08:06:10 am »
Citar
La Guerra Santa – Parte y 3 – Leo Strauss
Martes, 31 de Mayo de 2011

 
 Siete años antes que Sayyid Qutb naciese en Musha, un pueblo a orillas del curso medio del Nilo, nacía Leo Strauss en la localidad de Kirchhain en Alemania, unos cincuenta kilómetros al norte de Frankfurt. Ambos son los filósofos más importantes del siglo XX, no por sus ideas o credenciales académicas, pero si por la poderosa influencia que su pensamiento ha tenido sobre la actual situación de enfrentamiento entre los Estados Unidos y el Mundo Islámico.
Digamos que Leo Strauss es el Sayyid Qutb de Norteamérica.

Así como la religión cristiana es una religión de contemplación y la musulmana una de acción: la religión judía es de erudición. No es de extrañar, por lo tanto, que la gran mayoría de los eruditos de este mundo sean judíos. Por otra parte la precisión del lenguaje alemán (tienen un sustantivo y un verbo para exactamente cada cosa) les permite adentrarse en ese oscuro mundo autorreferente que es la filosofía. Esto no va a ser la excepción en el caso de Strauss. Fue discípulo de Heidegger y de su filosofía de “Sein und Zeit”, algo así como “somos” lo que “hacemos”. También fue un entusiasta de Nietzche, el padre del cinismo político y del desprecio por las masas ignorantes. Se convirtió en una autoridad sobre Aristóteles, el creador de la lógica. Es decir: dele a una persona una serie de premisas “apropiadas” y ellos alcanzarán la conclusión “lógica” y lo que es más importante; pensarán que se les ocurrió a ellos.

Sayid Qutb también recibió una educación sofisticada, pero al estilo Egipcio de principios del siglo XX. Asistió al Colegio Británico en El Cairo, donde desarrolló una especial aversión a las escuelas coránicas regentadas por imanes y centradas exclusivamente en lo religioso, que era la forma común de escolarización egipcia de la época. Durante esos años comenzó a entender cómo funcionaban los mecanismos de dominación en su tierra, pero a la vez no podía substraerse a la fascinación que le producía la belleza artística de los textos del Corán. Antes que nada él era un artista, un escritor. Lo británico es lo que funciona pero nos oprime y el Corán es bello pero nos mantiene ignorantes. Atrapado en esa dicotomía en 1939 entra a trabajar como funcionario del ministerio de educación egipcio (el que mantiene y alienta a las escuelas islámicas), para comenzar su particular batalla por liberar a su pueblo de tanta ignorancia.

Un año antes, Leo Strauss se ve obligado a emigrar a los Estados Unidos debido a la persecución Nazi. Da clases en escuelas de Nueva York, para finalmente ser admitido como profesor universitario en la Universidad de Chicago, aquí desarrolló la parte central de su carrera. Finalmente fue profesor en la universidad de Stanford.

Qutb llegó a los Estados Unidos catorce años después que Strauss, pero ambos vieron lo mismo. Ambos percibieron una sociedad en decadencia, banal, donde sus habitantes se dedicaban exclusivamente a proveerse de todo tipo de placeres materiales terrenales, donde la moral y los valores espirituales no tenían cabida, donde el individualismo campa a sus anchas, donde los hijos no respetan a los padres, donde la mujer es una descarada. Todo esto choca frontalmente con la rígida educación familiar Alemano-Judía de Strauss y con el bagaje de colegio británico donde se pega a los niños, combinado con la pétrea moral coránica de Qutb.

Ambos alcanzaron la misma conclusión: “Una sociedad dejada a su libre albedrío, degenerará en un mar de individualismo y hedonismo, compuesta por unos seres gilipollas (evidentemente no utilizaron este término pero es bien ilustrativo de lo que pensaban) que no merecen la condición de ser humano”. Ambos se horrorizan al ver lo que a su juicio le sucede al ser humano cuando es “libre” y ambos formularon la misma solución: “En toda sociedad debe de haber un principio superior que la aglutine para que no se atomice en un mar de banalidad”. Banalidad según ellos, claro.

Aquí los cursos de acción se separan: Qutb sigue el camino del Islam como fuerza aglutinadora de la sociedad que pretende salvar y Strauss un camino no menos oscuro adaptado a su formación filosófica y de vida.

Así como el pensamiento de Qutb se va radicalizando con los años, el de Strauss también. Ambos llegaron a ser muy extremistas y muy influyentes, combinación peligrosa donde exista. El pensamiento de Strauss se vio muy dominado por Nietszche, Alexander Kojève a quien conoció personalmente en París, por Trasímaco y Al-Farabi descubiertos en sus estudios Aristotélicos.

Según Strauss, el origen de la sociedad es la esclavización del siervo por el amo. El amo accede a la condición humana y deja de ser un animal al ser capaz de arriesgar su vida, la única que tiene, en la consecución de la puesta del siervo a su servicio. El amo “manda” porque no teme a la muerte, o la teme menos que el siervo. El amo es capaz de elevar su ego expresado en sus ansias de poder y reconocimiento, por encima de su instinto de conservación y en clara violación de los principios naturales. Eso le hace dejar de ser un animal para hacerle humano. En pocas palabras mientras más violento más humano. Esta es la definición de “ser humano” que hace Kojève, y esa es su “realidad-real” de la condición humana: la dominación del débil que teme por su vida por el fuerte que no teme por ella.
El resto de la sociedad se deriva de lo anterior: la justicia no existe, las leyes las hacen los fuertes y los débiles siempre estarán sometidos (Platón, Trasímaco). Las inmensas masas de humanos-siervos no podrían soportar el visualizar crudamente su indigna condición de corbardes y de sometidos humillados e impotentes. Por lo que se inventan construcciones ideológicas que les permitan, de alguna forma, transitar por este infierno. Este es el papel de las religiones, la moral, la tradición, el respeto a la autoridad, los “valores”, el patriotismo. Estos elementos pretenden proveer de cierta dignidad artificial a quienes no la tienen, a quienes no han sido capaces de “ser valientes” y arriesgar su vida por su ego. Entonces las “nobles mentiras”, esas verdades adornadas de mentiras, se hacen necesarias (Platón).

Los dominadores también necesitan de estas mismas ideas. Esto les legitima sobre todo ante sí mismos, les permite pensar en que tienen “derecho a…”, en que son “mas” inteligentes, mejor preparados, más competitivos, etc. En realidad se trata de pura y simple violencia y de quien se atreve a ejercerla y quién no.

Esta es “la verdad verdadera” de Strauss, la verdad que solo unos pocos pueden mirar de frente, la verdad de la que casi todos intentan huir, ¿pero huir hacia donde?, si la verdadera naturaleza humana es precisamente eso: la violencia, mi vida antes que mi ego.

Strauss enseñaba a sus discípulos él como la humanidad se divide en tres clases. Los “sabios” son aquellos que pueden mirar esta realidad sin ambages y sin que les tiemble el pulso, es decir: Strauss y su élite. Los “gentiles” son todos aquellos que creen en las mentiras útiles que necesitan los dominados para sobrevivir y las diseminan: políticos, sacerdotes religiosos, moralistas, militares henchidos de fervor patrio, maestros. Luego tenemos al “vulgo” quien solo está interesado en el placer, el poder, el dinero y en disimular su indigna condición.

Es por esto que la sociedad necesita de “ideas de orden superior” que le permitan permanecer cohesionada en medio de la violencia. En el caso de los Estados Unidos estas no son la religión (a nadie le interesa), ni la raza (hay gente de todas partes) , ni los valores tradicionales (demasiado individualismo). Según Strauss el valor que aglutina al pueblo norteamericano es la idea de que son un pueblo predestinado, elegido por Dios y de alguna forma moralmente superior al resto. Su misión patriótica es la de llevar el bien al planeta. Digamos que el pueblo norteamericano es el regalo de dios al mundo y su mandato es hacer “el bien”.

Las ideas straussianas plantean la sociedad exactamente en los mismo términos que la sociedad egipcia, azteca o maya. Una cúspide de grandes sacerdotes conocedores de la verdad-verdadera e indiscutible quienes son los encargados de crear la teología de moda, llámese culto a Atón, Amón, Mithra, Jesús, el libre mercado o la democracia. Luego una serie de personajes encargados de transmitir y acuñar estos valores utilizando la fuerza si es necesario: faraones, políticos, presidentes, curas, generales, congresos, predicadores, maestros de escuela, publicistas, consejos de administración, escribanos, etc. Y abajo el “vulgo” compuesto por siervos y vulgares mercaderes que solo persiguen placeres mundanos, son cobardes y se venden barato.

Todo esto no sería más que un ejercicio académico y no haber llegado más que a llenar las páginas de algún un arcano tratado de filosofía de no ser porque estas ideas prendieron como pólvora entre los discípulos de Strauss. Llegaron a formar una especie de culto donde “la verdad” era transmitida no mediante libros, sino mediante el contacto personal alumno- profesor. Insignes e influyentes profesores como Harry Jaffa, Allan Bloom, Martin Diamond, Walter Berns, Thomas West y Herbert Storing salidos de la primera hornada diseminaron el credo a lo largo y ancho de las universidades norteamericanas y forman el núcleo ideológico de esa forma de pensar que en los Estados Unidos lleva cincuenta años cocinándose y que hoy se conoce como neocon.

El objetivo formal de cara al “vulgo” es el de utilizar cualquier medio para “diseminar el bien y la democracia” al resto del planeta ya que es un mandato de Dios y nuestra superioridad moral nos obliga. El objetivo de los “gentiles” es el de quedarse con los recursos naturales y los mercados de otros. El objetivo de “los sacerdotes” es mantener la sociedad cohesionada en torno a estas ideas. La verdad-verdadera según Strauss es que guerreo porque puedo, porque me gusta, porque me da el subidón, porque yo soy valiente y tú un cobarde y eso me hace sentir superior,

Este es el sentido del constante guerreo de los Estados Unidos en los últimos cincuenta años, la guerra es un muy buen cohesionador. No hay nada que una más a las personas que ser cómplices en un crimen. Hace cuatro mil años los antiguos egipcios invadían Siria, Mesopotamia y alguna que otra isla griega para extender el mensaje de Atón, hoy lo hacen los norteamericanos para extender el libre mercado, el capitalismo y la democracia. Tanto Atón como el libre mercado como la democracia no existen. Son solo ideas que cohesionan a una población tras un objetivo común. El mismo Strauss lo decía: “lo ideal sería una eterna guerra de baja intensidad”. Los mismos norteamericanos no han apoyado según qué guerra no por ser una monstruosidad, sino porque no estaban ganando rápido como se pensaba en un comienzo y esto ya “nos” está costando muchas vidas.

Es como en los deportes de masas: la población se siente ganadora y unida entre sí y a su equipo sin haber hecho el menor esfuerzo físico, sin haber entrenado, sin tener destreza para jugar al futbol ni condición física alguna. Sienten que ganan sin haber jugado. Strauss aplica el mismo concepto a la guerra: el vulgo siente que es valiente, siente que son ellos los valientes que arriesgan sus vidas y vencen al enemigo. En realidad son solo unos sometidos, unos esclavos cobardes viviendo una vida indigna mientras se creen héroes al ver la guerra por la tele. Esta es una explicación bastante plausible de por qué los Estadounidenses aceptan el no tener una sanidad pública y gastar ese dinero en inmensos ejércitos y constantes guerras.

Descripción más triste de la condición humana pocas debe de haber.

Qutb y Strauss, los Estados Unidos y el mundo Arabe son dos caras de la misma moneda. Los sacerdotes de uno y otro lado, previo adoctrinamiento de sus gentiles, envían al vulgo a matarse los unos a los otros por unas supuestas ideas que son las verdaderas. Cada uno cree que en sus manos tiene la salvación de la sociedad cuando en realidad lo que ocurre es que sus respectivas élites sacerdotales utilizan ideologías desarrolladas por ellos mismos para mantenerles mentalmente prisioneros y cohesionados dentro de sus respectivos sistemas de dominación. En realidad no importa que la ideología sea así, asao, sea un disparate o no: lo que importa es que exista en cuanto a elemento cohesionador y de atrapamiento emocional de las masas dentro del sistema que las domina. El enfrentamiento une, el sufrimiento de la lucha bien sea en persona o en la tele crea camaradería. La victimas crean odio y rencor hacia la otra parte y eso también une.

Dos sociedades buscando el pegamento que las haga cohesionarse en torno al poder de sus sacerdotes, ambas creyéndose ungidas por la mano de Dios, ambas creyéndose moralmente superior al resto, ambas internamente tocadas de muerte y a punto de pasar a la historia.


gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1242
  • -Recibidas: 1568
  • Mensajes: 152
  • Nivel: 29
  • gentid Con poca relevanciagentid Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #91 en: Septiembre 10, 2019, 10:02:36 am »

Citar

Basquet Obsesivo Compulsivo
Miércoles, 8 de Junio de 2011

 
 Mi hija menor tiene doce años y le encanta jugar al baloncesto. Comenzó jugando con el cole y era muy buena. Solo había que verle la cara de alegría que se le ponía en los partidos mientras finteaba y engañaba a las contrarias una y otra vez con una habilidad increíble para la distancia corta, para meterse en el bloqueo y salir por el otro lado exultante de gozo ante la mirada y la pregunta ¿ a dónde ha ido ?, pues a la canasta contraria. Se lo pasaba bomba.
Un buen día algún “fichador” de un club de cuyo nombre no me quiero acordar, le “echó” el ojo y le propusieron jugar con dicho club. Mi hija no cabía de contenta: ¡ voy a jugar en un club !, ni ella ni nosotros sabía lo que le esperaba.

Aquello de ser una actividad lúdica, agradable, simpática y entre amigas se convirtió en el campamento de baloncesto de la asociación local de obsesivos compulsivos. Unas cuantas decenas de adultos empeñados en arruinar la diversión a toda la muchachada a golpe de reloj, silbato y más silbato, charlas “inspiradoras” sobre el deber, el sacrificio, el compromiso, el sufrimiento redentor y la autoflagelación. Solo había que verle las caras largas a todo el equipo.

Broncas cada vez que perdían o no estaban atentas al rebote, o no se entendían en el pase, y venga silbato y más silbato, ¡uno!, ¡dos!, ¡tres!, ¡ein!, ¡zwei!, ¡drei!, ¡de dos en fondo arrrrrrrr! mientras la banda militar toca alguna de esas marchas imaginativas. Ha sido un año de silbato y reloj, un año de tres minutos para esto, cinco para aquello, ahora a las duchas, está prohibido irse sin ducharse, la que no traiga el justificante no puede jugar el Sábado, que faltan tres fotos para ficha de la federación, mientras el silbato no para. Como me hubiese gustado hacerle tragar el silbato a la mujer aquella.

En pocos meses se las ingeniaron para hacer desaparecer el aspecto lúdico del deporte y convertir aquello en una colonia textil catalana donde se vive a punta de silbato, reloj de fichar y capataz. Nunca pensé que eso se pudiese lograr: eliminar el aspecto lúdico del deporte…lo que hay que ver. Las niñas iban con una cara larga por todas partes, y a las primeras de cambio ya se notaba la rebeldía, la ironía y la burla del grupo para con el sistema.

Una vez pregunté si toda esa chorrada (con palabras apropiadas) era necesaria para jugar al baloncesto y me dieron un discurso de treinta minutos sobre valor, sacrificio, compromiso, deber, servicio y esfuerzo donde solo faltó mencionar a la patria mientras tres caza bombarderos pintaban el cielo con los colores de la bandera. Luego comenté que para eso ya tenían el cole y que aquí supuestamente venían a esparcirse con una actividad lúdica, a lo que se me quedaron mirando como a un extraterrestre.

Un buen día mi hija me dijo que ya no aguantaba más aquello, por lo que la desapunté. A la pregunta de por qué la desapunto mi respuesta fue algo así como que nos marchamos del campo de trabajos forzados de baloncesto. Respuesta: ¡ claro es que esto es así, sin esfuerzo, sacrificio, arrojo y colores patrios nadie llega a nada !. Si pero esto no es un quirófano ni una escuela de operadores de reactores nucleares: esto es para venir a jugar al baloncesto, trataba yo de explicarle mientras me contemplaba con mirada vacía, compulsivamente acariciaba el reloj en su muñeca y trataba de controlar esas irresistibles ganas de tocar el silbato aunque solo sea una vez más.

Ha sido la primera vez que hemos tenido contacto con esto que llaman “el deporte organizado” y la verdad que es para echarse a llorar. La sociedad obsesivo compulsiva, fruto de generaciones y generaciones de niños educados a punta de tablas de mandamientos, han logrado erradicar lo lúdico hasta de lo más lúdico que existe. Para esto cuentan con la inestimable ayuda de los gobiernos, los cuales ponen las instalaciones públicas construidas con dinero de los contribuyentes a disposición exclusiva de estos clubes dedicados no a jugar a algún deporte, sino a la gloria-patria-deportiva entendida en la acepción más abstracta y neurótica posible.

Vaya usted a una instalación municipal y pretenda reservar una pista de lo que sea para echar un partido con los amigos. Inmediatamente se percatará que el cien por ciento del tiempo se encuentra asignado a algún club, organización federada, hospital de salud mental (que a los efectos viene a ser lo mismo), etc. En las instalaciones deportivas de la sociedad obsesivo-compulsiva solo existe el deber no hay tiempo para dedicarse a perderlo en cuestiones lúdicas: ¡ aquí se viene a trabajar y a rendir !. Hasta para jugar en la pista de petanca se tiene que estar inscrito en el club de petanca “La Cadena de Montaje”, estar federado al capítulo comarcal de la Real Federación Nacional de Petanca (REFENAPE), estar asegurado, tener la cuotas del club al día, estar pendiente de los ranking, estadísticas, participar en los campeonatos, ferias, intercambios, etc. Usted como ciudadano no puede hacer uso de las instalaciones que han sido construidas con dinero de su bolsillo, si no se afilia a alguno de estos infiernos.

¿ Que se cree este sistema para apropiarse de todo el espacio deportivo-lúdico de esta manera tan abusiva ?. Básicamente se trata de que el deporte desaparezca como tal para transformarse en una fábrica de cestas, goles, tantos o marcas para mayor gloria de la ciudad, comarca, autonomía y la nación. Y así las felices cobayas humanas criadas en cautividad bajo el lema “trabajaras y trabajaras hasta morir”, incapaces de perder aunque sea un minuto, se dedican a trabajar también durante su tiempo de ocio.

Teóricamente el deporte es una actividad lúdica para que las personas que lo deseen lo practiquen con sus amistades, pues no. Este tinglado se empeña en escindirlo en dos partes, conformando una especie de esquizofrenia psicótica-deportiva donde una minoría muy escasa de la población realiza esfuerzos sobrehumanos para convertirse en deportistas de élite con la única finalidad de ser observados por la gran mayoría que no practica ningún deporte ni tiene condición física alguna. Y así sentados en la comodidad del sofá de su casa creen que ellos también son grandes deportistas que ganan. Esto es lógico ya que la neurosis obsesivo-compulsiva dejada a su aire acaba en psicosis.

De esto trata el deporte en la sociedad del hombre-engranaje preso del deber: que los demás se sienten a mirar jugar a los que han hecho el “esfuerzo”, han tenido “compromiso”, la “valentía”, la “constancia” y las “ganas” de llegar a la cúspide de tal o cual deporte.

- ¡ Tu también podrás llegar……si te esfuerzas lo suficiente !.
- ¿ Pero no se trataba de divertirse un rato ?
- Aquí no hay diversión, aquí se viene a “trabajar”
- Pero ya trabajo tengo en la fábrica ¿no?
- ¡ 456556478-Z !, ¡ a callar y a formar que comienza el partido y tenemos que ganar !
- ¿ No sería muchísimo mejor que no existiese esa élite y que la gran mayoría se dedicase a jugar a algún deporte por pura diversión ?
- …shhhhhh…adelante Zebra-12 aquí Alfil-4, tenemos un posible 3345 en el pabellón municipal.
- …shhhhhhh…..Alfil-4 le copio, vamos para allá…..corto.

El deporte lleva unida las dos cosas: la parte física-salud y el esfuerzo de hacerlo bien, de practicar, del subidón de ganarle al otro, de que a uno le celebren sus cosas, de celebrárselas al otro y de tomar una cañas luego del partido. La sociedad industrial escinde el esfuerzo físico de la emoción de forma que la mayoría de la población no tenga que mover un músculo para sentirse ganador…o perdedor. Desde la comodidad del sofá de su casa vive la emoción como si hubiese jugado, una emoción gratis que a nadie le cuesta nada. Una emoción falsa le es implantada a la vez que utilizada por el estamento dirigente para controlarle y de paso para que compre zapatillas deportivas, camisetas y todo tipo de accesorios que nunca serán utilizados para practicar algún deporte. No es mera casualidad que los políticos estén metidos en esto desde la portería del edificio de la federación que sea hasta el palco de los grandes estadios.

Los intelectuales argentinos siempre han sido terriblemente pedantes, pero como también son terriblemente cultos y estudiosos por lo que hay que aguantarles sus cosas si se quiere aprender algo. El recientemente fallecido Ernesto Sábato no iba a ser la excepción, cuando en su obra Heterodoxia (que da el nombre a este blog) suelta más o menos lo siguiente.
“Los deportes de masa son la forma como el hombre reducido a la condición de pieza de maquinaria se engaña a sí mismo, se evade de su indigna condición, piensa que ha ganado porque su equipo ha ganado a la vez que ese haber ganado no le ha supuesto absolutamente ningún esfuerzo. Cree haber ganado, pero en realidad lo ha perdido todo”
Noam Chomsky es más directo:

“Es la forma de mantener a las personas hablando sobre temas irrelevantes”
Existe toda una estructura oficial pagada por nosotros mismos donde se fabrica este fenómeno, donde se separa la parte física de la emocional abstrayendo esta última e inyectando el destilado en la población. Resultado: la mayoría de la población posee una fibra óptica conectada directamente a sus centros emocionales cortocircuitando todo mecanismo racional, y ya sabemos quienes están al otro extremo.

Toda esta estructura es en realidad otra fábrica más, donde se fabrican superatletas artificiales para que los que trabajan en las otras fábricas piensen que son ellos mismos los que corren, los que meten los goles, los que baten el records, los que ganan el partido. Viven las mismas emociones, se ilusionen con que “van a ganar”, se alegran cuando “ganan”, se entristecen y sufren cuando “pierden” : en realidad todo eso da igual mientras sigan produciendo. Así se mantiene al ganado plácidamente pastando.

Una población que practique deporte regularmente, que tenga interiorizado que cuando gano gano “yo” y eso cuesta “esfuerzo”, que el tema nos lo organizamos nosotros mismo sin necesidad de ninguna federación, que mi triunfo o el de los míos no me lo quita nadie, y que le diga al político: ¿qué hace usted aquí si usted no juega ?, sería mucho más difícil de controlar.

Una inmensa máquina de tragar gente, para convertirla durante unos instantes en un superatleta mientras el resto mira por la pantalla. Cuando la pieza de maquinaria denominada “superatleta” se desgasta víctima de problemas físicos, ligamentos, rodillas, edad o lo que sea: se le tira a la basura y se le recicla en la estructura que sostiene al infierno deportivo en forma de entrenador para que a punta de pito y reloj siga propagando el verbo del esfuerzo, el compromiso, la constancia y todas esas cosas lindas que le han llevado precisamente hasta ahí.

Tenemos la suerte que muy cerca de mi casa existe una pista de basquet/futbol-7 que todavía no ha sido colonizada por el complejo obsesivo-compulsivo al no disponer absolutamente de mas nada que no sea la pista. Ahora mi hija juega todas las tardes en ese lugar junto a su hermano y a sus amigos. Me imagino que llegará el momento donde el ayuntamiento nombrará un Interventor de Tiempo Libre con la misión de organizar y federar a todos los niños que acuden a esta pista a punta de silbato, reloj, carnets y revisiones médicas. Momento en que habrá que largarse a otro sitio, y así hasta que no exista un solo metro cuadrado sobre la tierra que no esté repleto de supervisores, reglamentos, silbatos, números de carnet, listas de espera, apostillas y firmas.

Piezas de maquinaria adulta tratando de convertir a sus niños en piezas de maquinaria a su vez. En lo posible mi hija no será un pieza de esas….por lo menos no de forma tan fácil.



gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1242
  • -Recibidas: 1568
  • Mensajes: 152
  • Nivel: 29
  • gentid Con poca relevanciagentid Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #92 en: Septiembre 11, 2019, 16:42:27 pm »
Citar

La Insoportable Levedad del Ser…..Civilizado.
Jueves, 16 de Junio de 2011


 La tierra tiene una antigüedad de unos cuatro mil quinientos millones años, los primates aparecieron hace sesenta y cinco millones y el hombre hace tres millones. Hace once mil años se inventó la agricultura, comienza el Neolítico. Esto permite al hombre hacerse sedentario, dejar de ser recolector, tener excedentes de alimentos y vivir en inmensas conurbaciones. Agricultura y civilización han ido siempre de la mano. Si el hombre apareció en la tierra ayer a esta misma hora, desde hace solo cinco minutos que vive formando parte de alguna civilización.

Emocionalmente los humanos no se encuentran preparados para esto. Su “set” emocional-inconsciente está diseñado para la distancia corta, para las relaciones personales, para el tu a tu. Tres millones de años de evolución y selección natural así lo han decidido. Tres millones de años son muchos años: viviendo en pequeños grupos, los hombres cazando, las mujeres recolectando y cuidando a los niños. Tres millones de años viviendo en una especie de comuna extremadamente pobre y con una esperanza de vida de menos de treinta años. Solo en la distancia corta es donde existe el aprecio, la camaradería, la humanidad, lo mamífero, el contacto. Muchas personas que conozco comentan lo mismo cada vez que visitan Latinoamérica: no tienen de nada, pero es muy agradable. Ahí la distancia corta es mayor que aquí.

La civilización conlleva el agrupamiento y la interrelación entre personas que no poseen lazos personales. No se relacionan con otras personas sino con estereotipos que no son más que abstracciones. Todos son comerciantes, esclavos, médicos, gobernantes, sacerdotes, mercaderes, campesinos. A nadie le interesa el otro como persona, no porque no quiera ya que las personas a la primera oportunidad intentan establecer relaciones cercanas, simplemente porque no puede: son demasiados no están “aquí” y su psique no está preparada para esto.

En un grupo pequeño y al límite de la subsistencia la violencia y la dominación de los unos sobre los otros es difícil. Todos deben trabajar para subsistir, el que no participe en la cacería, el que no recolecte, el que no ayude al grupo simplemente no come. Por otro lado al violento se le controla mejor en el grupo pequeño donde se puede intentar aclarar lo sucedido, se puede discutir, se le puede amenazar, se le puede pegar una paliza o simplemente expulsarle, lo que equivale a su sentencia de muerte. En un grupo pequeño todos se conocen, saben quién es quién, existe cierta camaradería, tienden a ser del mismo bando. Cuando hago daño sé exactamente a quien se lo estoy haciendo y los demás podrían reprochármelo. En la distancia corta al violento se le controla mejor.

Esto no existe en una organización social tipo civilización. Todo lo contrario: la civilización amplifica el efecto de los más violentos. Al existir excedentes de comida no todo el mundo tiene que trabajar para subsistir, existen sectores de la población que se pueden dedicar a otra cosa ya que no perecerán si no cazan o recolectan. Los violentos ahora tienen tiempo libre.

En una civilización las relaciones son impersonales, las personas solo conocen a su círculo inmediato. Dentro de ese círculo las relaciones son personales, de tu a tu, existe cierto aprecio, les preocupa lo que piensen de ellos. A medida que el circulo se ensancha todo esto se va difuminando hasta que el resto de las personas se transforman en una mera abstracción, una masa lejana y anónima por la que nadie es capaz de sentir mayor cosa, indiferencia sería lo máximo que llegaría a sentir. En este contexto el violento ya no tiene la presión del grupo para controlarle.

Durante el paleolítico existían pocas personas. Las luchas entre clanes por el mismo bien o territorio era más bien escasa: los clanes se encuentran relativamente aislados. El excedente alimentario que la llegada de la agricultura trae provoca un aumento imparable de la población. Se comienza a vivir en grupos numerosos establecidos de forma fija sobre el territorio. Ahora los clanes se encuentran hombro con hombro, los violentos tienen abundante material sobre el que trabajar.

Tiempo libre, falta de control y empatía por los otros, grandes poblaciones. Estos son los ingredientes que aporta la civilización y que amplifican hasta lo indecible la violencia de los violentos. Ahora ya no existen cortapisas y disponen todo el tiempo del mundo. La humanidad presa de su inconsciente programado para las relaciones cercanas se convierte en una serie de islas donde existen relaciones personales y que flotan en medio del mar de violencia más absoluto hombro con hombro.

Desde los tiempos de la cultura Uruk en Mesopotamia donde aparte de sembrar se descubrió la rueda y como fundir el Cobre; civilización, agricultura y violencia siempre han ido entrelazados. Este es el ojo del huracán de nuestro periplo desde los tiempos neolíticos y es el precio a pagar por la seguridad material que provee la agricultura y la civilización.
Agricultura implica la existencia de excedentes. Un grupo de personas del paleolítico cazan y recogen para mantenerse a sí mismos, a las mujeres y a los pocos niños. Un grupo de personas del neolítico siembra y produce alimentos para varias veces el número de personas que lo componen. Lo primero que hacen los violentos ya libres de ataduras y de su cuenta es apoderarse de estos excedentes. Entonces surge la estructura piramidal de la sociedad con los más violentos arriba y así descendiendo hasta llegar a los esclavos de abajo. No hay nada más que le dé a cada quién su sitio en la pirámide que el grado de violencia que esté dispuesto a ejercer para conseguirlo. Mientras más alto la vida es menos penosa físicamente pero más violenta.

Durante los primeros mil años del neolítico se produjo un cambio tecnológico. Las mujeres, por observación, aprendieron a sembrar y a abonar los campos. Este cambio tecnológico multiplico la productividad del grupo por un millón. La civilización solo es la forma que ha adoptado la lucha violenta por apropiarse de esos excedentes. Y ha si ha sido siempre: la lucha violenta por apropiarse de los excedentes que el aumento de productividad que debido al cambio tecnológico se van consiguiendo.

El que pega primero pega dos veces, por lo que los más violentos al irse apoderando de más excedentes acumulan cada vez más recursos con los que proseguir su escalada violenta de apropiación sin límites. A medida que se van apropiando de más y más llegan a la masa crítica donde pueden financiar grupos de personas dedicadas a tiempo completo al pillaje y a la violencia: surgen los ejércitos, nacen los grandes imperios.

Este es el hombre de Nietzsche, el capo más violento de todos, el que está dispuesto a arriesgar su vida para dominar al resto y quedarse con sus propiedades. Al que no le importa perder el único bien que de verdad tiene y que no podrá reponer: su vida. Todo en aras de satisfacer su ego. Esta es la fuerza diabólica que la civilización neolítica ha desatado junto a su legado de prosperidad material.

Entonces surgen las ideologías, las religiones y los sistemas filosóficos principalmente como cobertura teórico-formal a este estado de cosas compuesto por dominadores violentos y dominados que temen. La religión cristiana es un buen ejemplo en cuanto hace virtud de la condición de dominado al diseminar la idea de la resignación, el perdón, del ser manso de espíritu, es decir: de no causar problemas mientras se espera el fín de los tiempos cuando por arte de magia vendrá el poderosísimo a impartir la justicia universal. Mientras tanto: los dominadores siguen expropiando y abusando de los dominados. Todos estos sistemas filosóficos pretenden hacer creer al hombre dominado que en realidad es “bueno” y “puro” y se diferencian bien poco de los actuales sistemas de creencia en la democracia donde los “ciudadanos buenos” hacen lo que la ley les dice y se sienten “responsables”, sin importar las tropelías, corrupciones y abusos que se dan desde el poder. Nadie parece o querer entender que las leyes han sido redactadas por los dominadores para institucionalizar el estado de cosas y si se quiere cambiar algo tarde o temprano habrá que desobedecerlas y enfrentarse abiertamente al poder. Todo esto nos conduce de nuevo al trasfondo de violencia imperante; en cuanto la tramoya institucional desaparece es lo que queda.

Es verdad, la anarquía tampoco resuelve nada, pero lo que se quiere enfatizar es el hecho de que siempre el poder quiere que los cambios se produzcan dentro del marco social que los poderosos han creado y que precisamente es el responsable del estado de cosas. En todo caso las miles de revoluciones habidas durante estos once mil años de civilización no resuelven nada, ya que se trata básicamente de la substitución de unos grupos violentos por otros. Desde la caída de Egipto a manos de Alejandro el Grande, desde la caída de Roma a manos de Alarico y la iglesia católica, desde la caída de los señores feudales a manos de la burguesía y desde la caída de la burguesía a manos de los financieros ninguno de estos cambios ha resuelto nada, simplemente unos tiranos suceden a otros debido a que en realidad nada podrá resolver el problema básico de nuestra civilización: la pérdida de la relaciones humanas en la distancia corta. No creo que exista solución a este nudo gordiano.

El mundo ha estado gobernado desde la época mesopotámica por una serie de mafias constituidas por lo más violentos. La historia no es más que la lucha encarnizada entre estos grupos mafiosos por la apropiación de los excedentes de producción generados en base al trabajo de las personas y al cambio tecnológico. Desde la invasión de Egipto por Roma, hasta la última compra apalancada, intervención del FMI o escándalo financiero lo que subyace es lo mismo: élites mafiosas de uno u otro bando tratando de quedarse con las riquezas del otro. El resto de la población (los dominados) tratan de sobrevivir entre las escasas grietas que existen en esta violencia generalizada, mientras imploran a Dios, a Alá, a Khrisna a Júpiter o a Osiris el no ser tocados en alguna de estas batallas.

De vez en cuando la historia nos la oportunidad de contemplar de forma descarnada la realidad real. Esto sucede cuando un régimen “formal” se agota y su máscara de institucionalidad, ideología y legalidad se va al traste dejando al descubierto las mafias violentas que en realidad gobiernan. Solo hay que contemplar el caso de la Unión Soviética y su montaje ideológico de marxismo, socialismo, patria y ateísmo. Al caer el velo por inviabilidad económica lo que deja al descubierto es una inmensa red criminal que no duda en ejercer la violencia hasta donde haga falta para seguir en su sitio. Lo mismo sucede en los Estados Unidos con el montaje ideológico de libres mercados, capitalismo, patria y dios: cae también por inviabilidad económica para dejar al descubierto inmensas redes mafiosas. Lo mismo sucede en todas partes cuando los dominados cuestionan seriamente todo el montaje ideológico de las mafias que les dominan: fuera máscaras.

Redes mafiosas que gobiernan a la vez que se cubren de una gruesa capa de ideología, teorías acerca de cómo deben funcionar las cosas, cuerpos de leyes y religiones de forma de no escandalizar a los dominados. Los dominados a su vez creen porque necesitan creer en aras de proteger su ego y apartar la vista de su indigna e insoportable condición de permanentes expropiados. La alternativa a creer en el sistema es la violencia desatada, a esto se reduce cualquier civilización. Todo un inmenso e increíble montaje pretendiendo maquillar el verdadero origen: la violencia desatada al verse sometidos los humanos a un sistema de relaciones mutuas que debido a su biología emocional no se encuentran en capacidad de manejar.

Esta violencia no solo se circunscribe al ámbito de las relaciones humanas, también se extiende a absolutamente todo: las otras especies, la naturaleza, la crianza de los niños llegando a ese pináculo de violencia de todo tipo que es considerado con orgullo el mayor logro de toda civilización: la mega ciudad. Desde Ur hasta New York son solo una representación a gran escala de la apropiación violenta de excedentes producidos por otros. Unos mediante la violencia física pura y dura y otros mediante la violencia psicológica y el adoctrinamiento desde la infancia.

Durante el paleolítico el ser humano no distaba mucho de ser un animal al límite de la supervivencia con una corta esperanza de vida. El advenimiento de la agricultura ha aumentado considerablemente su capacidad de supervivencia, pero al mismo tiempo le ha convertido en un animal mantenido en cautividad y sometido a la violencia desde su nacimiento. Con toda probabilidad aquí se encuentra el origen de la neurosis generalizada que ha exhibido la humanidad durante toda su historia de civilizaciones.

La civilización es estable solo cuando los de abajo internalizan que alguna vez llegarán a estar arriba. Esto es imposible, una pirámide es eso: pocos arriba y muchos abajo. La ilusión de llegar a estar arriba algún día se mantiene en base a eso que llamamos crecimiento, que no es más que constantemente ensanchar la pirámide por debajo. Así todos creen que suben, pero no es cierto: simplemente existe más gente, se consumen más recursos y la cúspide sigue siendo la misma solo que ahora es más poderosa al comandar una pirámide más grande. El final de todo esto siempre es el mismo: muerte por agotamiento de recursos.

Luego de cinco mil años de sembrar y sembrar el suelo de Mesopotamia quedó estéril tal como hoy le conocemos. No pasa nada: grupos neolíticos emigran a Europa que a la sazón era un inmenso bosque y comienzan de nuevo. Pasan otros cinco mil años y ya habían agotado la mayoría de los recursos de ese nuevo territorio. Menos mal que descubren América y vuelta a comenzar.

Ya van quedando pocos lugares a donde ir a recomenzar quizás buscando aquella distancia corta que perdimos hace tanto tiempo.

La mayoría de las personas viven una vida de neurosis sin siquiera percatarse ya que automáticamente van generando toda una serie de mecanismos de defensa. De esa masa un pequeño porcentaje pasa al estado de psicosis donde ya escapan de su dolorosa realidad hacia otros mundos de donde rara vez vuelven. Otro pequeño porcentaje logra percatarse de su malestar y buscan ayuda. De los que buscan ayuda solo una pequeña parte logra conseguir un psicoterapeuta competente que muestre cierto interés por su paciente, que comprenda su tragedia y no intente defender el sistema de valores familiares o sociales imperantes. De esas personas otra pequeña fracción es la que no abandona el tratamiento. De los que se quedan otro minúsculo porcentaje es el que logra aclarar el enredo de su vida, vencer el miedo y ganar consciencia.

Yo creo que ese es el mismo porcentaje que tiene la humanidad de no perecer víctima de su propia civilización.

Solo hay que mirar la cifras de población mundial:
•   Paleolítico Inferior hace un millón años: 125.000.
•   Paleolítico Superior 700.00 años despues: un millón.
•   Comienzos del Neolítico hace 10.000 años: cinco millones
•   Tiempos de Imperio Romano: 150 millones
•   Comienzos siglo XVI: 500 millones
•   Año 1900: 1.600 millones.
•   Año 1960: 3.000 millones
•   Año 1999: 6.500 millones
•   Hoy: 7.000 millones.
En los últimos diez años ha nacido tanta gente como en los primeros 15 siglos de civilización.

Como un cultivo de bacterias dejado a su aire.
…bueno veo que ya os he alegrado el día.


Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 164
  • -Recibidas: 218
  • Mensajes: 60
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #93 en: Septiembre 12, 2019, 07:08:45 am »
Citar
Error 404: European Union Not Found
Martes, 28 de Junio de 2011

Recientemente Francia y Alemania (Eurocore) se debaten en volver a rescatar a Grecia. No creo que la ignorancia económica les haya hecho pensar que Grecia lo que tiene es un problema pasajero de caja y necesita créditos puente para resolver el temporal, lo hacen porque no queda otra salida.

Los países del sur de Europa tienen problemas con el Euro. Debido al tipo de sistema (o antisistema) económico y político que profesan son incapaces de tomar el dinero y realizar inversiones productivas tales que reproduzcan el capital a largo plazo. A lo más que llegan es a especular a corto plazo y generalmente lo único que hacen es robar. El conocimiento y la tecnología brillan por su ausencia en el núcleo de su cultura, nunca fueron países ilustrados y es por esto que al tener acceso a un financiamiento casi ilimitado por estar en la zona Euro despilfarran sistemáticamente todos esos recursos.

España se lo ha gastado en obras de infraestructura faraónicas que responden más a intereses de políticos y grupos constructores con amplias raíces en el postfranquismo que a verdaderas necesidades de la población. En las grandes obras de infraestructuras corre el dinero, las comisiones, la financiación del partido, el contrato para mi primo, trabajito para mi cuñado y mi tres por ciento. Ese es el objetivo de todo este dislate de AVEs, autopistas, viviendas, pisos, plazas, pabellones municipales, centros comerciales. El dislate es tan grande que ya se ve desde el espacio: existen varios sitios en internet que muestran fotos de satélite de las inmensas infraestructuras españolas abandonadas, aeropuertos donde no aterriza ni despega avión alguno, líneas de AVE por donde no circula ningún AVE, miles y miles de pisos vacios y urbanizaciones abandonadas. Pensaran que aquí estamos locos, pero la finalidad de todo eso era otra: la recalificación, la mordida en el ayuntamiento, el trespercent de fulano que luego la policía descubrió que era el cuatre, la comisión por la hipoteca y un montón de cosas que nada tienen que ver con que las inversiones realizadas con ese dinero prestado funcionasen o no.

Ahora ese mismo sistema corrupto pretende rescatar a los responsables de todo esto con más dinero de los contribuyentes recortando sanidad, educación y otros servicios por los que los contribuyentes pagan impuestos.

Los contribuyentes a su vez en su infinita ignorancia ni comprenden lo que pasó, lo que pasa y lo que pasará. En el año 2007 el INE incluyó una serie de preguntas sobre la hipoteca en sus cuestionarios rutinarios. El 75% de los encuestados lo único que sabían de su hipoteca era cuanto pagaban al més. Desconocían el interés, la forma de calcularlo, clausulas de amortización, etc, etc. El 75% de los españoles desconoce absolutamente casi todo respecto a la compra más importante que hace en su vida. Tiene tela.

Elites corruptas y pueblo ignorante son una combinación muy peligrosa, y sobre todo si se les dan créditos en monedas fuertes como el Euro. Esos países siempre han tenido monedas débiles como corresponde a países de economía débil que no generan tecnología.

Portugal, Grecia, Irlanda y España (los PIGS) nunca podrán devolver los créditos en Euros que han pedido, nunca. Por esto a Grecia la vuelven a rescatar: porque el Eurocore no lo puede reconocer sin generar la debacle económica del siglo.

Todos dicen que es culpa de los corruptos gobiernos e ignorantes poblaciones Griegas, Españolas, Portuguesas e Irlandesas. Eso es cierto, pero no es toda la verdad. Estos países nunca han debido acceder al Euro, pero los lobbys industriales del Eurocore presionaron para que si, para que sus multinacionales tuviesen setenta millones de nuevos consumidores que comprasen sus productos y los bancos alemanes y franceses hiciesen negocio prestándoles dinero. Este sector ha hecho mucho dinero en estos diez años de Euro, hasta enfrentarse a la verdad verdadera: los PIGS son incapaces de devolver los créditos con los que se han comprado Audis y BMWs.

El ABC de la teoría económica siempre nos dice que a la final los mismos habitantes que producen son los que consumen lo producido y que todo el PIB son sueldos y salarios pagados. Es imposible apartarse de esta realidad por mucho tiempo sin generar importantes bolsas de desequilibrios en forma de deudas impagables como la que ahora tenemos.

Ya podrán rescatar y volver a rescatar a estos países que el sistema político-económico-corrupto y la población ignorante se encargarán de dilapidar cualquier dinero que se les entregue. A la final acabarán debiendo más y más en una espiral que solo tiene malas soluciones.

Una es la salida del Euro y devaluación de sus nuevas neo-monedas. Igualmente no podrán pagar sus deudas en Euros, pero por lo menos ya no tendrán acceso tan fácil a seguirse endeudando en Euros.

La otra es continuar con las “reformas estructurales” que en realidad se trata de sacar dinero de donde no lo hay para pagar lo despilfarrado, mientras los despilafarradores siguen al mando y franceces y alemanes siguen prestando Euros. Esto normalmente acaba en violencia y desestabilización social. No es de extrañar que Grecia siguiendo por el camino que va no acabe en una ola generalizada de violencia y alguna asonada de los coroneles.

En España se pretende que la población alcance niveles de pobreza parecidos a los de Latinoamérica con tal de poder pagar los dislates de dos millones de pisos vacíos, quince mil quilómetros de autovías por donde no circula mercancía alguna producida en el país,  la red de AVE más grande de Europa mientras que la pobreza alcanzaba en el 2007 ( el punto de máximo esplendor) al 20% de la población.

Los países del sur de Europa con su historia de no-ilustración, corrupción, dictaduras militares y bajo nivel educativo nunca han debido ingresar en el Euro. Tanta responsabilidad en esto tienen los PIGS como los del Eurocore. Los unos porque así pudieron poner sus manos sobre las montañas de oro del Rey Midas y los otros porque pensaban que iban a hacer el negocio del siglo vendiendo Mercedez Benz de lujo a setenta millones de Españoles, Portugueses, Irlandeses y Griegos.

Por otra parte es imposible tener una moneda única si no se tiene una economía  única y esto quiere decir un presupuesto del estado único. La Unión Europea al día de hoy es el equivalente al gobierno de Madrid y a las autonomías que gastan y gastan sin recaudar hasta no poder más, momento en que dirigen a Madrid para que les rescate.

La Unión Europea está condenada a fracasar, ha sido un proceso liderado por la banca y las multinacionales del Eurocore y no por las poblaciones y los políticos de los países. Nunca se ha tomado en cuenta la compatibilidad histórica o no de cada país ni siquiera el hecho de que unos han sido dictaduras católicas fanático-fascistas hasta hace bien poco y otros democracias liberales protestantes desde hace mucho tiempo. Hable usted con cualquier alemán en estos días y le dirá lo que opina de todo esto, a él tampoco su gobierno le pidió permiso en su día para admitir a los PIGS en el Euro y ahí están los resultados.

Solo una demostración de la representatividad de la Unión Europea. Actualmente existe un presidente de la Unión Europea: ¿ Sabe su nombre ?, ¿ En qué elección fue electo ?, ¿ Quien le eligió ?, ¿ Ante quién es responsable ?. Ese presidente tiene un concejo de ministros: ¿ quiénes son ?, ¿ de dónde salieron ?.

Toda esa gente tiene capacidad de redactar leyes que afectan a todos los europeos.

Para pensárselo.

gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1242
  • -Recibidas: 1568
  • Mensajes: 152
  • Nivel: 29
  • gentid Con poca relevanciagentid Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #94 en: Septiembre 13, 2019, 08:09:14 am »
Citar

La Burbuja que Viene   
Sábado, 2 de Julio de 2011


 Nada como la religión nacional: el fútbol, para mostrar nuestra imposibilidad cultural de realizar inversiones y manejar el dinero con mesura y atino. Los hinchas comentan, siguen y se desviven por los fichajes que los presidentes de los clubes negocian en importantes y serias reuniones llenas de cámaras y micrófonos. Luego: una rueda de prensa donde explican cómo va la cosa…tensión entre los hinchas. Cuando el fulano ficha por cincuenta millones todos se maravillan y venga olas de alabanzas al presidente por “traernos” al superfutbolista perencejo mientras millones, fichajes y comisiones van y vienen. Todos encantados ante semejante despliegue de poderío. Emocionados cuentan anécdotas sobre lo duro que fue traer a Root-Grurgen del Astrakan Futbol Club y de lo barato que ha salido: solo trescientos millones, “ej que nuestro presidente ej un hacha negociando”.

Nadie se pregunta nada, solo admiran la magnificencia y se hacen ilusiones respecto al futuro de campeones que les espera. Futuro que en su lugar será negro cual tarjeta roja como sigan por ese camino. Una vez pregunté a alguien como pensaba que el Real Madrid rentabilizaría el fichaje de Cristiano Ronaldo por la módica suma de casi cien millones de Euros. Respuesta: ¡ no sabes la cantidad de camisetas que venderán !. A mi siguiente pregunta sobre el que suponiendo un margen neto medio por camiseta de diez Euros tendrían que vender no menos de diez millones de camisetas con la foto del muchacho solo para recuperar costes – sin hablar de gastos financieros ni beneficio – ya me estaban preguntando con mala cara si yo era del Barcelona.

La realidad no tiene nada que ver con la magnificencia y luminosidad del estadio, tiene más que ver con las lombrices y bichos que viven bajo el cesped. La liga española de fútbol se encuentra formada por veinte equipos de primera división y veintidós equipos en segunda. A fecha de hoy cuatro equipos de primera división y nueve de segunda se encuentran en suspensión de pagos.

Solo los veinte clubes de primera división acumulan deudas con diferentes entidades financieras por más de 3.500 millones de Euros, deuda que crece a razón de 250 millones de Euros/año (20 millones/mes). El patrimonio neto de todos los equipos asciende a 250 millones de Euros correspondiendo a un ratio de endeudamiento de 14; es decir: debo catorce veces lo que tengo. A una empresa normal ya no le prestan más dinero en un banco si llega a 3-4.

La mayoría del endeudamiento es debido a los fichajes y si la liga de fútbol fuese una empresa como las demás al día de hoy estaría en quiebra. Curiosamente sus principales acreedores, las cajas de ahorro – si las mismas del pelotazo inmobiliario – no les reclaman dicha deuda. A 31 de Diciembre del 2008 la deuda de los equipos de primera y segunda división con Hacienda era de 627 millones de Euros y con la Seguridad Social la friolera de 4.900 millones de Euros. No he logrado conseguir datos actualizados a la fecha, no se consiguen, por algo será. No se tiene noticia alguna de embargos por parte de Hacienda o la Seguridad Social contra cualquier equipo. En realidad al día de hoy la liga de fútbol está en quiebra.

Los astronómicos fichajes y presupuestos de los equipos de fútbol de la liga española son una burbuja financiera en toda regla, exactamente igual a la de los pisos solo que con fichajes, inflada con créditos concedidos por las cajas de ahorro y el estado a través de Hacienda y la Seguridad Social. Y como toda burbuja tarde o temprano estallará en todo su esplendor. Otra fiesta como la de la construcción de pisos, los AVES, las Expos y los megaeropuertos financiada con deuda que nadie pagará y que a la final van a pagar los de siempre.
Y el de siempre es usted y sus impuestos, mi querido lector.

Luego que nos hablen de que el modelo de seguridad social español es insostenible, lo que es insostenible es este tipo de fiestas con dinero prestado por las cajas de ahorros y luego rescatadas con dineros públicos para mayor entretenimiento de la población.

No existe mejor retrato de nuestra sociedad que la fiesta religiosa del fútbol en ese templo denominado estadio.

En el palco los directivos de turno junto a los políticos, constructores y demás caciques locales hacen “negocios” como los del AVE, expos, forums y urbanizaciones fantasma. Tal como reza el dicho: los negocios en Madrid se hacen en el palco del Santiago Bernabeu….y en Barcelona en el del Camp Nou….y así en cada capital de provincia – olvidaron agregar que el dinero o lo pone Hacienda desde un comienzo o les rescata Hacienda al final. Abajo el pueblo llano grita y grita emocionado al ver lo que los fichajes millonarios gestionados por los de arriba hacen o dejan de hacer en el campo. Banderas de uno y otro bando ondean en el aire y los respectivos himnos patrios del equipo resuenan por los altavoces y arrancan alguna que otra lágrima. La palabrería inacabable lacrimógeno-patriótica de presidentes y entrenadores es la guinda que decora el sainete.

Mientras tanto en una solitaria oficina de alguna caja de ahorros – de esas que tienen escudos, colores autonómicos u osos en sus logos – un aburrido contable va contabilizando los millones y millones gastados mientras los nubarrones se ciernen sobre el estadio al mismo tiempo que la muchedumbre enardecida sigue coreando a su equipo. Los del palco mientras tanto siguen planificando más negocios ruinosos como AVEs, autopistas, más fichajes, centros comerciales y nuevas urbanizaciones fantasmas para acabar de hundirlo todo.
 
Después de la crisis

No tengan la menor duda, a la liga de futbol como al resto de las cosas insostenibles que hacemos en este país le llegará su crisis por inviabilidad financiera. El grueso de la población dirá “noooo, el gobierno hará lo que sea para que continúe…la liga no puede desaparecer”, y es cierto. Pero lo hará subvencionando directamente a los equipos o a los bancos que financian la fiesta. Ya lo hace de forma encubierta vía Hacienda y Seguridad Social. El dinero saldrá de donde siempre sale: recortando en sanidad, escuelas, pensiones, cobrando por las autovías, aumentando impuestos, etc,etc.

A la final los españoles no tendremos ni pensiones, ni sistema sanitario ni trabajos decentes, ni donde vivir. Todo esos recursos los habremos gastado en AVEs, pisos vacíos, autopistas desde y hacia ninguna parte, aeropuertos abandonados, fichajes de fútbol, desaladoras paradas, electricidad carísima y un largo etcétera que nos forzará a irnos a malvivir bajo las ruinas abandonadas de todos estos mamotretos de hormigón mientras nuestros hijos cual Mad Max luchan contra los hijos de los otros por los despojos. Eso si: seguiremos fardando sobre que si mi trozo de alcantarilla tiene nosecuantos metros cuadrados con vistas a las columnas del puente de la autopista, o mira que listo es mi hijo MadMaxie que me ha traído este colchón quemado o que si la feria del barrio del túnel del AVE es mejor que la del barrio del parking del IKEA, inclusive el otro día y para conmemorar los cincuenta años de la fundación del barrio trajeron una cisterna de agua.

Si las personas piensan que lo del futbol no les va a salpicar están muy equivocados, lo triste es que a los que no les gusta el fútbol ni tienen nada que ver con eso también tendrán que pagar así no hayan puesto un pie en el estadio en toda su vida. Bien visto: abónese a algún equipo ya que de todas formas lo acabará pagando, bien sea vía anualidad de socio, entradas en el estadio o se lo sacarán directamente de sus impuestos.

¿ Los estadios abandonados también serán visibles desde los satélites como ahora lo son las urbanizaciones fantasmas donde no vive alma alguna o los aeropuertos donde no aterriza ni despega nadie ?.




gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1242
  • -Recibidas: 1568
  • Mensajes: 152
  • Nivel: 29
  • gentid Con poca relevanciagentid Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #95 en: Septiembre 16, 2019, 08:24:08 am »

Citar
Hidalgos con I-Phones y Audis   
Viernes, 8 de Julio de 2011


 El reciente escándalo de corrupción en la SGAE, el ingreso en prisión y el enjuiciamiento de su directiva con toda seguridad ha sido la delicia del pueblo español durante estos días. No podemos negar que existe cierto placer sádico en ver a la organización más odiada del país arruinada y entre rejas a la vez que controvertidos e ilegales cánones “culturales” son eliminados de un plumazo por la justicia y la ministra que les apoyaba se hunde en el pozo más negro que exista. Es comprensible que exista cierta animadversión hacia esta especie de KGB-Stasi en versión Íbera cuyo supuesto objetivo es el de proteger los derechos – que son reales – de un colectivo de la cultura compuesto, como todo en la vida, por un mar de artistas mediocres en medio del cual brillan unos cuantos genios.

La animadversión proviene de que este colectivo es percibido como que “chupa del bote”, es decir: vive adscrito a los presupuestos generales del estado, y razón no les falta: la mitad de las películas financiadas por el ministerio de la cultura no llegan ni a estrenarse. El daño financiero es mínimo: casi 90 millones de Euros al año para todos que ni siquiera llegan a recoger en taquilla. En realidad es una miseria: un solo aeropuerto de AENA – de esos que nadie necesita – cuesta como mínimo diez veces más, una sola película en Hollywood cuesta 200 millones por lo que no es de extrañar que los buenos actores de este país vivan en ese lugar.

En realidad lo que molesta es que “vivan de chupar del bote”.
Pero: ¿ qué es chupar del bote ?.

La definición técnica de chupar del bote, en plan economicista pedante – para que nadie entienda y seguir con el misterio, los premios nobel y la plácida vida universitaria – podría ser la de “obtener una renta del estado directamente de sus presupuestos o en su defecto la exacción de una renta a la población mediante autorización administrativa utilizando influencias políticas o de clase”.

El problema no es la SGAE, no son los artistas malos o la niña tonta que está buenísima, canta desafinado pero tiene Autotune. El problema es que vivan de rentas que provienen directamente del estado como en el caso de muchos artistas o de permisos otorgados por el estado para cobrar unos dineros a la población como en el caso de la SGAE. En otros países como en los Estados Unidos también existen organizaciones de protección de derechos de autor que son lo más normal del mundo, pero también son las organizaciones que establecen las bases técnicas para el negocio, por los que se las percibe como útiles. Por ejemplo la RIAA (Recording Industry Association of America) es la SGAE de los cantantes en USA, pero también ha realizado importantísimas aportaciones técnicas como la curva de ecualización para los discos, técnicas de mastering, formación de técnicos de sonido, estándares para que cualquier CD se escuche en cualquier reproductor. Es decir: ha sentado las bases técnicas que permiten la existencia de la industria.

La SGAE es percibida como una organización poco inteligente, sin sapiencia técnica y meramente recaudadora. Es interesante ver como a la RIAA al acabársele las ideas, dejar de liderar la parte técnica del mundo de la música y ser atropellada por internet, comienza a sufrir una asombrosa transformación donde los ingenieros de sonido son reemplazados por engominados abogados para convertirse en otra SGAE al más puro estilo celtíbero y con idéntico resultado: la población les odia.

Pero no nos desviemos del tema: el problema no es la SGAE, el problema es que somos una sociedad con mentalidad rentista a la usanza de hace quinientos años y no una sociedad productora-creadora-inventora tal como se corresponde a las sociedades protestantes e ilustradas. En nuestra sociedad SGAEs abundan; telefónicas, empresas de electricidad, aguas de aquí y de allá, constructoras de obras públicas, autopistas, notarios y farmaceutas. Solo hay que ver el IBEX-35: un laboratorio farmacéutico, dos acererías (una proviene del estado), una empresa de ingeniería y una empresa de alimentación. El resto son empresas eléctricas y de gas que viven de que el estado le imponga tarifas a la población, o autopistas que son más de lo mismo, o constructoras que viven de los presupuestos de obras públicas y contratos de todo tipo con estado, diputaciones y ayuntamientos. Finalmente el broche de oro lo cierran los bancos, esas sucursales del Banco de España que simulan ser privadas.

De las treintaicinco empresas que componen el índice de lo más importante que existe en la economía de este país, solo dos generan algo de tecnología (laboratorio farmacéutico e ingeniería) otras tres hacen los de siempre (acero y alimentación) y el resto viven de alguna concesión, dinero público, dádiva real, enchufe en el poder…o sea: de buscar y obtener una renta.

Somos una sociedad rentista, lo que buscamos es obtener una renta a costa de los demás y no aumentar la riqueza produciendo y creando cosas nuevas. Nadie mejor que el estado para coaxionar al resto a suministrarme una renta, bien sea vía impuestos o dejándome poner mi caseta de cobro de peajes, contador de agua, luz, gas, SGAE o farmacia. Debido a esto la economía de nuestro país es incapaz de crecer de forma sostenible durante más de treinta años: nadie busca rentabilizar el capital a largo plazo o crear una industria, todos buscan una renta perpetua. Si todos esperan recibir una renta, si todos se dedican a construir naves industriales para luego alquilarlas y que produzcan otros, si todos buscan que el estado les conceda su dádiva, recalificación del terreno, peaje o real privilegio; llega un momento en que todos se encuentran mirándose los unos a los otros esperando que sea el otro el que “afloje” el dinero de su renta. Todos se miran mutuamente desde su caseta de cobro de peaje, pero como en realidad nadie ha generado riqueza, nadie ha inventado ni producido nada nuevo: no hay renta que repartir. Fin del juego, viene la crisis.

Lo peor de todo esto es que pobre del que intente producir algo, ya que tendrá que pasar por innumerables casetas de peaje, donde tranquilamente le esperan para desvalijarle.

¿ De dónde viene esto tan irracional ?

¿ Es que nadie entiende que todo el mundo no puede vivir de rentas al mismo tiempo ?

Esto tiene su explicación, dolorosa explicación, pero explicación al fin y al cabo.

El concepto de vivir de la renta es un concepto de clase ociosa, no productiva muy propio del medioevo. En una sociedad agrícola que no crece durante siglos la riqueza se asume como constante, por lo que en el mind-set de las personas esto es algo “dado e inmutable”, ni se les pasa por la cabeza que es algo que se puede hacer crecer. Entonces toda la economía se reduce a hacer lo mismo de siempre y tratar de obtener tajada de lo que se pueda. El señor feudal cobra el 30% de lo producido en sus tierras sin importarle en lo más mínimo si se produce poco o mucho, tal como los terratenientes nacionales hasta hace nada. El clero también se arrima a la fiesta junto a militares, reyes, príncipes, cortesanos, etc, etc. Ninguno de estos actores aporta tecnología, conocimientos o mejoras de productividad que aumenten el tamaño del pastel y justifiquen su trozo de renta. Simplemente parasitan al sistema sin mejorarlo. En el fondo de todo se encuentra el esforzado campesino trabajando de sol a sol tal como hoy hace el mar de PYMES en este país.
El Medioevo se acabó con la reforma protestante y el renacimiento que luego condujo a la ilustración y al mundo industrial. Aquí en los 1500’s, justo cuando comenzaba toda esta movida y por decisión consciente y política de los reyes católicos, nos metieron en el congelador del Medioevo durante 350 años. Fielmente custodiados por esa KGB religiosa conocida como inquisición. No fue un tema casual o accidental, fue el producto de una política de estado: España no evolucionará para no poner en peligro el sistema de dominio medieval y más aún: España se convertirá en el defensor de lo medieval frente al resto del mundo así tenga que estar en permanente guerra. Y así fue.

El pueblo judío siempre se ha caracterizado por su erudición y su capacidad de aplicarse a un arte o a una ciencia hasta dominarla magistralmente. Esto se transmite dentro de la familia, por lo que esta etnia nos ha dado innumerables pensadores, artistas, compositores, científicos, banqueros tanto para bien como para mal. Lo mismo sucedía en este país en los 1500’s: todos los oficios medianamente decentes eran ejercidos por judíos: joyeros, espaderos, banqueros, comerciantes, sastres, zapateros, etc. La agricultura era “cosa de moros”.

Con el advenimiento del fanatismo religioso propagado desde el estado por los Reyes Católicos (el nombre no les venía de gratis), todo el que tuviese alguna relación por muy lejana que fuese con algún oficio, era sospechoso de ser judío. Mientras más valor agregado y más preparación requiriese dicho oficio, pues más sospechoso de judío era la pobre víctima. Digamos que el panadero era sospechoso de ser judío, pero el templador de espadas de Toledo, el médico o el joyero: seguro que sí lo era. Ante semejante ofensa – la de ser judío – la inquisición les perseguía y el estado les expulsaba. Así poco a poco la población fue internalizando el que “tener oficio y sobre todo oficio inteligente” = “judío” = “estoy jodido”.

Por otra parte el estado y su policía política vestida de rojo buscaban a los sospechosos de ser musulmanes donde siempre habían estado: cultivando la tierra. Aunque no eran tan perseguidos como los otros (los alimentos son imprescindibles) eran despreciados, la agricultura es cosa de moros. Así poco a poco la población también fue internalizando la fatídica ecuación de “trabajar la tierra” = “musulmán” = “también estoy jodido y encima me desprecian”.

¿ Que hace una población a la que se le persigue sin piedad por tener un oficio y también se la persigue sin piedad pero con desprecio por dedicarse a la agricultura ?.

¿ Que hace una población si se le persigue por hacer cualquier cosa productiva ?

Pues se hace Hidalgo Español: ese personaje al que no se le conoce oficio, que se levanta a las once de la mañana – ¿ para qué levantarse temprano si no tengo ni tendré oficio ? – y va calle mayor arriba calle mayor abajo rebuscándose la vida con todo tipo de negocietes, timos, especulaciones, pidiendo préstamos que nunca devolverá, compro aquí y vendo allá pero rápido no me vayan a confundir con un comerciante judío, con los cobradores pisándole los talones, aquí meto un pelotazo, con el dinero de esto pago parte de aquello, allá no le pago a fulano pero me quedo con la mercancía, ahora enamoro a esta y le quito dinero y así en un sin vivir todo el día.

Hay que reconocer que vivir bajo semejante incertidumbre es difícil inclusive para el que haya internalizado esos valores a través de varias generaciones hasta convertirse en ese personaje tan emblemático de nuestra sociedad: el sinvergüenza. La búsqueda de una escapatoria es vital, y esa escapatoria se llama: renta. Obtener una renta de donde sea y como sea para poder escapar al infierno del sin vivir en la calle sin oficio, al mismo tiempo que se intenta escapar del otro infierno de ser confundido con un hereje inteligente (judío) o con un hereje de pocas luces (musulmán).

¿ Cómo vive una sociedad a la que el poder le impide y la castiga por intentar hacer algo útil ?. Convirtiéndose en Hidalgo Español y buscando una renta como sea, no hay otra cosa: es cuestión de supervivencia.
Situación indigna como pocas ante la que los afectados se ven forzados inventarse todo tipo de mecanismos de defensa, en su legítima búsqueda de salvaguardar lo que va quedando de sus egos. De aquí proviene ese orgullo nacional sobre lo “listillos” que somos, sobre lo bien que nos “rebuscamos” la vida, ese sexto sentido para buscar el “enchufe” y ese vivir de rentas indignas sin ningún problema.

Las telefónicas, gases, electricidades, aguas de aquí y de allá, la SGAE, los farmaceutas, notarios, ITVs, registradores de esto y aquello, películas malas subvencionadas, autopistas y demás organizaciones que hoy sufrimos no son más que la cristalización moderna – y no tan moderna – de ese sentir del Hidalgo Español y de su dilema histórico de cómo sobrevivir y conservar su dignidad si no puede trabajar en algo para ganarse la vida sin arriesgarla.

Son organizaciones enteramente modeladas por la cultura imperante, como en todas partes. Esa cultura fue impuesta a la fuerza a este pueblo hace quinientos años y nadie ha hecho absolutamente nada desde entonces por cambiarla. No podemos negar que esto plantea importantes problemas existenciales a quien lo sufra. Y aquí estamos todos al día de hoy: mirándonos los unos a los otros a ver quién se va a descuidar para timarle, dejar de pagarle o extraerle una renta. Y lo peor de todo: sin saber por qué.

Todo esto se nota muchísimo en algo que pareciera trivial pero esconde un gran sentido de “propiedad de mi renta”. Es el caso de la gran cantidad de negocios y servicios a los que es muy fácil apuntarse pero muy difícil darse de baja. Telefonía, gimnasios, piscinas municipales, asociaciones de todo tipo. En la mayoría basta con un email, un trámite telefónico y un número de cuenta bancaria para darse de alta. Para darse de baja requieren de un Burofax o un bufete de abogados. En el momento en que tienen acceso a la cuenta corriente del afectado ya lo consideran como una renta de su propiedad: ¡ claro, es que YO tengo que pagar alquiler y empleados !. No tienen interiorizado que el pago es por un servicio que el cliente puede desear o no. Por eso en este país dicen que el que “coge la teta” luego “la suelta solo a tiros”, pero es lógico: durante siglos les fue la vida en ello.

Nada mejor que el poema de Jose María Pemán para comprender la tragedia del Hidalgo Español. Creada a sangre y fuego por el estado durante siglos de terror e impreso en el inconsciente colectivo de este pueblo y por ende de sus organizaciones.

Ufano de su talle y su persona
con la altivez de un rey en el semblante
aunque rotas quizá, viste arrogante
sus calzas, su ropilla y su valona.

Cuida más que su hacienda su tizona
sueña empresas que olvida en un instante
reza con devoción, peca bastante,
y en lugar de callarlo, lo pregona.

Intentó por su dama una quimera
y le mataron sin soltar la espada
sólo quiso, al morir, que se le hiciera
si algo quedó en su bolsa malgastada
una tumba de rey, donde dijera
“Nació para ser mucho…y no fue nada”.








gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1242
  • -Recibidas: 1568
  • Mensajes: 152
  • Nivel: 29
  • gentid Con poca relevanciagentid Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #96 en: Septiembre 17, 2019, 07:56:00 am »
Citar

Nos mudamos   
Miércoles, 13 de Julio de 2011


 Nos vamos, no hay más, esto se acabó. Por lo menos durante un tiempo y por eso he de apagar este servidor y llevarlo conmigo, por lo que no estará operativo hasta que estemos restablecidos en nuestro nuevo hogar y con conexión a Internet. Me imagino que tomará algo así como un mes. Por la dirección IP ya veréis a donde hemos ido.

Un gran saludo a todos y recordad que solo la verdad histórica bien sea sobre donde vivimos o sobre nosotros mismos nos hará libres.


Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 164
  • -Recibidas: 218
  • Mensajes: 60
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #97 en: Septiembre 18, 2019, 06:14:26 am »
Citar
De como la sociedad industrial se resiste a morir y le da TDAH.
Miércoles, 31 de Agosto de 2011

Jose Luís Cano es quizás uno de los mejores psicólogos y psicoterapeutas que existe en España, en su blog recientemente he podido leer un interesante artículo titulado “Sociedad TDAH” que versa sobre la  velocidad a la que vivimos hoy día. La sociedad industrial del siglo XXI es víctima desde hace décadas de una aceleración imparable del tiempo, cada vez vive más de prisa a un ritmo tal que es imposible fijar la atención en nada. Las personas se atomizan en un mar de ruido sin sentido que solo conduce al más absoluto y aterrador vacío. Huyen hacia adelante a más y más velocidad mientras proyectan lo que les pasa en sus hijos, a los que se les diagnostica y medica contra un supuesto TDAH (Trastorno por Deficit de Atención con Hiperactividad) que casualmente no sufren los enloquecidos adultos los que evidentemente durante todo el día se encuentren hiperactivos y sin poder fijar la atención a casi nada. . Pareciera como si los padres no soportasen el ver como también sus hijos poco a poco van enloqueciendo ante la imparable aceleración temporal y sobrecarga sensorial a la que estamos siendo sometidos. Una cosa es engañarse uno mismo – a mi no me pasa nada, todo está normal – y otra cosa es verlo en los hijos.

Este fenómeno fue descrito por primera vez hace unos cuarenta años por los sociólogos Alvin y Heidi Toffler – son pareja – en su inmortal obra “El shock del Futuro”, la que recomiendo encarecidamente. Los Toffler ya en 1970 describían como el cambio tecnológico produciría una aceleración temporal tal que nos conduciría a una “sobrecarga sensorial” con las funestas consecuencias descritas en el artículo de Jose Luís, quien va un paso más allá al describir los perversos e inconscientes mecanismos de defensa que las personas utilizan para tratar de sobrevivir al fenómeno y la forma moderna y “científica” de cómo se trata con tan desagradable asunto en estos días: TDAH. Una especie de condensación de múltiples mecanismos de defensa para negar y alejar de nosotros lo innegable: no podemos más con el fenómeno de aceleración temporal.

Proyección: “no me pasa a mi le pasa a mi hijo”

Racionalización: “…claro es que es una enfermedad…tiene TDAH”

Desplazamiento: “…no es aceleración enloquecida es pura diversión ¡ que guay como me divierto !”

Negación: “…yo no vivo enloquecidamente..no..lo que tengo es un tren de vida envidiable: trabajo, gimnasio, disco, club, parapente, postgrado, régimen, curso de macramé, golf, vacaciones en Kuala Lumpur, casa en el Pirineo, niños en colegio privado en Suiza…¡ Jo que vida !”

Y así y así solo para ocultarnos una sola cosa: estamos enloqueciendo.

¿ Por que ?

La mayoría del los autores, el público en general y los mismos Toffler apuntan a la tecnología como el causante de todo esto. Personalmente discrepo, aunque hay que aceptar que en principio la evidencia es abundante: teléfonos móviles, internet, ordenadores, playstation, tele con 500 canales, cine con estrenos-cada-semana en 3D, 2D, 4D, DVD Blurei Redrei Blackrei, vacaciones en el quinto pino con 24 horas volando. La tecnología parece haber creado un mundo hipercomunicado, hiperentretenido, hiperestimulado e hipercomplejo. Si a este estridente coctel  añadimos un intenso bombardeo publicitario para comprar y comprar más cosas seguramente desembocaremos en la turbulentas aguas de las compras compulsivas, el copeteo compulsivo, el sexo compulsivo, las amistades compulsivas y en medio de un millón de cosas que constantemente intentan acaparar y compiten entre ellas por nuestra atención. Un griterío insoportable que a la final nubla la mente y seda los sentidos. Entonces las personas reducidas a la condición de niños hiperestimulados van de flor en flor toqueteando esto y aquello sin llegar a dominar asimilar ni entender nada de lo que hacen. Stress y adicciones hace su aparición como respuesta a tan desmesurados estímulos.

Otra consecuencia, y no despreciable, de todo esto es la pérdida de las verdaderas relaciones entre las personas. La formación de lazos de amistad y afecto es un proceso lento, que toma tiempo, que se hace conversando, compartiendo y requiere de cierta tranquilidad.

Efectivamente la tecnología parece acelerar la velocidad. ¿ Pero la velocidad de que ?. Para responder esta pregunta habría que indagar un poco en el concepto de tecnología.

Desde un punto de vista estrictamente material podríamos decir que el objetivo último de la humanidad es vivir por siempre sin tener que realizar penosas labores físicas para garantizar su supervivencia. De esto se trata esto que llamamos tecnología: de vivir más y más haciendo menos y menos cosas penosas con la esperanza de dedicarnos a otras cosas más elevadas espiritualmente o simplemente no hacer nada o perder el rato, en fin: que cada quien haga lo que más le guste sin tener que preocuparse por el tema de la supervivencia material. Desde los días del paraíso terrenal el hombre vive soñando con esta utopía.

El primer gran adelanto tecnológico fue la agricultura, liberando al hombre paleolítico de la incertidumbre de vivir supeditado a lo que se recolecte o cace. Le permitió  tener dominio sobre lo más básico para su supervivencia: la alimentación. Sembrando y criando animales se vive más y mejor – con menos esfuerzo y riesgo –  que recolectando y cazando. Inclusive no todos tienen que dedicarse a sembrar y criar para alimentar al grupo. Donde antes todos cazaban y recolectaban para alimentarse ahora solo un pequeño grupo es necesario para producir todos los alimentos, los demás pueden hacer lo que quieran. Este es el principio de aumento de la productividad por medios tecnológicos.

La tecnología aumenta la velocidad de producción de forma que hacen falta menos personas para producir lo necesario – liberando tiempo del resto –  o las mismas personas pueden producir muchísimo más, aumentando la oferta de bienes disponibles.

¿ Que es lo deseable ?. Desde el punto de vista estrictamente material: depende.

En una sociedad pobre donde no existe de nada se trata de aumentar la oferta de bienes ya que hace falta de todo: platos, ollas, coches, motos, bicicletas, mopas de fregar, alimentos, leche, agua potable, medicinas, libros, etc. Por lo tanto todos los aumentos de productividad deben ir dirigidos a producir más bienes y servicios y por lo tanto maximizar el empleo: hace falta hasta la última lavadora producida por el último trabajador. En los años cincuenta y sesenta había listas de espera de hasta dos años para comprar un coche, de elegir el color: olvídalo, el que venga. En aquella época cada coche era absolutamente necesario. Cuando las farmaceúticas comenzaron a producir penicilina, cada gramo era absolutamente necesario por lo que había que maximizar la producción a como diese lugar. En este sentido los adelantos tecnológicos y el crecimiento económico han contribuido a mejorar muchísimo el nivel de vida estrictamente material de las sociedades industriales a lo largo de los últimos doscientos años al producir cosas absolutamente necesarias para el mejoramiento de las condiciones de vida.

¿ Qué pasa cuando esa sociedad alcanza un nivel de opulencia tal que la cuestión de la supervivencia material deja de ser un problema ?,  o por lo menos deja de ser algo acuciante tal como lo era para una familia en un cortijo Extremeño en 1810.  ¿ Qué pasa cuando solo el tres por ciento de la población produce de sobra alimentos para todo el mundo ?.  Hace sesenta años era necesario dedicar al cincuenta por ciento de la población a estas labores y la carestía, mala calidad y escases eran constantes. Qué pasa cuando hoy día solo hace falta el equivalente a dos personas trabajando un día para producir un coche entero, o que en una acerería de hoy día cien personas producen lo mismo que quincemil hace veinte años.

¿ Que pasa en una sociedad cuando ya todo el mundo tiene de todo lo material, la supervivencia no es un problema y la tecnología permite que sean muy pocos los que tengan que trabajar para producir lo que necesita el resto ?.

Pues que ya no hace falta trabajar tanto, y aquí está el problema: todo el mundo vive de vender su trabajo al sistema productivo y dicho sistema solo es estable financieramente si crece de forma constante, por lo tanto el imperativo de crecimiento hoy día en las sociedades industriales avanzadas ya no es debido a necesidades materiales acuciantes de la población sino por otras razones que tienen que ver con el mantenimiento del sistema de dominio social. Aquí el aparato productivo de ser un elemento salvador se convierte en un elemento de dominación o mejor dicho: los beneficios que la población obtiene al someterse al dominio del sistema productivo y de sus clases dirigentes dejan de ser evidentes. En realidad el sistema industrial ha cumplido su cometido: el asegurar la supervivencia material.

Con una humanidad más racional, una vez logrado el objetivo de plenitud material lo lógico sería que la población trabajase menos mientras las máquinas trabajan más y que la producción industrial dejase de ser algo importante y vital tal como pasa hoy con la agricultura que era central a la economía hace cien años y hoy es enteramente marginal. Una vez que la sociedad industrial logra el objetivo de plenitud material la humanidad racional tendría que buscar objetivos digamos menos materiales. Pero el mismo sistema que resuelve el problema material a su vez crea poderosos intereses  en que la maquinaria industrial siga funcionando a todo tren. Grandes fortunas, personas influyentes, capitanes de la industria, banqueros, presidentes y ejecutivos de empresas: todas estas personas disfrutan de privilegios por ser los capitanes del sistema de producción material. Una vez cumplido el objetivo naturalmente se resisten a perder poder y prebendas. Especialmente problemático es el sistema bancario, el cual se encuentra diseñado solo para ser estable si la economía crece y crece. Este tipo de sistema bancario es totalmente inviable en una economía donde la producción material no crece. Entonces todo el sistema se convierte en un justificar seguir con lo mismo en aras de mantener la estructura piramidal, exactamente de la misma manera en que los señores feudales trataron de mantenerse en el poder durante siglos cuando evidentemente llego un momento en que no hacían falta ya que habían logrado su objetivo: imponer la paz y el orden dentro del caos que sobrevino a la caída del imperio romano. Solo la nueva clase social – la burguesía – producto de la paz que ellos mismos crearon fue capaz de eliminarles del mapa para proseguir con otra cosa.

Los intereses creados alrededor de la producción industrial provocan que al alcanzar la plenitud material y la tecnología necesaria para que gran cantidad de operaciones industriales las hagan las máquinas, la sociedad siga empeñada en mantener el empleo, cuando la en realidad ya no hace falta que trabaje todo el mundo; ni tanta cantidad de personas ni tantas horas al día. La combinación de tratar de mantener a todo el mundo empleado junto con la tecnología disponible al día de hoy – que hace que cada quien sea capaz de producir muchísimo – genera lo que vemos en la calle: una monumental sobreproducción. Por ejemplo: al día de hoy – y es reconocido por la industria – sobra como mínimo el veinte por ciento de la capacidad mundial de producción de coches. Sobra capacidad por todas partes: lavadoras, peinetas, muebles, cacharros electrónicos, etc.

Entonces viene la presión para que la población compre cosas que no necesita, que se cambie el móvil cada quince días, el coche cada año, se hagan miles de innecesarios viajes, moda efímera y más efímera para que cambie y cambie el guardarropas. Obsolescencia programada a diestra y siniestra, una oferta de infoentretenimiento inabarcable y una presión constante porque el dinero fluya cada vez más y más rápido ya que la montaña de bienes producidos por la crecientemente productiva población parece no tener fin.

Imagine usted que al día de hoy la mitad de la población de Occidente siguiese dedicada a la agricultura como hace sesenta años y todas esas personas dispusiesen de los medios para trabajar el campo de hoy día. La producción de alimentos no cabría en el planeta y no existiría tierra arable suficiente para que todos pudiesen trabajar a jornada completa. Entonces mediante el marketing y la publicidad convencerían a la población de las ventajas de comer catorce veces al día y de los beneficios de pesar media tonelada. Eso es exactamente lo que hoy se hace en el mundo industrial.

En realidad son acciones desesperadas para hacer que la población consuma todo lo que se produce al estar el 90% de ella empleada. Cuando en realidad solo debería estar empleada el 50% de ella y los demás dedicarse a disfrutar del tiempo libre, como se corresponde a una sociedad donde la producción ha pasado a ser básicamente automática. Se consumiría menos, se trabajaría menos y las personas sin trabajo no tienen porque dejar de recibir un ingreso. Para imaginar el contrasentido imagine usted una sociedad donde el 100% de las labores la realicen robots. Bajo el sistema actual el 100% de la población estaría sin trabajo, en la miseria y viviendo debajo del puente de la autopista mientras en los patios de la fábricas se acumulan inmensas montañas de bienes que nadie puede comprar. Este es el absurdo al que el adelanto tecnológico condena a la humanidad debido a las reglas de tenencia de la propiedad y de repartición de beneficios existente entre las diferentes clases sociales. Las sociedades industriales no están preparadas para este cambio tecnológico que es equivalente al de la agricultura: la mano de obra dejará de hacer falta para producir. El trabajo del hombre cada vez hace menos falta.

Desde el comienzo de la era industrial al hombre se le ha considerado como parte de la maquinaria industrial y así se le ha tratado. Esto es falso pero es conveniente, ya que permite tratarles como máquinas para que produzcan mucho. Durante siglos hombres y máquinas han sido intercambiables en el piso de la fábrica por lo que es lógico que al acelerarse la producción de las máquinas la vida del hombre también. Desde el punto de vista de los de arriba son intercambiables.

Soy de la opinión de que con toda probabilidad de aquí proviene la aceleración temporal que hoy nos mata. No de la tecnología per-se que en todo caso debería liberar al hombre de tanto trabajo, pero de considerarle como una pieza más de esa tecnología, de considerarle como insertado en el complejo tecnológico lo cual hace que al acelerarse y automatizarse dicha máquinaria la vida del hombre también.

En cuanto a trabajo físico el hombre jamás podrá competir contra una máquina, tiene la batalla perdida ya que a la final ese no es su cometido. Es interesante como esas mismas máquinas producto del ingenio humano y que supuestamente le liberarían del trabajo en su lugar le esclavizan y le obligan a vivir a ritmo de máquina hasta caer psicológicamente exhausto. No son la máquinas las que le esclavizan, es el sistema piramidal de producción que le han impuesto, sistema que se podría justificar hace cien años cuando las condiciones de pobreza material eran espantosas y el objetivo de maximizar la producción dominaba. Hoy día eso no es así.

Actualmente se trata de mantener a la población en un permanente estado de excitación e insatisfacción con todo, de forma que consuma lo que se produce empleando a todo el mundo. Esto es psicológicamente desvastador debido a la velocidad que impone, pero más desvastador es aún en cuanto al consumo de recursos naturales ya que aquí si hay un claro límite físico que ya se ve en el horizonte.

Básicamente se consumen y tiran cosas que no hacía falta ni producir, ni consumir ni tirar solo para mantener el sistema social imperante. El sistema de producción industrial, una vez cumplido su cometido, intenta perpetuarse y en ese periplo degenera en la forma cancerosa en la que hoy le sufrimos. Un cáncer no tiene ningún objetivo: solo devora y devora hasta matar a su huésped. A medida que el cáncer se extiende se extiende más rápido y de aquí la impresión de aumento de velocidad.

Con el nivel tecnológico alcanzado y estrictamente en el plano material los países occidentales podrían llevar un nivel de vida parecido al de los años sesenta del siglo pasado, el cual sería muy sostenible y la población trabajaría quizás menos de la mitad de lo que lo hace hoy.  Esta situación se puede alcanzar de dos formas: conscientemente mediante políticas deliberadas que conduzcan ordenadamente a otro estado de cosas o inconscienmente cuando la naturaleza nos  eche  el cerrojazo que implica la escases de recursos y la distopía de MadMax se imponga.

Cada vez más los presupuestos de marketing y comercial pasan a ser los presupuestos dominantes en la grandes empresas. Esto quiere decir que el aparato productivo cada vez gasta más y más en tratar de vender lo que produce. Esto es una forma “ortodoxa” de decir que lo que se produce cada vez hace menos y menos falta. No es de extrañar que en cualquier producto de consumo hoy día el marketing y el gasto comercial suponga un 15-20% del valor de venta. En la industria del automóvil supone más de un 20%, en la telefonía móvil el 25%. Cada vez la sociedad gasta más y más esfuerzo en venderse a si misma cosas que no le hacen falta. En los centros del saber lo llaman “saturación de mercados”, donde yo me crié lo llaman sobreproducción. La receta de los centros del saber: más marketing, más publicidad, más comerciales y más call-center. Definitivamente de centros del saber poco tienen.

La solución es política y no proviene del campo de la ortodoxia económica que hoy se enseña en todas partes. La solución – si viene – provendrá del campo heterodoxo, al comienzo parecerá una barbaridad y generará graves conflictos tal como sucedió con la reforma protestante y la iglesia católica. Hoy por hoy los protestantes viven mejor que los católicos.

gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1242
  • -Recibidas: 1568
  • Mensajes: 152
  • Nivel: 29
  • gentid Con poca relevanciagentid Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #98 en: Septiembre 19, 2019, 07:48:44 am »
Citar

Proditorum Patriae   
Martes, 6 de Septiembre de 2011

 Tenía pensado no volver a escribir sobre la situación en España, ya que es harto evidente lo que pasa y lo que pasará, pero definitivamente es imposible dejar de asombrarse ante los acontecimientos.

La historia se repite y se repite. Es una letanía tan previsible que hasta desespera un poco.
A la muerte de Wizita, Don Rodrigo apoyado por un sector de los nobles se hace con el poder y es coronado rey en el año 710, desplazando a Agila II, hijo de Wizita y legítimo heredero al trono. Esto desemboca en una guerra civil por lo que el tío de Agila, el obispo Oppas de Toledo y el Conde Don Julián de Ceuta no le ocurre mejor idea que pedir auxilio a Musa ibn Nusair, el virrey del norte de África al servicio de la familia Omeya, los califas en Damasco y amos del mundo. Los motivos del obispo Oppas son evidentes, prefiere a su sobrino que a un desconocido en el trono. Los motivos de Don Julían son un poco más enrevesados. Hace algunos años Don Rodrigo violó a su hija Florinda cuando esta se encontraba en la corte de Toledo.

Musa envió a Tariq ibn Ziyad—el gobernador de Tanger – al mando de siete mil tropas. Según los partidarios de Agila el plan era simple: venir a la península, acabar con Don Rodrigo y regresar al Magreb para que aquí podamos seguir reinando tranquilamente. Tariq desembarcó en Gibraltar para encontrarse con Don Rodrigo en la batalla de Guadalete donde le venció y mató. Los tontos útiles del obispo Oppas y Don Julián pensaron que Musa movilizaría siete mil tropas hacia la península y se marcharía sin más. Ahora tocaba pagar la factura y la factura era todo el territorio.

En cinco años los musulmanes conquistaron la península. Musa envía a su hijo Abd-Azis ibn Musa para desposar a Egilona, la viuda de Don Rodrigo apresada en Mérida, convirtiéndose en el primer valí de Al-Andalus. Reino que duraría los próximos 700 años. Desde Toledo Don Pelayo, amigo íntimo de Rodrigo, luego de verle morir en Guadalete observaba tamaño desastre mientras su otra amiga de la infancia y amada por siempre Egilona, era desposada por el infiel. Don Pelayo siempre recordaría ese año setecientos once, cuando perdió a su mejor amigo y a la mujer que amaba en aquel mundo de tragedias concéntricas, donde unas se desenvuelven en el seno de otras mucho mayores. Egilona debió de ser encantadora ya que según ciertas crónicas se encontraba camino de convencer a Abd-Azis para abrazar al cristianismo, por lo que fue asesinada por órdenes de Damasco en Sevilla en el 718. Ese mismo año Don Pelayo se rebeló en Asturias, ahora si lo había perdido todo.

Al día de hoy los que vivimos en la península ibérica hemos sido musulmanes durante más tiempo que cristianos.

El reino visigodo cayó víctima de su propia inconsciencia y su desprecio por cualquier forma razonable de hacer las cosas. Uno de los bandos no duda en vender absolutamente todo a una potencia extranjera en su afán de ganar-como-sea con la funesta consecuencia de la desaparición de ambos bandos. Los reyes visigodos que tan fieros eran de cara a su población no eran más que unos incultos e inconscientes niños de pecho pensando que los Omeya – los más poderosos del mundo en aquel entonces—les iban a rescatar de sus desmanes sin pedir nada a cambio. En el año 749 los Omeyas fueron desalojados del poder en Damasco. Simplemente se mudaron a Córdoba a seguir con lo mismo.

En estos territorios Íberos nunca ha habido patriotas y siempre el patrón es el mismo de lucha intestina sin final, desmanes y más desmanes e incapacidad de pactar nada. Lo único que se acepta es la desaparición del enemigo en medio de un clima de rebatiña económico-política, sálvese quien pueda, irracionalidad, griterío, maricón el último, corrupción generalizada y al final: venderle el territorio o lo que haga falta a quien sea con tal de salvarse o con tal de estar unos minutos más en el poder. Por esto España siempre ha sido un país muy débil.

Hoy una vez más volvemos a repetir la misma historia tantas veces transitada. Esta vez substituya a Musa ibn Nusair por eso que llaman “los mercados”. Con este eufemismo en realidad se refieren a Francia y Alemania quienes son los compradores de deuda Española antes vía su propia banca y ahora vía BCE. Y substituya al bando de Agila II por el Partido Popular y al de Don Rodrigo por el PSOE, o viceversa: da igual. Ahora para conquistar territorios no se envían ejércitos, simplemente se amenaza con no comprarles más deuda para que puedan seguir robando. De esta forma nuestros modernos partidarios de Agila II y Don Rodrigo le firman lo que sea a estos modernos Musas, con tal de seguir ellos enzarzados en su lucha por y disfrute del poder. Así tengan que reescribir la constitución o el Quijote: da igual.

Por otra parte los actuales Musas piensan que en este país la constitución sirve para algo. Solo hay que ver como el poder lleva desde 1978 pasándose por el arco del triunfo lo estipulado en el artículo 47 de dicha constitución:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.”

Como si ponen en la constitución que el déficit es del cero por ciento, que Mickey Mouse presidirá las cortes, o que España es un estado aconfesional.

El Partido Popular cree que le ha ganado la batalla al PSOE y también cree que cuando gane las elecciones va a mandar. Están muy equivocados: mandarán desde París y Berlín tal como lo hacían los Omeya desde Damasco.

Los tontos útiles de este país de visigodos en su infinita ignorancia y estupidez nunca han entendido de que van estos mega juegos del poder. La mayoría no saben ni idiomas y la primera vez que salieron de su pueblo o ciudad fue para ir a hacer de diputado a Madrid. No entienden que pedir medio billón de Euros prestados a Frankfurt o París tiene consecuencias.

No es la primera vez que aquí se prefiere entregar el país al extranjero que hacer las cosas de forma razonable, no entienden que los países fuertes y bien administrados siempre se comen a los débiles y mal administrados.

Solo hay que ver el esperpento acaecido en el aciago año del 2005 cuando la “madrileña” Endesa pretendió ser comprada por “los catalanes” de Gas Natural. El Barça pretende comprar al Real Madrid, ¡ sobre mi cadáver, Don Rodrigo !. Se la ofrecieron a los alemanes de EON y finalmente la compraron los italianos de ENEL. Ahora las decisiones sobre casi la mitad del mercado eléctrico español se toman desde la oficinas del Grupo Enel S.p.a ubicadas en el Viale Regina Margherita de Roma. Viale dedicado a la esposa de Felipe III, el rey de España cuando gobernaba sobre la mitad sur de Italia: la venganza se sirve dulce. Casi veinte millones de consumidores Españoles dependen de Roma para su electricidad. En esta área volvemos a los tiempos de la antigua provincia romana de Hispania. Endesa es la empresa mas importante del sector eléctrico español.

Y ya si hablamos del caso de maximum proditionem (traición-máxima) de Carlos IV, su hijo Fernando VII y Napoleón tendríamos para varios posts. Aquí la traición fue tan flagrante, aquí ya el gobernante estaba tan dispuesto a lo que fuese con tal de salvarse él y fue tan evidente, que se produjo un rarísimo fenómeno histórico donde una guerra es proclamada por la misma población indignada ante la pusilanimidad de sus gobernantes. ¡ Coño que nos están invadiendo hay que hacer algo !.¿no?…mientras los príncipes tranquilamente negociaban su retiro de Oro, tal como hoy hacen los políticos en este país. Y ya para ingresar al olimpo de la infamia, una vez pasado peligro, con entre quinientas y ochocientas mil personas muertas entre enfrentamientos, hambrunas y epidemias asociadas a la guerra Fernando VII – el traidor – regresa como rey absolutista.

Tenemos una larga tradición de más de mil años de traición sistemática a la población por parte de los gobernantes. España siempre se ha caído a trozos a manos de príncipes y políticos ignorantes, inconscientes, catetos y ambiciosos. Y los trozos siempre los han recogido los vecinos. Si a esto sumamos esa machacona y centenaria campaña de la iglesia católica y del poder en cuanto a que ser español es equivalente a ser católico-fanático, nacional-católico o de cualquiera de las sectas patriótico-religiosas ultraconservadoras que existen en el país resulta que la imagen del patriota español es más bien odiosa. Sobre todo a los que si quieren un cambio, es decir a los de espíritu digamos más moderno o republicano.

En este país no existen patriotas, en el fondo: nadie quiere a España. Pero es que nadie puede querer a un “país”, eso es un concepto abstracto. En realidad este pueblo no se quiere a sí mismo: son capaces de soportar cualquier indignidad.




gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1242
  • -Recibidas: 1568
  • Mensajes: 152
  • Nivel: 29
  • gentid Con poca relevanciagentid Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #99 en: Septiembre 20, 2019, 07:42:53 am »

Citar

Las Extremaduras de Europa   
Martes, 13 de Septiembre de 2011


 Lo que sucede en estos días en el estado Griego es el equivalente a una fusión del núcleo en una central nuclear. A partir de mes de Octubre, con toda probabilidad estará en quiebra al no poder pagar ni siquiera los salarios de su administración. Game-Over, insert coin please. Ante una caída imparable del PIB que este año ya ronda el 5% y la retirada del crédito fácil en cómodas y olvidadizas cuotas, el país se hunde en un mar de política de alcantarillas y corrupción. Desde comienzos del año y hasta la fecha de hoy, el estado Griego acumula 18.000 millones de Euros de déficit, eso son 2.000 millones al mes. Necesita desesperadamente otro préstamo de 8.000 millones para acabar el año, lo que viene a confirmar aun más su quiebra: no puede vivir sin acudir constantemente al crédito que franceses y alemanes conceden para tratar de proteger a sus bancos que tienen importantes cantidades de deuda griega.

Los gobiernos francés y alemán le conceden créditos a Grecia, créditos provenientes de los impuestos de sus ciudadanos o del Banco Central Europeo (lo mismo pero que tendrán que pagar sus hijos y nietos) para que el país Heleno pueda pagarle las deudas a los mismos bancos franceses y alemanes que la compraron en su día “porque pagaban excelentes intereses”. Por su parte el gobierno griego estruja y estruja a su población tratando de sacar dinero de donde no lo hay para poder pagar; no para saldar la deuda, si no para que le sigan prestando y continuar con la fiesta. Algún día habrá que pagar, pero eso ya será problema de otros.

Entre los múltiples estrujes, el estado griego ha instaurado un impuesto “especial” de entre cuatro y diez euros por metro cuadrado a todos los propietarios griegos. Si usted es propietario de un piso de digamos 100 m2 le toca pagar entre 400 y 1000 Euros….por los momentos. Malevolamente este impuesto será incluido en el recibo de la luz, de forma que si el afectado no paga se la cortarán. Cuando los estados y la casta política se encuentran entre la espada y la pared, entonces fuera máscaras y van a por el ciudadano como lo que en verdad son: unos delincuentes. En pocas palabras “o me das 1000 Euros ya o te corto la luz”. Por más que investigo no consigo encontrar ni un solo programa electoral de algún partido griego que incluyese esta medida.

Los griegos dándole ideas al estado español y su contubernio con las eléctricas.

Ahora todos dicen que “los griegos” ponen en peligro al Euro, que los PIGS – cariñoso nombre con que se designa a Portugal, Irlanda, Grecia y Spain en estos días – ponen en peligro la construcción Europea y una larga letanía donde estos países corruptos, vagos y malos hacen daño a los virtuosos países centrales – los del norte – en Europa.

Las buenas mentiras son buenas porque siempre contienen algo de verdad, y es verdad que los PIGS son herederos de la corrupción más grande que exista al provenir absolutamente todos de dictaduras militares caciquiles como Grecia, o dictaduras militares caciquiles ultra-católicas como España y Portugal o de dictaduras civiles ultra-católicas como Irlanda. Al día de hoy las élites que en realidad mandaban durante las épocas oscuras en esos países siguen mandando y siguen con sus desastrosas “prácticas” – por utilizar un término suave – económicas y políticas.

La construcción europea se rompe por las costuras de los PIGS porque en realidad estos países todavía apestan a dictadura, a falta de democracia y a población mantenida en la ignorancia con la inestimable colaboración de la iglesia católica o su variante bizantina.

La construcción europea se rompe porque se ha querido comenzar la casa por el techo, queriendo hacer parecer que una unión de países es un tema económico y técnico, cuando en realidad es un tema estrictamente político. Al día de hoy la tan cacareada UNION no posee ninguna de las cosas que hace que efectivamente sea una unión, tales como:

Una política común de seguridad social. Es que ni siquiera existe un reconocimiento conjunto de la vida laboral. Si usted trabaja unos años en Francia, otros en Alemania, otros en Grecia y otros en Italia al jubilarse usted tiene que lidiar con las cuatro administraciones para cobrar su pensión. ¿ Qué clase de movilidad laboral es esta?

Una política común de educación. Es que ni siquiera en todos estos años se ha decidido sobre un lenguaje común a hablar en la unión y mucho menos establecer la obligatoriedad de ese lenguaje en todas las escuelas de dicha “unión”. Esto contribuiría a facilitar la movilidad laboral.
Una política común en cuanto a las haciendas públicas. Esto hubiese evitado los problemas de los PIGS.

Política común de emigración. Aquí cada quien deja entrar o no emigrantes según se le ocurra.
Es que ni siquiera existe una política común respecto a algo tan simple como el carnet de conducir.

Lo que si existe es una moneda común y un banco central común, básicamente construido en el aire ya que al día de hoy la Unión Europea no es un espacio económico homogéneo ya que a efectos prácticos la población no tiene movilidad laboral en el territorio por problemas de lenguaje, que tendría que haber sido una de las primeras cosas a tratar. En segundo lugar las políticas de gasto público siguen dependiendo de cada país, por lo que cada quién va a la suya.
Con esta situación no es de extrañar que el Euro se rompa por las costuras más débiles, y más tontas me atrevería a decir.

¿ Entonces es que los Europeos son tontos y no saben hacer las cosas ?.

No exactamente.

A mi modo de ver, la unión europea no responde a un profundo deseo de la población de ser una sola nación. Responde a un profundo deseo de los grandes grupos industriales y financieros europeos de hacer y deshacer a sus anchas en todo el territorio europeo. En realidad todas las medidas tomadas en la unión desde el comienzo de su andadura han sido en este sentido. El resultado es evidente: desindustrialización del sur y su conversión en meros consumidores de lo que se produce en el norte (o en China, es lo mismo), mientras los bancos del norte les van dejando dinero para comprar eso que consumen a la vez que van acumulando deudas que alguien algún día tendrá que pagar.Y ese día ha llegado.

La industria y la banca de los países fuertes de Europa hicieron su agosto durante veinte años con los 70 millones de habitantes de los PIGS. Mientras que estos se dedicaban a robar y a dar fiestas, los del norte tenían trabajito. Ahora los estados de esos países del norte tienen que rescatar a los mismos bancos y empresas que se metieron en semejante embolao con el dinero de los impuestos de aquellos que tuvieron trabajito.

En todos los grandes países existen zonas pobres y esas zonas pobres reciben alguna transferencia, vía estado, desde las zonas ricas. De esta forma esas zonas pobres también pueden consumir los productos que se producen en las ricas y no hay ninguna deuda acumulada porque esto es política de estado. Luego las zonas ricas se pasarán la vida quejándose que si en las zonas pobres ni dios trabaja, que si son unos vagos, que si se levantan a las once de la mañana, que la corrupción campa a sus anchas, etc ,etc. Pero en vacaciones se van a ese lugar ya que ahí se está tranquilo, la naturaleza todavía existe, se come bien, y la gente es muy amigable. Por su parte los de las zonas pobres “viven” pero nunca llegarán a tener los cochazos y el tren de vida que llevan los de la zonas ricas. Tampoco tendrán mucho que decir en las grandes decisiones políticas, ya que ellos viven un poco a expensas de los otros, y ya sabemos que el que paga manda.

No podemos negar que si Europa va a ser un país un día de estos las zonas pobres serán los PIGS, con todas las consecuencias que eso tendrá para el “orgullo nacional” – el que lo tenga, claro – y para las élites caciquiles de cada uno de estos países. Portugal, Irlanda, Grecia y Spain serán las Extremaduras de Europa. Son zonas que nunca accedieron a la reforma protestante del 1500, ni a la ilustración del 1700, ni a la revolución industrial del 1800, ni a la sociedad del consumo de 1950, ni a la de la información y la biotecnología del 2011. Es que ni siquiera han participado en una guerra importante: nunca tuvieron con qué. Hasta ahora han vivido simulando – con dinero que los ricos les han prestado o regalado – que también son europeos tal como los demás. Pero todos sabemos que eso no es cierto: a la historia de cada país me remito.
Hoy asistimos al fenómeno de deglución de los países económicamente débiles y mal administrados por parte de los países fuertes y bien administrados dentro de la unión europea. La opción de los débiles es pasar por el aro o salir de la unión. Al mismo tiempo los caciques de los países débiles se defienden a capa y espada tratando de escapar a su inevitable sometimiento. De aquí toda esta panoplia de descabellados planes Griegos, Españoles, Portugueses, Italianos e Irlandeses. No son más que un intento desesperado de las élites de cada país, donde no dudan en hacerle lo indecible a sus respectivas poblaciones con tal de escapar a su previsible digestión por parte del Eurocore.

Para muestra un botón. Los bancos españoles le deben 400.000 millones de Euros a bancos alemanes y franceses. Esto tiene en vilo y en peligro de desaparición a más de la mitad del sistema financiero español, ya que no pueden ni soñando devolver esa cantidad. Cuatrocientos mil millones de Euros representa el 40% del PIB de España, pero a la vez representa el 6% del PIB combinado de Francia y Alemania. Una cantidad manejable con cierto dolor para Alemania y Francia pero inmanejable para España. Conclusión: Alemania y Francia han trincado a España.
Como siempre el pez grande se come al pez chico, esto es así desde que existen las civilizaciones y el caso de la unión europea no va a ser diferente. Los PIGS deben irse mentalizando sobre su destino: serán la Extremadura de Europa, recibirán alguna transferencia que les permita vivir modestamente, pero que se olviden de intervenir en la toma de las decisiones importantes.

Las población de los PIGS, por su parte, también deberá sopesar como prefiere vivir: bajo el mando de sus tradicionales caciques nacionales o bajo el mando de los caciques de París y Berlín.
Claro, eso es si quieren continuar dentro de la unión



Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 164
  • -Recibidas: 218
  • Mensajes: 60
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #100 en: Septiembre 23, 2019, 10:26:25 am »
Citar
Game Over… ¿ Game Over ?.. pero ¿ Over ?
Lunes, 19 de Septiembre de 2011

La realidad es extremadamente compleja y fractal, por lo que mientras más profundizamos en los detalles más detalles aparecen y así ad infinitum, tal como sucede en un conjunto de Mandelbrot. Debido a  esto la información del día a día tiende a degenerar en un griterío y un ruido de fondo donde los acontecimientos saltan caóticamente de un sitio a otro: que si crisis griega, que si el banco tal quebró, que si la bolsa sube y baja, que si el desempleo se dispara…no un momento: ahora como que baja. Por esto de vez en cuando es conveniente tomar distancia con la situación que se vive, hacer un recuento de forma que las formidables fuerzas que están desencadenando los hechos se hagan observables.

La crisis mundial a la que hoy asistimos, no es debida ni a los bancos, ni a Grecia, ni a España. El daño adicional que se le hace a la población griega y española sí que compete exclusivamente a sus élites locales, pero la fusión global del sistema financiero no es la causa del la crisis: es un efecto.  Y es un efecto de varias cosas: la sobreproducción a gran escala,  monopolio y concentración de riquezas/poder así como escases de energía. Esta es una crisis donde en medio de la abundancia física más absoluta, las personas de los países occidentales comienzan a pasar necesidad.

El idioma alemán posee un verbo y un sustantivo para absoluta y exactamente cada cosa o acción. Es un lenguaje hiperpreciso que deja poco margen a la ambigüedad. A los alemanes la incertidumbre los pone muy mal, mientras que españoles, italianos y griegos nadan – o naufragan – en ella sin mayor problema. Por esto las grandes escuelas de filosofía son alemanas, su lenguaje les permite desambiguar el pensamiento que es de lo que trata esta disciplina. Si a esto aunamos la tradición de erudición de los judíos, tenemos que los grandes pensadores que han cambiado la faz de la tierra pensaban en alemán y eran  judíos. Karl Marx y Sigmund Freud han sido con toda probabilidad los pensadores más importantes  de la era industrial.  Ambos descubrieron lo mismo, solo que uno aplicado al individuo (Freud) y el otro aplicado a la sociedad: poderosas fuerzas fuera del control humano son las que modelan la realidad.

Marx, en un brillante análisis demostró lo siguiente:

El sistema capitalista tenderá al monopolio. Es decir: las empresas exitosas compraran a las menos exitosas en una espiral sin fin que solo conduce al monopolio y a la extinción del mercado. A lo más que llegaremos será a la existencia de inmensos oligopolios. El mercado, ese pilar sobre el que se apoya la teoría del capital morirá por la misma dinámica del sistema que lo crea. Digamos que esto destruye al mercado por el lado de la oferta.

A medida que ese proceso de desarrolle,  también aumentará la concentración de riqueza. Cada vez existirá más riqueza en menos manos, lo que a su vez tenderá a empobrecer al resto, destruyendo al mercado por el lado de la demanda. Las personas empobrecidas no podrán comprar la producción.

El análisis era tan irrefutable, evidente e impecable que a la comunidad económica ortodoxa de aquel entonces no le quedó más remedio que difamarlo. Para esto se basaron exclusivamente en  como Marx predijo que se desarrollarían los acontecimientos: la pobreza generalizada llevaría a una revolución popular  donde los medios de producción le serían expropiados a esos degenerados capitalistas para acto seguido establecer una dictadura del proletariado donde todos serían hermanos y vivirían felices para siempre.  Por aquí, por la parte más débil de su discurso le pillaron para  tildarlo de conspirador y alborotador. Evidentemente se equivocó en sus predicciones, pero su análisis de las causas de las crisis del capitalismo puso al descubierto algo que es totalmente cierto: el capitalismo es un sistema inestable y lleva encerrado en sí mismo la semilla de su propia destrucción. Esto es un fallo muy, pero que muy serio, y los ortodoxos de la época lo entendieron muy bien.

El tema no cayó en saco roto. Solo cincuenta y cinco años después de haberse publicado “El Capital” su libro insignia, nacía la Unión Soviética. Esta federación no se basa en su análisis económico, solo se basaba en sus predicciones y en como él pensaba que evolucionarían las cosas.

En realidad lo que de verdad hizo que le tomasen en serio en occidente fue la gran depresión del 1930. Sucedió exactamente lo que Marx predijo. El hombre tenía razón y para demostrarlo ahí estaba el desastre a gran escala producido por una excesiva acumulación de riquezas en muy pocas manos y la aparición de grandes corporaciones monopolísticas. Entre los dos destruyen el mercado. Lo de la bolsa y los bancos no es más que otro síntoma tal como el paro, la emigración y las colas en los comedores sociales.

La excesiva concentración de capital destruye el mercado por el lado de la demanda ya que expulsa a la mayoría de la población del gasto total y ese gasto se concentra en muy pocas manos. En esa condición tiende a ser inestable:  no es lo mismo la estabilidad económica de millones de personas tomando decisiones sobre si compro esto o aquello que la de cuatro ricos que se compran un yate, un jet privado o un Lamborgini.

El establecimiento de grandes oligopolios destruye al mercado del lado de la demanda ya que impone precios abusivos (telefonía móvil en todo el mundo por ejemplo), restringe la iniciativa al comprar/ahogar  a todo posible competidor y lo que es más importante: pasado cierto tamaño comienzan a controlar al estado haciéndole torcer la reglas del juego (las leyes) a su favor.

La crisis de 1930 no se resolvió hasta la segunda guerra mundial. Fueron diez años de depresión económica hasta que la guerra creo todos los empleos que hacían falta para acabar con la crisis. Es decir: la crisis era falsa, ya que ¿ cómo es posible que haya que matar a sesenta millones de personas para salir de la crisis ?. Debido a que solo con una catástrofe de esta naturaleza se vuelve a redistribuir la riqueza acaparada por menos del uno por ciento de la población. Así es la naturaleza humana.

Marx no predijo otra cosa: que los mercados a la larga se saturarían. Es decir: llegará un momento en que a la población no le haga mayor falta más cacharros materiales. A mediados del siglo XIX, cuando Marx vivía el problema era la escases, la abundancia ni se les pasaba por la cabeza.

Los Estados Unidos salieron de esa guerra como los líderes absolutos del mundo. En 1950 eran los primeros productores de Petróleo  (hoy son el tercerto con 7,8 miillones de barriles/día) , los demás países haciendo cola para comprar lo que sus fábricas producen, empleos bien remunerados de por vida, un solo salarió permitía llevar una vida en una casa de trescientos metros cuadrados, tres hijos, universidad para todos, inmenso coche en el garaje y jubilación dorada a todo tren en Florida. Mientras los norteamericanos  iban a comer hamburguesas servidas por una chica en patines a bordo de sus inmensos Cadillacs  descapotables mientras escuchaban música de Elvis Presley,  Europa y Japón vivía en cuchitriles de 40 m2 con cartilla de racionamiento.

La situación sigue más o menos así: produciendo y vendiendo más de lo mismo hasta que Europa y Japón comienzan a recuperarse al mismo tiempo que los mercados norteaméricanos comienzan a presentar síntomas de cierta saturación a finales de la década de los sesenta. Veinticinco  años de un boom como nunca visto en la historia del mundo. Durante una  época de mi vida trabajé con una multinacional norteamericana, los veteranos contaban como en aquellas épocas ya para Mayo/Junio habían cumplido con el presupuesto de ventas. “Es que nos llamaban por teléfono y nos pedían mercancía por toneladas…aquello era la hostia…bonus y más bonus pa todo dios”, comentaba uno de ellos. Por cierto una persona que siempre recordaré con muchísimo cariño y que al día de hoy ya no está con nosotros. Comparemos eso con la gran dificultad de vender algo hoy día.

Hasta ese entonces la abundante producción, el que se vendiera todo y más, listas de espera para comprar cualquier cosa importante: coches, maquinaria, etc produjeron un gran efecto: patronal y obreros convivían felizmente. Hay dinero para todos y para los mirones también. Salarios reales, beneficios, ahorros, ingresos del estado, inversión en nuevas fábricas, todo sube y sube en un ambiente de baja inflación, el PIB subiendo un 5-6% al año, muchos bebés, venga bautizos, fiestas, foto con el coche nuevo y energía barata. Hasta el infinito y más allá.

Como me hubiese gustado estar ahí.

Luego sucedió otra cosa que tampoco previo Marx: los recursos son finitos y todo depende de la energía barata.

Tal como predijo King Hubbert, los Estados Unidos alcanzaron su máximo histórico de producción Petrolera en 1970 con 9,5 millones de barriles al día (mmbpd)  (Arabia saudita produce 10,5 al día de hoy). A partir de ese entonces la producción comienza a descender. Al día de hoy producen 5 mmbpd. Es decir: en 1970 el Petróleo se comenzó a acabar en los Estados Unidos, quien hasta ese entonces fue el principal productor del mundo y solo importaba algo así como 1 mmbpd. En cinco años la producción bajo algo más de 1 mmbpd mientras las importaciones ascendían vertiginosamente hasta llegar 6,5 mmbpd. Esto fue aprovechado por el resto de países exportadores agrupados en la OPEP para subir el Petróleo de 2 $/barril a 10 $/barril. Este fenómeno:  el que a los USA se les comenzara a acabar el Petróleo y no las guerras del medio oriente como se nos ha informado, fue el detonante de la crisis energética de los años 70. Lo de las guerras fue un efecto, tal como lo fueron las colas en las gasolineras, los racionamientos (tratando de controlar las importaciones) y la altísima inflación.

Toda la economía industrial moderna depende del Petroleo, y si este sube de 2 a 10 las consecuencias son desvastadoras. Habíamos mencionado que ya a finales de los años 60 los mercados venían saturándose: cada vez es más difícil vender. Ahora agréguele usted una buena inflación producto del encarecimiento del Petróleo que ahora tenemos que traer del otro extremo del mundo y no de aquí al lado.

Entonces vino el período conocido por Estanflación, es decir: Estancamiento + Inflación. No se crece económicamente y hay inflación. La antigua alianza clase trabajadora clase industrial comienza a agrietarse: ya no hay dinerito para todos, la producción cuesta de vender y todo es cada vez más caro. Esta época duró los últimos cinco años de la década de los setenta.

El asunto se mantiene tenso hasta que llega el inevitable desenlace en los años 80. Pierden las clases trabajadoras que serán  inmoladas en el altar de la economía. Ya que no hay suficiente dinero para repartir en beneficios y para los altos salarios de la clase media trabajadora, la solución es evidente:  que se jodan las clases medias. Esto se ve amplificado debido a un importante cambio tecnológico: la irrupción de los ordenadores y los robots en el piso de la fábrica que disminuyen las necesidades de mano de obra.

Siempre hace falta un símbolo que marque los nuevos tiempos, para esto Ronald Reagan aplastó con el ejército una huelga de controladores aéreos en USA y Margareth Tacher hizo lo propio con los mineros del carbón en su país.  Ese fue el pistoletazo de salida y a partir de ese entonces comienza la destrucción de la clase media y la concentración de riquezas en muy pocas manos. De pronto grandes corporaciones, de esas que ofrecían empleo para toda la vida, comienzan a despedir personal a miles. Paralelamente comienza el proceso de deslocalización a China, el cual se venía cocinando desde 1970 con las visitas de Henry Kissinger.

¿Que sucede con los beneficios empresariales si cada vez tengo menos empleados y las productividad sigue subiendo debido a la utilización masiva de ordenadores y sistemas automáticos ?

Pues que cada vez gano más dinero.

¿ Qué pasa si he acorralado a la fuerza de trabajo llevándome los trabajos que no hace el Robot a China ?

Que no tiene poder de negociar nada.

¿ Y ahora quienes se reparten los beneficios ?

Los directivos de las empresas y sus propietarios.

¿ Y los demás ?

Que les den morcilla.

¿ Y nosotros ?

Pues con esta montaña de dinero nos dedicamos a especular.

Y así fue. A comienzos de 1980 el Dow Jones promediaba sobre los 750 puntos. Hoy se encuentra alrededor de los 12.000. La vivienda en el mundo ha multiplicado por seis o siete su valor desde esa época, mientras los ingresos de las clases medias se han estancado o disminuido. Un muy perjudicial efecto de esa misma acumulación de dinero hace que las mismas clases medias tengan que pagar hoy muchísimo más por un lugar donde vivir que hace 30 años.

Las clases pudientes con el exceso de dinero del que ahora disfrutan tampoco invierten en más capacidad productiva para generar empleo, ya que ¿ para que ?, si cada vez es más difícil vender nada. Paralelamente los gobiernos guiados por estas clases establecen que las actividades de especulación financiera pagarán la mitad de impuestos que los salarios o las actividades productivas.

Y de esta manera lo que era una economía industrial se convierte en el casino financiero que es hoy. Esto prosigue así hasta comienzos de 1990, donde otra crisis se hace presente. Y esta vez si es una crisis predicha por Marx: fallo de demanda. La excesiva acumulación de riqueza en muy pocas manos ha privado a la mayoría de acceder al consumo. Bajan las ventas, aumentan stocks y tenemos una recesión. En este momento la monumental burbuja inmobiliaria japonesa estalla, y más nunca esa economía se volverá a recuperar, tal como la española. En el punto álgido de la burbuja el suelo de Tokio valía algo así como todo el suelo de los USA.

Otra señal inequívoca de agotamiento de sistema.  Se agota la demanda y se agota donde especular: bolsa y vivienda.

Entonces desde el gobierno USA se inventan una salida: Internet. El futuro brillante que nos espera. Eso dura otros diez años donde se emite deuda y más deuda para invertir en empresas que salían a bolsa y no tenían clientes ni ganaban un duro. Mientras tanto surge cierto empleo en el sector tecnológico pero no se invierte un duro en la industria.

Al cabo de diez años lo de internet se hunde por lo que sale a flote la tabla de salvación de último recurso: darle créditos a mansalva a todo el mundo para que compren de todo. Y así fue durante otros diez años donde se infló la burbuja inmobiliaria de USA y las más grande de toda la historia del mundo en términos relativos a la economía del país: España.

Y aquí estamos al día de hoy rescatando a los bancos con más prestamos sobre préstamos que nadie pagará.

Y esta mis queridos lectores es la historia de cómo una economía industrial , generadora de riqueza se convierte en un casino global y se hunde en el mar de las deudas.

¿ Por que  ?

Porque en el mundo occidental  desarrollado los mercados se vienen saturando desde hace más de cuarenta años y se ha querido seguir en lo mismo.

Porque ya se recibió un primer aviso a navegantes con la crisis energética de 1973. En los Estados Unidos se vio que el Petróleo si se acaba. Y se ha querido seguir en lo mismo.

Como resultado del conflicto planteado por las escases/carestía del Petróleo, las clases medias han sido sacrificadas. El crecimiento mundial se ve reducido a la mitad luego de esa crisis, por lo que al existir la mitad de los beneficios de antes esos beneficios no se seguirán repartiendo digamos: mitad y mitad.

Pienso que esta es la causa  más importante de la actual situación: la armonía de clases se ve rota ante el primer atisbo de encarecimiento/escases del recurso del que todo depende. Y eso que el petróleo no se acabó en aquellos años ni por asomo, simplemente estornudó. No quiero ni pensar lo que nos sucederá a las clases medias ante un panorama de escases mundial serio de energía. Estoy convencido de que este evento hace cuarenta años es el verdadero detonante de los sucesos que hoy vivimos en el mundo económico. Simplemente se le vieron los dientes al  tigre en cuestiones energéticas y se vio claro y raspado como llegado cierto momento los recursos no alcanzan para todos.

La concentración de riquezas  ha provocado que la economía adquiera un cariz especulativo donde se piensa que la bolsa “es” la economía. Esto se corresponde a la etapa final de cualquier sistema social: comienza a consumir recursos y más recursos sin resolver el problema de nadie.

Finalmente toda esa inversión especulativa como en realidad no produce nada ya que la riqueza material se produce tomando materias primas y transformándolas en cosas útiles, es imposible que a largo plazo sea rentable. A largo plazo es imposible producir dinero solo con dinero, a menos que se lo quite a otro.

Saturación de mercados, carestía de recursos (bastante modesta por cierto y mirad el efecto que genera) , concentración de riquezas y oligopolio industrial es lo que nos trae a estos días que por todos los poros huelen a fin de época.

Hubieron muchas personas importantes que nos advirtieron de las consecuencias de seguir por este camino.  Entre ellos nada más que el presidente de los USA durante la crisis energética:

“ Esta crisis es permanente, debemos cambiar nuestro modo de vida a las nuevas realidades: se nos acaba el Petróleo. Solo la energía que derrochamos es equivalente a nuestras importaciones. Tenemos que cambiar”

Carter no fue reelecto, en su lugar las clases medias eligieron a un actor de Hollywood que hacía películas de vaqueros y que al otro día de ser electo comenzó a destruirles. Eso nos da una idea de lo enganchada que se encuentra la población al modelo de crecimiento industrial sin límites. Carter propuso un cambio y los demás le mostraron la puerta.

Soy de la opinión de que la actual situación económica que vivimos no es mas que el producto de una guerra de clases desencadenada por la amenaza energética que se hizo muy patente hace cuarenta años. ¡ Esto no alcanza para todos, que se mueran los feos !. Aderezada con la dependencia psicológica de la población hacia el actual sistema económico producto de los descubrimientos de Freud.

La historia no se cansa de repetirnos como acaban estas cosas.

gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1242
  • -Recibidas: 1568
  • Mensajes: 152
  • Nivel: 29
  • gentid Con poca relevanciagentid Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #101 en: Septiembre 24, 2019, 07:53:21 am »
Citar

Please go away, don´t “help” us anymore.   
Lunes, 26 de Septiembre de 2011


 El pasado 16 de Septiembre, el secretario del tesoro de los Estados Unidos Tim Geithner – el equivalente al ministro de hacienda – estuvo de visita en Europa para reunirse con los ministros de economía y hacienda europeos. Extrañamente eligieron la pequeña ciudad de Breslavia en Polonia a orillas del río Oder en la región de Silecia; la eterna y conflictiva frontera entre Alemania y Polonia y a tiro de piedra de la actual frontera con Alemania. Los políticos siempre hacen las reuniones en lugares que simbolicen sobre lo que se va a hablar, y este caso no es la excepción.

Otra aburrida y somnolienta reunión de ministros de economía que alguna reseña habrá tenido por algún lado, ya que efectivamente: solo duró media hora. Tanto aspaviento se hubiese solucionado con un par de mails y llamadas de teléfono, ¿no ?….o no.

En los detalles es donde se esconde el diablo, a mi modo de ver esta reunión ha tenido un carácter primordial en la formación de los acontecimientos que vienen. Me explico.

Los ministros europeos llegaron todos juntos en un autocar. El secretario del tesoro USA en un coche con chofer. Acto seguido Gheithner comenzó a aleccionar sobre la crisis de la dedua griega, italiana e irlandesa, que deberían apalancar el fondo de rescate de 440 miles de millones de Euros que habían creado, que así no se puede seguir, que en Europa tienen que tomar decisiones poniendo ejemplos todo el tiempo de lo que hicieron hacen y harán en los USA. Y así media horita de tenéis que hacer esto y tenéis que hacer aquello.

La primera en decir algo fue la ministro de economía Austríaca:

“ No entiendo como estando los norteamericanos peor que los europeos vengan aquí a decirnos que hacer, y cuando decimos que vamos a hacer esto y aquello dicen que no “

El ministro de economía Belga agregó:

“ Quisiera escuchar también como los norteamericanos van a reducir su déficit fiscal y sus deudas”

El presidente del eurogrupo de ministros de economía europeos puso la guinda:
“No vamos a discutir los planes de rescate financiero de Europa con alguien que formalmente no pertenezca a las instituciones europeas”

Entonces la ministra austríaca aprovechó para meter baza:

“Esperaba que al decirnos cómo ve el mundo y lo que tenemos que hacer, también estuviese dispuesto a escucharme”

Fin de la reunión, pues eso: media hora.

Resumen: ¡ Vayase señor Geithner, no le queremos por aquí, váyase y ponga en orden su casa antes de venir a decirme lo que tengo que hacer en la mía !.

Osadía como esta de Europa ante los USA no se veía desde que Francia reclamó todo su oro a los norteaméricanos en 1971, cuando enviaron barcos a New York para traerlo a Francia.

Esta oscura reunión de media hora quizás haya marcado el pistoletazo de salida para el comienzo de la divergencia de políticas económicas entre el bloque Europeo y los USA.

En anteriores posts hemos visto como el origen profundo de esta crisis tiene más que ver con saturación de mercados, concentración de riquezas y escases de recursos. El origen reciente tiene su foco en Wall Street. Estos criminales de cuello blanco buscaron la forma de tapar los agujeros cada vez más desastrosos de treinta años de especulación monetaria. ¿ Como ?, creando papeles financieros sin ningún valor y haciendo que sus amigos – en realidad subcontratistas — de las agencias de calificación les pusieran calificación AAA (la más alta, como si fuese un bono del gobierno) y se los vendieron a medio mundo. No es casualidad que las únicas agencias de calificación de deuda que existen en el mundo sean norteamericanas, es un símbolo inequívoco de poder. Gran cantidad de esos papeles llamados CDOs, CMOs, CLOs avalados con una altísima puntuación crediticia fueron a parar a los centros de dinero de Frankfurt, Londres y media Europa.

El mayor organizador de esta mega pirámide fue Goldman Sachs, un banco de inversiones norteamericano liderado en aquel entonces por Henry Paulson. Cuando estalló la crisis en el 2007, Geithner era el presidente del banco de la reserva federal de New York, es decir la sucursal del banco central en New York. Un año antes Henry Paulson abandonó la presidencia de Goldman Sachs para ocupar el puesto de secretario del tesoro – ministro de hacienda – de los USA. Se estaban preparando para la que se avecinaba. Geithner aprobó y entregó al conjunto de la banca liderada por Goldman 350.000 millones de dólares para salvarles de sus propios desmanes, mientras que a su competencia: Lehman Brothers le dejaron quebrar. Una aseguradora llama AIG – la más grande del mundo – recibió 150.000 millones de dólares de la oficina de Geithner, AIG le debía muchísimo dinero a Goldman y le hubiese hecho quebrar. La sede de AIG se encuentra en el paraíso fiscal de Panamá. Ahora Geithner ocupa el cargo de su antiguo socio: Paulson. Solo una muestra del nivel al que ha llegado el conciliabulo político-financiero en los USA.

Europa no le perdonará nunca a los norteamericanos haberles estafado de esta manera tan criminal con unos vehículos de inversión que no soportarían la mas mínima investigación de cualquier fiscalía que se precie.

De esto iba la reunión: ahora no nos vengáis a dar lecciones.

La guerra mediática ya ha comenzado. Hace muy poco el FMI – ubicado en Washington en el No 700 de la calle 19 a dos cuadras de la casa blanca – comenzó con la campaña: Europa está muy mal, Europa no toma decisiones, la catástrofe se cierne sobre Europa. No os extrañe que dentro de poco los altavoces de la banca norteamericana, agencias de calificación y demás instituciones económicas comiencen con la catarata de noticias sobre la inminente catástrofe de Europa.

¿ Por que ?

Porque los Estados Unidos están tan endeudados, con el sistema financiero tan destrozado y sin industria que solo quieren una salida: la de la hiperinflación. Es decir: imprimir e imprimir dólares para cubrir las pérdidas de todo el mundo hasta que el dólar no valga absolutamente nada.

Los europeos, si quieren que Alemania permanezca dentro del Euro, no se lo pueden permitir. Y aquí está el nudo del asunto: los norteamericanos están dispuestos a destruir al dólar con tal de salvar su sistema financiero-político. Los demás países ante un dólar destruido buscarán otra moneda en la que comerciar, y sobre todo en la que comprar y vender Petróleo. Los USA se enfrentan a esa dicotomía: o salvan a sus banqueros y a sus políticos o salvan al dólar, pero los dos no podrán convivir en un futuro.

La única alternativa creíble al dólar es el Euro…..y de esto va la guerra. Vamos a asistir a la guerra soterrada del dolar contra cualquier otra moneda que intente sustituirle. Esa es la clave en la que interpretar el torrente de noticia “horrorosas” que los medios globales comenzaran a verter sobre Europa, como si en los USA no estuviese sucediendo nada.

Los políticos griegos, aparte de tontos y retontos, son los responsables exclusivos de lo que hoy pasa en su país, se bebieron y fiestearon las ayudas europeas y los créditos; ahora no saben qué hacer. Pero existen otros personajes que proporcionaron la leña y la gasolina para montar el incendio: los bancos de inversión norteamericanos que crearon una inmensa red de ingeniería financiera para maquillar déficits y deuda del país heleno, mientras bancos alemanes y franceses compraban esa deuda. ¿ Quien lideraba a los que atizaban y atizaban el fuego en el pajar griego ?: Goldman Sachs & Secuaces. A mí no me gustan las teorías de la conspiración, pero si se quiere dinamitar al Euro esa es una buena forma: comenzar por lo más débiles….y más tontos. Solo a un tonto se le ocurre pedir un montón de créditos que no podrá pagar pensando que no va a suceder nada.

El “GRAN” problema griego es algo así como 200.000 millones de Euros, lo que representa el 1,5 % del PIB de Europa, que al día de hoy es de 18 billones de dolares. Si a esto sumamos el escenario más catastrófico de que la deuda española, italiana, portuguesa e irlandesa no se pueda pagar, eso sería otro 10% del PIB Europeo, que es importante pero manejable. En los USA se ha “ayudado” a la banca con 13.000.000 de millones de dolares, eso representa el 100% del PIB norteamericano. Recientemente el congreso norteamericano interpeló una responsable de la Reserva Federal sobre el destino de 700.000 millones de dolares en ayudas a la banca: no supo contestar a donde fue el dinero.

Europa y USA comienzan a diverger en cuanto a cómo afrontar la crisis. Europa prefiere que quiebre quien tenga que quebrar, tomar medidas con calma y con esa parsimonia europea, quitas en deudas y que no exista inflación. Los USA intentarán salvar su imperio bancario así tengan que quemar hasta el último dólar en el altar de Wall Street.

Por los momentos el Euro parece un depósito de valor más creíble que el dolar, sobre todo tomando en cuenta que la moneda en la que los ricos se refugian durante las crisis — el Franco Suizo — desde hace un mes y por decisión del gobierno Suizo tiene cambio fijo con respecto al Euro. Eso es fatal para la moneda norteamericana, por eso la visita de su secretario del tesoro — no nos hagáis esto, haced los mismos disparates que nosotros — y ante el fracaso ahora viene lo bueno: los ataques mediáticos y especulativos.

Tiempo al tiempo
——————————————————-

Actualización del 27/9/2011: comienza…o sigue la guerra mediática.
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Obama/crisis/europea/asustando/mundo/elpepuint/20110926elpepuint_19/Tes

Al parecer es Europa en exclusiva la responsable de la crisis financiera.
…y sigue y sigue, ahora desde el FMI, luego de destruir la economía asiática en 1997, la brasileña, mexicana y argentina ahora el problema es que la economía mundial se encuentra a punto de estallar debido a Europa.

http://www.elpais.com/articulo/primer/plano/punto/estallar/elpepueconeg/20110925elpneglse_2/Tes
…tiene coj*****





Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 164
  • -Recibidas: 218
  • Mensajes: 60
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #102 en: Septiembre 25, 2019, 07:38:07 am »
Citar
La Guerra Atlántica
Lunes, 3 de Octubre de 2011

Los acontecimientos de estos días, que si Grecia, las graves declaraciones de personajes pertenecientes al FMI, BM, FED, BCE, UE — toda una retaíla de siglas solo superada por el lenguaje de los ingenieros — enfundados en trajes de Armani de dos mil Euros, no son más que la cara visible de una guerra económica que ocurre justo ante nuestras narices.

Yo me pregunto si hace falta tanta gente trabajando para tantas organizaciones donde cada una de esas siglas esconde detrás lujosos edificios en zonas caras, viajes en primera clase, sueldazos y un largo etcétera que vale una fortuna para haber acabado en este monumental desastre económico al que hoy asistimos.

Lo que siempre tienen en común todas las crisis es que los recursos no alcanzan para todos, entonces comienza la pelea por los despojos y el sálvese quien pueda. En el hundimiento del Titanic las personas no hacían colas ordenadamente para abordar los escasos botes salvavidas, mujeres y niños primero y todas esas monsergas; a punta de pistola embarcaron unos cuantos y a mas de un niño y su madre habrán arrojado por la borda.

Hoy asistimos a una guerra económica entre el bloque Anglosajón compuesto por los Estados Unidos e Inglaterra contra Europa encabezada por Alemania y Francia. Es una guerra exclusivamente del mundo desarrollado, se trata de especuladores — los anglosajones — contra productores: los teutones. Los anglosajones llevan tiempo dedicados a vivir sin trabajar, es decir: a tratar de producir dinero con dinero, o sea mover papeles financieros de aquí para allá. Los teutones llevan toda la vida creando una industria potente. Los anglosajones juegan con ventaja: tienen el dolar, moneda de reserva internacional. Los teutones se inventaron el Euro.

Esto de la moneda de reserva es denominado de esta forma tan confusa para que nadie entienda el inmenso e imperial privilegio que posee quien detenta dicha moneda. El dolar es utilizado actualmente como moneda de intercambio para el comercio internacional. Es decir: si usted quiere importar digamos Petroleo desde Arabia Saudi, primero debe conseguir los dólares ya que es lo único que aceptan estos señores. Para conseguir esos dolares usted debe exportar algo y cobrarlo en dólares. En realidad todas las importaciones y exportaciones de los países son un trueque: cambio plátanos por teles de pantalla plana, o Mercedez Benz por películas o cocos por manzanas, solo que antes de consumar el trueque los participantes tienen que tener dólares, por lo tanto la mayoría de los países deben exportar algo si quieren importar: es la única forma de conseguir dólares.

Claro a menos que usted sea quien los imprime, y este es el caso de los Estados Unidos. Esta nación tiene el inmenso privilegio en el mundo de no necesitar exportar para importar baratijas chinas, plátanos de Costa Rica, cochazos alemanes, irse de vacaciones a donde quieran, en fin: comprar lo que le de la gana en el mundo. Si las exportaciones no alcanzan entonces llaman a la Reserva Federal y esta les envía mas dólares. En realidad la diferencia entre importaciones y exportaciones le salen gratis: nadie ha trabajo para pagarlas.

Y ese es un inmenso privilegio: el país que detente la moneda de reserva mundial no necesita que su economía sea competitiva, que los salarios estén ajustados, que la inflación sea baja — su inflación la exporta a los demás –, que los políticos sean responsables de forma de poder exportar para importar. Simplemente el país entrega unos papelillos que imprime y los demás les envían de todo a sus puertos.

Esto es un chollo inconmesurable y es el tributo que todo el mundo paga a la gran potencia mundial surgida en la segunda guerra mundial.

Pero los amigos de Norteamérica se han estado comportando de forma irresponsable desde hace treinta años, dedicados a la especulación y al handerklander financiero cuando no a la estafa y al robo utilizando eso tan precioso que los demás acordaron en darles: la moneda de reserva. Para ser justos no solo los amigos de Norteamérica, pero también sus socios ingleses que también viven del dolar, ya que son los encargados de guardarle los dólares a los jeques árabes, por lo que disponen de una corriente de dólares por los que ellos no han tenido que trabajar y que les sirve para hacer sus cositas por el mundo.

Contra esto se encuentra Europa continental que desde la segunda guerra mundial ha vivido bajo estas reglas: debes exportar para poder importar. Es decir: tu si tienes que trabajar para comprar tus importaciones. Sobre todo la más importante: el Petroleo. Hasta que se les ocurrió lo del Euro, liderado por Alemania que también deja que los franceses saquen pecho y metan baza.

Y de esto va la guerra: quien será ahora el que tendrá el privilegio de no tener que trabajar para comprar sus importaciones. ¿ Europa-Euro o Anglosajones-Dolar ?. Esto es el privilegio de los privilegios y su actual detentor — los USA — no dejará que eso deje de ser así por las buenas, a pesar que la previsible caída del dolar es responsabilidad suya, solo suya y de su banco central que ha inundado al mundo en dolares bien sea vía inversiones financieras que rayan en la locura o bien sea simplemente imprimiéndolos para pagar cosas.

El asunto es tan escándaloso que desde desde hace cuatro o cinco años la Reserva Federal dejó de publicar un dato conocido como el M3, que es el principal indicador del crecimiento de la masa monetaria. Es decir: no quiere que nadie se entere de cuantos dólares hay en circulación. Los principales datos económicos que debe producir un banco central son dos: el interés y la masa monetaria, es decir: cuanto dinero hay disponible y cuanto cuesta. En los Estados Unidos desde hace tiempo que el interés es de 0% a efectos prácticos y la masa monetaria: no se sabe.

Una moneda manejada así no puede ser reserva de nadie y lo saben perfectamente. De aquí la guerra, ya que el Euro aunque no mucho mejor manejado se perfila como moneda de reserva.

La guerra mediática de estos días: que si Europa es un peligro, que si el colapso europeo, que si los PIGS, que si Grecia, que si la catástrofe europea que destruirá la economía mundial no es mas que la división mediática de la finanzas anglosajonas haciendo el trabajo que sus generales les han encargado. Hay que sembrar miedo para que la gente se refugie en el dolar.

Esta guerra se lucha en dos planos. El estratégico — de largo plazo — que tiene que ver con la moneda de reserva internacional y el táctico — en el corto plazo –que tiene que ver con los acontecimientos que comienzan a asomar por el horizonte.

La banca anglosajona sabe perfectamente cual es el problema: el gobierno de los Estados Unidos con un deficit fuera de control y que acabará o en impagados o en una catarata de dólares impresos exclusivamente para pagar sus cosas. Ambas soluciones son malas y eliminarán de un plumazo gran parte de la riqueza de todo el que la tenga en dólares.

La banca Europea y la Anglosajona se deben mutuamente aproximadamente lo mismo. Es lógico ya que representan áreas económicas con PIBS parecidos y un intenso intercambio. En caso de un problema financiero grave, pero grave de verdad estas bancas podrían netear el valor de sus deudas cruzadas sin mayor problema y entonces veríamos como el valor de los activos que dicen tener se reduce a la mitad, pero no tendrían mayor problema de liquidez. Lo que si podría hacer una gran boquete a la banca anglosajona es la deuda con su principal cliente: el gobierno de los Estados Unidos y por esto quieren cobrar la parte que les debe Europa. Quieren atrincherar sus tesorerías con dólares provenientes de ventas de Euros antes de que estalle el problema de la deuda del gobierno USA. Esta es la escamaruza en la que se lucha en estos días.

Por ejemplo no se habla que lo que pasa con el gobierno de USA.  El déficit fiscal del 2009 y 2010 fue del 10% del PIB, el de este año va camino al 11%, esas son la cifras oficiales. Si nos atenemos al aumento de la deuda federal año a año para cubrir ese déficit tenemos que el gobierno de los USA se endeudó por dos billones (millones de millones)  de dólares en el 2009 lo que corresponde a un déficit del 15% del PIB, los cálculos para el 2010 arrojan una cifra algo menor. La deuda total del gobierno federal asciende al 100% del PIB o sea a catorce millones de millones de dólares.  Para poner esto en perspectiva tomemos en cuenta que un palet de 1×1x1 metro de billetes de cien dólares equivale a cien millones. La deuda norteamericana equivale a un rascacielos con una planta de veinte por veinte metros y una altura de 120 pisos construido enteramente de palets llenos de billetes de cien dólares. Ese edificio crece a razón de diecisiete plantas al año.

Pero el problema es Grecia con un deficit del 8% del PIB, una deuda del 100% del PIB y una economía setenta veces más pequeña que la norteamericana. La deuda Griega es de 200.000 millones de Euros, el problema de la deuda norteamericana es de catorce millones de millones de dólares, casi el 25% del PIB mundial.  Peo el problema es Grecia. Si nos atenemos a las cifras de déficit fiscal el estado Griego con un 8% se encuentra mejor administrado que el norteamericano con un 10-15%. Al parecer los corruptos —que lo son— e ignorantes políticos Griegos son mejores administradores que los incorruptibles y relucientes políticos norteamericanos. Pero el problema es Grecia: la guerra mediática en todo su esplendor.

Mientras tanto el Eurocore maneja las noticias de forma tal que el Euro no se aprecie mucho y no asesine sus exportaciones. Ahora dejo filtrar que no vamos a rescatar a Grecia…y el Euro baja…ahora que si los bancos españoles….y el Euro vuelve a bajar….despues que si Italia y bajamos otras décimas, mientras la potente industria teutona exporta casi cien mil millones de Euros al mes.

Por otra parte  el Eurocore actúa con una lentitud y una parsimonia digna de San Francisco de Asís. ¿ Por que ?. Porque le conviene: sabe que el tiempo juega a su favor y solo es cuestión de dejarle pasar hasta que la gran crisis de los mil demonios se desate en torno a la deuda y al déficit fiscal norteamericano. En ese momento los USA tendrán varias opciones, intratables todas por igual.

La primera: subir impuestos, implantar el IVA y eliminar el escaso estado de protección social como en Grecia. Como están las cosas con el desempleo en records históricos, los bancos rescatados y repartiendo bonus y megasueldos con dineros públicos, veinticuatro millones de habitantes sin cobertura médica de ningún tipo. ¿ Ahora nos van a subir los impuestos ?. Los disturbios callejeros serían de órdago y esto es lo que mas temen los políticos: que se pierda la supuesta legitimidad que los mantiene en su sitio. Por otra parte la subida de impuestos sería inútil, solo hay que ver que la riqueza acumulada por los grandes megamillonarios norteamericanos asciende a 1.3 billones de dólares; aun si el gobierno federal les confiscara todo no tendrían ni para comenzar.

La segunda: recortar drásticamente el gasto militar. Los Estado Unidos gastan mas en defensa que los quince paises que le siguen en gasto todos juntos. Este aparato cuesta 700 mil millones de dólares al año (el 20% del presupuesto)  y consume dos millones de barriles de petroleo al día. Esta opción tampoco será posible ya que existen poderosos intereses — contratistas, industrias, dinero al fin y al cabo — en torno a que esto siga así y por otra parte esto le obligaría a desmantelar buena parte de sus 737 bases militares repartidas en 150 países a lo largo y ancho del mundo, aparte de tener que replegar los casi 400.000 efectivos que operan estas instalaciones hasta dentro de sus fronteras. Se acabó el imperio.

La tercera: monetizar el deficit. Es decir: decirle a la reserva federal que imprima billetes y se los de al gobierno para que pague sus cositas. Esta es la alternativa más probable — huida hacia adelante — solo que bajo este escenario con toda probabilidad habrá una salida masiva del dolar y perderá su carácter de reserva internacional y por lo tanto los norteamericanos tendrá que exportar para poder importar. Es decir: sus importaciones — sobre todo el Petroleo — les costará trabajo.

Cualquier salida es mala para USA y esto tanto los estrategas del Eurocore como los de USA  lo tienen claro y de aquí la prisa de los últimos  porque Europa “haga algo” y la lentitud y parsimonia de los primeros en hacer algo cuando algo hacen. Y en estas estamos. El problema no es Grecia, España o Italia, esos son grandes problemas pero para los Griegos, Españoles, Italianos y los criminales que les gobiernan. El juego es otro. En realidad son juegos concéntricos donde las apuestas son más grandes a medida que unos círculos encierran a los otros.

Europa juega a la prudencia, a ver el cadáver del complejo anglosajón pasar por el río y que el follón le salpique lo menos posible. Sabe que no tiene grandes ejércitos para meterse en aventuras imperiales en el mundo y ya tuvo bastante de eso en los siglos pasados con resultados desastrosos. Por otra parte los anglosajones no se resignaran a perder ese privilegio — el que el dólar les concede — sin cometer alguna locura, por lo que hay que ser cauto: hay auténticos psicópatas al timón y están fuertemente armados. Si el Euro llega a ser divisa de reserva internacional no será porque Europa lo imponga a punta de pistola, será porque ante la caída del dólar los demás países lo adopten o acuerden algún otro medio de pago internacional.

Pienso que la Unión Europea tendrá que llegar a algún tipo de acuerdo estratégico con la Unión Soviética, tiene lo que le falta a Europa: armas, energía y recursos naturales, aparte de 100 millones de habitantes que consolidaría al bloque Europeo como la economía más grande del planeta. Permitiría a los países europeos comprar energía en Euros y a los alemanes exportar en Euros, pero esto sería un misil directo a la OTAN y levantarían marejadas que cruzarían el Atlántico directamente hasta Washington y Wall Street.

En el fondo la guerra va de atlantistas contra europeistas. Con toda probabilidad a España le desenchufaron el crédito desde el Eurocore por su histórica fascinación con el atlantismo. Las rancias élites españolas siempre han sido muy USA por aquello del anticomunismo. El Eurocore nunca le va a perdonar a Aznar (Anser para los amigos) su ridículo periplo megalómano cuando la invasión de Irak. !! Deja de estar haciendo la pelota a Washington que somos nosotros desde aquí, desde Berlín y Paris los que te prestamos el dinero !!. También recordemos el poderoso acercamiento de Zapatero a Obama en los primeros días, si aquellas visitas con la fotos de las góticas…¡ país !. De un tiempo acá la relación se ha enfriado…sobre todo desde que el Eurocore ha comenzado a mandar en España por todo el cañón.

El precio de la previsible caída de USA será menos democracia para las personas comunes. El que una Europa llevada desde Bruselas, con un presidente y unos ministros europeos elegidos por nadie, un socio Soviético donde la democracia brilla por su ausencia y el bloque asiático liderado por la antidemocrática China, con toda seguridad provocará que si ahora hay poca democracia en el futuro habrá aun menos.

Entre las muchas cosas que China exporta, también exporta la idea de que una economía capitalista necesariamente no requiere de una democracia. Los USA exportaban todo lo contrario: capitalismo y democracia van juntos, cuando exportaban cosas….claro.

gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1242
  • -Recibidas: 1568
  • Mensajes: 152
  • Nivel: 29
  • gentid Con poca relevanciagentid Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #103 en: Septiembre 26, 2019, 07:44:21 am »

Citar

Los Rendimientos Decrecientes no son para tomárselos a broma.    
Miércoles, 12 de Octubre de 2011


 En el colegio donde estudian mis hijos han implementado un novedoso sistema para pagar la comida en el comedor. A cada niño le dan un “chip” RFID y cada vez que pasa con la bandeja por un arco que han instalado a la salida del área donde sirven la comida le descuenta los cinco euros que vale. El chip se recarga por internet en un sitio web donde hay que meter el número de serie del chip — a menos que usted disponga de un lector USB de chips RFID en su ordenador — luego debe dar un número de tarjeta de crédito o cuenta bancaria para acto seguido introducir la cantidad a precargar en el chip. Antes de hacer nada de esto usted se ha tenido que dar de alta en la página web, introducir su nombre de usuario, password, nombre, dirección, escuela, etc,etc. Al cabo de un rato llega un mail pidiendo confirmación donde hay que picar sobre un link que le lleva a otra página web donde se cierra la transacción. Eso si usted ha dado una cuenta de banco. En caso de tarjeta de crédito la cosa es un poco diferente, ya que con anterioridad a todo esto debe usted darse de alta en un tinglado que se llama Verisign, desde donde le envían un SMS a su móvil con una clave. Cuando llega el email usted debe meter la clave en la página a donde le ha llevado en link para completar la transacción. Ahora si usted decide pagar con PayPal debe ir a la página de PayPal donde debe recargar su cuenta con la tarjeta de crédito para luego recibir un mail de confirmación donde debe meter el código que llegó por SMS y finalmente proceder a recargar el chip RFID de su hijo con el número de cuenta de PayPal de forma que el pobre pueda comer en el comedor de la escuela.

Ya llevábamos media hora tratando de “recargar” el dichoso chip de mi hijo y todavía faltaba el de mi hija. Entonces pregunto:

- ¿ Pero se puede pagar en efectivo ?
A lo que mi hijo responde:
- Si.
Pues toma el dinero para la semana y pídete lo que más te apetezca o te hacemos un bocadillo y fuera.
- Y yo y yo, dice mi hija.
Tu también princesa, toma aquí tienes.
¿ Por qué cuernos algo que es tan sencillo como pagar en efectivo es substituido por semejante tinglado y encima lo venden como una mejora ?.

Otra.

Donde vivimos ahora tenemos lavavajillas. Vamos aquello no limpia los platos ni “pa-tras”. La conversación con mi mujer es más o menos la siguiente.
- Es que esto deja los platos sucios
- Claro es que no les pasas un agua antes de meterlos. Dice mi mujer
- No si les pase un agua, digo.
- Debe ser que nos les pasaste “bien” el agua, hay que quitarles toda la comida que tengan pegada.
- O sea, los lavo ¿no?.
- No, no es “lavarlos” es pasarles un agua “bien”.
- Pero mira estas ollas, salen asquerosas.
- Es que las ollas hay que lavarlas “aparte”.
- Y estos vasos están pringados de grasa y cal.
- Claro es que no has puesto el “abrillantador”
- Y el dichoso lavaplatos huele a rayos.
- Es que no le pones el producto de limpieza.
- ¡ Este cacharro es un timo hombre !
- No, no es un timo, mi hermana tiene uno y está muy contenta.

Resulta que para hacer funcionar el cacharro primero hay que “pasarle bien un agua a los platos”, poner el jabón, el abrillantador, la sal en no sé dónde y cada tantos lavados hay que comprar un tratamiento de desinfección que viene en un bote y echárselo. Eso sí: cuando “se le pasa el agua bien” los platos salen limpios.

Mi formación de ingeniero me impulsó a investigar el por qué el lavavajillas es un aparato tan “ñoña” , y que mejor que investigar cómo funciona un lavavajillas de los que utilizan los que viven de esto, es decir: restaurantes y hoteles. Pues resulta que un lavavajillas profesional – o sea de los que si funcionan – tiene una bomba de alta presión que lanza potentes chorros de agua a unos cuantos bares contra los platos, esta bomba es redundante, el lavavajillas trae un descalcificador o una pequeña planta de ósmosis inversa para descalcificar el agua y no manchar de cal los platos. Lleva una soplante de aire caliente para el secado, bombas dosificadoras de productos químicos donde se conectan las garrafas de jabón y un desinfectante muy potente ya que cada tantos lavados realiza un ciclo de desinfección. Por otra parte el desagüe de dicho aparato posee un triturador eléctrico para moler todos los restos de comida antes de enviarlos al desagüe y así evitar embozamientos y malos olores. Total que esta maravilla de la tecnología vale entre dieciocho y venticuatromil Euros. Eso sí: deja los platos que “pa que”. Un lavavajillas industrial más o menos decente junto con sus equipos auxiliares ocupa una superficie de unos dos por dos metros y requiere la visita periódica de un técnico que sepa.

El lavavajillas doméstico funciona con la presión de la red, es decir unos dos bares en lugar de veinte, posee un descalcificador de juguete — ese agujero donde se pone la sal –, no tiene triturador y de ahí los malos olores y seca con una resistencia en lugar de con una soplante y de ahí su enorme gasto de energía. Vamos: un timo.

- ¿ Por que ?.
- Porque el que funciona de verdad vale veinticuatromil más trescientos al mes de mantenimiento. El de la cocina vale setecientos Euros.
- ¿ Por que las personas compran el de la cocina ?.
- Porque no tienen dinero ni sitio para el que si sirve.
- ¿ Y porque no lavan los platos a mano, total no son tantos y de todas formas “hay que pasarles un agua bien pasada”…o sea: lavarlos.
- Porque les han vendido que con este cacharro de setecientos Euros “no tendrán que lavar los platos”.
- ¿ Y porque alguien vende algo que funciona tan mal e inclusive crean una industria alrededor de esto ?.
- Porque “se vende” y sube el PIB.

De esto van precisamente los rendimientos decrecientes: en lugar de pagar en efectivo pago con un chip que a su vez pago con una cuenta de PayPal que a su vez pago con una tarjeta de crédito que a su vez pago con una cuenta bancaria y también tengo que tener ordenador, ADSL, antivirus, etc. O en lugar de lavar los platos a mano en un momento los lavo con una maquineja donde antes de meterlos hay que “pasarles bien un agua….. pero bien, bien”, no lava ollas ni sartenes y hay que comprar además unas pastillas “especiales” de jabón, abrillantador, sal y desinfectante para los malos olores. Luego la máquina se tira un par de horas erre-que-erre.

La ley de los rendimientos decrecientes es universal y se aplica a todo. No produce el mismo beneficio ni utilidad el tomar un vaso de agua luego de estar perdido en el desierto que tomarse un vaso de agua después de haber tomado otros cincuenta. Es más: probablemente esa agua ya comience a hacer daño. Todas las necesidades se satisfacen de esa forma: asintóticamente. El primer vaso luego de salir del desierto sabe a gloria, el segundo y hasta un quinto también. A partir del séptimo ya la cosa aburre y con toda seguridad el veinteavo ya comienza a repugnar para comenzar a ser un peligro para la salud cuando se llega al número cuarenta.

Eso es lo que pasa cuando se quiere satisfacer una necesidad y una vez satisfecha se quiere seguir con lo mismo de siempre. El síntoma inequívoco es que comenzamos a hacer exactamente las mismas cosas de antes pero de una forma endemoniadamente complicada, como en lugar de pagar en efectivo en el comedor paguemos con un chip que…bueno, ya sabéis de que va. Esto provoca que el sistema no sea “mejor” en realidad provoca que el sistema sea más débil ya que al aumentar la complejidad y poner de por medio mas y mas cosas, al fallar cualquiera de ellas falla todo. Yo les doy dinero a mis hijos, ellos pagan en el comedor y comen. De la otra forma para que ellos puedan comer la conexión a Internet de mi casa debe funcionar, el servidor de la escuela debe funcionar, el de PayPal también, el de la tarjeta de crédito, el del banco, debe haber electricidad, el arco que lee los chips debe funcionar y poder comunicarse con el servidor del cole para descontar el saldo. Vamos: un milagro que los niños puedan comer. ¿ Todo esto para nada ?, si para nada menos para el que le vendió la fantasmada de los chips al cole: su negocio funciona y genera PIB. Este es un negocio que vende rendimientos decrecientes. ¿ Por que ?, porque algo habrá que vender ¿no?.

Otra característica de un sistema en rendimientos decrecientes es que se piensa que sus problemas no provienen de querer hacer lo mismo de siempre pero de una forma más complicada, piensan que el problema es que no lo hacen lo suficientemente rápido. Entonces la cosa es peor ya a al mismo tiempo que intentan hacer lo mismo de antes pero con más complicación intentan hacerlo más rápido y sin madurar el asunto, por lo que todo comienza a salir mal.

Llevamos décadas metidos en una espiral de rendimientos decrecientes. Yo me atrevería a decir desde finales de la década de los setenta y todo el tinglado hace eclosión en estos días. Solo hay que mirar alrededor y percibir la complicación existente hasta para las cosas más simples.

No debemos confundir el desarrollo tecnológico con la satisfacción de las necesidades humanas, no tiene nada que ver. Internet está ahí, es un gran vehículo para aprender lo que sea y para un sin número de cosas, pero es un pésimo instrumento para pagar la comida del cole.

La dinámica de los rendimientos decrecientes lleva a la sociedad a siempre mayores niveles de complicación y velocidad, llegando a convertirse en una especie de sociedad maníaca donde todo es un galimatías veloz y el resultado siempre es el mismo: mal.

Hace sesenta años habían colas de dos años para adquirir un coche, ahora los fabricantes persiguen con propaganda, promociones, planes especiales, viajes a no sé donde a los consumidores que no necesitan de tantos coches, que ya no caben en las calles ni en las aceras y que en realidad se han convertido en un incordio por aquello del aparcamiento. Al mismo tiempo las fábricas de coches siguen con la producción a todo gas. Ellos mismos saben que sobra el veinte por ciento de la producción y solo hacen mirase los unos a los otros a ver quién será el que pasará a formar parte de ese veinte por ciento.

Tome usted cualquier modelo de coche, entre opciones, motorizaciones, colores y accesorios de cada modelo existen casi 1000 variaciones. Esas son mil variaciones de cada modelo de cada fabricante. En el catálogo de Amazon existen 1920 modelos diferentes de televisores, 600 modelos de cámaras compactas , 450 modelos de cámaras SLR y 1500 tipos de lentes para esas cámaras. En total se ofrecen 5.259.635 diferentes productos electrónicos.
Si eso no es sobreproducción y rendimientos decrecientes que baje dios y lo vea.

Mientras más fabricantes intentan fabricar y vender lo mismo y más se pisan los unos a los otros, mas piensan que el problema son los costes y a la final lo paga el más débil: el empleado. El problema en realidad es que a la sociedad occidental no se le ocurren nuevas ideas desde hace décadas, ni siquiera se le ocurre atacar antiguos problemas latentes como el acceso a la vivienda. El problema en las empresas y en toda la economía se lo achacan a los costes, que son muy altos y de aquí la lógica del lavavajillas: “no sirve pero es barato”.

En 1961 un SEAT 600 valía casi lo mismo que un piso (65.000 pesetas) y había cola de dos años para comprar uno. Al día de hoy un coche muchísimo mejor vale un décimo de lo que vale un piso y hay que perseguir y engañar a los consumidores para que compren algo: el problema no son los costes. Lo importante es la necesidad, si de verdad hubiese necesidad de tanto coche las personas harían cola frente a los concesionarios.

Todo esto se traduce en rendimientos decrecientes del capital. Cada vez las inversiones industriales son menos rentables por lo que dejan de ser atractivas. ¿ Que hacemos entonces con todo este dinero ?. Pues nos dedicamos a intentar ganar dinero con dinero y el mundo financiero de financiar a la industria pasa a financiar un galimatías especulativo que pocos entienden pero que busca encontrar la rentabilidad que ya no consigue en la industria: intenta buscar rentabilidad en sí mismo. Y todos sabemos que eso no es posible, pero de ilusiones también se vive.

Entonces el capital, siguiendo con la ley de rendimientos decrecientes, también quiere seguir haciendo lo mismo de siempre pero de forma cada vez más complicada….y rápida, degenerando en el actual estado donde es más importante ganar cinco milisegundos en hacer tal o cual transacción que buscar un negocio industrial con nuevas ideas. El PIB del mundo es de unos 60 billones de dólares y se estima que hay unos 750 billones de dólares circulando. Esto quiere decir que existe muchísimo capital en circulación buscando una rentabilidad que la economía real no puede proporcionar y este es el problema de fondo de la crisis a la que hoy asistimos. La economía real tendría que multiplicar por más de diez sus beneficios para que esos 750 billones lleguen a significar algo. La masa salarial representa aproximadamente el 20% de los costes por lo que así todo el planeta trabajase gratis y sin ningún tipo de cobertura social lo más que se podría llegar a justificar como capital real serían 12-15 billones, el resto de esos setecientos y tantos tendría que desaparecer.

Si el mundo fuese una empresa sus ventas anuales ascenderían a 60 billones de dólares. Supongamos que fuese un muy buen negocio y que genere el 10% en beneficios luego de impuestos, es decir: 6 billones. Estos serian los réditos disponibles para resarcir a esa masa de 750 billones que anda a la búsqueda de dividendos. Con estas cuentas el capital disponible en el mundo rendiría bastante menos del 1%. Eso quiere decir que es imposible que la economía real genere los dividendos que la cantidad de dinero y por lo tanto de capital existente requiere, por esto el capital se enroca sobre si mismo buscando dividendos no en la economía productiva sino dentro de sí mismo: especulando los unos contra los otros.

Pero es imposible que especulando los unos contra los otros todos ganen dinero. Algunos ganarán, pero para el resto las pérdidas serán inmensas. Y aquí estamos. La cosa ha llegado a ser tan enfermiza que hoy es más importante tener una línea de comunicaciones rápida conectada a los ordenadores de las diferentes bolsas que invertir en industrias con cara y ojos. El mundo degenera en un ictus frenético donde las acciones de las empresas son vendidas y compradas cientos de veces por segundo sin importar la buena o mala marcha de esa industria y donde nadie sabe muy bien lo que pasa ni lo que hace. Solo el mercado de derivados suma unos 400 billones de dólares. Esos son productos financieros que no cotizan en mercados abiertos tales como la bolsa, en su lugar son productos “over the counter” eufemismo para decir que son productos que se compran y se venden los banqueros entre sí a precios pactados entre dos personas y que nada tienen que ver con la realidad.

Si el mundo tiene un PIB de 60 billones de dólares, unos 12 billones serán beneficio bruto –un 20% –. Eso arroja una cifra probable de entre 50-60 billones de dólares en capital invertido. El resto hasta llegar a los 750 billones es capital ficticio que tarde o temprano desaparecerá debido a que no se encuentra soportado por ninguna actividad productiva. Como mínimo las nueve décimas partes del dinero que circula hoy día en el mundo es ficticio, es producto de préstamos de unos supuestos inversores en realidad dedicados a especular. Tarde o temprano todo ese dinero tendrá que desaparecer.

No importa cuanto recorten salarios y beneficios sociales: nunca, pero nunca ni en sus más salvajes sueños la economía planetaria llegará a producir las suficientes rentas para satisfacer las pretensiones de tamaña montaña de dinero. De esos 750 billones, estimo que capital real es decir capital invertido en activos tangibles productores de réditos y capital de trabajo – cuentas por pagar de clientes, etc — será como máximo-máximo el valor del PIB mundial más digamos un 50%, o sea unos 90 billones de dólares que redondearemos en 100. De ahí hasta 750 billones es dinero que no representa absolutamente nada, y es dinero que tarde o temprano tendrá que desaparecer.

Y en estas estamos.
Desde donde ahora vivo puedo contemplar los inmensos edificios del centro financiero de Frankfurt. En el cristal de la ventana desde donde escribo esto, uno a uno se pueden ir tachando los inmensos rascacielos que los gobiernos han tenido que ir rescatando o que están con problemas. El majestuoso edificio de UBS a escasas cuadras construido en el antiguo jardín de la mansión Roschtild, mas allá se ven los casi sesenta pisos de Dexia y el edicicio del Commerzbank. Miles de jóvenes vestidos todos iguales de traje oscuro, corbata roja o azul y camisa celeste o blanca pasan por frente a mí puerta todos los días camino a esas inmensas moles: a seguir perdiendo dinero y a continuar con el desapalancamiento masivo al que asistimos hoy día, mientras los políticos creen que prestándoles más dinero podrán devolver los préstamos que han tomado para hacer las desastrosas inversiones en que se han metido.

Solo mentiras y más mentiras, el desapalancamiento continuará llevándose a muchos por delante. Desde hace décadas que debimos de haber cambiado de rumbo. El desapalancamiento, o sea la cantidad de dinero que se perderá equivaldrá a casi diez años de PIB mundial. El dinero del que dispone el estado es un submúltiplo de esta cantidad por lo que es imposible que ningún estado les pueda rescatar, es como ver a los políticos poniendo el dedo en el chorrito de agua que sale de la presa, mientras siguen apareciendo inmensas grietas.

Yo creo que la situación es irrecuperable.




Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 164
  • -Recibidas: 218
  • Mensajes: 60
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #104 en: Septiembre 27, 2019, 06:55:43 am »
Citar
¿ Delante de que edificio hay que protestar ?
Martes, 18 de Octubre de 2011

En estos días los diferentes medios de desinformación se empeñan en traer expertos económicos a sus programas para tratar de dilucidar las causas, efectos y el previsible desenlace de la actual crisis económica que azota al planeta sobre todo a su parte desarrollada. Siempre se comienza con un recuento que arranca con la crisis de los CDOs, las hipotecas en USA, Lemman Brothers y la historia que ya todos conocemos. El clímax se alcanza cuando se llega a la pregunta de siempre:

¿Pero quién es el responsable de todo esto?

La mayoría de los expertos responden cosas como:

Nadie, esta crisis era inevitable.

Son los ciclos de euforia/depresión del capitalismo.

Es la codicia de las personas, todos somos culpables.

O la culpa es de los ricachones que se encuentran el el balcón de la foto, que tranquilamente sorben de su copa de champán  – los norteamericanos no diferencian el champán bueno del malo, pero bueno —  a la vez que se ríen y llaman hippies perroflautas a los del movimiento de ocupar Wall Street que montan follón en la calle.

Existe una pequeña minoría que señala exactamente el origen de la crisis, pero al parecer son la minoría olvidada. Los economistas críticos con la sobreproducción y los intereses creados alrrededor de la misma son olvidados sistemáticamente. Como ejemplo tenemos, a mi modo de ver, al más grande de todos ellos: John Keneth Glabraith, un economista que abordó la economía como lo que es, una ciencia política y no una ciencia exacta —- como la física o la química — que es lo que los economistas del  establishment quieren que creamos para ganar credibilidad y de paso vendernos que lo que pasa es inevitable: se trata de inmutables leyes naturales.

Esta crisis tiene su origen profundo en el  agotamiento del sistema producción-consumo en los países desarrollados y un origen reciente debido a importantes cambios en la leyes que regulan al sector financiero de estos países.

El origen profundo es el señalado es pasados posts:

Saturación de mercados debido a la insistencia en el crecimiento material una vez resuelto  con creces el problema de la supervivencia física.

Falta de nuevas ideas en cuanto a necesidades de la población a satisfacer: se pretende seguir creciendo hasta el infinito haciendo lo mismo de siempre.

Llegada de generaciones poco pobladas a la madurez en los países desarrollados lo que ralentiza el crecimiento de la demanda.

Cambio tecnológico profundo donde la automatización y la robótica provoca que cada vez la mano de obra sea menos necesaria, de ahí que baje su renta y la demanda se vea disminuida.

Esto reduce la rentabilidad de las inversiones que financian a la economía productiva por lo que el capital desesperadamente intenta buscar otra vía de conseguirla.  Y aquí nos encontramos con el problema de diseño que la sociedad industrial arrastra desde que nació. El imperativo de crecimiento no es debido a unas supuestas y urgentes necesidades materiales de la población – eso era cierto hace sesenta años –, es debido a las necesidades de devolver los intereses del capital que en forma de préstamos financian las actividades productivas. Es decir: el verdadero impulsor del crecimiento es el mantenimiento de la estructura financiera.

El otro imperativo es el mantenimiento del empleo, ya que la mayoría de la población vive de vender su trabajo al aparato productivo y nunca se ha abordado desde la política – porque el problema no es económico, es político – el asunto de a que se va a dedicar la mayoría de la población cuando sus servicios no sean necesarios dentro del aparato productivo industrial. Es decir: de que van a vivir cuando para producir de todo solo haga falta emplear al cinco por ciento tal como ahora sucede con el sector productor de alimentos que emplea al tres por ciento de la población económicamente activa y producen alimentos para todos sin ningún problema.

Todo este inmenso cambio  — sobre todo tecnológico — debería permitir a las personas el trabajar menos y vivir mejor. Pero en su lugar se transforma en un infierno debido a la insistencia de los intereses creados alrededor del aparato productivo de seguir con lo mismo que venimos haciendo desde que comenzó la era industrial hace doscientos años.

Una economía saturada de productos de consumo, con una productividad altísima debido al cambio tecnológico, con una población que no crece si no es por la inmigración, que poco a poco se ha ido quedando sin nuevas ideas y pretende seguir con lo mismo no puede soportar un escenario de pleno empleo y un sistema financiero de reserva fraccionaria que cobre intereses y por lo tanto obligue a la economía a crecer y crecer para devolver esos intereses. Es imposible.

A lo largo de los años se observa la disminución progresiva en los rendimientos de las inversiones productivas, sobre todo si se toma en cuenta la cantidad de capital utilizado en vender, es decir en estimular la demanda en base al marketing y la publicidad. En algunos sectores, como el de la telefonía móvil esto supone casi un 25% de la facturación. El capital en su desespero ha intentado buscar rentabilidad en otro sitio y para esto están los políticos.

Los mercados no son una entelequia suspendida en el vacío y que no se sabe muy bien de donde vienen. Los mercados son el producto de leyes y regulaciones, no son más que un conjunto de relaciones de intercambio enmarcadas dentro de unos límites establecidos por la ley. Por ejemplo, usted no puede cobrar sus deudas a punta de pistola así tenga toda la razón del mundo: tiene que acudir a los tribunales por muy bien o mal que funcionen. Es una ley en la mayoría de los países y define algunos límites dentro del mercado.

Los mercados los crean los estados y por lo tanto los políticos.
En realidad son una entidad legal.

Durante la pavorosa depresión mundial de 1930 los políticos de entonces aprendieron unas cuantas cosas sobre la regulación de los mercados financieros, por lo que establecieron lo siguiente:

La banca comercial que es la que crea el dinero fiduciario – dinero de la nada – solo puede prestarlo  para montar industrias o negocios. Es decir: solo puede financiar a la economía productiva. Prestar dinero para actividades de especulación financiera se encuentra prohibido.

Esto tiene una lógica impecable, ya que el dinero prestado es dinero traído del futuro y que devenga intereses, por lo tanto la única forma de devolverlo de forma medianamente sostenible y en un ambiente de recursos naturales ilimitados – cosa que está dejando de ser cierta, las cosas malas nunca vienen solas — es mediante actividades productivas.  En un mercado de especuladores financieros con dinero prestado  es inevitable el colapso; nadie será capaz de reproducir su dinero si otro no lo pierde ya que ninguno de los actores produce nada.

En la banca comercial los depósitos se encuentran garantizados hasta cierto punto por el estado y el mismo es quien vela por que estas entidades solo se dediquen a lo que les es permitido.

Para el que se quiera dedicar a la especulación financiera y a las emociones fuertes existe otro circuito: la banca de inversiones.  Esta banca no puede crear dinero fiduciario, no puede conceder préstamos ni pedirlos a otras instituciones ni al banco central. Simplemente recibe depósitos de sus clientes para invertir. Los fondos no se encuentran garantizados por lo que cada quien debe saber lo que hace.

Con el tiempo se creó una tercera banca, la hipotecaria con el objetivo de facilitar la construcción de viviendas, por lo que solo se le permite eso: conceder hipotecas. Para esto tanto el interés de los depósitos como el de los préstamos se encuentran regulados por el estado. Como concede créditos a largo plazo solo se le permite financiarse a largo plazo con la emisión de cédulas hipotecarias generalmente a cinco y diez años. Las cédulas son garantizadas por el estado. Esta banca no puede acudir al interbancario ni a ningún otro mecanismo de financiación que no sean depósitos a plazo y cédulas.

Este arreglo de las cosas permitió que el mundo occidental se desarrollase y creciese como nunca, muchísimas personas salieron de la pobreza y tuvieron acceso un trabajo decente y a una vivienda asequible bien sea en propiedad o en alquiler.

Con  el paso del tiempo los mercados comienzan a saturarse, cada vez es más difícil vender, cada vez las inversiones industriales rentan menos y para colmo la energía se volvió cara a partir de 1973. Entonces  comienza el asalto del sector financiero al poder  político buscando la  rentabilidad que ya no consigue en la industria. Esto comenzó en los USA y como USA manda – o mandaba – se extendió a todo el mundo. Comienza el derribo de la regulación establecida en los años treinta.

La primera en caer fue la de los bancos hipotecarios, que para hacerlos más competitivos – yo no sé con quién competían si operaban en un mercado regulado – se les permitió hacer de banca comercial.  En USA aprobaron  leyes en 1980 y 1982 para “liberalizar” el sector.  En 1985 se colapsa la primera entidad en el estado a Ohio dando comienzo a una crisis donde ya en 1989 habían quebrado la mitad de estas entidades. El fondo de garantía de depósitos se quedó sin dinero y el estado tuvo que intervenir. La gracia costó al contribuyente estadounidense   124.000  millones de dólares de 1980 mientras las noticias sobre la corrupción generalizada y las generosas contribuciones de estos banqueros a los políticos no cesaban de salir en los medios. Primer aviso para navegantes.

Aquí nacieron las nefastas hipotecas a interés variable que tanto han contribuido a organizar esta crisis, antes de los años ochenta estaban prohibidas. Aquí nació el que las entidades que conceden hipotecas se endeuden en el interbancario – de aquí lo del EURIBOR – cosa que ha sido el suicidio de las cajas de ahorro españolas. ¿ Pero a quien %##%&& se le ocurre irse a endeudar en el interbancario , que es un mercado de deuda a muy corto plazo para conceder hipotecas a treinta años  ?. Pues eso antes estaba prohibido y ahora se encuentra “liberalizado”.

Solo esto hubiese bastado para volver a la regulación antigua, pero no: la cosa sigue….y de que manera.

Luego eliminaron la regulación estatal que delimitaba el como los bancos remuneraban los depósitos. Ese interés no lo determinaban los bancos, lo determinaba un organismo regulador. Entonces comienza eso que recordamos como la guerra del pasivo, el libretón, la megacuentta de ahorros, el regalar ollas y sartenes para captar depósitos y un larguísimo y ridículo galimatías que lo único que hizo fue encarecer el dinero que captaba la banca. Esta al verse forzada a buscar rentabilidad a este dinero caro comenzó ha meterse cada vez en asuntos más espinosos y de alto riesgo. Con esa “liberalización” la misma banca lo único que hizo fue encarecer notablemente su materia prima: los depósitos. Vamos unos genios financieros.

La fiesta financiera continúa durante los ochenta y noventa, llegándose a permitir a la banca el conceder créditos para especular con papeles financieros. ESTE ES EXACTAMENTE EL ORIGEN DE LA GRAN DEPRESION: el apalancamiento en operaciones financieras especulativas.  ¿ Cómo se permite a alguien traer dinero del futuro si no lo va a utilizar en actividades productivas,  es decir en aumentar la riqueza general de forma que ese dinero se pueda devolver ?.

Entonces  los banqueros pasaron de ser aquellos seres cetrinos y antipáticos que te hacían una colonoscopia y te pedían a tus hijos como garantía antes de concederte un crédito a ser unos “comercialetes”. Todo el día en el teléfono llamando a todo el mundo para venderles siempre lo mismo: papeles financieros para especular más el crédito para comprarlos. Ejércitos de cientos de miles “banqueros” de veintiantos años todos machitos-gallitos al teléfono de sol a sol,  a ver a quien enganchan para así cumplir con sus objetivos de “producción” de forma de cobrar inmensos incentivos y así poder pagar el Porsche y la niña plástica con la que sale.

Comienza a inflarse la burbuja.

Esta emisión descontrolada de capital trajo consecuencias desastrosas a la economía real, ya que el traer capital del futuro inmediatamente comienza a demandar intereses y por lo tanto hay que utilizarlo en financiar una actividad más rentable que el interés que se cobra por él. Un montón de especuladores financieros nunca podrán ganar todos ya que la especulación es un juego de suma cero: lo que yo gano otro lo pierde. Un conjunto de productores industriales si pueden ganar dinero todos al mismo tiempo ya que al aumentar la riqueza hay más para todos.

Entonces los especuladores financieros se lanzan todos al mismo tiempo a buscar rentabilidad con el dinero que esos banqueros-con-espinillas han creado. ¿ Donde buscarla ?, en el único lugar donde existe: en la economía real.

Bienvenidos al mundo de las fusiones y adquisiciones de los años noventa. La cosa funcionaba de la siguiente manera.

Adquisiciónes:

El fondo XYZ de banqueros todos expertos en hacer cálculos en hojas de Excel le ponen el ojo a la empresa de turbinas ABC, que tiene un capital de 2000 millones, 5000 empleados y produce unas turbinas de puta madre por lo que sus clientes hacen cola para comprarle. Esta empresa es el líder tecnológico con un I+D potentísimo que no para de innovar. Entonces viene el fondo y la compra por 6000 millones ya que dispone de una montaña de dinero generado mediante los créditos que le han vendido a sus inversores. Los antiguos dueños se marchan forrados y la nueva directiva compuesta por banqueros comienza su gestión.

Lo primero que notan es que antes la empresa ganaba 200 millones al año lo que da un rendimiento de capital del 10%, no está mal. Ahora misteriosamente tiene un capital de 6000 millones pero los beneficios siguen siendo de 200 ya que físicamente sigue siendo la misma empresa: los mismos talleres, las mismas máquinas, los mismos vendedores, etc. Ahora la rentabilidad es del 3%, una mierda. ¿ Que cosas no ?. Esos 4000 millones de capital adicional no han comprado absolutamente ninguna nueva instalación de producción, simplemente los banqueros-con-mocos se los han regalado a los antiguos dueños.

Y ahora pretenden que la empresa con 2000 de capital rinda como una con 6000.

Entonces comienza el tío vivo de despidos, recortes de gastos, jubilaciones anticipadas, eliminación de I+D, dietas, coches, etc,etc, tratando de sacar 600 de donde solo hay 200. Llega un momento en que comienzan a eliminar lo no eliminable: atención al cliente, ingeniería, I+D, gente que son los que saben, etc,etc. Entonces las turbinas ya no son tan buenas y se comienzan a perder clientes, los márgenes comerciales y los volúmenes de venta bajan, la culpa es del director comercial o del de compras que no aprieta a los proveedores. En lugar de comprar esas indestructibles piezas alemanas de Titanio que son las que siempre hemos utilizado compramos estas de plástico made in Tailandia, las turbinas comienzan a fallar por aquí y por allá y así poco a poco la empresa va muriendo.

Fusiones:

Las fusiones son de la siguiente manera. Existen dos empresas la ABC y la XYZ, ambas fabrican lo mismo y son competencia. Entonces un grupo de estos banqueros-con-mocos  visita a ABC y les convencen de que tienen que comprar a XYZ pero YA. Les cuentan que los de XYZ están por comprarles a su vez y claro echaran a toda la directiva a la calle y adiós a la buena vida. Al mismo tiempo otro grupo de banqueros se encuentra en XYZ con el mismo cuento.

Viene ABC y lanza una OPA hostil sobre XYZ y lo que valía 2000 ABC lo compra por 6000. Ahora ABC se encuentra en la misma situación que en la adquisición descrita con anterioridad y vuelta a comenzar con el tío vivo de reducción de costes y muerte lenta.

Mientras tanto los banqueros y sus amigos de las consultoras han cobrado millones por los servicios prestados, han concedido préstamos y más préstamos, han hecho de corredores, aseguradores, corre-ve-y-dile y cobrando por aquí y por allá.

Más de la mitad de las fusiones y adquisiciones realizadas en los años ochenta y noventa acabaron en desastre. Es decir: el valor de las empresas disminuyó sensiblemente,  se perdieron millones de puestos de trabajo, miles de millones en conocimiento técnico desaparecieron para nunca volver, se cerraron innumerables departamentos de I+D, muchas empresas cerraron al no poder soportar el peso de las deudas.

Todo esto tiene una solo lectura: los créditos concedidos para estas operaciones son irrecuperables.

Y de esta forma el capital pasa de ayudar a desarrollar al aparato productivo a destruirle. En eso ha estado ocupado los últimos treinta años, no nos extrañe el descenso generalizado del nivel de vida de la clase media en el occidente industrializado.

Todo ese exceso de capital especulativo creado por los banqueros-con-mocos y producto de la desregulación ha estado destruyendo al aparato productivo, eliminando puestos de trabajos, sapiencia, capacidades técnicas y todo lo que haga falta con tal de obtener una rentabilidad que es imposible de obtener ya que ese capital no ha sido invertido en ampliar ninguna planta, ni en crear ni mejorar esos productos.

Paralelamente y de forma coordinada ¿ qué casualidad no?, todos los gobiernos del mundo bajan la tasa de impuestos que grava las ganancias obtenidas en la especulación financiera a la mitad de la que tienen las actividades productivas. En casi todo el mundo las ganancias por la especulación tributan a un tipo del 18-20% mientras que las industriales y salarios al 30-40%. Más leña a la burbuja.

En 1997 quiebra el Long Term Management Fund un hedge fund comandado por unos premios nobel de economía y que operaba con préstamos de la banca. El rescate fue de casi 4000 millones de dólares: un solo fondo. Otro aviso más.

Pero nada.

Entonces el paroxismo llega en 1999 durante el gobierno de Clinton cuando el congreso Norteamericano elimina de un plumazo la ley que separaba a la banca de inversiones de la banca comercial. Se dice que esta ley fue derogada solo para que se pudiese formar el CitiGroup producto de la fusión de un banco comercial con otro de inversiones.

Y ahora la cosa si que comenzó a ir en serio.

En esta situación sí que no hay límites a la generación de dinero fiduciario – es decir: prestamos – para ser “invertido” en actividades especulativas. Por lo que la inflada de burbujas comienza en serio y es lo que ya conocemos: Internet y la vivienda.

Una vez estalladas esas burbujas la banca busca al gobierno para que les proteja convirtiendo una buena parte de su deuda privada en pública y ahora como los estados se encuentran ahogados en deudas se dedican a desmantelar absolutamente todo los servicios sociales  que corresponden a los ciudadanos y que por cierto: pagan por ellos. Aquí ya llegamos al deudor de último recurso,  ya no se puede más.

Pero existe un efecto muchísimo peor. En esta loca carrera por conseguir una rentabilidad inalcanzable  muchas corporaciones se propusieron como objetivo aumentar su beneficios un 10% anual por siempre jamás, incluso fardaban de ello antes los inversores-con-mocos  que exigían más y más beneficios  ante la abultada cotización que habían alcanzado las acciones de estas corporaciones debido a la compra masiva mediante créditos. Incrementar los beneficio un 10% anual implica duplicarlos cada siete años. Es decir: este año ganamos 100, dentro de siete ganaremos 200, dentro de 14 ganaremos 400 y así 800, 1600 y para dentro de cuatro décadas estar ganado 3200 en una progresión geométrica que supuestamente llega al infinito. Encima eso se pretende hacer solamente reduciendo costes, sin invertir en aumentar la capacidad productiva para vender más: claro ya todo el dinero se lo fundieron comprando acciones sobrevaloradas.

Como eso es imposible entonces decidieron fabricar en China.

La cosa es bien fácil: si fabrico en Europa o USA me cuesta 20 la unidad y si lo hago en China 2, como lo vendo a 40 nos forramos. Y así fue: buena parte de la capacidad industrial de occidentes y sobre todo de USA fue desmantelada y enviada a China. Con esto no solo occidente perdió cientos de millones de puestos de trabajo: perdió la posibilidad de seguir innovando en estos campos, ahora los que saben son los Chinos. Recientemente Amazon intentó fabricar su nueva versión del Kindle – un lector de ebooks – en USA por aquello de patriotismo. Tuvo que abandonar el proyecto y fabricar en China ya que en los USA, si en los USA hoy día no existen fabricantes que puedan suministrar las piezas que requiere el aparato. Y otra cosa: el que sabe fabricar Kindles también puede fabricar sistemas de guía de proyectiles balísticos y otras lindezas.

Con esto hemos regalado a China buena parte del conocimiento técnico acumulado por occidente durante décadas y ya veremos dentro de veinte años como estará la balanza tecnológica entre ambos. Todo cortesía de estos  disque banqueros y su bolsa de valores hiperinflada  a punta de créditos que ahora nadie puede devolver.

En estos días el sector financiero se dedica a especular con los alimentos – con dinero del estado – de forma que la población se vea obligada a pagar una renta a esa formidable cantidad de falso capital  bajo la forma de un mayor precio de la alimentación. Y ya sabemos:  hay que comer, si o si.

En treinta años el sector financiero dejado a su libre albedrio ha destruido buena parte del sistema productivo, de la clase media, de sus pensiones y del mercado de la vivienda. Ahora amenaza  con destruir los estados. En el ínterin ha amasado unos 600 millones de millones de dólares de deuda producto de todos los handerklanders financieros que ha montado en los últimos 30 años. Los mismos son impagables y no existe estado, ni plan de rescate, ni fondo de contingencia, ni FROB ni nada en el mundo que les pueda rescatar. A este paso las personas se quedarán sin trabajo, sin pensiones, sin un techo donde vivir, sin policía, sin hospitales, sin escuelas comiendo comida carísima que casi no podrán pagar pero eso si: el valor de su cartera de acciones será gigantesco — !! somos millonarios !!  — siempre y cuando no intente vender esas acciones ya que le darán cuatro duros por ellas. Pero mientras tanto en el extracto del banco se ven los millones por todas partes, que de ilusiones también se vive.

Ahora so saben qué hacer, y enciman tiene la desfachatez de decir que los jóvenes que protestan hoy día por todo el mundo no proponen alternativas porque no tienen ningún plan: ellos tampoco.

Para poner  600 millones de millones de dólares en perspectiva tomemos en cuenta que el PIB mundial es de unos 60 millones de millones. El PIB productivo es mucho menor ya que dentro del PIB total se cuenta el sector servicios y el mismo sector financiero.

Así toda la población mundial deje de cobrar un duro durante diez años no se podrá devolver esa deuda.  Eso es: trabajar gratis durante diez años. Ya podrán recortar en escuelas, hospitales, pensiones y en el boleto del metro: una gota de agua en el mar.  Seiscientos billones equivalen a 86.000 dólares a cada hombre mujer y niño del planeta. Es decir una familia promedio de cuatro personas — desde las alemanas hasta las etíopes — debería  344.000 dólares, vamos como si se hubiese cogido una buena hipoteca. Este dinero equivale al dinero que gastarían todas las familias del planeta si cada una comprase un “chaletito” de 250.000 Euros….todos y cada una de las familias….del planeta.

No sé que más argumentos hacen falta para regularles de nuevo.

Culpable de haberlos haylos:

Toda la clase política actual de todos los países, yo diría que desde el primer gobierno de Aznar debe salir del poder, pero ya.  Y el sector financiero debe ser vuelto a regular.

Solo un ejemplo: el primer lobista – eufemismo para sobornador de congresistas – de la derogación de la ley Glass Steagal (la que separaba la banca comercial de la de negocios) fue el entonces secretario del tesoro (ministro de hacienda) Larry Summers. Hoy Summer es asesor económico del gobierno de Obama y su acólito Tim Geithner es el actual ministro de hacienda.

Lo mismo sucede en España donde Rodrigo Rato, el ministro que comenzó con la burbuja bajando los impuestos a los beneficios obtenidos mediante especulación financiera al 18% mientras que empresas cotizan al 35% y salarios al 45%, luego se va tranquilamente al FMI.

Hoy políticos y financieros forman una mafia que lo está destruyendo todo. El final de todo esto con toda probabilidad será una depresión mayúscula, ya que tarde o temprano la mayoría de las instituciones financieras en el mundo quebraran. Nadie pero nadie nunca podrá devolver 600 billones de dólares en créditos.

En lo que si se equivocan los que protestan es el protestar delante de los bancos, en Wall Street o en el banco central. Donde hay que protestar es frente a los congresos y frente a los partidos políticos.

Este desastre ha sido causado por una desregulación temeraria del sector financiero y la solución es política. Por aquí ya habíamos pasado en 1929, la verdad que no se qué es lo que le pasa a estos supuestos expertos económicos. El tema está estudiado  y vuelto a estudiar, se han escrito ríos de tinta sobre la depresión de 1929 y sus causas y se explica hasta la saciedad  en cualquier universidad de esas de élite que vale una pasta.

La solución es política y pasa por volver a tener leyes que regulen a la banca.

Tags:
 


SimplePortal 2.3.3 © 2008-2010, SimplePortal