* Blog


* Últimos mensajes


* Temas mas recientes

PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Otoño 2019 por senslev
[Hoy a las 22:14:01]


El laboratorio de Galapagar por visillófilas pepitófagas
[Hoy a las 21:51:44]


Coches electricos por Cadavre Exquis
[Hoy a las 20:58:36]


Analectas de Transición Estructural. por wanderer
[Hoy a las 18:14:07]


Consejos de inversión ¡ Gratis ! por JENOFONTE10
[Hoy a las 15:08:27]


XTE_Central- 2019- Era Cero por saturno
[Ayer a las 15:32:00]


Artículos de heterodoxia.info por gentid
[Noviembre 20, 2019, 11:11:00 am]


A vueltas con la España vacía por Hynkel
[Noviembre 18, 2019, 11:50:02 am]


Autor Tema: Artículos de heterodoxia.info  (Leído 14566 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 114
  • -Recibidas: 205
  • Mensajes: 56
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #105 en: Septiembre 25, 2019, 07:38:07 am »
Citar
La Guerra Atlántica
Lunes, 3 de Octubre de 2011

Los acontecimientos de estos días, que si Grecia, las graves declaraciones de personajes pertenecientes al FMI, BM, FED, BCE, UE — toda una retaíla de siglas solo superada por el lenguaje de los ingenieros — enfundados en trajes de Armani de dos mil Euros, no son más que la cara visible de una guerra económica que ocurre justo ante nuestras narices.

Yo me pregunto si hace falta tanta gente trabajando para tantas organizaciones donde cada una de esas siglas esconde detrás lujosos edificios en zonas caras, viajes en primera clase, sueldazos y un largo etcétera que vale una fortuna para haber acabado en este monumental desastre económico al que hoy asistimos.

Lo que siempre tienen en común todas las crisis es que los recursos no alcanzan para todos, entonces comienza la pelea por los despojos y el sálvese quien pueda. En el hundimiento del Titanic las personas no hacían colas ordenadamente para abordar los escasos botes salvavidas, mujeres y niños primero y todas esas monsergas; a punta de pistola embarcaron unos cuantos y a mas de un niño y su madre habrán arrojado por la borda.

Hoy asistimos a una guerra económica entre el bloque Anglosajón compuesto por los Estados Unidos e Inglaterra contra Europa encabezada por Alemania y Francia. Es una guerra exclusivamente del mundo desarrollado, se trata de especuladores — los anglosajones — contra productores: los teutones. Los anglosajones llevan tiempo dedicados a vivir sin trabajar, es decir: a tratar de producir dinero con dinero, o sea mover papeles financieros de aquí para allá. Los teutones llevan toda la vida creando una industria potente. Los anglosajones juegan con ventaja: tienen el dolar, moneda de reserva internacional. Los teutones se inventaron el Euro.

Esto de la moneda de reserva es denominado de esta forma tan confusa para que nadie entienda el inmenso e imperial privilegio que posee quien detenta dicha moneda. El dolar es utilizado actualmente como moneda de intercambio para el comercio internacional. Es decir: si usted quiere importar digamos Petroleo desde Arabia Saudi, primero debe conseguir los dólares ya que es lo único que aceptan estos señores. Para conseguir esos dolares usted debe exportar algo y cobrarlo en dólares. En realidad todas las importaciones y exportaciones de los países son un trueque: cambio plátanos por teles de pantalla plana, o Mercedez Benz por películas o cocos por manzanas, solo que antes de consumar el trueque los participantes tienen que tener dólares, por lo tanto la mayoría de los países deben exportar algo si quieren importar: es la única forma de conseguir dólares.

Claro a menos que usted sea quien los imprime, y este es el caso de los Estados Unidos. Esta nación tiene el inmenso privilegio en el mundo de no necesitar exportar para importar baratijas chinas, plátanos de Costa Rica, cochazos alemanes, irse de vacaciones a donde quieran, en fin: comprar lo que le de la gana en el mundo. Si las exportaciones no alcanzan entonces llaman a la Reserva Federal y esta les envía mas dólares. En realidad la diferencia entre importaciones y exportaciones le salen gratis: nadie ha trabajo para pagarlas.

Y ese es un inmenso privilegio: el país que detente la moneda de reserva mundial no necesita que su economía sea competitiva, que los salarios estén ajustados, que la inflación sea baja — su inflación la exporta a los demás –, que los políticos sean responsables de forma de poder exportar para importar. Simplemente el país entrega unos papelillos que imprime y los demás les envían de todo a sus puertos.

Esto es un chollo inconmesurable y es el tributo que todo el mundo paga a la gran potencia mundial surgida en la segunda guerra mundial.

Pero los amigos de Norteamérica se han estado comportando de forma irresponsable desde hace treinta años, dedicados a la especulación y al handerklander financiero cuando no a la estafa y al robo utilizando eso tan precioso que los demás acordaron en darles: la moneda de reserva. Para ser justos no solo los amigos de Norteamérica, pero también sus socios ingleses que también viven del dolar, ya que son los encargados de guardarle los dólares a los jeques árabes, por lo que disponen de una corriente de dólares por los que ellos no han tenido que trabajar y que les sirve para hacer sus cositas por el mundo.

Contra esto se encuentra Europa continental que desde la segunda guerra mundial ha vivido bajo estas reglas: debes exportar para poder importar. Es decir: tu si tienes que trabajar para comprar tus importaciones. Sobre todo la más importante: el Petroleo. Hasta que se les ocurrió lo del Euro, liderado por Alemania que también deja que los franceses saquen pecho y metan baza.

Y de esto va la guerra: quien será ahora el que tendrá el privilegio de no tener que trabajar para comprar sus importaciones. ¿ Europa-Euro o Anglosajones-Dolar ?. Esto es el privilegio de los privilegios y su actual detentor — los USA — no dejará que eso deje de ser así por las buenas, a pesar que la previsible caída del dolar es responsabilidad suya, solo suya y de su banco central que ha inundado al mundo en dolares bien sea vía inversiones financieras que rayan en la locura o bien sea simplemente imprimiéndolos para pagar cosas.

El asunto es tan escándaloso que desde desde hace cuatro o cinco años la Reserva Federal dejó de publicar un dato conocido como el M3, que es el principal indicador del crecimiento de la masa monetaria. Es decir: no quiere que nadie se entere de cuantos dólares hay en circulación. Los principales datos económicos que debe producir un banco central son dos: el interés y la masa monetaria, es decir: cuanto dinero hay disponible y cuanto cuesta. En los Estados Unidos desde hace tiempo que el interés es de 0% a efectos prácticos y la masa monetaria: no se sabe.

Una moneda manejada así no puede ser reserva de nadie y lo saben perfectamente. De aquí la guerra, ya que el Euro aunque no mucho mejor manejado se perfila como moneda de reserva.

La guerra mediática de estos días: que si Europa es un peligro, que si el colapso europeo, que si los PIGS, que si Grecia, que si la catástrofe europea que destruirá la economía mundial no es mas que la división mediática de la finanzas anglosajonas haciendo el trabajo que sus generales les han encargado. Hay que sembrar miedo para que la gente se refugie en el dolar.

Esta guerra se lucha en dos planos. El estratégico — de largo plazo — que tiene que ver con la moneda de reserva internacional y el táctico — en el corto plazo –que tiene que ver con los acontecimientos que comienzan a asomar por el horizonte.

La banca anglosajona sabe perfectamente cual es el problema: el gobierno de los Estados Unidos con un deficit fuera de control y que acabará o en impagados o en una catarata de dólares impresos exclusivamente para pagar sus cosas. Ambas soluciones son malas y eliminarán de un plumazo gran parte de la riqueza de todo el que la tenga en dólares.

La banca Europea y la Anglosajona se deben mutuamente aproximadamente lo mismo. Es lógico ya que representan áreas económicas con PIBS parecidos y un intenso intercambio. En caso de un problema financiero grave, pero grave de verdad estas bancas podrían netear el valor de sus deudas cruzadas sin mayor problema y entonces veríamos como el valor de los activos que dicen tener se reduce a la mitad, pero no tendrían mayor problema de liquidez. Lo que si podría hacer una gran boquete a la banca anglosajona es la deuda con su principal cliente: el gobierno de los Estados Unidos y por esto quieren cobrar la parte que les debe Europa. Quieren atrincherar sus tesorerías con dólares provenientes de ventas de Euros antes de que estalle el problema de la deuda del gobierno USA. Esta es la escamaruza en la que se lucha en estos días.

Por ejemplo no se habla que lo que pasa con el gobierno de USA.  El déficit fiscal del 2009 y 2010 fue del 10% del PIB, el de este año va camino al 11%, esas son la cifras oficiales. Si nos atenemos al aumento de la deuda federal año a año para cubrir ese déficit tenemos que el gobierno de los USA se endeudó por dos billones (millones de millones)  de dólares en el 2009 lo que corresponde a un déficit del 15% del PIB, los cálculos para el 2010 arrojan una cifra algo menor. La deuda total del gobierno federal asciende al 100% del PIB o sea a catorce millones de millones de dólares.  Para poner esto en perspectiva tomemos en cuenta que un palet de 1×1x1 metro de billetes de cien dólares equivale a cien millones. La deuda norteamericana equivale a un rascacielos con una planta de veinte por veinte metros y una altura de 120 pisos construido enteramente de palets llenos de billetes de cien dólares. Ese edificio crece a razón de diecisiete plantas al año.

Pero el problema es Grecia con un deficit del 8% del PIB, una deuda del 100% del PIB y una economía setenta veces más pequeña que la norteamericana. La deuda Griega es de 200.000 millones de Euros, el problema de la deuda norteamericana es de catorce millones de millones de dólares, casi el 25% del PIB mundial.  Peo el problema es Grecia. Si nos atenemos a las cifras de déficit fiscal el estado Griego con un 8% se encuentra mejor administrado que el norteamericano con un 10-15%. Al parecer los corruptos —que lo son— e ignorantes políticos Griegos son mejores administradores que los incorruptibles y relucientes políticos norteamericanos. Pero el problema es Grecia: la guerra mediática en todo su esplendor.

Mientras tanto el Eurocore maneja las noticias de forma tal que el Euro no se aprecie mucho y no asesine sus exportaciones. Ahora dejo filtrar que no vamos a rescatar a Grecia…y el Euro baja…ahora que si los bancos españoles….y el Euro vuelve a bajar….despues que si Italia y bajamos otras décimas, mientras la potente industria teutona exporta casi cien mil millones de Euros al mes.

Por otra parte  el Eurocore actúa con una lentitud y una parsimonia digna de San Francisco de Asís. ¿ Por que ?. Porque le conviene: sabe que el tiempo juega a su favor y solo es cuestión de dejarle pasar hasta que la gran crisis de los mil demonios se desate en torno a la deuda y al déficit fiscal norteamericano. En ese momento los USA tendrán varias opciones, intratables todas por igual.

La primera: subir impuestos, implantar el IVA y eliminar el escaso estado de protección social como en Grecia. Como están las cosas con el desempleo en records históricos, los bancos rescatados y repartiendo bonus y megasueldos con dineros públicos, veinticuatro millones de habitantes sin cobertura médica de ningún tipo. ¿ Ahora nos van a subir los impuestos ?. Los disturbios callejeros serían de órdago y esto es lo que mas temen los políticos: que se pierda la supuesta legitimidad que los mantiene en su sitio. Por otra parte la subida de impuestos sería inútil, solo hay que ver que la riqueza acumulada por los grandes megamillonarios norteamericanos asciende a 1.3 billones de dólares; aun si el gobierno federal les confiscara todo no tendrían ni para comenzar.

La segunda: recortar drásticamente el gasto militar. Los Estado Unidos gastan mas en defensa que los quince paises que le siguen en gasto todos juntos. Este aparato cuesta 700 mil millones de dólares al año (el 20% del presupuesto)  y consume dos millones de barriles de petroleo al día. Esta opción tampoco será posible ya que existen poderosos intereses — contratistas, industrias, dinero al fin y al cabo — en torno a que esto siga así y por otra parte esto le obligaría a desmantelar buena parte de sus 737 bases militares repartidas en 150 países a lo largo y ancho del mundo, aparte de tener que replegar los casi 400.000 efectivos que operan estas instalaciones hasta dentro de sus fronteras. Se acabó el imperio.

La tercera: monetizar el deficit. Es decir: decirle a la reserva federal que imprima billetes y se los de al gobierno para que pague sus cositas. Esta es la alternativa más probable — huida hacia adelante — solo que bajo este escenario con toda probabilidad habrá una salida masiva del dolar y perderá su carácter de reserva internacional y por lo tanto los norteamericanos tendrá que exportar para poder importar. Es decir: sus importaciones — sobre todo el Petroleo — les costará trabajo.

Cualquier salida es mala para USA y esto tanto los estrategas del Eurocore como los de USA  lo tienen claro y de aquí la prisa de los últimos  porque Europa “haga algo” y la lentitud y parsimonia de los primeros en hacer algo cuando algo hacen. Y en estas estamos. El problema no es Grecia, España o Italia, esos son grandes problemas pero para los Griegos, Españoles, Italianos y los criminales que les gobiernan. El juego es otro. En realidad son juegos concéntricos donde las apuestas son más grandes a medida que unos círculos encierran a los otros.

Europa juega a la prudencia, a ver el cadáver del complejo anglosajón pasar por el río y que el follón le salpique lo menos posible. Sabe que no tiene grandes ejércitos para meterse en aventuras imperiales en el mundo y ya tuvo bastante de eso en los siglos pasados con resultados desastrosos. Por otra parte los anglosajones no se resignaran a perder ese privilegio — el que el dólar les concede — sin cometer alguna locura, por lo que hay que ser cauto: hay auténticos psicópatas al timón y están fuertemente armados. Si el Euro llega a ser divisa de reserva internacional no será porque Europa lo imponga a punta de pistola, será porque ante la caída del dólar los demás países lo adopten o acuerden algún otro medio de pago internacional.

Pienso que la Unión Europea tendrá que llegar a algún tipo de acuerdo estratégico con la Unión Soviética, tiene lo que le falta a Europa: armas, energía y recursos naturales, aparte de 100 millones de habitantes que consolidaría al bloque Europeo como la economía más grande del planeta. Permitiría a los países europeos comprar energía en Euros y a los alemanes exportar en Euros, pero esto sería un misil directo a la OTAN y levantarían marejadas que cruzarían el Atlántico directamente hasta Washington y Wall Street.

En el fondo la guerra va de atlantistas contra europeistas. Con toda probabilidad a España le desenchufaron el crédito desde el Eurocore por su histórica fascinación con el atlantismo. Las rancias élites españolas siempre han sido muy USA por aquello del anticomunismo. El Eurocore nunca le va a perdonar a Aznar (Anser para los amigos) su ridículo periplo megalómano cuando la invasión de Irak. !! Deja de estar haciendo la pelota a Washington que somos nosotros desde aquí, desde Berlín y Paris los que te prestamos el dinero !!. También recordemos el poderoso acercamiento de Zapatero a Obama en los primeros días, si aquellas visitas con la fotos de las góticas…¡ país !. De un tiempo acá la relación se ha enfriado…sobre todo desde que el Eurocore ha comenzado a mandar en España por todo el cañón.

El precio de la previsible caída de USA será menos democracia para las personas comunes. El que una Europa llevada desde Bruselas, con un presidente y unos ministros europeos elegidos por nadie, un socio Soviético donde la democracia brilla por su ausencia y el bloque asiático liderado por la antidemocrática China, con toda seguridad provocará que si ahora hay poca democracia en el futuro habrá aun menos.

Entre las muchas cosas que China exporta, también exporta la idea de que una economía capitalista necesariamente no requiere de una democracia. Los USA exportaban todo lo contrario: capitalismo y democracia van juntos, cuando exportaban cosas….claro.

gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 523
  • -Recibidas: 696
  • Mensajes: 189
  • Nivel: 14
  • gentid Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #106 en: Septiembre 26, 2019, 07:44:21 am »

Citar

Los Rendimientos Decrecientes no son para tomárselos a broma.    
Miércoles, 12 de Octubre de 2011


 En el colegio donde estudian mis hijos han implementado un novedoso sistema para pagar la comida en el comedor. A cada niño le dan un “chip” RFID y cada vez que pasa con la bandeja por un arco que han instalado a la salida del área donde sirven la comida le descuenta los cinco euros que vale. El chip se recarga por internet en un sitio web donde hay que meter el número de serie del chip — a menos que usted disponga de un lector USB de chips RFID en su ordenador — luego debe dar un número de tarjeta de crédito o cuenta bancaria para acto seguido introducir la cantidad a precargar en el chip. Antes de hacer nada de esto usted se ha tenido que dar de alta en la página web, introducir su nombre de usuario, password, nombre, dirección, escuela, etc,etc. Al cabo de un rato llega un mail pidiendo confirmación donde hay que picar sobre un link que le lleva a otra página web donde se cierra la transacción. Eso si usted ha dado una cuenta de banco. En caso de tarjeta de crédito la cosa es un poco diferente, ya que con anterioridad a todo esto debe usted darse de alta en un tinglado que se llama Verisign, desde donde le envían un SMS a su móvil con una clave. Cuando llega el email usted debe meter la clave en la página a donde le ha llevado en link para completar la transacción. Ahora si usted decide pagar con PayPal debe ir a la página de PayPal donde debe recargar su cuenta con la tarjeta de crédito para luego recibir un mail de confirmación donde debe meter el código que llegó por SMS y finalmente proceder a recargar el chip RFID de su hijo con el número de cuenta de PayPal de forma que el pobre pueda comer en el comedor de la escuela.

Ya llevábamos media hora tratando de “recargar” el dichoso chip de mi hijo y todavía faltaba el de mi hija. Entonces pregunto:

- ¿ Pero se puede pagar en efectivo ?
A lo que mi hijo responde:
- Si.
Pues toma el dinero para la semana y pídete lo que más te apetezca o te hacemos un bocadillo y fuera.
- Y yo y yo, dice mi hija.
Tu también princesa, toma aquí tienes.
¿ Por qué cuernos algo que es tan sencillo como pagar en efectivo es substituido por semejante tinglado y encima lo venden como una mejora ?.

Otra.

Donde vivimos ahora tenemos lavavajillas. Vamos aquello no limpia los platos ni “pa-tras”. La conversación con mi mujer es más o menos la siguiente.
- Es que esto deja los platos sucios
- Claro es que no les pasas un agua antes de meterlos. Dice mi mujer
- No si les pase un agua, digo.
- Debe ser que nos les pasaste “bien” el agua, hay que quitarles toda la comida que tengan pegada.
- O sea, los lavo ¿no?.
- No, no es “lavarlos” es pasarles un agua “bien”.
- Pero mira estas ollas, salen asquerosas.
- Es que las ollas hay que lavarlas “aparte”.
- Y estos vasos están pringados de grasa y cal.
- Claro es que no has puesto el “abrillantador”
- Y el dichoso lavaplatos huele a rayos.
- Es que no le pones el producto de limpieza.
- ¡ Este cacharro es un timo hombre !
- No, no es un timo, mi hermana tiene uno y está muy contenta.

Resulta que para hacer funcionar el cacharro primero hay que “pasarle bien un agua a los platos”, poner el jabón, el abrillantador, la sal en no sé dónde y cada tantos lavados hay que comprar un tratamiento de desinfección que viene en un bote y echárselo. Eso sí: cuando “se le pasa el agua bien” los platos salen limpios.

Mi formación de ingeniero me impulsó a investigar el por qué el lavavajillas es un aparato tan “ñoña” , y que mejor que investigar cómo funciona un lavavajillas de los que utilizan los que viven de esto, es decir: restaurantes y hoteles. Pues resulta que un lavavajillas profesional – o sea de los que si funcionan – tiene una bomba de alta presión que lanza potentes chorros de agua a unos cuantos bares contra los platos, esta bomba es redundante, el lavavajillas trae un descalcificador o una pequeña planta de ósmosis inversa para descalcificar el agua y no manchar de cal los platos. Lleva una soplante de aire caliente para el secado, bombas dosificadoras de productos químicos donde se conectan las garrafas de jabón y un desinfectante muy potente ya que cada tantos lavados realiza un ciclo de desinfección. Por otra parte el desagüe de dicho aparato posee un triturador eléctrico para moler todos los restos de comida antes de enviarlos al desagüe y así evitar embozamientos y malos olores. Total que esta maravilla de la tecnología vale entre dieciocho y venticuatromil Euros. Eso sí: deja los platos que “pa que”. Un lavavajillas industrial más o menos decente junto con sus equipos auxiliares ocupa una superficie de unos dos por dos metros y requiere la visita periódica de un técnico que sepa.

El lavavajillas doméstico funciona con la presión de la red, es decir unos dos bares en lugar de veinte, posee un descalcificador de juguete — ese agujero donde se pone la sal –, no tiene triturador y de ahí los malos olores y seca con una resistencia en lugar de con una soplante y de ahí su enorme gasto de energía. Vamos: un timo.

- ¿ Por que ?.
- Porque el que funciona de verdad vale veinticuatromil más trescientos al mes de mantenimiento. El de la cocina vale setecientos Euros.
- ¿ Por que las personas compran el de la cocina ?.
- Porque no tienen dinero ni sitio para el que si sirve.
- ¿ Y porque no lavan los platos a mano, total no son tantos y de todas formas “hay que pasarles un agua bien pasada”…o sea: lavarlos.
- Porque les han vendido que con este cacharro de setecientos Euros “no tendrán que lavar los platos”.
- ¿ Y porque alguien vende algo que funciona tan mal e inclusive crean una industria alrededor de esto ?.
- Porque “se vende” y sube el PIB.

De esto van precisamente los rendimientos decrecientes: en lugar de pagar en efectivo pago con un chip que a su vez pago con una cuenta de PayPal que a su vez pago con una tarjeta de crédito que a su vez pago con una cuenta bancaria y también tengo que tener ordenador, ADSL, antivirus, etc. O en lugar de lavar los platos a mano en un momento los lavo con una maquineja donde antes de meterlos hay que “pasarles bien un agua….. pero bien, bien”, no lava ollas ni sartenes y hay que comprar además unas pastillas “especiales” de jabón, abrillantador, sal y desinfectante para los malos olores. Luego la máquina se tira un par de horas erre-que-erre.

La ley de los rendimientos decrecientes es universal y se aplica a todo. No produce el mismo beneficio ni utilidad el tomar un vaso de agua luego de estar perdido en el desierto que tomarse un vaso de agua después de haber tomado otros cincuenta. Es más: probablemente esa agua ya comience a hacer daño. Todas las necesidades se satisfacen de esa forma: asintóticamente. El primer vaso luego de salir del desierto sabe a gloria, el segundo y hasta un quinto también. A partir del séptimo ya la cosa aburre y con toda seguridad el veinteavo ya comienza a repugnar para comenzar a ser un peligro para la salud cuando se llega al número cuarenta.

Eso es lo que pasa cuando se quiere satisfacer una necesidad y una vez satisfecha se quiere seguir con lo mismo de siempre. El síntoma inequívoco es que comenzamos a hacer exactamente las mismas cosas de antes pero de una forma endemoniadamente complicada, como en lugar de pagar en efectivo en el comedor paguemos con un chip que…bueno, ya sabéis de que va. Esto provoca que el sistema no sea “mejor” en realidad provoca que el sistema sea más débil ya que al aumentar la complejidad y poner de por medio mas y mas cosas, al fallar cualquiera de ellas falla todo. Yo les doy dinero a mis hijos, ellos pagan en el comedor y comen. De la otra forma para que ellos puedan comer la conexión a Internet de mi casa debe funcionar, el servidor de la escuela debe funcionar, el de PayPal también, el de la tarjeta de crédito, el del banco, debe haber electricidad, el arco que lee los chips debe funcionar y poder comunicarse con el servidor del cole para descontar el saldo. Vamos: un milagro que los niños puedan comer. ¿ Todo esto para nada ?, si para nada menos para el que le vendió la fantasmada de los chips al cole: su negocio funciona y genera PIB. Este es un negocio que vende rendimientos decrecientes. ¿ Por que ?, porque algo habrá que vender ¿no?.

Otra característica de un sistema en rendimientos decrecientes es que se piensa que sus problemas no provienen de querer hacer lo mismo de siempre pero de una forma más complicada, piensan que el problema es que no lo hacen lo suficientemente rápido. Entonces la cosa es peor ya a al mismo tiempo que intentan hacer lo mismo de antes pero con más complicación intentan hacerlo más rápido y sin madurar el asunto, por lo que todo comienza a salir mal.

Llevamos décadas metidos en una espiral de rendimientos decrecientes. Yo me atrevería a decir desde finales de la década de los setenta y todo el tinglado hace eclosión en estos días. Solo hay que mirar alrededor y percibir la complicación existente hasta para las cosas más simples.

No debemos confundir el desarrollo tecnológico con la satisfacción de las necesidades humanas, no tiene nada que ver. Internet está ahí, es un gran vehículo para aprender lo que sea y para un sin número de cosas, pero es un pésimo instrumento para pagar la comida del cole.

La dinámica de los rendimientos decrecientes lleva a la sociedad a siempre mayores niveles de complicación y velocidad, llegando a convertirse en una especie de sociedad maníaca donde todo es un galimatías veloz y el resultado siempre es el mismo: mal.

Hace sesenta años habían colas de dos años para adquirir un coche, ahora los fabricantes persiguen con propaganda, promociones, planes especiales, viajes a no sé donde a los consumidores que no necesitan de tantos coches, que ya no caben en las calles ni en las aceras y que en realidad se han convertido en un incordio por aquello del aparcamiento. Al mismo tiempo las fábricas de coches siguen con la producción a todo gas. Ellos mismos saben que sobra el veinte por ciento de la producción y solo hacen mirase los unos a los otros a ver quién será el que pasará a formar parte de ese veinte por ciento.

Tome usted cualquier modelo de coche, entre opciones, motorizaciones, colores y accesorios de cada modelo existen casi 1000 variaciones. Esas son mil variaciones de cada modelo de cada fabricante. En el catálogo de Amazon existen 1920 modelos diferentes de televisores, 600 modelos de cámaras compactas , 450 modelos de cámaras SLR y 1500 tipos de lentes para esas cámaras. En total se ofrecen 5.259.635 diferentes productos electrónicos.
Si eso no es sobreproducción y rendimientos decrecientes que baje dios y lo vea.

Mientras más fabricantes intentan fabricar y vender lo mismo y más se pisan los unos a los otros, mas piensan que el problema son los costes y a la final lo paga el más débil: el empleado. El problema en realidad es que a la sociedad occidental no se le ocurren nuevas ideas desde hace décadas, ni siquiera se le ocurre atacar antiguos problemas latentes como el acceso a la vivienda. El problema en las empresas y en toda la economía se lo achacan a los costes, que son muy altos y de aquí la lógica del lavavajillas: “no sirve pero es barato”.

En 1961 un SEAT 600 valía casi lo mismo que un piso (65.000 pesetas) y había cola de dos años para comprar uno. Al día de hoy un coche muchísimo mejor vale un décimo de lo que vale un piso y hay que perseguir y engañar a los consumidores para que compren algo: el problema no son los costes. Lo importante es la necesidad, si de verdad hubiese necesidad de tanto coche las personas harían cola frente a los concesionarios.

Todo esto se traduce en rendimientos decrecientes del capital. Cada vez las inversiones industriales son menos rentables por lo que dejan de ser atractivas. ¿ Que hacemos entonces con todo este dinero ?. Pues nos dedicamos a intentar ganar dinero con dinero y el mundo financiero de financiar a la industria pasa a financiar un galimatías especulativo que pocos entienden pero que busca encontrar la rentabilidad que ya no consigue en la industria: intenta buscar rentabilidad en sí mismo. Y todos sabemos que eso no es posible, pero de ilusiones también se vive.

Entonces el capital, siguiendo con la ley de rendimientos decrecientes, también quiere seguir haciendo lo mismo de siempre pero de forma cada vez más complicada….y rápida, degenerando en el actual estado donde es más importante ganar cinco milisegundos en hacer tal o cual transacción que buscar un negocio industrial con nuevas ideas. El PIB del mundo es de unos 60 billones de dólares y se estima que hay unos 750 billones de dólares circulando. Esto quiere decir que existe muchísimo capital en circulación buscando una rentabilidad que la economía real no puede proporcionar y este es el problema de fondo de la crisis a la que hoy asistimos. La economía real tendría que multiplicar por más de diez sus beneficios para que esos 750 billones lleguen a significar algo. La masa salarial representa aproximadamente el 20% de los costes por lo que así todo el planeta trabajase gratis y sin ningún tipo de cobertura social lo más que se podría llegar a justificar como capital real serían 12-15 billones, el resto de esos setecientos y tantos tendría que desaparecer.

Si el mundo fuese una empresa sus ventas anuales ascenderían a 60 billones de dólares. Supongamos que fuese un muy buen negocio y que genere el 10% en beneficios luego de impuestos, es decir: 6 billones. Estos serian los réditos disponibles para resarcir a esa masa de 750 billones que anda a la búsqueda de dividendos. Con estas cuentas el capital disponible en el mundo rendiría bastante menos del 1%. Eso quiere decir que es imposible que la economía real genere los dividendos que la cantidad de dinero y por lo tanto de capital existente requiere, por esto el capital se enroca sobre si mismo buscando dividendos no en la economía productiva sino dentro de sí mismo: especulando los unos contra los otros.

Pero es imposible que especulando los unos contra los otros todos ganen dinero. Algunos ganarán, pero para el resto las pérdidas serán inmensas. Y aquí estamos. La cosa ha llegado a ser tan enfermiza que hoy es más importante tener una línea de comunicaciones rápida conectada a los ordenadores de las diferentes bolsas que invertir en industrias con cara y ojos. El mundo degenera en un ictus frenético donde las acciones de las empresas son vendidas y compradas cientos de veces por segundo sin importar la buena o mala marcha de esa industria y donde nadie sabe muy bien lo que pasa ni lo que hace. Solo el mercado de derivados suma unos 400 billones de dólares. Esos son productos financieros que no cotizan en mercados abiertos tales como la bolsa, en su lugar son productos “over the counter” eufemismo para decir que son productos que se compran y se venden los banqueros entre sí a precios pactados entre dos personas y que nada tienen que ver con la realidad.

Si el mundo tiene un PIB de 60 billones de dólares, unos 12 billones serán beneficio bruto –un 20% –. Eso arroja una cifra probable de entre 50-60 billones de dólares en capital invertido. El resto hasta llegar a los 750 billones es capital ficticio que tarde o temprano desaparecerá debido a que no se encuentra soportado por ninguna actividad productiva. Como mínimo las nueve décimas partes del dinero que circula hoy día en el mundo es ficticio, es producto de préstamos de unos supuestos inversores en realidad dedicados a especular. Tarde o temprano todo ese dinero tendrá que desaparecer.

No importa cuanto recorten salarios y beneficios sociales: nunca, pero nunca ni en sus más salvajes sueños la economía planetaria llegará a producir las suficientes rentas para satisfacer las pretensiones de tamaña montaña de dinero. De esos 750 billones, estimo que capital real es decir capital invertido en activos tangibles productores de réditos y capital de trabajo – cuentas por pagar de clientes, etc — será como máximo-máximo el valor del PIB mundial más digamos un 50%, o sea unos 90 billones de dólares que redondearemos en 100. De ahí hasta 750 billones es dinero que no representa absolutamente nada, y es dinero que tarde o temprano tendrá que desaparecer.

Y en estas estamos.
Desde donde ahora vivo puedo contemplar los inmensos edificios del centro financiero de Frankfurt. En el cristal de la ventana desde donde escribo esto, uno a uno se pueden ir tachando los inmensos rascacielos que los gobiernos han tenido que ir rescatando o que están con problemas. El majestuoso edificio de UBS a escasas cuadras construido en el antiguo jardín de la mansión Roschtild, mas allá se ven los casi sesenta pisos de Dexia y el edicicio del Commerzbank. Miles de jóvenes vestidos todos iguales de traje oscuro, corbata roja o azul y camisa celeste o blanca pasan por frente a mí puerta todos los días camino a esas inmensas moles: a seguir perdiendo dinero y a continuar con el desapalancamiento masivo al que asistimos hoy día, mientras los políticos creen que prestándoles más dinero podrán devolver los préstamos que han tomado para hacer las desastrosas inversiones en que se han metido.

Solo mentiras y más mentiras, el desapalancamiento continuará llevándose a muchos por delante. Desde hace décadas que debimos de haber cambiado de rumbo. El desapalancamiento, o sea la cantidad de dinero que se perderá equivaldrá a casi diez años de PIB mundial. El dinero del que dispone el estado es un submúltiplo de esta cantidad por lo que es imposible que ningún estado les pueda rescatar, es como ver a los políticos poniendo el dedo en el chorrito de agua que sale de la presa, mientras siguen apareciendo inmensas grietas.

Yo creo que la situación es irrecuperable.




Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 114
  • -Recibidas: 205
  • Mensajes: 56
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #107 en: Septiembre 27, 2019, 06:55:43 am »
Citar
¿ Delante de que edificio hay que protestar ?
Martes, 18 de Octubre de 2011

En estos días los diferentes medios de desinformación se empeñan en traer expertos económicos a sus programas para tratar de dilucidar las causas, efectos y el previsible desenlace de la actual crisis económica que azota al planeta sobre todo a su parte desarrollada. Siempre se comienza con un recuento que arranca con la crisis de los CDOs, las hipotecas en USA, Lemman Brothers y la historia que ya todos conocemos. El clímax se alcanza cuando se llega a la pregunta de siempre:

¿Pero quién es el responsable de todo esto?

La mayoría de los expertos responden cosas como:

Nadie, esta crisis era inevitable.

Son los ciclos de euforia/depresión del capitalismo.

Es la codicia de las personas, todos somos culpables.

O la culpa es de los ricachones que se encuentran el el balcón de la foto, que tranquilamente sorben de su copa de champán  – los norteamericanos no diferencian el champán bueno del malo, pero bueno —  a la vez que se ríen y llaman hippies perroflautas a los del movimiento de ocupar Wall Street que montan follón en la calle.

Existe una pequeña minoría que señala exactamente el origen de la crisis, pero al parecer son la minoría olvidada. Los economistas críticos con la sobreproducción y los intereses creados alrrededor de la misma son olvidados sistemáticamente. Como ejemplo tenemos, a mi modo de ver, al más grande de todos ellos: John Keneth Glabraith, un economista que abordó la economía como lo que es, una ciencia política y no una ciencia exacta —- como la física o la química — que es lo que los economistas del  establishment quieren que creamos para ganar credibilidad y de paso vendernos que lo que pasa es inevitable: se trata de inmutables leyes naturales.

Esta crisis tiene su origen profundo en el  agotamiento del sistema producción-consumo en los países desarrollados y un origen reciente debido a importantes cambios en la leyes que regulan al sector financiero de estos países.

El origen profundo es el señalado es pasados posts:

Saturación de mercados debido a la insistencia en el crecimiento material una vez resuelto  con creces el problema de la supervivencia física.

Falta de nuevas ideas en cuanto a necesidades de la población a satisfacer: se pretende seguir creciendo hasta el infinito haciendo lo mismo de siempre.

Llegada de generaciones poco pobladas a la madurez en los países desarrollados lo que ralentiza el crecimiento de la demanda.

Cambio tecnológico profundo donde la automatización y la robótica provoca que cada vez la mano de obra sea menos necesaria, de ahí que baje su renta y la demanda se vea disminuida.

Esto reduce la rentabilidad de las inversiones que financian a la economía productiva por lo que el capital desesperadamente intenta buscar otra vía de conseguirla.  Y aquí nos encontramos con el problema de diseño que la sociedad industrial arrastra desde que nació. El imperativo de crecimiento no es debido a unas supuestas y urgentes necesidades materiales de la población – eso era cierto hace sesenta años –, es debido a las necesidades de devolver los intereses del capital que en forma de préstamos financian las actividades productivas. Es decir: el verdadero impulsor del crecimiento es el mantenimiento de la estructura financiera.

El otro imperativo es el mantenimiento del empleo, ya que la mayoría de la población vive de vender su trabajo al aparato productivo y nunca se ha abordado desde la política – porque el problema no es económico, es político – el asunto de a que se va a dedicar la mayoría de la población cuando sus servicios no sean necesarios dentro del aparato productivo industrial. Es decir: de que van a vivir cuando para producir de todo solo haga falta emplear al cinco por ciento tal como ahora sucede con el sector productor de alimentos que emplea al tres por ciento de la población económicamente activa y producen alimentos para todos sin ningún problema.

Todo este inmenso cambio  — sobre todo tecnológico — debería permitir a las personas el trabajar menos y vivir mejor. Pero en su lugar se transforma en un infierno debido a la insistencia de los intereses creados alrededor del aparato productivo de seguir con lo mismo que venimos haciendo desde que comenzó la era industrial hace doscientos años.

Una economía saturada de productos de consumo, con una productividad altísima debido al cambio tecnológico, con una población que no crece si no es por la inmigración, que poco a poco se ha ido quedando sin nuevas ideas y pretende seguir con lo mismo no puede soportar un escenario de pleno empleo y un sistema financiero de reserva fraccionaria que cobre intereses y por lo tanto obligue a la economía a crecer y crecer para devolver esos intereses. Es imposible.

A lo largo de los años se observa la disminución progresiva en los rendimientos de las inversiones productivas, sobre todo si se toma en cuenta la cantidad de capital utilizado en vender, es decir en estimular la demanda en base al marketing y la publicidad. En algunos sectores, como el de la telefonía móvil esto supone casi un 25% de la facturación. El capital en su desespero ha intentado buscar rentabilidad en otro sitio y para esto están los políticos.

Los mercados no son una entelequia suspendida en el vacío y que no se sabe muy bien de donde vienen. Los mercados son el producto de leyes y regulaciones, no son más que un conjunto de relaciones de intercambio enmarcadas dentro de unos límites establecidos por la ley. Por ejemplo, usted no puede cobrar sus deudas a punta de pistola así tenga toda la razón del mundo: tiene que acudir a los tribunales por muy bien o mal que funcionen. Es una ley en la mayoría de los países y define algunos límites dentro del mercado.

Los mercados los crean los estados y por lo tanto los políticos.
En realidad son una entidad legal.

Durante la pavorosa depresión mundial de 1930 los políticos de entonces aprendieron unas cuantas cosas sobre la regulación de los mercados financieros, por lo que establecieron lo siguiente:

La banca comercial que es la que crea el dinero fiduciario – dinero de la nada – solo puede prestarlo  para montar industrias o negocios. Es decir: solo puede financiar a la economía productiva. Prestar dinero para actividades de especulación financiera se encuentra prohibido.

Esto tiene una lógica impecable, ya que el dinero prestado es dinero traído del futuro y que devenga intereses, por lo tanto la única forma de devolverlo de forma medianamente sostenible y en un ambiente de recursos naturales ilimitados – cosa que está dejando de ser cierta, las cosas malas nunca vienen solas — es mediante actividades productivas.  En un mercado de especuladores financieros con dinero prestado  es inevitable el colapso; nadie será capaz de reproducir su dinero si otro no lo pierde ya que ninguno de los actores produce nada.

En la banca comercial los depósitos se encuentran garantizados hasta cierto punto por el estado y el mismo es quien vela por que estas entidades solo se dediquen a lo que les es permitido.

Para el que se quiera dedicar a la especulación financiera y a las emociones fuertes existe otro circuito: la banca de inversiones.  Esta banca no puede crear dinero fiduciario, no puede conceder préstamos ni pedirlos a otras instituciones ni al banco central. Simplemente recibe depósitos de sus clientes para invertir. Los fondos no se encuentran garantizados por lo que cada quien debe saber lo que hace.

Con el tiempo se creó una tercera banca, la hipotecaria con el objetivo de facilitar la construcción de viviendas, por lo que solo se le permite eso: conceder hipotecas. Para esto tanto el interés de los depósitos como el de los préstamos se encuentran regulados por el estado. Como concede créditos a largo plazo solo se le permite financiarse a largo plazo con la emisión de cédulas hipotecarias generalmente a cinco y diez años. Las cédulas son garantizadas por el estado. Esta banca no puede acudir al interbancario ni a ningún otro mecanismo de financiación que no sean depósitos a plazo y cédulas.

Este arreglo de las cosas permitió que el mundo occidental se desarrollase y creciese como nunca, muchísimas personas salieron de la pobreza y tuvieron acceso un trabajo decente y a una vivienda asequible bien sea en propiedad o en alquiler.

Con  el paso del tiempo los mercados comienzan a saturarse, cada vez es más difícil vender, cada vez las inversiones industriales rentan menos y para colmo la energía se volvió cara a partir de 1973. Entonces  comienza el asalto del sector financiero al poder  político buscando la  rentabilidad que ya no consigue en la industria. Esto comenzó en los USA y como USA manda – o mandaba – se extendió a todo el mundo. Comienza el derribo de la regulación establecida en los años treinta.

La primera en caer fue la de los bancos hipotecarios, que para hacerlos más competitivos – yo no sé con quién competían si operaban en un mercado regulado – se les permitió hacer de banca comercial.  En USA aprobaron  leyes en 1980 y 1982 para “liberalizar” el sector.  En 1985 se colapsa la primera entidad en el estado a Ohio dando comienzo a una crisis donde ya en 1989 habían quebrado la mitad de estas entidades. El fondo de garantía de depósitos se quedó sin dinero y el estado tuvo que intervenir. La gracia costó al contribuyente estadounidense   124.000  millones de dólares de 1980 mientras las noticias sobre la corrupción generalizada y las generosas contribuciones de estos banqueros a los políticos no cesaban de salir en los medios. Primer aviso para navegantes.

Aquí nacieron las nefastas hipotecas a interés variable que tanto han contribuido a organizar esta crisis, antes de los años ochenta estaban prohibidas. Aquí nació el que las entidades que conceden hipotecas se endeuden en el interbancario – de aquí lo del EURIBOR – cosa que ha sido el suicidio de las cajas de ahorro españolas. ¿ Pero a quien %##%&& se le ocurre irse a endeudar en el interbancario , que es un mercado de deuda a muy corto plazo para conceder hipotecas a treinta años  ?. Pues eso antes estaba prohibido y ahora se encuentra “liberalizado”.

Solo esto hubiese bastado para volver a la regulación antigua, pero no: la cosa sigue….y de que manera.

Luego eliminaron la regulación estatal que delimitaba el como los bancos remuneraban los depósitos. Ese interés no lo determinaban los bancos, lo determinaba un organismo regulador. Entonces comienza eso que recordamos como la guerra del pasivo, el libretón, la megacuentta de ahorros, el regalar ollas y sartenes para captar depósitos y un larguísimo y ridículo galimatías que lo único que hizo fue encarecer el dinero que captaba la banca. Esta al verse forzada a buscar rentabilidad a este dinero caro comenzó ha meterse cada vez en asuntos más espinosos y de alto riesgo. Con esa “liberalización” la misma banca lo único que hizo fue encarecer notablemente su materia prima: los depósitos. Vamos unos genios financieros.

La fiesta financiera continúa durante los ochenta y noventa, llegándose a permitir a la banca el conceder créditos para especular con papeles financieros. ESTE ES EXACTAMENTE EL ORIGEN DE LA GRAN DEPRESION: el apalancamiento en operaciones financieras especulativas.  ¿ Cómo se permite a alguien traer dinero del futuro si no lo va a utilizar en actividades productivas,  es decir en aumentar la riqueza general de forma que ese dinero se pueda devolver ?.

Entonces  los banqueros pasaron de ser aquellos seres cetrinos y antipáticos que te hacían una colonoscopia y te pedían a tus hijos como garantía antes de concederte un crédito a ser unos “comercialetes”. Todo el día en el teléfono llamando a todo el mundo para venderles siempre lo mismo: papeles financieros para especular más el crédito para comprarlos. Ejércitos de cientos de miles “banqueros” de veintiantos años todos machitos-gallitos al teléfono de sol a sol,  a ver a quien enganchan para así cumplir con sus objetivos de “producción” de forma de cobrar inmensos incentivos y así poder pagar el Porsche y la niña plástica con la que sale.

Comienza a inflarse la burbuja.

Esta emisión descontrolada de capital trajo consecuencias desastrosas a la economía real, ya que el traer capital del futuro inmediatamente comienza a demandar intereses y por lo tanto hay que utilizarlo en financiar una actividad más rentable que el interés que se cobra por él. Un montón de especuladores financieros nunca podrán ganar todos ya que la especulación es un juego de suma cero: lo que yo gano otro lo pierde. Un conjunto de productores industriales si pueden ganar dinero todos al mismo tiempo ya que al aumentar la riqueza hay más para todos.

Entonces los especuladores financieros se lanzan todos al mismo tiempo a buscar rentabilidad con el dinero que esos banqueros-con-espinillas han creado. ¿ Donde buscarla ?, en el único lugar donde existe: en la economía real.

Bienvenidos al mundo de las fusiones y adquisiciones de los años noventa. La cosa funcionaba de la siguiente manera.

Adquisiciónes:

El fondo XYZ de banqueros todos expertos en hacer cálculos en hojas de Excel le ponen el ojo a la empresa de turbinas ABC, que tiene un capital de 2000 millones, 5000 empleados y produce unas turbinas de puta madre por lo que sus clientes hacen cola para comprarle. Esta empresa es el líder tecnológico con un I+D potentísimo que no para de innovar. Entonces viene el fondo y la compra por 6000 millones ya que dispone de una montaña de dinero generado mediante los créditos que le han vendido a sus inversores. Los antiguos dueños se marchan forrados y la nueva directiva compuesta por banqueros comienza su gestión.

Lo primero que notan es que antes la empresa ganaba 200 millones al año lo que da un rendimiento de capital del 10%, no está mal. Ahora misteriosamente tiene un capital de 6000 millones pero los beneficios siguen siendo de 200 ya que físicamente sigue siendo la misma empresa: los mismos talleres, las mismas máquinas, los mismos vendedores, etc. Ahora la rentabilidad es del 3%, una mierda. ¿ Que cosas no ?. Esos 4000 millones de capital adicional no han comprado absolutamente ninguna nueva instalación de producción, simplemente los banqueros-con-mocos se los han regalado a los antiguos dueños.

Y ahora pretenden que la empresa con 2000 de capital rinda como una con 6000.

Entonces comienza el tío vivo de despidos, recortes de gastos, jubilaciones anticipadas, eliminación de I+D, dietas, coches, etc,etc, tratando de sacar 600 de donde solo hay 200. Llega un momento en que comienzan a eliminar lo no eliminable: atención al cliente, ingeniería, I+D, gente que son los que saben, etc,etc. Entonces las turbinas ya no son tan buenas y se comienzan a perder clientes, los márgenes comerciales y los volúmenes de venta bajan, la culpa es del director comercial o del de compras que no aprieta a los proveedores. En lugar de comprar esas indestructibles piezas alemanas de Titanio que son las que siempre hemos utilizado compramos estas de plástico made in Tailandia, las turbinas comienzan a fallar por aquí y por allá y así poco a poco la empresa va muriendo.

Fusiones:

Las fusiones son de la siguiente manera. Existen dos empresas la ABC y la XYZ, ambas fabrican lo mismo y son competencia. Entonces un grupo de estos banqueros-con-mocos  visita a ABC y les convencen de que tienen que comprar a XYZ pero YA. Les cuentan que los de XYZ están por comprarles a su vez y claro echaran a toda la directiva a la calle y adiós a la buena vida. Al mismo tiempo otro grupo de banqueros se encuentra en XYZ con el mismo cuento.

Viene ABC y lanza una OPA hostil sobre XYZ y lo que valía 2000 ABC lo compra por 6000. Ahora ABC se encuentra en la misma situación que en la adquisición descrita con anterioridad y vuelta a comenzar con el tío vivo de reducción de costes y muerte lenta.

Mientras tanto los banqueros y sus amigos de las consultoras han cobrado millones por los servicios prestados, han concedido préstamos y más préstamos, han hecho de corredores, aseguradores, corre-ve-y-dile y cobrando por aquí y por allá.

Más de la mitad de las fusiones y adquisiciones realizadas en los años ochenta y noventa acabaron en desastre. Es decir: el valor de las empresas disminuyó sensiblemente,  se perdieron millones de puestos de trabajo, miles de millones en conocimiento técnico desaparecieron para nunca volver, se cerraron innumerables departamentos de I+D, muchas empresas cerraron al no poder soportar el peso de las deudas.

Todo esto tiene una solo lectura: los créditos concedidos para estas operaciones son irrecuperables.

Y de esta forma el capital pasa de ayudar a desarrollar al aparato productivo a destruirle. En eso ha estado ocupado los últimos treinta años, no nos extrañe el descenso generalizado del nivel de vida de la clase media en el occidente industrializado.

Todo ese exceso de capital especulativo creado por los banqueros-con-mocos y producto de la desregulación ha estado destruyendo al aparato productivo, eliminando puestos de trabajos, sapiencia, capacidades técnicas y todo lo que haga falta con tal de obtener una rentabilidad que es imposible de obtener ya que ese capital no ha sido invertido en ampliar ninguna planta, ni en crear ni mejorar esos productos.

Paralelamente y de forma coordinada ¿ qué casualidad no?, todos los gobiernos del mundo bajan la tasa de impuestos que grava las ganancias obtenidas en la especulación financiera a la mitad de la que tienen las actividades productivas. En casi todo el mundo las ganancias por la especulación tributan a un tipo del 18-20% mientras que las industriales y salarios al 30-40%. Más leña a la burbuja.

En 1997 quiebra el Long Term Management Fund un hedge fund comandado por unos premios nobel de economía y que operaba con préstamos de la banca. El rescate fue de casi 4000 millones de dólares: un solo fondo. Otro aviso más.

Pero nada.

Entonces el paroxismo llega en 1999 durante el gobierno de Clinton cuando el congreso Norteamericano elimina de un plumazo la ley que separaba a la banca de inversiones de la banca comercial. Se dice que esta ley fue derogada solo para que se pudiese formar el CitiGroup producto de la fusión de un banco comercial con otro de inversiones.

Y ahora la cosa si que comenzó a ir en serio.

En esta situación sí que no hay límites a la generación de dinero fiduciario – es decir: prestamos – para ser “invertido” en actividades especulativas. Por lo que la inflada de burbujas comienza en serio y es lo que ya conocemos: Internet y la vivienda.

Una vez estalladas esas burbujas la banca busca al gobierno para que les proteja convirtiendo una buena parte de su deuda privada en pública y ahora como los estados se encuentran ahogados en deudas se dedican a desmantelar absolutamente todo los servicios sociales  que corresponden a los ciudadanos y que por cierto: pagan por ellos. Aquí ya llegamos al deudor de último recurso,  ya no se puede más.

Pero existe un efecto muchísimo peor. En esta loca carrera por conseguir una rentabilidad inalcanzable  muchas corporaciones se propusieron como objetivo aumentar su beneficios un 10% anual por siempre jamás, incluso fardaban de ello antes los inversores-con-mocos  que exigían más y más beneficios  ante la abultada cotización que habían alcanzado las acciones de estas corporaciones debido a la compra masiva mediante créditos. Incrementar los beneficio un 10% anual implica duplicarlos cada siete años. Es decir: este año ganamos 100, dentro de siete ganaremos 200, dentro de 14 ganaremos 400 y así 800, 1600 y para dentro de cuatro décadas estar ganado 3200 en una progresión geométrica que supuestamente llega al infinito. Encima eso se pretende hacer solamente reduciendo costes, sin invertir en aumentar la capacidad productiva para vender más: claro ya todo el dinero se lo fundieron comprando acciones sobrevaloradas.

Como eso es imposible entonces decidieron fabricar en China.

La cosa es bien fácil: si fabrico en Europa o USA me cuesta 20 la unidad y si lo hago en China 2, como lo vendo a 40 nos forramos. Y así fue: buena parte de la capacidad industrial de occidentes y sobre todo de USA fue desmantelada y enviada a China. Con esto no solo occidente perdió cientos de millones de puestos de trabajo: perdió la posibilidad de seguir innovando en estos campos, ahora los que saben son los Chinos. Recientemente Amazon intentó fabricar su nueva versión del Kindle – un lector de ebooks – en USA por aquello de patriotismo. Tuvo que abandonar el proyecto y fabricar en China ya que en los USA, si en los USA hoy día no existen fabricantes que puedan suministrar las piezas que requiere el aparato. Y otra cosa: el que sabe fabricar Kindles también puede fabricar sistemas de guía de proyectiles balísticos y otras lindezas.

Con esto hemos regalado a China buena parte del conocimiento técnico acumulado por occidente durante décadas y ya veremos dentro de veinte años como estará la balanza tecnológica entre ambos. Todo cortesía de estos  disque banqueros y su bolsa de valores hiperinflada  a punta de créditos que ahora nadie puede devolver.

En estos días el sector financiero se dedica a especular con los alimentos – con dinero del estado – de forma que la población se vea obligada a pagar una renta a esa formidable cantidad de falso capital  bajo la forma de un mayor precio de la alimentación. Y ya sabemos:  hay que comer, si o si.

En treinta años el sector financiero dejado a su libre albedrio ha destruido buena parte del sistema productivo, de la clase media, de sus pensiones y del mercado de la vivienda. Ahora amenaza  con destruir los estados. En el ínterin ha amasado unos 600 millones de millones de dólares de deuda producto de todos los handerklanders financieros que ha montado en los últimos 30 años. Los mismos son impagables y no existe estado, ni plan de rescate, ni fondo de contingencia, ni FROB ni nada en el mundo que les pueda rescatar. A este paso las personas se quedarán sin trabajo, sin pensiones, sin un techo donde vivir, sin policía, sin hospitales, sin escuelas comiendo comida carísima que casi no podrán pagar pero eso si: el valor de su cartera de acciones será gigantesco — !! somos millonarios !!  — siempre y cuando no intente vender esas acciones ya que le darán cuatro duros por ellas. Pero mientras tanto en el extracto del banco se ven los millones por todas partes, que de ilusiones también se vive.

Ahora so saben qué hacer, y enciman tiene la desfachatez de decir que los jóvenes que protestan hoy día por todo el mundo no proponen alternativas porque no tienen ningún plan: ellos tampoco.

Para poner  600 millones de millones de dólares en perspectiva tomemos en cuenta que el PIB mundial es de unos 60 millones de millones. El PIB productivo es mucho menor ya que dentro del PIB total se cuenta el sector servicios y el mismo sector financiero.

Así toda la población mundial deje de cobrar un duro durante diez años no se podrá devolver esa deuda.  Eso es: trabajar gratis durante diez años. Ya podrán recortar en escuelas, hospitales, pensiones y en el boleto del metro: una gota de agua en el mar.  Seiscientos billones equivalen a 86.000 dólares a cada hombre mujer y niño del planeta. Es decir una familia promedio de cuatro personas — desde las alemanas hasta las etíopes — debería  344.000 dólares, vamos como si se hubiese cogido una buena hipoteca. Este dinero equivale al dinero que gastarían todas las familias del planeta si cada una comprase un “chaletito” de 250.000 Euros….todos y cada una de las familias….del planeta.

No sé que más argumentos hacen falta para regularles de nuevo.

Culpable de haberlos haylos:

Toda la clase política actual de todos los países, yo diría que desde el primer gobierno de Aznar debe salir del poder, pero ya.  Y el sector financiero debe ser vuelto a regular.

Solo un ejemplo: el primer lobista – eufemismo para sobornador de congresistas – de la derogación de la ley Glass Steagal (la que separaba la banca comercial de la de negocios) fue el entonces secretario del tesoro (ministro de hacienda) Larry Summers. Hoy Summer es asesor económico del gobierno de Obama y su acólito Tim Geithner es el actual ministro de hacienda.

Lo mismo sucede en España donde Rodrigo Rato, el ministro que comenzó con la burbuja bajando los impuestos a los beneficios obtenidos mediante especulación financiera al 18% mientras que empresas cotizan al 35% y salarios al 45%, luego se va tranquilamente al FMI.

Hoy políticos y financieros forman una mafia que lo está destruyendo todo. El final de todo esto con toda probabilidad será una depresión mayúscula, ya que tarde o temprano la mayoría de las instituciones financieras en el mundo quebraran. Nadie pero nadie nunca podrá devolver 600 billones de dólares en créditos.

En lo que si se equivocan los que protestan es el protestar delante de los bancos, en Wall Street o en el banco central. Donde hay que protestar es frente a los congresos y frente a los partidos políticos.

Este desastre ha sido causado por una desregulación temeraria del sector financiero y la solución es política. Por aquí ya habíamos pasado en 1929, la verdad que no se qué es lo que le pasa a estos supuestos expertos económicos. El tema está estudiado  y vuelto a estudiar, se han escrito ríos de tinta sobre la depresión de 1929 y sus causas y se explica hasta la saciedad  en cualquier universidad de esas de élite que vale una pasta.

La solución es política y pasa por volver a tener leyes que regulen a la banca.

gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 523
  • -Recibidas: 696
  • Mensajes: 189
  • Nivel: 14
  • gentid Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #108 en: Septiembre 30, 2019, 13:54:02 pm »
Citar

Teoría y Práctica del Colectivismo Oligárquico   
Lunes, 24 de Octubre de 2011


El neoliberalismo económico es una doctrina basada en una serie de premisas falsas, por lo que es inevitable que conduzca a los desastrosos resultados que en estos días observamos.

 De todas ellas la premisa más famosa – y más falsa – es la de “mano invisible” que regula a los mercados. Más o menos reza:
“Los mercados no necesitan regulación ya que se regulan por si solos”

En realidad los mercados son una entidad legal, ya que son creados por leyes. Inclusive podría argumentarse que es económicamente ineficiente la no regulación ya que los actores del mercado perderían gran cantidad de energía y recursos defendiéndose o atacando en un mercado sin reglas.

En realidad la premisa quiere decir:
“No quiero que nadie me regule, quiero hacer lo que me dé la gana y que otros corran con las consecuencias”

El ejemplo paradigmático del mercado sin reglas es el de las drogas.

Cada capo se quiere quedar con el negocio de los otros capos, pero estos a su vez no se van a dejar. El resultado es una guerra permanente donde los diferentes capos emplean gran cantidad de sus recursos psíquicos y económicos en defenderse cuando no en atacar a los otros capos en un permanente sin vivir en lugar de dedicarse a lo suyo: producir y distribuir más drogas. En realidad quienes principalmente impiden que las drogas lleguen a la calle son ellos mismos y su eterna guerra, no los cuerpos de seguridad.

Si los capos tuviesen dos dedos de frente o un poco menos de tetosterona lo que deberían de hacer es reunirse y acordar como va a funcionar el negocio. Tal zona para fulano, esta otra para perencejo, nadie se mete en el territorio del otro, acordarían algún tipo de mecanismo de resolución de conflictos – tribunales, consejo de ancianos, etc – que no fuesen las pistolas, es decir establecerían reglas o lo que es lo mismo: regularían sus mercados. Esto liberaría los inmensos recursos invertidos en el aparataje de protección/ataque para ser utilizados en el negocio. Ahora dispondrían de más aviones, más barcos, más dinero para sobornos, mas medidas antirradar y pondrían más hectáreas en cultivo. Con el tiempo hasta podrían llegar a fundar un banco mancomunado para lavar su propio dinero sin tener que pagarle a los otros bancos, establecer planes de pensiones, seguros de vida y salud para todos sus empleados, mulas y sicarios. Todo esto sin olvidar que cada uno de los capos multiplicaría por cien sus probabilidades de llegar a viejo con vida y disfrutar de sus millones y sus nietos.

Estas son las ventajas de la regulación económica: estabilidad para dedicarse al negocio. Claro que el regulador debe entender muy bien lo que esta regulando y ser un poco inteligente, no estar al servicio de los capos pero escucharles y sobre todo: no trabajar, haber trabajado o esperar trabajar para ellos. El trabajar para ellos, tal como sucede hoy en los mercados financieros, anula totalmente las ventajas de la regulación y el ser poco inteligente también ya que nadie que participe en el mercado verá las ventajas de una regulación estúpida. Ahora si ya se dan los dos casos al mismo tiempo, como en el mercado eléctrico español, entonces apaga y vámonos.

La bandera utilizada por los economistas neoliberales para atreverse a proclamar que un mercado “liberalizado” es más eficiente que uno bien regulado es el archiconocido libro “Una investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones” escrito por Adam Smith en 1776. Para hacer que la mentira sea creíble no hay nada como decir medias verdades a la vez que uno se arrima a un buen árbol. Quizás Adam Smith y Karl Marx sean los economistas-filósofos más citados y menos leídos por la comunidad económica.

- ¿ Por qué hay que liberalizar los mercados ?
- Porque lo dice Adam Smith en su libro.
- ¿ Por que si esto es así los mercados no han estado liberalizados desde 1776 ?
- Ehhh…bueno..no-lo-se pero aquí estamos nosotros los neoliberales para retomar la antorcha. Venga vamos a liberalizar el mercado eléctrico.
- Oye que se ha ido la luz.

El libro de Adam Smith y su pensamiento es quizás uno de los más influyentes en la economía capitalista al ser el primer libro de economía moderna que se escribió. En realidad Smith nos habla en su obra no de la “liberalizacíon” pero si de la especialización del trabajo. Smith, agudo observador, hizo patente a casi todo el mundo que las especialización del trabajo es la clave para aumentar la productividad y por lo tanto el nivel de vida. En aquellos años lo normal era el trabajo del artesano que construía una silla de montar completa. Smith decía que la clave era que unos se dedicasen a producir hebillas y solo eso, otros estribos, otros cordeles y otro a ponerlo todo junto. Así entre todos ellos producirían mas sillas que si cada uno fabricase una por su cuenta y entre todos serían más ricos. En realidad está hablando de cooperación y no de competencia.

Adam Smith vivió en la Inglaterra y Suiza de mediados del 1700, donde la economía estaba compuesta principalmente por PYMES dirigidas a pie de taller por su propio dueño. En este escenario no existe nadie que domine el mercado, ni existen grandes oligopolios y los negocios se hacen directamente con el propietario. Fue aquí donde concluyó que la competencia es saludable ya que si cada quien obra en su propio interés en realidad aumenta la riqueza general y eso beneficia al conjunto. Existe una “mano invisible” que regula al mercado, claro: nadie domina dicho mercado, todos son PYMES. De aquí viene el concepto de que los mercados se regulan solos: de una economía formada por PYMES.

Adam Smith dijo muchas otras cosas, que curiosamente parecen olvidar nuestros modernos neoliberales.

No se menciona por ninguna parte es lo que opinaba Smith sobre las grandes corporaciones por acciones dirigidas por unos administradores profesionales que no eran los propietarios y que hoy conocemos como directores.

“The directors of such companies, however, being the managers rather of other people’s money than their own, it cannot well be expected that they should watch over it with the same anxious vigilance with which the partners in a private copartnery frequently watch over their own.”

No se puede esperar que los directores de estas empresas, siendo administradores de los dineros de otras personas en lugar de los suyos, supervisen las operaciones con la misma vigilancia ansiosa que la que tendrían si la empresa fuese efectivamente suya.

Por lo menos tuvo la delicadeza de no mencionar la corrupción, los sueldos astronómicos y la búsqueda del beneficio personal en detrimentos de los accionistas, clientes, empleados y suministradores, pero es evidente que no les tenía en gran estima.

Otra cosa que no se menciona de Smith es lo que opinaba acerca del pago de los impuestos, donde dejaba bien claro que aquellos que más se benefician de la protección del estado en cuanto a proveedor de un medio estable para hacer negocios deben contribuir más a su mantenimiento. Y por más no hablaba de proporcionalidad, por más hablaba de progresividad: si te beneficias el doble que tú vecino debes contribuir con más del doble de tu vecino. Adam Smith, el padre del liberalismo era un acérrimo defensor de los impuestos progresivos.

Por otra parte se le cita como que Smith abogaba por un estado mínimo, por lo que hay que desmantelar al estado. Smith abogaba por un estado limitado no nulo, pero por las siguientes razones:
“Civil government, so far as it is instituted for the security of property, is in reality instituted for the defence of the rich against the poor, or of those who have some property against those who have none at all.”

La verdadera función dl estado civil, tal como se encuentra instituido es la defensa del rico contra el pobre y de los propietarios contra los que no tienen nada.

Smith argumentaba que un estado grande lo único que hacía era destinar los impuestos a subsidiar a las élites cuando no a proteger sus intereses monopólicos. Smith estaba apasionadamente en contra de los grandes estados y de las grandes corporaciones, era alérgico a cualquier concentración de poder ya que eso destruye el libre mercado y lo consideraba moralmente cuestionable. Por esto estado y empresas debían de tener un tamaño pequeño de forma que no tuviesen tanto poder.

Otra cosa que promulgaba Smith era que el costo total de producción debe ser imputado a lo producido, no deben existir costes externalizados. Por ejemplo: una compañía minera destroza un paraje para explotar una mina, el mineral se vende y cuando aquello se acaba marcha dejando la comarca hecha un erial, ya los habitantes y ayuntamientos de la zona se encargaran de arreglar el estropicio. En este caso la compañía minera ha externalizado el coste de reponer el paisaje. Se lo ha ahorrado y con ese ahorro o ha sido más competitiva quitando negocio a s competencia o ha aumentado sus beneficios. Smith dice que en el coste del mineral se debe incluir el de reponer el paisaje. Y para estas cosas es para lo que existe el gobierno y las regulaciones.

Smith era un acérrimo defensor de la economía nacional cuando decía:
“By preferring the support of domestic to that of foreign industry, he intends only his own security, and by directing that industry in such a manner as its produce may be of the greatest value, he intends only his own gain, and he is in this, as in many other cases, led by an invisible hand to promote an end which was no part of his intention.”

Al preferir el soporte de la industria nacional y no de la extranjera solo busca su propia seguridad, y dirigiendo su empresa de forma que su producción tenga el máximo valor solo busca su propia ganancia y de esta forma y como en muchos otros casos es guiado por una mano invisible que promueve un fin que no forma parte de sus intenciones.

Ese fin es el bien común. La firma local que compra local promueve el bien común. Smith nunca se hubiese llevado la producción a China.

En ninguna parte de la obra de Adam Smith dice que la economía ideal estaría compuesta por unas cuantas multinacionales oligopólicas en clara connivencia con los estados, sin raíces en ninguna nación, dirigidas por unas personas que no son sus propietarios, que solo les interesa su beneficio personal y que les importa un pito sus mercados, productos, empleados, suministradores, colaboradores y que venderían la casa de su madre dejándola en la calle para comprar la nueva alfombra del recibidor. El mundo de Smith era todo lo contrario, era un mundo de empresas regentadas por los propietarios conocidos, que arriesgaban sus pertenencias y se encontraban afincados en el territorio . La economía global de hoy día era anatema para Adam Smith, ya que destruye el mercado.

También abogaba claramente por que el propietario de una empresa, así fuese por acciones, fuera responsable solidario de la misma hasta por el monto de todas sus propiedades. El mismo Adam Smith despotricaba de la sociedad Anónima, donde el propietario es responsable solo por el capital invertido. Es decir que su empresa puede quebrar y su casa, su dinero en el banco y sus cuadros son intocables. De esta forma, ante una quiebra, mientras suministradores y empleados hacen cola para que alguien les pague dicho propietario se va al club de equitación a echar unas risas.

Es muy curioso que hoy día la forma de empresa llamada Sociedad Anónima sea en realidad de responsabilidad limitada y la forma de empresa denominada Sociedad de Responsabilidad Limitada sea en realidad no limitada ya que en este tipo de firma el propietario si responde con todos sus bienes. También llama mucho la atención que la sociedad Anónima – donde el dueño puede escapar ante la quiebra – sea el tipo de empresa de la gente con dinero y la sociedad de responsabilidad limitada – donde el propietario pierda hasta la camisa ante una quiebra – sea el tipo de empresa de las personas con menos recursos.

Hasta qué punto se puede tergiversar el pensamiento del padre de la economía moderna para acomodarlo a los intereses de clase y a los mecanismos de dominio subyacentes.

Inclusive todos parecen olvidar que la guerra de independencia de los Estados Unidos en realidad fue una guerra contra la principal trasnacional de la época, la British East India Company que cotizaba en la bolsa de Londres, tenía hasta sus propios ejércitos y de dedicaba a todo tipo de desmanes a lo largo y ancho del imperio británico. Esto fue tan así que desde 1776 – año de la declaración de independencia – hasta mediados del siglo XIX este tipo de empresas — sociedades anónimas por acciones — estuvo prohibida en el país y solo se autorizaban durante un tiempo limitado para grandes obras públicas. Se las consideraba poco menos que engendros del diablo.

En realidad esta forma actual de contubernio corporaciones-estado dentro del mundo industrial siempre tuvo un nombre: fascismo. Este es su verdadero nombre y no los atributos y florituras tomados prestados de la inmensa obra de Smith que con calzador les quieren trasplantar los economistas a sueldo del régimen.
En realidad lo que parecen haber leído muy bien es el libro ficticio “”Teoria y Practica del Colectivismo Oligarquico” del también ficticio Emanuel Goldstein. Es un muy interesante libro nunca escrito por un autor que no existe, pero ni falta que hace para entender su contenido.


gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 523
  • -Recibidas: 696
  • Mensajes: 189
  • Nivel: 14
  • gentid Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #109 en: Octubre 01, 2019, 07:48:05 am »
Citar

La Falacia de los Servicios   
Lunes, 31 de Octubre de 2011

 
 Otra de las falacias sobre la que se sustenta el neoliberalismo es la referente a la economía de los servicios, la cosa va mas o menos de lo siguiente: no importa que desaparezcan los puestos de trabajo industriales, la población podrá vivir cómodamente trabajando en la economía de los servicios. El futuro son los servicios.
Pareciera que los economistas que pregonan estas cosas en su vida hubiesen estudiado lo que es la productividad y su impacto en el bienestar de la población. Este argumento, como veremos, no es más que un bálsamo para que la población se quede quietecita — como si la fuesen a operar en el quirófano — mientras sus puestos de trabajo son exportados hacia países de bajos salarios, hacia países donde la dictadura hace imposible la existencia de sindicatos o hacia países con las dos cosas.

Existen muchos mitos arraigados — y me atrevería a decir promovidos — respecto a la productividad. Que si productividad es trabajar más, ¿ pero más como ?….bueno más horas dicen por allá, no hay que trabajar «más duro» dicen por aquí…no lo que hay que hacer es no tener tantas bajas ni absentismo… estáis equivocados: hay que trabajar con mística dice el moralista, …..lo que pasa es que no sois buenos cristianos y os la pasáis todo el día de botellón pecando y usando condones dice el de la conferencia episcopal, ….es que se ha perdido la «moral» de trabajo los jóvenes lo quieren todo hecho dice el abuelo, antes con un sueldo alcanzaba ahora hacen falta dos, es que la gente quiere tener de todo, lo que hay es que conformarse con menos. Y así todo el día en medio de una terrible cacofonía donde nadie se aclara y que permite a los que si se aclaran pescar en río revuelto.

Pero la productividad tiene una definición muy simple, no tiene nada que ver con moralinas y posee una impacto determinante — yo diría total — sobre el nivel de vida de las personas.

La empresa Compresores Martinez fabrica compresores de aire y tiene dos vendedores. Uno de ellos es José, un muy buen chico, con su novia formal, se encuentra ahorrando para el piso, no fuma ni bebe, va a visitar a su madre todos los domingos y colabora con una ONG. Todos los días José sale de su casa a las siete de la mañana a visitar clientes, polígono tras polígono, puerta a puerta y venga y venga sacando una venta por aquí y otra por allá. El chico es organizado, hace su lista de visitas, lleva los informes de ventas como un reloj, es una máquina. Cuando llega a casa todas las noches lo primero que hace es enviar sus informes y todos los pedidos del día. Los clientes le aprecian mucho, la mayoría son pequeños talleres y cuando tienen un problema de compresores José se los resuelve con maestría ya que encima es un gran técnico y entiende del tema. Con esto consigue vender unos 20.000 Euros/mes trabajando casi doce horas al día. El señor Martinez opina que José es un gran profesional y un buen muchacho.

Luego tenemos a Amador, un gañan-fantasma de aquellos de aquí te espero, soltero emperdenido, ha tenido trescientas novias, no tiene ni un duro ahorrado, fuma como un carretero, todas las noches está de juerga, no aparece por la oficina, no envía ni un informe, es que no sabe ni donde tiene las facturas de sus gastos. Los cobradores y un ejército de mujeres enfadadas le persiguen por doquier mientras el huye en su Audi TT descapotable color rojo del que debe tres cuotas pero no importa ya que no le queda ni un punto del carnet.

Amador se levanta a las diez de la mañana y en pijama llama a sus clientes que están encantados con él porque se están forrando mientras le piden más y más compresores por camiones enteros. Resulta que los compresores que fabrica Martinez son fenomenales para las escuelas de buceo ya que funcionan sin aceite y el aire no huele ni sabe a nada. Su cuñado, que tiene una escuela de buceo, le explicó el asunto del aire una vez a las cuatro de la mañana cuando ya habían perdido la cuenta de las copas que llevaban. Amador no hizo mas que atar cabos, probó un compresor en la escuela de su cuñado y luego se fue a la federación de buceadores a venderles la idea. El resultado es que ahora esto se vende hasta debajo de las piedras. Como la hora de buceo la cobran a 100 Euros y esta gente tiene pasta — solo hay que ver como vive el cuñadísimo — Amador les vende los compresores un 30% más caros y cuando le llama algún cliente con un compresor que no arranca el le dice que no le venga con historias de estas, que no tiene ni puta idea y que si quiere le regala uno nuevo y ya está. Amador vende dos millones y medio de Euros al año. El señor Martinez opina que es «como un hijo suyo» y no tiene problemas en adelantarle las comisiones constantemente ya que siempre anda sin un duro.

¿ Quien es más productivo José o Amador ?
¿ Tiene que ver la productividad con trabajar más horas ?
¿ Tiene que ver con trabajar con «moral» sea lo que sea lo que signifique ?
¿ Tiene alguna connotación moral la productividad ?

Otra de productividad.

Una cuadrilla de obreros abre zanjas con pico y pala a razón de vente metros por día. El dueño de la empresa decide modernizarse y compra una retroescavadora Caterpillar último modelo con cabina insonorizada, aire acondicionado y que vale una fortuna. Ahora un solo operador ejecuta 300 metros de zanjas al día y la facturación aumenta una barbaridad a pesar de haber bajado el precio por metro. El problema es que ahora al operador hay que pagarle mucho más ya que es un FP con cursos de Caterpillar, carnet de manejo de maquinaria, sabe programar el nivelador láser automático y tiene conocimientos de mecánica e hidráulica. Al dueño de la empresa no le queda más remedio que pagarle ya que él de retroexcavadoras y esas cosas «láser» no tiene ni idea, pero como el negocio va bien y estamos facturando por un tubo no hay problema. Entonces al dueño se le ocurre equipar la retro con luces halógenas que han costado otra barbaridad pero que permiten trabajar de noche. Ahora se pueden hacer 500 metros al día en lugar de 300 y claro hay que contratar otros cuatro operadores por lo que los cinco montan un sindicato y comienzan a pedir lo suyo. Pero ahora el negocio da para eso, para pagar el crédito de la retro, luces y lo que haga con tal de tener a «sus muchachos» contentos y la retroexcavadora facturando las veinticuatro horas del día.

Este es el principio del aumento de nivel de vida por aumento de productividad. La productividad no es más que producción por hora trabajada, bueno en realidad es valor agregado (lo que vendo menos lo que compro) por hora trabajada. O en otras palabras: que tanto valor monetario agrego yo a lo que pasa por mi empresa por hora trabajada.

En el primer caso Amador aumenta su productividad debido a que ha descubierto una aplicación para el producto que vende que a nadie mas se le había ocurrido. Es decir, ha desarrollado algún tipo de conocimiento sobre su campo de actividad que nadie más posee o lo que es lo mismo: ha creado una tecnología. Aunque luego se lo beba y se lo fiestee, eso es otra cosa que pertenece al campo de lo moral y no de lo económico. Las tecnologías no son exclusivamente del ámbito de los laboratorios repletos de científicos con PHDs.

En el segundo caso la productividad se ve aumentada ya que a cada trabajador le doy una herramienta más grande, primero una pala, luego un palón, luego una retro pequeña y finalmente una gigantesca. En este caso la productividad aumenta debido a que el dueño de la empresa ha aumentado la inversión de capital por empleado. Es decir: cada quien en lugar de ir con una navajita va con un cañón.

Y no existe mas, la productividad al ser valor monetario agregado por hora trabajada solo se puede aumentar de dos formas: aumentando el valor con nuevas ideas — tecnología — o produciendo más de lo de siempre en las mismas horas utilizando herramientas mejores y más grandes. Al ser este parámetro el resultado de dividir el valor agregado por el número de horas trabajadas o hago como Amador: vendo caro ya que me lo pagan porque a nadie más se le ha ocurrido o sabe como se hace o hago como en el segundo caso: a cada quien le doy un maquinón para que produzca por un tubo.

La moderna planta industrial química, refinería de petróleo o acerería es el paradigma moderno de la productividad, ya que básicamente se trata de inmensas máquinas de producir que ocupan el área equivalente a un pequeño pueblo, que han costado miles de millones y que son manejadas por un pequeño grupo de expertos muy bien pagados. Manejando una máquina de ese tamaño pocas personas producen muchísimo ya que la inversión de capital por trabajador es altísima.

O desarrollo tecnología o incremento la inversión de capital por empleado o las dos cosas. Esto no tiene absolutamente nada que ver con trabajar más, menos, con mala, con buena cara o estar de fiesta o tener mística en el trabajo o ir a misa o al puticlub. Esas son connotaciones morales muy típicas de países católicos — como el nuestro — donde durante siglos han estado confundidos y preguntándose si el aparato productivo es «moral» ya que la iglesia católica se empeña en meterse en todo, inclusive en terrenos donde no entiende o nunca ha tenido experiencia como el romance, el sexo, el matrimonio y la crianza de los niños. Entonces los hijos de las élites se educan en colegios religiosos de ambiente gótico donde entre misa y misa le inculcan estas cosas.

El aparato productivo no es ni moral ni inmoral, el aparato productivo produce. Luego el cómo se reparten los beneficios generados por ese aparato entre los que trabajan en él y los propietarios de las máquinas e instalaciones si que es político y posee connotaciones morales pero aún así no dejan de escapar a la lógica económica. Pero no nos apartemos del tema.

La herramienta más poderosa para conseguir aumentos de productividad a largo plazo es la inversión de capital por empleado. Se trata de dotar a los empleados de instalaciones lo más grandes y más automáticas posibles para que pocos produzcan muchísimo. Amador podrá ser muy listo, pero tarde o temprano le copiaran, inventaran otro tipo de compresor, vendrán los chinos con las rebajas, etc, etc. La única forma de que Amador mantenga su liderazgo durante décadas es que el señor Martinez se gaste el dinero y monte una modernísima y automática línea de producción.

El aumento a largo plazo del nivel de vida de la población depende exclusivamente del aumento a largo plazo de la productividad.

Entonces para aumentar el nivel de vida de la población a largo plazo en una economía industrial hay que aumentar la inversión de capital por empleado. Esto funciona siempre que exista o se desarrolle una base tecnológica que permita el continuo mejoramiento del aparato productivo. La productividad es la hija de la tecnología pero sobre todo de la inversión de capital por empleado.

Un ejemplo muy significativo de esto lo tenemos en España con el plan de estabilización de 1959 donde se crearon una serie de empresas industriales como la SEAT y la PEGASO que básicamente crearon la clase media española. Esas empresas funcionaban mal comparadas con las de otras sociedades de la época pero produjeron un salto importante en la productividad del país. Muchas personas pasaron de manejar un arado de palo en algún cortijo extremeño para producir un poco de trigo o aceite a operar un torno automático que producía piezas a montones. Solo hay que comparar la inversión de capital por empleado en el cortijo extremeño con la inversión de capital por empleado en una fábrica de SEAT de la época. Mi suegro cuando emigró a Barcelona en los años sesenta, el solo ganaba más al año que toda su familia labrando olivas en Andalucía. La productividad trae consigo mejores salarios y aumenta el nivel de vida. Si los caciques extremeños y andaluces hubiesen invertido en maquinaria e instalaciones modernas en sus tierras aumentando sensiblemente la inversión por empleado el resultado hubiese sido bastante parecido al conseguido con SEAT y PEGASO con el agregado de que las personas no hubiesen tenido que emigrar. Pero de donde no hay no se puede sacar.

El sector servicios es totalmente diferente al de la producción de bienes, ya que es muy difícil aumentar su productividad. Un servicio en un trabajo que una persona hace a otra persona, bien sea llevándola en taxi, defendiéndola en un juicio, operándole la pierna, haciendo que haga ejercicios, limpiando la piscina, arreglando una gotera o construyendo un edificio. No son trabajos que se puedan organizar eficientemente en una fábrica y no es fácil aumentar su productividad mediante la utilización de herramientas e instalaciones cada vez más grandes o automáticas. Un taxista puede hacer tantas carreras por día, un médico tantas operaciones, una profesora de aerobics tantas clases — aunque su número de pretendientes tienda al infinito –, un abogado puede atender tantos casos simultaneamente y unos obreros pueden construir tantas viviendas por año.

Para ser justos si existen herramientas tecnológicas que permiten aumentar la productividad de los servicios ya que el taxista lleva radio y GPS, el abogado utiliza ordenadores, el médico dispone de una panoplia de medios de diagnóstico por imagen de última generación y los obreros de la construcción disponen de grúas, sistemas encofrado y bombas de hormigón. Pero estos medios no multiplican por cien la productividad como en la industria, la aumentan bastante pero generalmente lo que si hacen es mejorar la calidad del servicio: el médico atina más a sus diagnósticos, el abogado se organiza mejor, el taxista no se pierde. Pero el médico no opera al cuadruple de pacientes, ni el abogado litiga el triple de casos ni el taxista transporta diez veces más personas, ni los obreros hacen veinte veces más pisos.

A igual cantidad de inversión en medios de producción el incremento de productividad conseguido en el sector servicios es mucho menor —y posee un techo bien visible — que el incremento de productividad que se puede conseguir en el sector industrial, lo que nos trae a la idea central del este post.

Una economía compuesta exclusivamente por actividades de servicios será por definición una economía de baja productividad por lo que los salarios y el nivel de vida de la población serán necesariamente menores que los de una economía basada en la industria.

La economía de los servicios es la economía de los bajos salarios, del empleo temporal, del reponedor del super, del guía turístico, del empleado del hotel, del vendedor paliza de telefonía móvil y del taxista para ese noventa y nueve por ciento de la población que no tiene un PHD en Harvard, sea cirujano, abogado de éxito o que no tiene un buen enchufe para trabar en alguna eléctrica o en la telefónica.

Una moderna acerería compacta con horno eléctrico y tren de laminación continuo de tamaño medio produce un millón y medio de toneladas al año en productos acabados empleando unas seiscientas personas. Esta instalación cuesta unos 600 millones de Euros y vende también unas 600 millones de Euros anuales para una producción de 1,2 millones Euros por empleado al año. Un fábrica de coches que produzca medio millón de coches al año cuesta unos 7.000 millones de Euros y tiene unas ventas de 10.000 millones al año empleando a unas 15.000 personas para una facturación de 667.000 Euros por empleado al año. En ambos casos, esto permite pagar buenos salarios, contratar ingenieros y técnicos, tener planes de pensiones, seguros médicos, cesta de navidad y payasos e hinchables para los niños en la barbacoa anual de la empresa.

Un hotel cinco estrellas grande, bien ubicado en el centro de la ciudad con trescientas habitaciones a trescientos Euros la noche y que tenga una ocupación media del 100% factura treinta y tres millones de Euros al año, a los que si sumamos el robo del minibar, la conexión a internet y el restaurant digamos que son cuarenta millones. En este hotel trabajan unas 150 personas, para una producción de 220.000 Euros por empleado al año. Esto permite pagar bajos salarios, tener contratos temporales, obligar a la que limpia a limpiar una habitación en diez minutos ya que no existen maquinas automáticas de limpiar habitaciones — el aspirador como mucho — que aumenten su productividad y de cesta de navidad, seguro médico, pensiones decentes y barbacoa anual como que no. Y esto en el hotel cinco estrella que está a reventar todo el año, ahora si repetimos los cálculos para el típico hotel de playa en cualquiera de nuestras masificadas playas ya os imagináis.

Para ser rigurosos estos cálculos no se hacen en base a las ventas, sino en base a lo que vendo menos lo que compro — beneficios brutos — versus número de empleados. Pero de estos ejemplo así al hotel le regalen todo lo que compra nunca será ni la quinta parte de productivo que la acerería o la tercera parte fábrica de coches. Esta es la idea importante: ni el mejor hotel llega a ser la quinta parte de productivo que la peor acerería o fábrica de coches. Porque si una acerería que a partir de chatarra produce perfiles de acero de los de usar todos los días es productiva, imaginaros lo que será una acerería Luxemburguesa especializada en aceros especiales para fabricar turbinas de avión, reactores químicos, calderas de muy alta presión para centrales eléctricas y cosas baratas de esas.

Haciendo un inciso, este es el «gran» negocio de nuestro país: el turismo, que así sea de campo de golf o de borrachera está condenado de por vida a ser un sector de baja productividad y por lo tanto salarios. La salida a los bajos salarios no se encuentra en el turismo de alto standing como pregona nuestro establishment, la salida es dedicarse a otra cosa más productiva, que en lugar de facturar 100.000 Euros por empleado y año facture de medio millón para arriba. Eso no se consigue con grandes constructoras, hoteles y acuaparks.

Esa es la diferencia principal entre los negocios industriales y los de servicios. Los unos son digamos «serios» indispensables y productivos. Los otros son «lights», poco productivos y la mayoría prescindibles salvándose unos cuantos tales como la educación, sanidad, justicia, bomberos, energía y policía.

Entonces ¿ porque en los países fuertemente industrializados toda la población tanto la que trabaja en la industria como la que trabaja en sector servicios parecen vivir bien ?. ¿ Por que los que trabajan en Krupp Stahlwerke parecen tener el mismo nivel de vida que los que trabajan en los supermercados REWE ?.

Porque es el sector industrial, su productividad y sus sindicatos los que establecen el tono general de los salarios dentro de una economía homogénea. Los empleados industriales poseen la fuerza de negociación que su productividad, su conocimiento del manejo de las complejas instalaciones que utilizan y sus sindicatos les dan para negociar salarios y beneficios sociales. Esto establece el tono salarial para el resto de la población. El sector servicios se beneficia de capacidad de negociación de los industriales lo que le permite tener salarios por encima de su productividad. Por eso el barbero en Alemania cobra treinta euros y el de España diez cuando ambos son igual de diestros y ambos son capaces de cortar el pelo al mismo número de personas por día, en otras palabras: son igual de productivos. No es su productividad la que determina su salario, son sus compañeros del sindicato AG-Metal los que lo establecen cuando negocian con los propietarios de las acererías. Por otra parte los trabajadores del sector servicios y que tenga el nivel de formación requerido tienen la oportunidad de emplearse en sector industrial por lo que los patronos de los servicios se ven obligados a pagar salarios competitivos.
Los salarios del sector servicios se ven inflados por los salarios del sector industrial, debido a la competencia directa y a la capacidad negociadora de este último sector. En una economía es el sector industrial el que determina el tono de los salarios en general. El resultado son unos servicios más caros y una aproximación entre los niveles de vida de ambos sectores, sobre todo si el estado implementa programas de protección y seguridad social para toda la población y que en realidad son financiados en su mayoría por el sector industrial ya que al ser el sector con más beneficios es quien más contribuye con impuestos.

¿ Ahora que pasa si la industria se la llevan a China ?

Que la referencia salarial y sindical del sector industrial desaparece y los salarios del sector servicios se ven reducidos hasta su nivel de productividad es decir: muy bajos. El nivel de vida de la población, que no tiene otro remedio que trabajar en dicho sector ya que no hay otro, desciende notablemente. Entonces aparecen los mileuristas y quinientos euristas, da lo mismo estudiar que no ¿total? para trabajar en la hamburguesería o trajinando cajas en centros logísticos no hace falta cosa que si tiene sentido cuando existe un sector industrial fuerte y la cajera del super tiene un «buen» puesto de trabajo.

El caso paradigmático de muerte por economía de servicios es España. Hace diez años el sector industrial en el país representaba un 24% del pib. Hoy esa cifra es casi la mitad y las consecuencias en la población están a la vista. Los analfabetos políticos y los portavoces de las élites empresariales — ambos educados en colegios religiosos — se empeñan en dar rimbonbantes declaraciones sobre el que hay que aumentar la productividad. Lo que no se preguntan es como demonios se aumenta la productividad de una economía que en un 70% son servicios de bajo valor agregado. Respuesta: muy dificil.

¿ Y que ha sucedido con los salarios que antes disfrutaba la clase media ?. Han sido transformados en beneficios empresariales a corto plazo ya que los bajos salarios deprimen el consumo y por lo tanto las ventas, lo que acaba minando esos mismo beneficios. La burbuja crediticia de los últimos diez años ha sido un intento desesperado por mantener el nivel de consumo de las clases medias occidentales ante la merma de ingresos que la exportación de sus puestos de trabajo industriales y su conversión en puestos de trabajos mal pagados en el sector servicios ha supuesto. Entonces viene la crisis y el estado se pone a gastar como un loco tratando de reactivar una supuesta industria de la que poco queda en un intento desesperado de crear empleos. Y los crea, claro que los crea: en China.
La globalización ha dividido al mundo en productores de bajos salarios que no pueden comprar lo que producen y trabajadores del sector servicios que tampoco.

La economía de los servicios solo produce puestos de trabajo de baja remuneración. El único sector de servicios que ofrece salarios astronómicos es la banca y ya vemos a lo que se han venido dedicando. El otro sector de servicios con alta productividad — facturación por empleado — son las telefónicas, eléctricas y aguas de aquí y de allá. Debido a su naturaleza técnica tienden a ser monopolios y para colmo es el estado quien establece sus abusivas tarifas, limita la competencia y básicamente les permite saquear a la población. Esos negocios de servicios son productivos solo porque disfrutan de condición monopólica y protección estatal bien sea en la forma de tarifas o bien sea haciendo la vista gorda como en el caso de la banca.

Y en estas estamos. La próxima vez que algún neoliberal engominado os cuente que el futuro es la economía de servicios contesdad que si, que todos trabajando en el burguer y viviendo debajo de un puente.


gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 523
  • -Recibidas: 696
  • Mensajes: 189
  • Nivel: 14
  • gentid Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #110 en: Octubre 02, 2019, 08:06:39 am »

Citar

En los pueblos de las pelis de vaqueros solo existen las fachadas.
Jueves, 10 de Noviembre de 2011

 
 Los conceptos en economía son en realidad bastante simples pero los letrados los revisten de oropeles y complejidades técnicas para ponerlos fuera del alcance del vulgo. La mayoría de estos conceptos encierran importantes verdades acerca de los mecanismos de poder y dominio subyacentes en nuestra sociedad y que serian evidentes a la población si fuesen comprendidos.

Lo mismo sucedía con la iglesia del siglo XIII y sus misas en latín de espaldas al público, sus grandes misterios de la fe y su curiosa insistencia en que la biblia se difundiera exclusivamente en latín — lenguaje difícil donde los haya — para que solo la curia estuviese en capacidad de leerla y por tanto explicarla a los creyentes, en lugar que ellos mismos la leyesen en su idioma nativo y alcanzasen sus propias conclusiones. Mismo sainete con diferente escenario. Para aquellas personas del siglo XIII los misterios de la fe, el perdón de los pecados y el infierno eran tan reales e importantes como hoy día los son los misterios del dinero.

Un tema central son los denominados «Multiplicador Bancario» y «Requerimientos de Capital de la Banca», los cuales proporcionan astronómicos beneficios al sistema bancario a costa de introducir importantes inestabilidades en el sistema económico. No solo los ciudadanos pagamos con nuestros impuestos por los desmanes de la banca, también en nuestros negocios y en nuestros empleos corremos sus riesgos todos los días.

La mayoría de las personas, y es comprensible ya que eso es lo que les han hecho creer, piensa que el negocio bancario es un simple negocio de intermediación de dinero. Recibo depósitos por aquí al 2% y los presto por allá al 4%, ganando una barbaridad y encima intentando cobrar hasta por entrar en las oficinas bancarias. Si ese fuese el verdadero modus operandi no habría mayor problema para la economía.

En realidad la cosa es bien diferente.

Supongamos que usted es dueño de un banco y tiene 1.000 dinero suyo que decide invertir abriendo un banco. La ley de bancos de la mayoría de los países reza que usted puede recibir depósitos por un monto muy superior a esos 1.000 y encima prestarlos. En el arcano lenguaje técnico esto se denomina «requerimientos de capital». Un banco con unos requerimientos de capital del 10% implica que con 1.000 de capital puede recibir depósitos y prestar por valor de 10.000. O dicho de otra manera: del total de sus depósitos el 10% tiene que ser capital del banco.

Si esto no existiese, un banco que tiene 1.000 de capital los prestaría al 5% y ganaría el 5% sobre su capital al año o sea 50.

El mismo banco con 1.000 de capital y unos requerimientos de capital del 10% puede recibir depósitos y por lo tanto prestar hasta 10.000 al año. Supongamos que su margen de intermediación (el interés que cobra por los préstamos menos el que paga por los depósitos) sea del 1% por poner poco. Aparte de los 50 de beneficios anuales por prestar su propio capital obtiene otros 100 por prestar el capital de otros. Ahora sobre sus 1.000 de capital gana 150, o sea un 15%.

Si los requerimientos de capital son del 4 %, como en estos días, el banco del ejemplo podría prestar hasta 25.000, por lo que sus beneficios anuales serían 50 por prestar su propio capital más 250 por intermediar el de otros para un total de 300, lo que se corresponde con un 30% de beneficio anual sobre el capital que el banquero ha invertido. De ganar el 5% si solo le dejasen prestar su propio capital gana un 30% prestando el de otros.

Esto evidentemente es del agrado de los banqueros, pero somete al aparato económico a grandes inestabilidades que no son más que la manifestación del riesgo sistémico introducido por la banca para apuntalar sus extraordinarios retornos de capital en base a que el resto de la economía corra el riego.

Todo esto tiene que ver con el fenómeno del apalancamiento financiero.

Suponga usted que fundamos una empresa con 1.000 de capital y con ese dinero compramos maquinarias que producen unas ventas de 1.000 al año con un margen bruto del 20%. Los gastos de funcionamiento son de 100. Por lo tanto el negocio es de la siguiente manera:

Capital propio 1.000
Prestamos 0
Maquinaria Comprada 1.000
Produccion 1.000
Beneficio Bruto 200
Gastos Fijos 100
Gastos financieros 0
Beneficio neto 100

Obtenemos un 10% de retorno sobre el capital invertido. El negocio va bien, por lo que pedimos un crédito bancario para ampliarlo ya que no tenemos más capital y no conseguimos nuevos socios. Ahora el negocio funciona así:

Capital propio 1.000
Prestamos 3.000
Maquinaria Comprada 4.000
Producción 4.000
Beneficio Bruto 800
Gastos Fijos 200
Gastos financieros 300
Beneficio neto 300

Los gastos fijos aumentan ya que requiero una estructura mayor, pero ahora tenemos un retorno del 30% sobre el capital invertido. El préstamo es un amplificador del retorno del capital, siempre y cuando el negocio crezca y todo se venda. Si hubiésemos admitido a otros socios que aportasen 3.000 de capital en lugar de pedir un préstamo, el retorno de nuestro capital sería la mitad que el conseguido mediante el préstamo.

Pero las cosas se tuercen, viene la crisis y las ventas bajan un 40%. La situación de la empresa que no pidió créditos es la siguiente:

Capital propio 1.000
Prestamos 0
Maquinaria Comprada 1.000
Produccion 600
Beneficio Bruto 120
Gastos Fijos 100
Gastos financieros 0
Beneficio neto 20

El retorno de capital ha bajado al 2%, pero por lo menos la empresa no pierde dinero lo que aumenta sus probabilidades de sobrevivir a la crisis y remontar cuando vengan mejores tiempos. Esto permite a la estructura empresarial sobrevivir a malos tiempos.

Ahora veamos lo que le sucede a la empresa apalancada con créditos cuando llega la crisis.

Capital propio 1.000
Prestamos 3.000
Maquinaria Comprada 4.000
Produccion 2.400
Beneficio Bruto 480
Gastos Fijos 200
Gastos financieros 300
Beneficio neto -20

La empresa entra en pérdidas y deja de ser viable, el préstamo hay que devolverlo se venda o no y con toda probabilidad no sobrevivirá a la crisis.

Aunque siempre hemos evitado entrar en tecnicismos y los balances mostrados son extremadamente simplificados, esto nos permite sacar varias conclusiones respecto al apalancamiento financiero:

- Es un multiplicador del rendimiento del capital
- Así como amplifica los beneficios durante las buenas épocas amplifica las pérdidas en la misma medida durante las crisis.
- Mientras más apalancado se esté más se gana en los tiempos de bonanza y más se pierde en los de vacas flacas.

La diferencia entre crédito y capital estriba en que el capital es remunerado solo si hay ganancias y debe asumir las pérdidas cuando estas existan. El crédito siempre debe ser remunerado y devuelto en su totalidad.

El crédito aumenta los beneficios del capital al permitir «hacer más negocio” con la misma cantidad de capital y lo hace a costa de introducir inestabilidad , sobre todo cuando se le utiliza como mera herramienta de apalancamiento. También debemos considerar que ciertos proyectos requieren de créditos para poder existir, ya que las personas no disponen de suficientes ahorros para financiarlos. Intente usted montar una acerería o una petroquímica sin créditos.

Por todo esto a las empresas se les limita su ratio de apalancamiento, es decir la relación de cŕeditos a capital propio que pueden pedir. Con esto se intenta limitar el riesgo sistémico de una economía. Un ratio entre tres y cuatro ya se considera en el límite para una empresa industrial. Durante la quiebra de una famosa promotora inmobiliaria de cuyo nombre no me quiero acordar, nacida al abrigo de nuestra fallida e inmensa burbuja inmobiliaria se descubrió que su ratio de apalancamiento era de siete. ¡ Qué barbaridad ! decían los interventores y la prensa……claro: así les fue. ¡ Qué forma más irresponsable de asumir riesgos !, la comunidad económica comentaba mientras se hacían cruces.

Al día de hoy, a la banca se le permite operar con un apalancamiento de veiniticinco.
Este es al apalancamiento que se corresponde con unos requerimientos de capital del 4% e implican que el banquero pone 1.000 y puede pedir prestados otros 25.000 para operar su negocio. Esos préstamos provienen de otros bancos — mercado interbancario — o de los depósitos de sus clientes que legalmente le prestan su dinero al banco, no es que el banco «se los custodia».

Desde este punto de vista, la mayoría de las personas que circulan por la calle son más solventes que la entidad bancaria con el edificio más grande y con más mármol que exista. Aquí no hay que confundir cantidad dinero con solvencia. Si a las personas se les exigiera el mismo nivel de solvencia que a los bancos, cualquiera podría pedir un crédito de 500.000 Euros aportando 20.000 Euros como garantías. Esos 20.000 Euros sería la suma de todas sus propiedades: coche, efectivo, piso, etc.

Esto es un privilegio social solo comparable a los reales privilegios de los que disfrutaban los sacerdotes egipcios cuando contemplaban al Nilo desde lo alto de sus templos. Por esto los bancos construyen esas impresionantes sedes de cristal y mármol de Carrara; de alguna forma deben transmitir la solidez que no se encuentra en sus balances.

Semejante apalancamiento permite a los propietarios de los bancos multiplicar unas cuantas veces el rendimiento de su capital y curiosamente es el único sector de la economía al que se le permite ir por la vida así. Las consecuencias son desastrosas.

El excesivo apalancamiento de la banca genera inmensos beneficios a sus propietarios a costa de aumentar considerablemente el riego sistémico en toda a economía.

Debido a esto toda la población asume un riesgo desproporcionado que si sale bien gana la banca y si sale mal pagamos todos.

La solvencia personal o de cualquier institución económica es su capacidad de afrontar imprevistos. No tiene la misma capacidad de afrontar imprevistos quien tenga cien mil Euros en el banco que quien tenga veinte con cincuenta. El banquero responde de los préstamos que le han dado sus depositantes y otros bancos, con su capital. Esos préstamos él a su vez los presta. Un banco con 1.000 de capital y un 4% de requerimientos puede pedir prestado para prestar a su vez hasta 25.000. En estas condiciones solo con que un cuatro por ciento de los préstamos concedidos (1.000) sean no recuperables le hará perder todo su capital y por lo tanto la capacidad de responder ante sus acreedores.

Este requerimiento de capital “Tier-I” es el que establece el Banco Internacional de Pagos de Basilea para entidades “pata negra” que quieran operar en el mercado internacional. Los bancos de menor calaña circunscritos a un país no tienen esos requerimientos que se consideran “excesivos”. Los bancos locales están más apalancados todavía. De aquí la insistencia de tanto Stress Test, en un intento de demostrar que esos bancos aun tienen algo de capital propio.

El excesivo apalancamiento de la banca conduce a que esta sea extremadamente débil ante la morosidad. Una entidad al día de hoy que presente un 3-5% de morosidad con toda probabilidad ha perdido todo su capital. La palanca funciona en los dos sentidos: multiplica los beneficios…..y las pérdidas, y operando con una palanca de 25 como mínimo ya te contaré. Entonces viene el estado a garantizar los depósitos de los contribuyentes y a salvar a los bancos ahogados por la morosidad, en lugar de obligarles a disminuir semejante riesgo y aumentar considerablemente sus requerimientos de capital.

Este sistema es exactamente cómo si usted con 100.000 Euros pidiese otros dos millones y medio para montar una empresa. Si el negocio va bien usted gana dinero a espuertas. Cuando vienen las vacas flacas el estado se encarga de sacar dinero de otras empresas para cubrir lo suyo, si no se puede entonces el estado garantiza los pagos de los proveedores, si no se puede el estado le rescata, si no el estado obliga a otra empresa a comprar la suya…y si no la “nacionaliza” – compra — el mismo estado. Mientras tanto usted hace dos años que vive en su yate pescando y que estado, proveedores, acreedores (depositantes) y empleados y las otras empresas se arreglen.

Bajo este esquema es imposible que cualquier banquero pierda dinero
No existe mejor ejemplo de apropiación desmesurada de beneficios y socialización de pérdidas. Me monto un negocio apalancado 25 veces que si gana gano yo muchísimo y si pierde perdéis vosotros muchísimo.

Otra «cosita» que se esconde en el sistema bancario es que en realidad se trata de un sistema bancario de reserva fraccionaria. Esto quiere decir lo siguiente.

El banco central crea 1.000 Euros y se los presta al banco No 1
El banco No 1 por ley puede prestar hasta 900 Euros y dejar 100 como reserva.
Se los presta a Pedro Perez y este los deposita en el banco No 2
El banco No 2 recibe 900 y presta 810.
El Banco No 3 recibe 810 y presta 729
El banco No 4 recibe 729 y presta 656
…………………….
…………………….
Y así hasta llegar al banco No 40 que presta 14,7 Euros.

En realidad no son bancos sino diferentes cuentas en todos los bancos. Lo cierto que a lo largo de toda la cadena se generan 9.000 Euros de préstamos a partir de 1.000 Euros creados por el banco central. El ejemplo anterior supone un coeficiente de reserva del 10%, es decir: de cada 100 que entran el banco presta 90.

El banco central no es quien crea el dinero, el dinero lo crea el sistema bancario mediante la reserva fraccionaria y el otorgamiento de créditos. Esto se denomina eufemísticamente dinero fiduciario, es decir dinero que no existe pero por el que la banca cobra intereses.
Con un requerimiento de reserva del 10% — como en el caso de los USA — de cada 1.000 dólares que emite el banco central se crean 9000 en dinero fiduciario. Si el requerimiento el del 2% — como en Europa — por cada 1.000 Euros que emite el banco central de crearan 49.000 en el sistema bancario.

La mayoría del dinero no existe y son solo apuntes contables de los bancos, por los que cobran intereses.

La masa de dinero circulante es en realidad determinada por el sistema bancario mediante la concesión de créditos y no por el banco central.

¡ Pobres ladrones de bancos !, mira que buscar dinero físico en esos lugares, no van más desencaminados porque no pueden.

El sistema bancario en su diseño fundamental y salvando las distancias, se parece bastante al mundo descrito por los hermanos Wachowsky en la película Matrix. El mundo financiero es como una especie de pueblo de vaqueros de las películas del oeste. Una avenida flanqueada a ambos lados por inmensos bancos-rascacielos de acero y cristal donde diligentes personas van y vienen por esa avenida comprando, vendiendo, produciendo, consumiendo y trabajando de sol a sol.

En realidad esas fachadas, que tan sólidas y magnificentes se ven, no son más que un decorado de cartón piedra expresamente construido para rodar la película y con un solo objetivo: dar la impresión de que el pueblo es real. Detrás de esos decorados existe poco capital y dinero de verdad, en realidad lo que pasa es que se encuentran repletos de las promesas que han hecho las personas comunes de devolver un dinero inexistente que les han prestado. Cada una de esas promesas es una cadena que ata su pie al espejismo. Este es precisamente el mecanismo profundo de como las personas son “fijadas” de forma permanente e irreversible al sistema. Aquí ya nos apartamos de la economía y entramos en otros mundos donde las conclusiones son apabullantes.

Es la banca quien principalmente produce los ciclos de euforia y depresión mediante la apertura/cierre de la válvula del crédito que prácticamente concede sin límites y a su discreción. Es muy fácil inflar una burbuja y que todo el mundo se apalanque para luego cerrar el crédito provocando quiebras generalizadas. Acto seguido se procede a comprar a precio de gallina flaca todos los activos existentes en una espiral de expropiación y concentración de riqueza que lleva siglos funcionando. Si la misma crisis provocada por la banca les alcanza, como en estos días, entonces corren esconderse bajo el ala protectora de los estados que no dudan en expropiar a sus ciudadanos para salvar a estas curiosas instituciones.

Por otra parte es la banca y no la política o la misma sociedad quien determina el rumbo a seguir. Al tener la capacidad exclusiva de financiar las actividades que considere conveniente puede aupar o hacer desaparecer el sector o la empresa que quiera. Esto aunque se presente como algo económico encierra un trasfondo político. Para muestra España: veinte años financiando una burbuja inmobiliaria ruinosa y de baja tecnología dejando fuera al 99,9 % de emprendedores industriales, que de haberlos haylos y que no consiguieron financiación de ninguna manera. Cuando hasta al que repartía el butano le daban un crédito para que se metiera a promotor.

¿ Por qué la banca tiene estas imperiales prerrogativas ?

Porque al estado también le prestan dinero. En realidad desvían una parte del capital ahorrado por la población, que debería de ser invertido en actividades productivas que mejoren sus vidas, para que el estado lo gaste en cosas por las que los ciudadanos no están dispuestos a pagar vía impuestos. ¿ Si los ciudadanos no quieren pagar impuestos por esto o por aquello por qué el estado se empeña en suministrar esos servicios o construir tal autopista o establecer un estado de las autonomías ?.

No es que los estados no deban de existir ya que son extremadamente útiles, solo hay ver lo que sería vivir sin policía o bomberos. Pero cualquier discusión sobre que lo debe hacer o no hacer el estado debería pasar por una discusión abierta y pública sobre la conveniencia o no de los aumentos o disminución de impuestos que eso implique. Las personas deberían de entender que el estado no regala nada, y lo único que hace es administrar el dinero que los ciudadanos le entregan.

En realidad los estados deberían tener prohibido cualquier forma de endeudamiento, es la entidad social que detenta el monopolio de la fuerza. Esto posee indudables ventajas y facilita la convivencia el disponer de policía, educación y el poder resolver los conflictos en los tribunales en lugar de a punta de pistola. Pero no se puede prestar dinero a quien detenta ese monopolio del poder porque luego no se puede cobrar tal como vemos hoy día; al estado no se le puede embargar y meterlo preso si hace falta. El estado debería verse forzado a vivir con lo que recauda o a aumentar los impuestos de forma explícita, pero no se le puede permitir escapar por la puerta de atrás acumulando deuda sobre deuda y vendiendo su alma a los banqueros. Por otra parte ¿ cómo alguien puede recibir préstamos de quien supuestamente tiene que supervisar y regular ?.

Todo esto conduce a un contubernio banca-estado que viene funcionando desde hace siglos donde no se sabe muy bien donde acaba uno y comienza el otro. La banca le presta dinero al estado y el estado hace la vista gorda con el apalancamiento, la creación descontrolada de dinero y la continua expropiación de la población con los ciclos de euforia y depresión.
En realidad la banca forma parte del estado pero extrañamente aparece en público como algo privado. Solo hay que ver como se enrocan banca y estado cuando llega la crisis económica, el primero regalándoles el dinero de los impuestos a los segundos y los segundos comprando deuda pública sin conceder un crédito a nadie más en un esfuerzo titánico por sobrevivir ambos a costa de toda la población y de lo que haga falta.

Pregúntese esto: ¿ en qué ley está escrito que los gobiernos tengan que rescatar a la banca de sus propios desmanes ?. ¿ En ninguna ?. En realidad les rescatan porque es políticamente imposible decirle a la población que estos señores a los que desde el estado permitimos operar un negocio hiper apalancado y de alto riesgo utilizando vuestros ahorros de toda la vida, los han perdido y ahora no tienen como responder ya que en realidad nunca tuvieron con que.

Algo así seguramente traería grandes y no muy pacíficos cambios sociales donde el stablishment banca-estado saldría gravemente perjudicado, por lo que se evita a toda costa.
Pareciera como si la banca funcionaría mejor siendo una aburrida oficina más del estado ya que en realidad es un apéndice del mismo, pero: ¿ quién suelta ese inmenso poder por la buenas ? y ¿ quien se fía de los políticos para manejar esto ?…..¿ y de los banqueros ?.
En realidad así como la democracia requiere la separación dentro del estado de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, requiere que los partidos políticos, sindicatos, religiones y patronal se encuentren fuera del estado también requiere separación de este otro poder: el financiero.

Banca y estado deberían estar en orillas opuestas del río, mirarse con desconfianza, no realizar transacciones que no fuese la del pago/cobro de impuestos y no frecuentar los mismos lugares.



gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 523
  • -Recibidas: 696
  • Mensajes: 189
  • Nivel: 14
  • gentid Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #111 en: Octubre 03, 2019, 08:05:09 am »
Citar
El interés es mucho mas de lo que se cobra   
Domingo, 20 de Noviembre de 2011


Comúnmente se piensa que el interés es el precio del dinero, es decir: cuánto cuesta alquilarlo. Pido prestado 100 al 5% y final del año debo devolver 105 a quien me los ha prestado. El argumento es que esto es normal y lógico ya que si “alquilo” 100 debo pagar ese alquiler y 5 parece algo razonable, 10 ya menos y 25 es un abuso.

En nuestro país, siguiendo con nuestra centenaria tradición del Lazarillo de Tormes y el hidalgo español, o sea: el timo, la picarezca y el engaño; el interés se ha convertido en una cosa patidifusa que nadie sabe muy bien cuanto es. Los bancos comunican el interés que cobran a sus clientes en la forma de TAEs, TAEs neto, TAEs bruto, TAE del mes anterior a los quince días del vencimiento del amortizado pendiente, EURIBOR más no se cuanto, MIBOR más la mitad del EURIBOR partido por la inflación más un tercio del LIBOR, el otro dice que “NO COBRA INTERESES” los primeros TRES años y lo que hace es acumular interés sobre interés en el préstamo. Al parecer la banca contrata a los mismos directores de marketing que los de la telefonía móvil; sus tácticas son bastante parecidas: tinta y más tinta como el calamar y que nadie se entere de lo que paga, cómo, cuándo y por qué.

Entonces cuando usted va al banco y le dice a ese timador profesional sentado tras el escritorio que se deje de historias y que le muestra la tabla de amortización del crédito, que es donde tiene que salir el interés (el de verdad) a cobrar – porque lo exige el Banco de España y no por otra osa — y que es una de las cosas que hay que firmar cuando se formalice el crédito, todo son malas caras. A nadie le gusta que le pillen mintiendo, sobre todo si su bonus anual depende de eso.

Si mal no recuerdo en el 2007 el INE publicó una encuesta sobre las hipotecas en España. El 75% de los encuestados lo único que sabían de sus hipotecas era lo que pagaban al mes, Y NADA MAS. Los bancos en este país lo tienen fácil y como no existe una gran industria a la que financiar se dedican al tradicional timo “en la calle”, de aquí esa hipertupida red de oficinas en todos los barrios de este país: a pillar a todo el que puedan con laptops, ollas y sartenes que mientras más ignorantes mejor.

Pero volvamos al tema que hoy nos ocupa.

Aún si en nuestro país y se comunicara el interés de una forma inteligible, este mecanismo que parece tan simple en realidad esconde otra terrible verdad de la sociedad industrial.

En pasados posts hemos visto como es el sistema bancario mediante la reserva fraccionaria quien en realidad crea casi todo el dinero. Dinero que no existe pero por el que se cobra intereses. Con una reserva en el rango del 2-10% como se estila en el mundo entre el 90 y el 98% de todo el dinero es fiduciario, es decir son solo apuntes contables de deuda en los bancos. Esto tiene una consecuencia importante.

Todo el dinero en circulación proviene del hecho que alguien ha pedido un crédito

Todo el dinero en circulación es en realidad una deuda

No existe ni un solo Euro circulando que no se deba. Inclusive las emisiones de dinero del Banco Central son un préstamo a la banca, luego la banca vuelve a prestar ese mismo dinero decenas de veces — de acuerdo al ratios de reserva — generando más deuda.

Ahora supongamos que existe una economía con cuatro personas y un solo banco. Cada persona pide 100 al banco para comenzar con una actividad económica y el banco se los presta al 5%. Al final de año cada quien debe devolver 105. En total existen 400 en circulación y al final de año entre todos deberían devolver 420.

¿ De dónde salen los 20 ?. Pues no existen, alguien los deberá de pedir prestados ya que piensa que su negocio o ingresos aumentaran en el futuro. O alternativamente uno de los tres quiebra y los que quedan se reparten sus cien. Esto tiene importante consecuencias sociales.

Para devolver los intereses se deben pedir préstamos adicionales.
La presión por devolver el interés y por no ser el que caiga crea la competencia.
De aquí se desprende ese constante llamamiento a la “confianza” que hacen los políticos, ya que el sistema solo es estable si continuamente los actores tienen la necesaria “confianza” para seguirse endeudando ad infinitum.

Ahora veamos u ejemplo un poco más complicado de una economía donde solo existe una empresa a la que le va bien el negocio.


https://ibb.co/yN5Lswc

Es un ejemplo ridículamente simple, pero lo que se quiere ilustrar es lo siguiente.

La empresa pide un crédito de 1000 para comenzar su actividad y le va bien. Año a año va creando riqueza y a medida que pasa el tiempo va amortizando su crédito y lo que antes era deuda en el banco se van convirtiendo en depósitos. A medida que pasa el tiempo la cartera de créditos del banco disminuye y aumentan sus depósitos que debe remunerar de alguna forma. Llegará un momento en que la empresa amortizará totalmente su crédito y todos los salarios pagados y beneficios realizados se transformaran de depósitos en el banco. Bajo ese panorama el banco se encuentra abocado a quebrar, ya que su cartera de créditos se reducirá a cero y tendrá solo depósitos por lo que encima algo tendrá que remunerar.

Al banco no le queda otro remedio que continuar con la rueda de préstamos de forma de ir cobrando más por los intereses de estos que por los depósitos que remunera en un ciclo que no tiene fin. Por su parte los receptores de estos créditos se comprometen a devolver intereses y para eso solo hay un camino: la bola cada vez tiene que ser más grande, es decir: hay que crecer.

La constante necesidad de crecimiento económico en los países industrializados no es debido a una supuesta demanda insatisfecha del consumidor. Eso era cierto hace cincuenta años.
Es debido a las necesidades del sistema financiero.
En una economía de crecimiento cero el sistema financiero, tal como se encuentra diseñado al día de hoy es inviable, no tendría cabida.
Adiós a la buena vida de los banqueros

La banca lucha continuamente por convertir los depósitos de sus clientes en préstamos, en eso le va la vida. Y el resto de la población lucha por lo contrario: convertir sus créditos en depósitos a su favor, en eso le va la vida también. La única forma de mantener el equilibrio en estas condiciones es que el sistema crezca sin parar…..así ya no haga falta desde el punto de vista material.

Quizás una de las industrias más importantes en el mundo es la del automóvil, el paradigma del crecer por crecer. El puesto mejor remunerado en esta industria podría pensarse que es el de diseñador de coches o ingeniero de motores. Totalmente falso, el puesto mejor pagado es el de director comercial, ya que buscan personas altamente eficaces en “deshacerse” de los coches, como sea, así los tenga que rematar, regalarlos o tirarlos al mar. Eso sí: que las cuentas se vean bien.

Poco a poco en el mundo desarrollado la función primordial en las empresas — y la mejor pagada — ha pasado de ser el departamento técnico a ser el departamento comercial. ¿ Por que ?, porque cada vez es más difícil deshacerse de esas malditas lavadoras, coches, neveras y todo tipo de objetos que no dejan de salir de esas fábricas financiadas con créditos que hay que devolver y cuando los devolvemos inmediatamente la banca se los presta a otro para que monte otra maldita fábrica que no hace falta y vuelta a lo mismo.

Visite usted en estos día cualquier tienda de electrodmésticos, auténticos mares con doscientos modelos de cada cosa. Neveras que hacen hielo, hielo grande, hielo pequeño, picado, sin picar, helados de varios sabores, sirven agua fría, caliente, templada, con hiper-frost, hiper-hiper frost, frost-3000, ultra-frost, auto-frost y no-frost. ¿ De verdad hace falta una nevera con conexión a Internet y Facebook ?. Con toda probabilidad una nevera tan compleja siempre tendrá alguna avería y requerirá constantes intervenciones de un técnico, y de un técnico que sepa configurar el router de Internet y la cuenta de Facebook.

La humanidad podría proseguir enloquecida y neurótica por este camino donde constantemente es bombardeada con publicidad y más publicidad, donde solo llegue a trabajar y consumir, donde la manía por el último cacharrito electrónico alcance cotas de delirio y se nos olvide como es el cielo de tanto estar metidos en el centro comercial. Todo esto está muy bien, pero en el ínterin se consumen muchísimos recursos naturales y ya estos límites comienzan a asomar por el horizonte.

Aquí hemos llegado al llegadero, y el cambio no es posible sin una quiebra generalizada del sistema financiero y un cambio profundo en su relación con el aparato productivo cuyos ecos en sufrimiento humano resonaran a través de los siglos.

Al día de hoy es el sector financiero y su interrelación con el aparato productivo el principal causante de este crecimientos desbordado y sin sentido donde la sobreproducción y la producción de cosas inútiles se nota por todas partes. Esto desvía enormes energías y recursos aplicables a resolver otros problemas sociales que no tiene que ver con el bienestar material pero no por eso dejan de ser igual o inclusive más importantes aun ya que dicho bienestar material desde el punto de vista tecnológico se encuentra al día de hoy bastante bien resuelto en el mundo industrializado.
Detrás del interés lo que se esconde es la maquinaria del crecimiento perpetuo. Digamos que la banca vive cómodamente de parasitar al sistema productivo y para que no se note mucho y nadie eche en falta ese cinco por ciento, el pastel tiene que ser cada vez más grande.

Ahora imagine usted una vez más una economía compuesta por cuatro personas y un banco. Cada una pide 100 prestados al 5%, pero en lugar de producir se dedican a venderse acciones, CDOs y futuros los unos a los otros. Al final del año tienen que devolver 420 y el optimista pedirá prestados lo 20 para completar el paquete. Eso seguirá así hasta que como dicen en estos días “se pierda la confianza”. Todos saben que participan en un engaño pero todos juegan a “maricón el último”. A la final la mitad tendrán que perder dinero para que la otra mitad lo gane y la crisis está asegurada gane o pierda quien sea, ya que al final del camino solo existen inmensas pérdidas y eso implica el que grandes instituciones financieras se vayan a pique con los depósitos y las pensiones de sus clientes.
Por lo menos ese mecanismo aplicado al sistema productivo produjo un mejoramiento impresionante de las condiciones materiales de vida, estos lo único que dejaron tras de sí fueron papeles regados en el suelo.


Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 114
  • -Recibidas: 205
  • Mensajes: 56
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #112 en: Octubre 04, 2019, 14:25:58 pm »
Citar
¿ Tiene Arreglo la megacrisis española ?
Lunes, 28 de Noviembre de 2011

Pues claro que tiene arreglo, el problema es quien paga el precio.

Siempre he sido un gran admirador del profesor Enrique Fuentes Quintana, quizás él y Marcelino Domingo  hayan sido los mejores ministros que nunca haya tenido este país en toda su historia. De haber seguido por los caminos que ellos marcaron, el primero en economía y el segundo en  educación con toda seguridad la situación del español medio al día de hoy sería muchísimo mejor, tanto por su situación económica como por sus perspectivas.

El profesor Quintana hoy no sería el prototipo de político de la tele con sus gruesas gafas de pasta negra, aspecto de contable y siempre diciendo que él no era un político, que a él lo que le gustaba era trabajar. Eso contrasta bastante conlos recientes responsables económicos de este país, desde un hijo ilustre de la oligarquía más rancia y conservadora de Asturias, pasando por un irresponsable que hacía sudokus en su oficina mientras la economía del país tomaba derroteros aterradores, hasta una pija de provincias cuyo padre fue condecorado con la Orden Imperial del Yugo y las Flechas en unos tiempos que al parecer no existieron en este país.

El profesor Quintana siempre decía que los problemas económicos no son económicos, son políticos. La economía es solo un reflejo de la política y ahí es donde hay que buscar las causas y las soluciones. Cuánta razón tenía, en solo nueve meses logró convocar a los políticos de este país a los pactos de la Moncloa de donde salió su plan económico que durante la década de los años ochenta de verdad incrementó notablemente el nivel de vida de los españoles.

Una vez firmados los pactos marchó a sus cosas e inmediatamente comenzaron esos mismos políticos a cocinar la burbuja inmobiliaria que ha destrozado la economía española. Esta burbuja se ha cocinado a lo largo de casi treinta años, primero en la “Bodeguilla” de la Moncloa con Boyer & Cia, luego con Solchaga para seguir con Rato y todos los que conocemos. Tanto el PP como el PSOE tienen importantes responsabilidades en esto.

Si nos remontamos más atrás vemos como esta burbuja arranca con la emigración masiva del campo a la ciudad. A medida que el campesinado cuasi analfabeta huye de las monstruosas condiciones de vida en el campo español de los años cincuenta, los señoritos feudales también abandonan sus cortijos para meterse en actividades constructoras en las grandes capitales. Hoy día les tenemos al mando del desproporcionado aparato constructor que hoy domina la economía del país….y que no tiene futuro alguno.

Poco ha evolucionado el pensamiento económico en todo este tiempo, antiguamente la economía española se encontraba basada en la posesión de las tierras cultivables de forma de poder extraer una renta a los campesinos por dejarles cultivarla. Hoy la economía española se encuentra basada en otra forma de tenencia de la tierra, específicamente en la posesión de tierras “recalificables” de forma de poder extraer una renta a todo el que necesite un lugar para cobijarse junto a su familia, de la lluvia. Hoy al igual que hace cien años la economía patria sigue basada en la tenencia de la tierra, debido a que son los mismos terratenientes no ilustrados los que siguen al mando.

Todo este cúmulo nos trae hoy día a esta encrucijada donde se han malbaratado cientos de miles de millones de Euros en inversiones de carácter cortijil buscando extraer rentas a la población en lugar de aumentar la base material de riqueza.

En realidad la crisis de hoy no es una sola crisis, son varias cosas superpuestas, unas más antiguas otras más nuevas pero todas encaminadas en la misma dirección: visión cortoplacista casi infantil y hacer malos negocios creyendo que son buenos.

El problema central de España al día de hoy es que el estado ha perdido casi la mitad de sus ingresos debido a la asombrosa desaparición en dos años de 60.000 millones de Euros al año que recaudaba del inflado negocio inmobiliario vía impuesto de sociedades e IVA. Para solventar esto no se les ocurrió nada mejor que acaparar todo el crédito bancario vía emisión descontrolada de deuda pública, lo que junto a los problemas de solvencia de la banca ha traído como resultado la desaparición del crédito al resto de la economía con el consiguiente desplome. Este desplome a su vez ha mermado la recaudación del IVA en casi la mitad y aumentado en 30.000 millones al año el gasto en desempleo. Este es el resultado del gran plan económico puesto en marcha por los dos últimos ministros de economía, lo que los ha llevado a la bochornante situación actual de tener que estar constantemente “calmando” a los mercados con la esperanza que les presten algo más de dinero que les permita mantener la estructura clientelar del estado un mes más.

Los mercados son en realidad la banca francesa y alemana y el problema de fondo no es que el estado tenga un descuadre del diez o veinte por ciento de sus ingresos y requiera un retoque aquí y allá, no.

Si excluimos las cotizaciones sociales, al día de hoy el estado español gasta el doble de lo que ingresa.

Curiosamente el único capítulo de ingresos estatales que no ha sufrido un desplome es el correspondiente a las cotizaciones sociales que se mantienen en el mismo porcentaje del PIB que antes de la crisis, claro son obligatorias. Y curiosamente es en esta área donde el estado español pretende recortar más para tratar de cuadrar sus cuentas.

Al dia de hoy el estado español pretende utilizar el dinero de las cotizaciones sociales para solventar su problema de una estructura hiperinflada y no adecuada a las posibilidades económicas del país.

Por otra parte el sistema de cajas de ahorro se encuentra quebrado. Un sistema de ciento sesenta años de antigüedad para supuestamente promover las economías locales de este país ha sido quebrado entre los políticos y sus amigos los promotores caciquiles provinciales. El problema técnico, aparte de una deuda que representa el 40% del PIB de este país es el haberla contratado en el mercado interbancario. Las cajas españolas para conceder hipotecas a treinta años han pedido a su vez dinero prestado en un mercado que es a muy corto plazo, como máximo tres meses. Según esto en los treinta años que dura la hipoteca la caja que la ha concedido tendrá que acudir más de cien veces al interbancario para renovar el principal. Ni el peor enemigo de un banco escogería semejante método de financiación, ¿ a quién se le ocurre financiarse a tres meses para prestar a treinta años ?. ¿ Y el BdE ?…bien gracias.

En resumen lo urgentes es:

-      El estado español necesita reducir su tamaño en un tercio.

-      Las cajas de ahorro necesitan devolver 400.000 millones de Euros que nunca nadie podrá devolver.

¿ Qué hacer ?

Entiendo que esto despierta pasiones en este país, pero la realidad es bien clara y urgente: la economía española al día de hoy no se puede permitir el gasto de los diecisiete gobiernos autonómicos. Para cuadrar las actuales cuentas del estado y mantener los servicios de educación y sanidad lo mas enteros posibles hay que eliminar el estado de las autonomías, como Roberto Centeno no se cansa de decir. La decisión es: autonomías o servicios al ciudadano.

Si en este país existiese una verdadera democracia este sería un tema para sacarlo a referéndum y que la población escoja lo que quiere sabiendo que no existe dinero para todo.

Las transferencias de los presupuestos generales del estado más el endeudamiento más la cuentas que dejan de pagar las autonomías suman unos 100.000 millones Euros al año. Entonces la población debería decidir qué hacer con esos 100.000 millones: gastarlos en servicios como sanidad y educación o lo que sea o seguir con el sistema autonómico.

La contrapartida desagradable de la desaparición del estado autonómico sería la aparición de otro millón más de desempleados, para un total de seis y medio lo que traería a la palestra el antiguo y verdadero problema de la economía española: nunca ha sido capaz de generar empleo para toda la población.

Los políticos de este país han sido unos inmensos ignorantes al basar los ingresos del estado en actividades especulativas, pero una vez llegados a este llegadero y con una merma de gastos del estado de esta magnitud se requieren medidas de calado y esto no se puede (o debería) hacer sin consultar a la población. Y no como hoy día con mentiras, medias verdades, recortando en lo que no es, atemorizando a la población y de paso aprovechando el caos para privatizar la sanidad tal como pretende el gobierno catalán en vista que las grandes fortunas barcelonesas se encuentran en la ruina junto a sus promotoras inmobiliarias y requieren que el estado les entregue otro negocio del que vivir.

No puede ser que existan 17 INEM, 17 DGTs, 17 de todo, cuando en realidad es el estado central quien sigue tramitando las cosas importantes. Vaya usted a renovar el carnet de conducir o a realizar cualquier trámite con la DGT: todos los ordenadores se encuentran conectados a las oficinas centrales en Madrid. ¿ Entonces para que 17 DGTs ?.

Argumentos aparte, es la población la que debería decidir este cambio mediante un referéndum.

El otro problema es el de las cajas de Ahorro: 400.000 millones que nadie va a devolver. Cualquier gestor en quiebras le diría la solución inmediata: negociar con los acreedores y convertir esa deuda en capital. Es decir realizar una dación en pago a los bancos acreedores que principalmente se encuentran ubicados en Paris y Frankfurt. Con esto el sistema español de cajas de ahorro pasaría a ser propiedad de los actuales bancos acreedores. Pero no, seguimos con fusiones sin éxito, bancos malos, bancos malísimos, emisión del timo de la acciones preferentes, salidas a bolsa a las que nadie acude porque nadie se cree nada, rescate de entidades con dinero que no tenemos. Y mientras tanto el sistema bancario español no concede ni un crédito a las pocas actividades productivas que van quedando, lo que a su vez merma aún más los ingresos del estado y vuelta a comenzar con la rueda infernal.

¿ Porque un servidor que es un pardillo en economía propone esto, que es tan evidente, y los expertos económicos del BdE o del establishment político español no ?.

Porque al día siguiente que estas cajas pasen a ser propiedad de los bancos de Paris y Frankfurt todos los directivos, políticos, caciques provinciales e hijos de buenas familias que se encuentran hoy al mando de tan ilustres instituciones irán a la calle. Se acabará el estar financiando aeropuertos fantasma, parques temáticos y equipos de futbol de donde toda esta fauna recoge su trespercent. Digamos que los que ahora utilizan esas cajas como si fuesen suyas tendrán que hacer como el resto de los ciudadanos: presentar planes de negocio creíbles y garantías por los créditos que se les concedan.

El otro efecto y el más temido por la casta que nos gobierna es el poco conocido hecho de que estas cajas poseen importante paquetes accionariales de las empresas del IBEX-35. Cuando las privatizaciones del INI estas cajas compraron importantes paquetes accionariales, de esta forma el régimen no perdía control sobre las empresas, que oficialmente se encuentran privatizadas pero a través de la propiedad de las cajas se mantenía el control.

La dación en pago de las cajas traería como consecuencia la aparición de consejeros franceses y alemanes en los consejos de administración de gran cantidad de empresas importantes en España. Entonces comenzarían a preguntar porque esto y aquello, a no estar de acuerdo con ciertas gestiones y a incordiar. Y esto sí que es verdad que la casta no lo permitirá: ¡ hasta aquí podríamos llegar !..esas empresas y esos apetecibles cargos de cuatro y cinco millones de Euros al año son nuestros sabes…!! nuestros !!.

Cuánta razón tenía Enrique Fuentes: los problemas económicos en realidad son políticos.

Y aquí estamos con la economía patria en caída libre y con la población pasando hasta hambre de forma que el sistema clientelar estatal no se vea afectado y las cajas sigan siendo gestionadas por quienes ahora las gestionan y que tan magníficamente lo han hecho.

El eliminar el estado de las autonomías permitiría liberar enormes recursos hacia los servicios al ciudadano, debería ser sometido a referéndum y si es aprobado daría un golpe mortal al sistema clientelar del estado español y los partidos políticos.

El entregar las cajas de ahorro permitiría sanear en gran parte al sistema financiero español y establecerá las bases para que el crédito vuelva a fluir hacia la economía productiva y paulatinamente ir mejorando las cuentas del estado al disminuir el paro. El precio a pagar por la casta sería alto, ya que les expulsarían totalmente del sistema de cajas, no podrían seguirlas utilizando como su banco personal y también serían parcialmente  expulsados de los concejos de administración de las grandes empresas españolas.

Lo que no se puede es seguir con el crédito secuestrado por el estado que lo absorbe en gran parte  y la oligarquía de las cajas que no prestan un duro porque están en quiebra pero no quieren que nadie se entere y mientras tanto la economía española sufriendo el equivalente a una fusión del núcleo en una central atómica.

En realidad a lo que hoy asistimos en España es a una buena parte de la casta política y dirigente del país tratando de salvarse de su desastrosa gestión, así el paro llegue a los diez millones y los españoles se dediquen al canibalismo. Porque desde el punto de vista técnico la crisis es manejable sin mayores problemas, lo que pasa es que el precio político – pérdida de poder – a pagar por las élites que nos gobiernan es altísimo.

Todo esto implica pérdida de soberanía que a alguno podrá molestar, pero es que actualmente en manos de ”los mercados” no tenemos ninguna. Simplemente el estado pretende agradar a los mercados haciendo daño a su población, para que estos le sigan prestando pero la causa profunda del déficit no se ataca. Simplemente es ganar un poco más de tiempo, estar un poco más en el sillón con dinero prestado mientras la población se pelea por los yogures caducados en la parte trasera del Mercadona.

Por otra parte así como las élites españolas se han dedicado a importar mano de obra barata y no cualificada para seguir con sus negocios cortijeros de baja tecnología no estaría mal que los ciudadanos de este país nos importásemos unas élites industriales e ilustradas que les desplazasen y que por lo menos generen empleos dignos y pongan un poco de coto a tantos desmanes.

Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 114
  • -Recibidas: 205
  • Mensajes: 56
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #113 en: Octubre 07, 2019, 07:07:59 am »
Citar
Colapso
Domingo, 13 de Mayo de 2012

Todo comenzó con la burbuja de la construcción inflada mediante créditos. Desde el año 2000 hasta el estallido de la burbuja el crédito en la economía española se multiplicó por cuatro, desde el billón de Euros hasta los cuatro en un período de siete años. Esto arroja un promedio de crecimiento anual del 22% cosa nunca vista en ninguna economía planetaria desde que se llevan estadísticas al respecto. La burbuja crediticia española relativa al tamaño de su economía es la más grande de toda la historia de todos los países que se tenga noticia.



Durante ese mismo período solo se logró incrementar el PIB en un 60%, lo que arroja un crecimiento medio del 7% en términos nominales. Un 22% de incremente del crédito para conseguir una tercera parte de esa cifra en crecimiento. Durante ese mismo período los presupuestos generales del estado crecen desde los 200.000 millones de Euros anuales hasta casi los 400.000, es decir: mientras la economía creció un 60% el gasto del estado prácticamente se duplicó cuando la población solo creció en un 10%. Con todo esto se obtuvieron 400.000 millones más al año de producción adicional contra 3.000.000 de millones invertidos. Si España fuese una empresa la rotación del nuevo capital sería algo así como de 7,5 años,muy lejos del año se considera anormal; aparte de haber aumentado al doble los costes de administración; en este caso del estado.

Todo va bien y España ingresa en la champions, hasta que llegado el 2007 comienzan los problemas y el acceso al crédito se cierra antes los inmensos riesgos de impagados que ha asumido la banca española, específicamente el sistema de cajas. Les cortan el grifo de la financiación desde Frankfurt y París y comienza el derrumbe del sector constructor lo que ocasiona el que en poco más de un año los ingresos del estado caigan en 60.000 millones de Euros lo que equivale al 20% de sus ingresos.

En lugar de afrontar la crisis el estado intenta negarla con aquello de “Es opinable si hay crisis” y en un acto delirante y muy íbero comienza a endeudarse apostando a que la crisis es pasajera cuando en realidad están ante una crisis de solvencia de dimensiones cósmicas. En lugar de intervenir al sistema financiero ipso-facto y recortar un 10% el tamaño del estado comienzan con una loca carrera de endeudamiento pretendiendo que no pasa nada.  Al parecer un estado que en diez años ha crecido al doble no puede ser recortado un 10%, esto es un importante indicativo de la fuerza que tienen las relaciones clientelares dentro del mismo que son quien en realidad le confieren estabilidad.



El estado comienza a emitir deuda y más deuda aumentando su endeudamiento en 100.000 millones de Euros al año a una aterradora velocidad del 10% del PIB. Nada del mundo debe afectar al sistema clientelar sobre el que se fundamenta.  En esos momentos la banca debido a su pésima gestión, se encuentra con serios problemas de solvencia ante una escalada de la morosidad nunca vista por lo que comienza a restringir el crédito a la economía mientras que el escaso crédito que queda es absorbido por el estado. Es la maltrecha banca quien comienza a prestarle dinero al estado español ante la huida de los inversores internacionales, banca y estado se enrocan tratando de sobrevivir el uno a costillas del otro en un imposible. Por esto no importa cuanto le inyecte el BCE a la economía española, la mayoría de ese dinero va a parar al estado español y a las propias reservas de los bancos que tiene serios problemas de morosidad y solvencia. Resultado: el resto de la economía se queda sin crédito y colapsa.



Esto provoca un aumento desmesurado del paro que le cuesta al estado otros 30.000 millones Euros/año más por lo que su situación financiera se agrava lo que le obliga a endeudarse más y mas al mismo tiempo que detrae de más crédito de la economía la que se va colapsando aun más rapidamente  y vuelta a comenzar en un círculo vicioso que lo liquidará todo. En estas estaban cuando el famoso 7 de Mayo del 2010 el jefe de gobierno de este país recibió varias llamadas de los que compraban su deuda con un mensaje bien simple: se acabó haz algo o se acabó.

Entonces comienzan los recortes tratando de sacar dinero de donde sea, no para resolver la situación pero solo para que les sigan prestando tratando de prolongar la agonía del sistema clientelar que sustenta al estado español. La única área donde los ingresos del estado no caen como porcentaje del PIB es la de las cotizaciones sociales, las mismas son obligatorias independientemente del estado de beneficios de las actividades económicas que las sustentan y es precisamente en esa área donde se centran los recortes. El estado pretende utilizar una fuente de financiación asegurada por ley desviándola hacia el mantener su sistema clientelar y expulsando a los ciudadanos de los servicios por los que obligatoriamente tienen que contribuir al estado. El estado se enroca sobre si mismo tratando de salvar lo único que mantiene en el poder a los partidos políticos: el repartir prebendas.

Paralelamente todos los tradicionales “socios” del estado comienzan a tener problemas de viabilidad. Grandes constructoras, operadores de autopistas, cajas de ahorro, todos son sectores que han alcanzado tamaños hipertrofiados en base a sus relaciones políticas y en base a ellas acuden al estado para que les salve. Pero ya no hay dinero y el mar de pérdidas se pierde de vista.

La mitad del sistema bancario (que se corresponde a casi todas las cajas de ahorros) se encuentra en quiebra. La situación es muy mala ya que para colmo han estado comprando deuda del estado ante la huida de los compradores internacionales, llegando a ser la banca española el principal comprador al día de hoy. La banca ha estado acudiendo al BCE obteniendo dinero al 1%  para prestarlo al estado español al 6%. Unos intentan enjugar el déficit imposible del otro y el otro les permite ocultar su verdadera situación financiera. Ambos son inviables en las actuales condiciones.  Al día de hoy los principales activos bancarios en este país son pisos que nadie quiere y deuda del estado que muy pronto nadie querrá tampoco.  Este es el resultado de cuando un régimen inviable intenta sobrevivir al precio que sea.

La solución hace cuatro años era bien simple:

- Negociar la entrega de las cajas de ahorros a los acreedores externos en dación de pago.

- Recortar el gasto público superfluo.

Esto hubiese minimizado el daño a la población, pero la clase política escogió el camino de tratar de sobrevivir como sea, con el sistema clientelar intacto y no perder poder. Ahora no va a sobrevivir nadie, ni ellos ni la población. Devolver una deuda que suma cuatro veces el PIB de un país es imposible, requeriría del trabajo acumulado de toda la población activa durante cuatro años o del 25% de los ingresos de todos durante dieciséis años,  esta deuda equivale a diez presupuestos generales del estado por lo que sería como pagar el doble de impuestos durante diez años.

No hay “rescate” o “inyección” que valga, el problema es de solvencia no de liquidez, esto quiere decir que el problema no es de descuadre momentaneo entre pagos e ingresos, no el problema es que con ese dinero se han realizado inversiones ruinosas de forma generalizada y son el resultado de la planificación económica de este país llevada a cabo en los diferentes palcos presidenciales de los estadios de fútbol.

Esto no acabará bien.

gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 523
  • -Recibidas: 696
  • Mensajes: 189
  • Nivel: 14
  • gentid Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #114 en: Octubre 08, 2019, 07:39:11 am »
Citar

El fin del modelo de 1945
Martes, 22 de mayo de 2012

 Mucho se ha escrito sobre la depresión mundial de 1930 y sobre sus orígenes  que  se podrían resumir en especulación financiera apalancada con créditos y concentración de riqueza. Si se quiere vivir en carne propia aquellos días nada mejor que leer el libro de John Kenneth Galbraith  “El Crash de 1929” donde narra los pormenores y comidillas de dicha crisis y sobre todo los constantes y reiterados llamados por parte de la fuerzas vivas a la “confianza”, al que “aquí no pasa nada” así como aquello de “esta crisis es pasajera, ya se ve su fin en el horizonte”. Los paralelismos con los mensajes de hoy día sobre brotes verdes, stress tests y la supuesta solvencia de la banca mientras bancos y demás tinglados financieros van cayendo uno a son sorprendentes, mismo sainete con diferente decorado.
Lo que no se atina a describir correctamente son las causas que permiten salir de dicho desastre. El discurso oficial fue que se inventaron los seguros de paro, la seguridad social, planes de obras públicas y todas esas cosas “buenas” que se hicieron en aquellos años para mitigar el sufrimiento de las personas. Esto tiene algo de verdad y le costó a Franklin Roosevelt un atentado con seis tiros del que salió milagrosamente ileso. Pero en realidad, aparte de colocarle una inmensa mordaza al sector financiero para que esto no se volviese a repetir, fue la segunda guerra mundial quien sacó al mundo occidental de ese desastre económico al poner en funcionamiento el ciento diez por ciento de la industria con un único fin: producir objetos para matar a otros.

Luego de seis años y cuarenta y cinco millones de muertos inmolados en el altar de la producción industrial, políticos y élites llegaron a importantes conclusiones.

•   La guerra no la ganan los más valientes, la gana el que produzca más aviones, bombas, tanques, ametralladoras y balas. Es decir: el aparato productivo es estratégico, es el arma de defensa/ataque definitiva.
•   Hay que mantener al sistema productivo funcionando muy cerca del 100% de su capacidad de forma que las personas tengan trabajo, las empresas beneficios y se puedan devolver los créditos. Es decir: hay que mantener la producción a plena capacidad para garantizar la estabilidad social.
•   La estabilidad social hay que mantenerla a toda costa, la Unión Soviética ha demostrado ser un enemigo formidable: le ganaron la guerra a los alemanes con tanques y aviones producidos en sus industrias colectivizadas. En aquella época la economía soviética crecía a un 10% anual y solo era cuestión de tiempo para que superase a las occidentales.

Hasta la segunda guerra mundial el mundo industrial desarrollado había sido un constante estira y afloja por la repartición de la riqueza que se generaba, clases propietarias y trabajadoras se encontraban enzarzadas desde hacía décadas en una agria lucha por apropiarse de las plusvalías generadas por el aparato productor industrial, degenerando en violencia abierta las veces que hizo falta lo que era muy a menudo.

Este es el origen de la sociedad de consumo en la que hemos vivido y cuyo modelo se agota en estos días. El pacto social de 1945 era el que vosotros consumís todo lo que se produce, nosotros producimos al cien por cien de capacidad y todos felices: vosotros con trabajo y nosotros con beneficios, todo en un escenario de energía barata y abundancia de recursos naturales. Efectivamente dicho pacto acabó con la conflictividad social en los países desarrollados a costa de aumentar el consumo de todo tipo de recursos, los que en parte se despilfarran en aras de mantener la paz social.

Bienvenidos al mundo de los USA de 1950 y la Europa de 1960, el sur de Europa no cuenta ya que siempre ha llegado veinte años tarde a todas estas fiestas. Todo lo que se producía se vendía, viviendas asequibles, un solo salario bastaba para que una familia viviese,  universidad para todos, empleo de por vida, a las cinco de la tarde en casa todos los días y al final jubilación dorada en Florida (USA) o en el sur de España (Europa). Todo este nuevo pacto social se basó en las siguientes premisas:

•   No se produce lo que se consume, se consume todo lo que se produce haga falta o no, el objetivo no es la plenitud material sino el mantenimiento del orden social mediante la generación de pleno empleo para la población y suficientes beneficios empresariales para la industria estimulando el consumo hasta donde haga falta.
•   La energía y los recursos naturales serán baratos por siempre jamás.
•   Rusia amenaza con un sistema de producción alternativo que provocará la expropiación generalizada de toda la clase social propietaria de los medios de producción en occidente.
•   Las personas podrán consumir todo lo que produzcan por siempre jamás.

El primero en caer fue el número dos cuando entre 1973 y 1974 el petróleo pasó de costar tres dólares a doce debido a la inestabilidad política en el medio oriente. Desde aquel entonces el crecimiento económico del mundo se redujo a la mitad. Los países desarrollados vivieron un simulacro de lo que sería vivir con petróleo escaso y caro; eso lo cambio todo para siempre.

El segundo en caer fue el número cuatro debido a la revolución tecnológica que se produjo a partir de los años ochenta con la introducción generalizada de la robótica, la automatización de los procesos industriales y el uso de ordenadores en la industria. Este fenómeno se señala poco pero ha tenido una influencia desmesurada en la productividad industrial. No es solo la aplicación de estas tecnologías lo que ha introducido el cambio, pero la gran mayoría de procesos industriales desde la producción de acero hasta la de helados fue rediseñada de cabo a rabo para permitir su automatización. Ahora muy pocas personas pueden producir de todo y eso provoca el que estas mismas personas no puedan consumir todo lo que producen, físicamente es imposible. Digamos que es imposible que la población consuma todo lo que produce en un escenario de pleno empleo donde todo es automático, cada quien tendría que tener cinco coches, cuatro lavadoras, etc, etc. El mantenimiento del pleno empleo en estas condiciones requeriría de un consumo desbocado de recursos naturales ya que cada quien es capaz de producir muchísimo debido a la generalización de las instalaciones automáticas. El pacto del pleno empleo se ve roto debido a un importantísimo cambio tecnológico. Este es el origen profundo de la crisis del actual sistema de producción-consumo al no poder garantizar el pleno empleo y por lo tanto ingresos a la población ante una creciente oferta proveniente de los brutales aumentos de productividad conseguidos mediante avances tecnológicos. La tecnología ha hecho que el valor de la mano de obra disminuya, por lo que la balanza de la riqueza se escora hacia las empresas, lo que detrae capacidad de consumo de la población que solo hace empeorar el problema de ventas que esas mismas empresas tienen ante la avalancha de bienes que dicho cambio tecnológico produce en un círculo infernal como pocos.

Consideramos que este es el hecho central de toda la crisis que vive occidente, tiene un origen tecnológico donde los propietarios de los medios de producción se han apropiado de casi todos los aumentos de productividad exactamente en el mismo sentido de cuando se introdujo la máquina de vapor: los hombres fuertes dejaron de ser necesarios y mujeres y niños “reventaban” sus salarios. El brutal crecimiento de China es verdad que ha tenido que ver con la depauperación de los ingresos de la clase media occidental al ponerlas a competir contra salarios chinos, pero no lo explica todo. China actualmente exporta unos 1.2 billones de dólares al año contra aproximadamente 30 billones de dólares que representa el PIB de Europa y USA. La causa del los altos niveles de desempleo, estancamiento de salarios y de generaciones enteras sin futuro hay que buscarlo en el cambio tecnológico: su mano de obra cada vez es menos necesaria.

La tercera en caer fue la tercera (ya..ya lo hemos puesto así) cuando el sistema comunista deja de ser una alternativa creíble al occidental y sobre todo al desaparecer la amenaza de expropiación masiva que pesaba sobre los propietarios de las instalaciones industriales y el capital cual espada de Damocles.

Con la número uno se ha intentado seguir como sea, por lo que a las clases medias empobrecidas ya que su mano de obra cada vez hace menos falta se les conceden créditos y más créditos en un esfuerzo desesperado por mantener la rueda funcionando. Esto provoca la crisis financiera que hoy se vive y que no es la causa, es un síntoma del agotamiento de una forma de hacer las cosas que hoy toca a su fin.

Llegados a este punto el sistema de producción-consumo producto de 1945 se encuentra herido de muerte a manos de la escases de recursos y de un cambio tecnológico que en teoría debería de haber permitido a la población el trabajar menos y vivir mejor, pero que debido a las relaciones de poder existentes se vuelve en su contra. Varios puntos saltan a la palestra.

•   El vivir como se vive en el occidente desarrollado cuesta unos 30-40 barriles de petróleo por año y habitante. Si todo el planeta quisiese vivir así (que es su aspiración) sería necesaria una producción diaria de entre 500 y 700 millones de barriles al día, lo que es imposible.
•   A medida que pase el tiempo se necesitará menos y menos mano de obra en la industria y en los negocios. Con emplear una pequeña parte de la población será suficiente para producir todo lo que haga falta en el mismo sentido en el que hoy solo un 3% de la población en los países desarrollados trabaja en el sector agrícola siendo capaces de producir todos los alimentos necesarios.
•   No existe ninguna fuerza externa que amenace al régimen de producción occidental por lo que lo de la paz social como que no hace tanta falta.

El sistema creado en 1945 ha crecido a base de ir incorporando cada vez más población al sistema de producción-consumo producto de esa época. Comenzó por los USA, luego Europa y Japón para continuar con los tigres asiáticos, una parte de China y la India, lo de Latinoamérica no funcionó todo lo bien que se esperaba e hizo crisis en los años ochenta  y el sur de Europa fue el último en entrar en la rueda. El sistema hoy día es insostenible en base a los recursos disponibles, la tecnología ha dejado obsoleta a las antiguas relaciones laborales y no existe nadie que sistémicamente amenace al sistema de producción imperante.

Según se suceden los acontecimientos da la impresión de que al día de hoy cada país tratará de perpetuar su sistema de consumo-producción lo mas que pueda y como sea. Los últimos y más débiles en entrar por lo tanto serán los primeros en salir. Los que entraron solo como consumidores para mantener la rueda operando pero sin producir mayor cosa o aportar materias primas serán los primero en ser expulsados, aquí entran los países del sur de Europa. Esta es la crisis sistémica dentro de la que a su vez se desenvuelve la particular crisis de cada uno de estos países. Expulsarlos de la fiesta del consumo es muy simple: solo basta cerrarles el crédito y exigir la devolución de lo prestado.

Luego la cosa se irá conformando con el paso del tiempo, con toda probabilidad en la forma de regiones económicas desarrolladas que comercien entre ellas. Todo el que no tenga industria y/o tecnología que otros necesiten o materias primas o acceso a materias primas y armas para garantizar ese acceso o tenga algo útil que ofrecer a los demás progresivamente será expulsado de los canales principales de la economía mundial. Los recursos no alcanzan para todos y cada quien tendrá que velar por lo suyo. Lo que parece  cierto es que ante este panorama los convidados de piedra (que consumen pero no producen ni aportan materias primas) poca falta harán.

El sistema de producción-consumo nacido en 1945 nunca imaginó que un cambio tecnológico equivalente a la máquina de vapor le haría trizas, ¿ cómo saberlo ?. Siempre supuso que energía y recursos serían abundantes y que la productividad nunca se multiplicaría varias veces. Mantener este sistema funcionando a pleno empleo y con la productividad actual requeriría niveles altísimos de consumo y de ingentes cantidades de recursos naturales de los que no se disponen. Por otra parte si la mayoría de la población no hace falta y se encuentra desempleada y sin recursos ¿ quién comprará la inmensa producción que diariamente vomitan las fábricas automáticas ?. Interesantes preguntas a las que al parecer nadie tiene respuesta. Tal como se mencionó, cada quien parece querer seguir manteniendo el obsoleto sistema de 1945 por su cuenta y sálvese quien pueda, pero lo cierto es que como los países industriales no se coordinen y busquen una solución política que responda a las nuevas condiciones no se salvará nadie, todos intentaran acaparar los recursos que les permitan mantener su sistema de producción-consumo a todo gas como sea y el conflicto será inevitable. Si nuestros líderes fuesen un poco más líderes y no estuviesen en manos de los poderosos lobbies industriales y financieros deberían trabajar en un nuevo pacto social que responda a las siguientes premisas.

•   En el futuro la mano de obra necesaria para producir todos los servicios y bienes que hagan falta a toda la población será testimonial. ¿ Como vivirán los que no hacen falta ?.
•   La tecnología al día de hoy hace imposible el mantener a todo el mundo empleado consumiendo lo que produce ya que el consumo de recursos naturales sería exorbitante. ¿ cómo se maneja esto ?, bajo que premisas.
•   ¿ Hay que poner un límite al crecimiento poblacional ?, si es así ¿ cómo se implementa ?
•   Como se reforma el sistema financiero y el funcionamiento de la banca para impedir el que la constante generación de crédito fuerce el crecimiento económico no-matter-what.

Preguntas que nadie parece poder o querer responder, ya que según entendemos los  responsables se encuentran ocupados apagando los incendios que ellos mismos han provocado  producto de treinta años de huidas hacia adelante.
Crisis sistémica, vienen tiempos interesantes….y no hay nadie al timón.

Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 114
  • -Recibidas: 205
  • Mensajes: 56
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #115 en: Octubre 09, 2019, 11:34:55 am »
Citar
La Europa que nunca fue
Domingo, 3 de Junio de 2012

Juan y María buscaban pareja y se inscribieron en un sitio de estos de internet. Cada quien llenó el formulario indicando el tipo de comida, libros, cine, deportes, actividades de tiempo libre que le gustaba, si fumaba o bebía, la religión que profesaba, si era del Madrid o del Barça y así un rato. La  máquina les presentó y se fueron a cenar y efectivamente a los dos les gustaba la misma comida, libros y cine, hacían los mismos deportes, no fumaban, bebían de vez en cuando y eran del Madrid o del Barça, da lo mismo. Ya que eran tan compatibles continuaron saliendo y divirtiéndose por lo que decidieron irse a vivir juntos. En ese momento comenzó el desastre ya que ninguno de los dos era capaz de intimar con nadie ni de expresar sentimientos, se dieron cuenta que no tenían amigos, que tenían serios problemas emocionales que probablemente se remontasen a sus infancias, que dependían neuróticamente el uno del otro ya que su terror más grande era la soledad; cada uno esperaba ser cuidado pero no cuidar a nadie. En fin dos niños-adultos que nunca maduraron emocionalmente y seguían buscando a su papá o mamá que les cuidase, sin percatarse que ellos a su vez tenían que hacer de papá o mamá de su pareja de vez en cuando. Entonces comenzaron a pensar que el problema era que no salían a divertirse lo suficiente, siempre metidos en el piso, que si la rutina, que si más sexo, que si cenas románticas. Nada de eso sirvió de nada y cada uno tuvo que regresar a lo que más le aterraba en este mundo: la soledad, preguntándose el cómo era posible que esto hubiese fracasado si tenían planificado hasta el último detalle.

Un poco de esto sucede con la construcción Europea donde se ha planificado hasta el último detalles no importantes. En Europa al día de hoy existe legislación comunitaria sobre el contenido máximo de Fenol residual que la madera para fabricar sillitas  da de comer a los bebés debe tener, existe una complejísima y cambiante legislación sobre el tamaño que deben tener los huevos, su peso, cuantas gallinas por jaula, que deben comer, como se deben sentir y a cuantas gallinas por gallo toca. Seguramente en alguna aburrida y mojada calle de Bruselas también exista la oficina de los lobistas que representan a los gallos para tratar de lograr el que a cada quien le toquen muchas gallinas. Pero a su vez no existe absolutamente nada legislado al respecto de los asuntos que de verdad son importantes para los ciudadanos tales como pensiones, educación, leyes laborales, impuestos y asistencia social.

Por ejemplo si usted trabaja diez años en España, cinco en Italia, otros diez en Alemania, cinco en Austria y cinco en Grecia tendrá que realizar trámites ante los cinco países y en cada uno de ellos será penalizado ya que no ha trabajado los años reglamentarios en cada país que le cualifiquen para recibir una pensión cuando en realidad usted ha trabajado más que nadie y donde ha hecho falta moviéndose constantemente hacia donde la actividad económica lo ha requerido. Su vida laboral se ve fragmentada entre todos los países donde ha trabajado y su posibilidad de recibir alguna pensión va disminuyendo a medida que va trabajando en más y más países.

Supongamos ahora que usted trabaja en Italia y se marcha a Inglaterra bien sea de vacaciones o por trabajo y tienen que atenderle en un hospital. Prepárese para el papeleo del siglo,  el adelantar dinero suyo a los ingleses para luego intentárselo cobrar a la seguridad social italiana y prepárese para la sorpresa del siglo cuando su carnet de la seguridad social italiana valga como el papel mojado en la inglesa. Y que podemos esperar si el carnet de la seguridad social de Murcia en realidad no vale en Cáceres, le atienden porque los políticos han dado la orden de que le atiendan de forma de evitar el n-esimo  escándalo. Acto seguido vaya a renovar el carnet de conducir español en Alemania: no se puede, debe ir usted a España a renovarlo.

Ahora usted acaba en Italia, marcha a Alemania y tiene que cambiar a sus hijos de colegio. Prepárese una vez más como no los envíe a un carísimo colegio internacional que si mantiene un pensum y sistemas de notas uniforme. En Francia las notas van de cero a veinte siendo cero el peor y veinte el mejor, en España de cero a diez, en Finlandia es aprobado o no aprobado, en Alemania la cosa va del uno al seis, pero “uno” es máxima nota y “seis” reprobado, en Bulgaria va del uno al cinco, en Irlanda va de la “A” (excelente) hasta la “F” (reprobado), en Italia las notas son del uno al diez pero se aprueba con un seis y también existe el “método antiguo” con la escala “Ottimo”, “Distinto”,  “Buono”, “Sufficiente”, ”Insufficiente”. En Holanda la escala es del cero al diez pero el problema está en los decimales ya que una nota de 5.4 es un no aprobado mientras que otra de 5.5 si lo es si la nota se redondea sin decimales, unos utilizan un décimal y otros no utilizan decimales. En Noruega la escala es del uno al seis pero se aprueba con dos. En Polonia se utiliza una escala de seis niveles “niedostateczny”, “dopuszczający”, “dostateczny”, “dobry”, “ardzo dobry”, “celujący”, pero en la universidad es diferente y la escala utilizada es: “niedostateczny”,”dostateczny”,”dostateczny plus”,”dobry”,”dobry plus”,”bardzo dobry”,”celujący”,”zaliczony”,”niezaliczony”. En Portugal la escala es 1-5, pero a partir del bachillerato es 0-20. Y así en cada país hasta enloquecer traduciendo notas mediante caros y lentos traductores oficiales para tratar de convencer al director de la escuela que el grado II en Rumanía se corresponde con el II de Alemania y que “Satisfăcător” quiere decir que ha aprobado y se corresponde con un “Vier” alemán.

Ni siquiera existe una lengua común en Europa que permita a todo aquel que lo desee el trabajar en otro país y realizar sus trámites ante los diferentes estados. Para estas cosas normalmente existe el inglés, pero claro es una afrenta al orgullo nacional de unos o a la incapacidad de aprender idiomas de otros. ¿ Cómo es posible que el inglés a estas alturas no sea idioma cooficial en todas las administraciones y empresas europeas ?.

Todo esto se traduce en una sola cosa: no existe un mercado homogéneo de trabajo y este es un requisito imprescindible para que una región con moneda única funcione. El libre flujo de trabajadores no solo se consigue eliminando fronteras físicas, también hay que eliminar las otras barreras y sin libre movilidad de trabajadores no hay moneda única que valga ya que siempre aparecerán tensiones entre lugares prósperos y no prósperos que no podrán ser resueltas exclusivamente mediante políticas fiscales y monetarias.

¿ Por qué la unión europea tiene legislación armonizada sobre el contenido máximo de Formol que deben tener…(bueno ya sabéis de que va que es muy largo) y no sobre pensiones, idiomas oficiales, escuelas, hospitales, policía y bomberos  ?. Porque el objetivo nunca fue el que la población se moviese de un sitio a otro, el objetivo era el que las empresas lo hiciesen.

La unión europea es y fue la creación de los lobbies industriales y financieros de Europa con estrictos objetivos comerciales y con muy pocos objetivos políticos aunque se escenificasen ampulosos sainetes como el del pacto de Lisboa, el cual como literatura fantástica está muy bien pero como pacto político no. Ya lo comenta Niguel Farage (y de qué manera) constantemente en el parlamento europeo sobre la falta de democracia europea, sobre las constantes maniobras para que tales o cuales iniciativas no se vean sometidas a referéndum, sobre el existe un presidente Europeo que nadie conoce, nadie ha elegido y no se sabe de dónde viene; sobre el que existen ministros europeos que nadie sabe quiénes son ni quien los eligió pero en realidad todos si sabemos quienes los han elegido: los poderosos lobbies industriales de Bruselas y por esto nadie le contesta.

La Europa de los negocios pero no de los ciudadanos, ni siquiera tienen el derecho a buscarse la vida de forma relativamente fácil en otro país. Lo que si se ha liberalizado es la capacidad de cada oligarquía nacional de tratar de quedarse con el negocio del vecino mientras la población sigue prácticamente presa en cada país ya que no existe un mercado de trabajo homogéneo. En realidad de eso se trata la construcción Europea: de que los diferentes grupos de presión de cada país puedan entrar a quedarse con los mercados del vecino. Bueno y que cada quien pueda ir de vacaciones por Europa sin estar mostrando el pasaporte y cambiando dinero cada cuarto de hora. Pero a lo largo de estas décadas no se ha facilitado de verdad la movilidad laboral de la población lo cual es un síntoma importante de que ese no era un objetivo importante.

¿ Qué pasa cuando dos regiones económicas muy diferentes “A” y “B” realizan intercambios comerciales intensos ?.

Que uno ”A” será el que vende y el otro “B” el que compra. “A” produce y “B” consume por lo que van acumulando deudas que llegado un momento no se pueden pagar.

¿ Cómo se reduce esa tensión ?

Los trabajadores de “B” marchan  “A” y entonces “A” tiende a consumir lo que produce….y “B” también ya que no le queda otro remedio.

Nótese que se produce y consume lo mismo pero por el medio ya no está la exportación de “A” a “B” que es lo que genera la tensión y todo se hace dentro de un área económico-política homogénea, es decir: bajo el mismo estado.

¿ Qué pasa si esa tensión no disminuye ?

Pasa lo mismo que con China y los USA  donde China produce y los USA se dedican al handerklander o con los países del Sur y Norte de Europa donde más de los mismo. El caso USA-China es muchísimo peor que el Europa ya que ahí la inmovilidad entre ambos mercados de trabajo es total y de esta diferencia se benefician los que negocian con esto generando tensión en forma de deuda entre países.

En la unión europea no existe un proyecto político, lo único que existen son intereses comerciales de los diferente países a los que se les da un barniz de proyecto político. En realidad cada quien se encuentra dispuesto a echar su cubo de basura en el patio del vecino las veces que haga falta. En aras del comercio han sido capaces de aceptar países que en su vida han conocido la libertad o la democracia como Portugal, Grecia, España e Irlanda,  hacer la vista gorda y tratarles como si fuesen antiguas democracias consolidadas. Para ser justos también hay que decir que el proceso europeizante tuvo mucho que ver con que estos países abandonasen las dictaduras que en realidad no las abandonaron, se disfrazaron de demócratas, pero por lo menos dejaron de matar y torturar y eso sin lugar a dudas es una mejora importante. En realidad lo que abandonaron fueron las formas externas dictatoriales.

El que cada quien hecha su basura en el patio del vecino es evidente. En el año 2001 los USA viendo que su última huida hacia adelante (la burbuja de Internet) dejaba de funcionar decidieron en poco menos de un año bajar los intereses desde poco más del 6 % hasta el 1.75 %  en la irresponsabilidad más grande nunca vista en banco central alguno. Se trataba de inflar una nueva burbuja como sea y vaya que la inflaron. Ante esta brutal bajada de intereses el recién estrenado Euro comenzaría a apreciarse, esto provocará la caída de las exportaciones europeas y sobre todo alemanas (un 30% de su PIB) por lo que en poco más de dos años bajan los intereses de 4,75% al 2%. Por otra parte en el año 2001 Francia y Alemania sufrían en sus carnes el reventón de Internet, convenía bajar intereses.

Esto provoca una avalancha de créditos desde los bancos que amenaza con crear inflación, encarecer la mano de obra, perjudicar las exportaciones de estos países y crear burbujas no deseadas. ¿ Qué hacer ?, pues que los bancos alemanes y franceses les presten ese dinero a los del sur de Europa. Todo ese exceso de crédito lo volcaron ahí de forma que no afectase a sus economías en vista a lo que se veían forzados a hacer de cara a la locura económica de los norteamericanos. De esta manera los alemanes defendieron su industria mientras paralelamente reformaban su mercado de trabajo que básicamente consistió en echar a los trabajadores del sector servicios de bajo valor agregado al caldero. Ya se veía que en los tiempos venideros los recursos no alcanzarían para todos.

Los ignorantes del sur de Europa picaron el anzuelo y se tragaron todo el crédito alucinado generado en el norte debido a la presión de los USA y su desquiciada política monetaria, claro Europa no tiene el dólar que le permita hacer lo que le dé la gana y en algún sitio había que neutralizar estos desechos tóxicos y nadie mejor que los mas ignorantes del club cuyas élites ni siquiera comprenden el verdadero significado del dinero y sobre todo del dinero fiduciario ya que en su mayoría son abogados educados en colegios religiosos de ambiente gótico y solo son capaces de ver el próximo pelotazo.

El sur de Europa se tragó todo aquello pensando que hacían el negocio del siglo ¡ dinero casi gratis !, cuando en realidad les estaban enganchando por la boca. Este fue el precio de mantener un Euro bajo: el sur de Europa. Luego la cosa se medio arregló y subieron los intereses hasta más del 4% en 2007 destrozando a todos los países del sur cuando fueron a renovar sus créditos.

Ha sido una jugada maestra, ya que los amigos del norte:

Defendieron sus economías industriales

Ahora se encuentran en una situación favorable ya que comparados con los vecinos son atractivos lo que les permite financiarse a muy bajo interés. Al día de hoy el gobierno alemán paga intereses reales negativos por su deuda, es decir: los inversores le pagan al gobierno alemán por tomar prestado su dinero.

Lo mismo sucede con sus empresas que ahora se financian a muy bajo coste.

Su maquinaria industrial ahora enfila las baterías hacia China y los BRICS que al parecer son los que van a crecer en un futuro.

Esto no quiere decir que los gobiernos del sur de Europa sean unos santos, pero este no es un juego de malos malosos contra seres de luz. En realidad cada quién sigue velando por su economía nacional y ninguna oligarquía ni la de aquí ni la de allá quiere perder poder.

La población: que haga lo que pueda.

Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 114
  • -Recibidas: 205
  • Mensajes: 56
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #116 en: Octubre 11, 2019, 15:35:12 pm »
Citar
El rescate préstamo en condiciones ventajosas que nunca fue.
Viernes, 15 de Junio de 2012

El FROB, eufemismo para “Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria” (eufemismo que no proviene de su finalidad sino de la forma “ordenada” de como se está reestructurando la banca) ha recibido una línea de crédito de 100.000 millones de Euros proveniente del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y/o del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). El SYS-BANK de ESP es rescatado mediante el FROB al que a su vez FEEF y MEDE le prestan el dinero….de los contribuyentes europeos. Eso es lo que se esconde detrás de tanta sigla: un crédito al 3% que garantiza el estado español para que este a su vez lo reparta entre la banca. Un truco contable para que esto no cuente como deuda pública, pero todos sabemos que lo es.

¿ Solucionará esto algo ?.

De ninguna manera. Los que manejan estas cosas confunden un problema de liquidez con uno de solvencia. Un problema de liquidez es el que su cliente se retrasa con los pagos pero usted debe pagar a sus suministradores. Como no tiene el dinero para pagar porque no le han pagado entonces consigue un crédito, paga a su proveedor y devuelve el crédito cuando su cliente le pague. Nadie ha perdido dinero: solo ha sido un problema de descuadre de pagos y cobros. Ahora si su cliente no le paga porque dice que lo que usted le ha suministrado no vale, o no le paga porque él a su vez ha quebrado o no le paga porque no le da la gana y usted debe llevarle a los tribunales entonces usted tiene un problema de solvencia: se ha metido en malos negocios que con toda seguridad arrojarán pérdidas.

El problema de España y por ende de su sistema financiero no es de liquidez, el problema es de solvencia. Aquí se han hecho muchos malos negocios al abrigo de la pasada fiesta de especulación-corrupción inmobiliaria y ahora toca afrontar las pérdidas. Una buena parte de los bancos españoles no necesitan créditos puente para capear el temporal, no: una buena parte de los bancos españoles necesitan ser liquidados, cerrados para nunca más volver. Accionistas, bonistas y preferentistas deben sufrir las consecuencias de sus malas inversiones y ver como el valor de sus carteras se reduce a cero de forma que se quede bien grabado en el inconsciente colectivo de cara a futuras generaciones.

Un crédito no resuelve un problema de solvencia en ninguna parte, ni en la PYME más pequeña ni en el  banco más grande. Solo hay que ver la magnitud de las posibles pérdidas que sistemáticamente oculta el sistema financiero patrio para poner en perspectiva los 100.000 millones en caso de que para algo sirviesen.

El sistema bancario español posee al día de hoy aproximadamente 4,8 billones de Euros en activos repartidos de la siguiente forma (todo en billones de Euros):

Préstamos concedidos: 2,0

Depósitos a la vista en otros bancos:     1,3

Deuda pública y otros valores: 1,0 (aprox 0,7 en deuda pública)

Acciones: 0,4

Otros : 0,1

De todos los préstamos concedidos a  personas y empresas aproximadamente la mitad son hipotecas.  Por otra parte la banca española es propietaria de 1,5 millones de viviendas con un valor aproximado en libros de 100.000 millones de Euros producto de todas las daciones en pago que ha recibido de promotores con tal de ocultar la verdadera morosidad. Cien mil millones de Euros divididos entre un millón y medio de viviendas arroja un valor medio de 66.000 Euros por vivienda. Solo eso es un indicativo de hasta donde llegó la locura especulativa cuando hasta hace poco una vivienda se vendía a un precio medio de 150.000 Euros y es un buen indicador del recorrido a la baja que aun tiene la vivienda en esta país.

¿ Bajo este panorama a cuánto podría ascender la pérdida de activos en estas instituciones ?. La pregunta del millón (perdón: del billón) que nadie quiere responder y es ocultada sistemáticamente por el poder político con la colaboración de los gestores del sistema financiero y sus supervisores en el BdE.

Según la asociación hipotecaria española el nivel de morosidad en hipotecas es del 2,74% a finales del 2011. Por otra parte el valor de la vivienda apenas ha bajado según las cifras oficiales y los balances de estas entidades. Si todo esto es así de bonito nos podríamos preguntar a qué viene tanta crisis y tanto rescate.

La verdad verdadera sale a la palestra cuando sobreviene el desastre y ya nada se puede ocultar. Caja Castilla la Mancha tenía un 9% de morosidad cuando fue intervenida, Bankia manejaba 300.000 millones de Euros en activos y tuvo que ser intervenida con 23.000 de Euros lo que representa un 8% de sus activos. Es de notar que Bankia tenía 12.000 millones de Euros de capital lo que se corresponde con un apalancamiento de 25 (pasivo/capital) o con unos requerimientos de capital del  4% cosa común en la banca en estos días. Esto implica que ante una reducción de solo el 4% del valor de sus activos pierde todo su capital. Ya que no hay ni habrá ninguna otra información fiable extrapolemos lo que si sabemos de verdad ya que no se pudo ocultar.

Supongamos que la mitad del sistema financiero español constituido por las cajas de ahorros también haya  perdido un 8 % de sus activos. Cosa plausible ya que la dirección de las mismas es muy similar (políticos) y se dedican a lo mismo: construcción.  Esto implicaría que se ha perdido el 8% de 2,4 (la mitad de 4,8) billones de Euros o unos  200.000 millones de Euros o lo que es lo mismo: el 20% del PIB del país. Eso suponiendo que la situación económica no empeore y que la otra mitad del sistema financiero no se encuentre tan afectada.

Por otra parte y ante la vertical caída de ingresos del estado debido al estallido de la burbuja este se ha estado endeudando a razón de 100.000 millones de Euros al año y los principales compradores de esta deuda han sido los bancos nacionales que acumulan unos 700.000 millones de deuda pública. Solo en los  años que lleva esta crisis han acumulado aproximadamente 300.000 millones. Esta es la verdadera causa de la crisis española: el estado ha estado absorbiendo todo el crédito del sistema financiero dejando al resto de las actividades productivas sin financiación por lo que la economía nacional ha ido muriendo lentamente lo que agrava aun mas las finanzas estatales debido a la caída en la recaudación. Un caso de crowding out de libro. Esto deja a la banca con unos activos (deuda estatal)  de dudoso valor ante las continuas rebajas de rating lo que suma aun más a las posibles pérdidas. Con solo que el estado español haga una crisis de deuda con una quita del 30% sumaría otros 200.000 millones de pérdidas en el sistema bancario.

El avezado lector se preguntará entonces que tienen que ver 100.000 millones de préstamos a estas alturas. La respuesta se encuentra en la inversiones que los bancos extranjeros han realizado en España. Aproximadamente han invertido unos 2,3 billones de Euros repartidos de la siguiente forma (en miles de millones):

Depósitos en efectivo:  712.000

Compra de bonos:  642.000

Préstamos:  389.000

Acciones:  500.000

Un colapso de la economía nacional, del estado y del sistema financiero provocarían graves pérdidas a sus sistemas financieros y enviaría ondas de choque a través del planeta. Los principales acreedores son:

USA y UK : 450.000 millones cada uno

Alemania: 150.000

Francia: 112.0000

Banco Central Europeo: 300.000

Es el mundo anglosajón y no el mundo europeo quien principalmente ha invertido en España, el famoso no-rescate de 100.000 millones es simplemente comprar más tiempo tratando de evitar en desenlace final: la quiebra generalizada producto de la burbuja inmobiliaria más grande de toda la historia de cualquier país que se tenga noticia si se la compara con el tamaño de su economía. Este no será el último intento de tapar el agujero que inevitablemente desembocará en la quiebra del estado español y muy probablemente en una crisis parecida a la de Lehman Brothers, quien al momento de presentar quiebra acumulaba un pasivo de 500.00 millones de Euros. España acumula un pasivo de 2,3 billones.

La población no verá ni un solo duro de estos rescates convertidos en puestos de trabajo o actividad económica, simplemente el estado se los prestará a los bancos quienes lo depositaran en el en banco central de forma de apuntalar sus balances. Para el pago de intereses y la devolución del principal ya veremos porque no existirá actividad económica alguna que lo permita.

Están comprando tiempo para ver qué hacer, con toda probabilidad dejar caer a España. Ya se escucha el run run de las piedras en el río.

gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 523
  • -Recibidas: 696
  • Mensajes: 189
  • Nivel: 14
  • gentid Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #117 en: Octubre 14, 2019, 07:59:38 am »


Citar

España: energía sin control
Jueves, 21 de Junio de 2012


 Este es un post un poco triste ya que trata sobre temas que muy directamente afectan eso que conocemos como el orgullo patrio y toca directamente la poca autoestima que como país nos pueda quedar en estos días. Pero el tratar de vernos de forma descarnada puede ayudarnos a comprender en medio de que nos encontramos. Nadie dijo que el psicoanálisis fuese fácil y menos aun el psicoanálisis social.

No es la primera vez que como país nos encontramos en situación de quiebra financiera generalizada. A lo largo de la historia documentada de este país han sido trece las quiebras importantes desde el siglo XVI, la última en 1882 durante el reinado de Alfonso XII. Hasta ese momento en promedio hemos experimentado una quiebra cada 30 años. No es casualidad que treinta años luego de la reapertura de España al mundo durante los años ochenta del siglo pasado estemos otra vez en ese lugar que tan bien conocemos.

Las primeras quiebras del  reino de España fueron durante el infame reinado de Felipe II, concretamente fueron tres quiebras. Ya su antecesor (Carlos I) le había dejado el terreno abonado al endeudarse por cifras astronómicas con el banquero Jacob Fuger que desde Ausburgo le financió con 850.000 florines de oro para comprar los favores que le harían acceder al título de Emperador del Sacro Imperio Romano donde era conocido como Carlos V. Ochocientos cincuenta mil florines oro son aproximadamente tres toneladas de oro. En la época con un florín se podía contratar a un caballero de reluciente armadura durante un día, cuatro arqueros durante el mismo período, una carreta con dos animales de tiro durante un mes o un campesino durante dos años. En aquellos tiempos la población del territorio Español era de unos seis millones; suponiendo un 80% de población campesina solo ese préstamo puede equivaler a un 30% del PIB. Pedir prestado para financiar un sistema político en lugar de una actividad económica. ¿ Suena familiar ?.

Al llegar Felipe II al poder lo primero que hace es comenzar a incautar todas las mercancías que llegaban a los puertos (si robarlas) en un intento desesperado por mantener el aparato estatal funcionando. En la gran e inmensa obra “Historia General de España y América” (Ed Rialp-1982) se describe como en la época la evasión de capitales hacia el extranjero y la economía sumergida estaban a la orden del día llegándose a no declarar el 10% de los cargamentos de oro que eran descargados clandestinamente en las Azores y en las playas cercanas a San Lucar. Definitivamente la evasión fiscal y la economía sumergida en aquel entonces era mucho menor que hoy día.

Paralelamente y en medio de una crisis financiera de aupa, el estado se embarca en una mega obra pública faraónica que reverberaría hasta en los más recónditos cofines del universo: el Monasterio del Escorial, obra centrada alrededor del panteón familiar. Una especie de pirámide funeraria para entendernos. La primera quiebra sobrevino en 1557, lo que no quitó que en 1559 se comenzara con el proyecto y en 1563 comenzará la construcción para acabarla veinte años después. En el ínterin hubo otra quiebra en 1577 y otra más en 1597. El Escorial: el AVE de Felipe II.

Su sucesor Felipe III el Piadoso, se dedicaba piadosamente a vender cargos públicos para tratar de mantener lo inmantenible hasta su quiebra en 1607. Felipe VI repite en 1627. Carlos III fue más inteligente y ante la inminente quiebra creó el primer banco malo de este país, el banco San Carlos donde fue a parar toda la deuda impagable que había puesto en circulación. La población se negaba a suscribir capital en este banco, una especie de preferentes de Bankia, por lo que el estado obligó a funcionarios y proveedores a suscribir el capital necesario. El oro de América mantuvo el tinglado funcionando durante un tiempo hasta que se comenzó a agotar y como las desgracias nunca vienen juntas llegamos al infame reinado de Fernando VII, una especie de Zapatero-Rajoy del siglo XVII que encadena tres quiebras seguidas: 1809, 1820 y 1831.

Durante el reinado de Isabel II comienza la fiebre constructora de ferrocarriles por todo el país. El primer ferrocarril español no se construyo en la península, se construyó en Cuba en 1837, luego vino Barcelona-Mataró en 1848 y ahí comenzó la fiebre. Se fundaron más de diez compañías ferrocarrileras que cotizaban en la bolsa de Madrid con nombres tan sugestivos como MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante) o TBF (Tarragona-Barcelona-Francia). La burbuja de los ferrocarriles duró hasta 1867 cuando los operadores se percataron que no existían las industrias que produjesen las mercancías que supuestamente deberían transportar, tampoco existían esas personas de clase media que pudiesen pagarse un billete de ferrocarril ya que la mayoría no sabían leer ni escribir y por lo tanto eran incapaces nisiquiera de leer las pizarras con los destinos y horarios ubicadas en la estaciones. El tráfico ni de lejos cubría las expectativas por lo que todas las líneas entraron en pérdidas y arrastraron a los bancos y a la bolsa, cosa que terminó en la gran quiebra de 1867 pero ya en 1834 y 1851 se habían producido otras dos. Para colmo el ancho de vía era superior al estandard europeo por lo que el tren se acababa en los Pirineos. El paralelismo con el actual a AVE, la red de autopistas, desaladoras, ciudades de la ciencia, aeropuertos y demás es impresionante. Infraestructuras faraónicas por las que no circula mercancía ni pasaje alguno.

Amadeo I tampoco quiso pasar desapercibido en su corto reinado legándonos otra quiebra en 1872, quiebra bastante parecida a la actual ya que se enmarca dentro de una crisis sistémica mundial como la que ahora vivimos. En 1882 durante el reinado de Alfonso XII (el bisabuelo del actual monarca) se produce otra quiebra. Tal como es costumbre la culpa entonces era de la guerra civil norteamericana que había paralizado las importaciones de algodón de las que dependía la incipiente industria textil. Al parecer la crisis en USA donde primerio se contagia siempre es en España tal como sucede hoy. Las verdaderas causas las esboza magistralmente Miguel Tuñón en su libro “La España del siglo XX”
- España no había transformado sus viejas estructuras económicas, es decir: sigue siendo una sociedad rentista no productora.

- El 2% de la población posee el 47% de las tierras de cultivo, es decir: la concentración de riqueza es altísima como se corresponde a una sociedad de clases.

- La productividad es bajísima.

- Los salarios son muy bajos debido a lo anterior lo que provoca que los mercados internos sean raquíticos.

Nunca una crisis económica de esta naturaleza es causada porque el algodón deje de llegar a los puertos, ya los industriales se buscarán la vida y lo traerán desde Júpiter si hace falta. Las verdaderas causas de estas crisis normalmente son fallos profundos en la estructura política y económica, cosa que desde el poder nunca se comenta.

Si Tuñón escribiera sobre la crisis de hoy con toda probabilidad escribiría:
- España no había transformado sus viejas estructuras económicas, es decir: todavía sigue siendo una sociedad rentista no productora. El 70% de las empresas del IBEX (constructoras, bancos, energía y electricidad) no son productoras, son rentistas.

- Mil doscientas personas deciden sobre el 80% del PIB, el índice de GINI en España es de los más altos de Europa, es decir: la concentración de riqueza sigue siendo altísima como se corresponde a una sociedad de clases.
- La productividad es bajísima. (esto permanece invariable)

- Los salarios son muy bajos debido a lo anterior lo que provoca que los mercados internos sean raquíticos. (esto también sigue igual)

Que poco han cambiado las cosas desde la última quiebra hace 120 años. Ahora quebramos conduciendo coches modernos y hablando por el iPhone, la última vez quebramos en carruajes y las noticias se transmitían por telégrafo pero las causas profundas de la quiebra siguen siendo las mismas que el maestro Tuñón señalaba. Muy poco han cambiado las cosas política y económicamente por estas latitudes.

Somos de la opinión que este país tiene un problema cultural muy grande respecto a la capacidad de reproducción del capital. Problemas que se remontan a quinientos años atrás donde se sembraron las semillas que nos han permitido ser capaces de encadenar más quiebras generalizadas que nadie. Cada vez que el país ha salido de su tradicional aislamiento y ha querido ser alguien dentro de la economía mundial ha tenido que regresar luego de treinta años al lugar que tanto conoce: la quiebra. Esto ha venido sucediendo insidiosamente desde los primeros intentos de industrialización durante el reinado de Isabel II arrojándonos hoy a estas playas en el enésimo intento de que España sea un país moderno, productivo y abierto al mundo.

España solo ha conocido verdaderas épocas de creación de riqueza, de aumento de la productividad, de creación de empleo estable, de crecimiento de la clase media y aumento de salarios reales de la mano de la inversión extranjera directa, tal como sucedió a principios de la década de 1960 o 1980. Cuando las decisiones sobre en que invertir el capital han sido confiadas a las élites internas, invariablemente han presentado una quiebra al cabo de algunas décadas producto de malas decisiones sobre en qué y cuanto invertir. Solo hay que ver la deriva del país cuando alemanes y franceses se marcharon con sus empresas a otra parte. Esto nos trae a cajas de ahorros gestionadas por políticos sin formación alguna donde los una vez nombrados los concejeros asisten a cursos sobre economía de forma que puedan diferenciar el activo del pasivo tal como lo acaba de confesar el expresidente de alguna de estas cajas para luego dejar agujeros megamillonarios. También nos trae a la construcción de gigantescas infraestructuras sin contar si eso será bueno o no para la economía en general y solo teniendo en cuenta a los posibles beneficiarios de que esas infraestructuras se construyan y por último también nos trae a negocios de baja productividad donde se depreda absolutamente todo, tal como el turismo de masas donde se ha destrozado toda la costa o a la burbuja inmobiliaria donde más de lo mismo en el mismo sentido en que la ganadería lanar intensiva y la producción de carbón destruyó los bosques de este país en el siglo XV. Invariablemente todo esto acaba en un callejón sin salida ya que se piensa que la asignación de recursos es exclusivamente política y no tiene nada que ver con los principios económicos o la realidad. Esta es una forma de pensar muy antigua.

Lo anterior no quiere decir que en estas tierras no hayan existido hombres excepcionales, desde aquellos que conformaron el siglo de oro español dedicados al arte y las letras que era lo único que la inquisición no perseguía, pasando por Blas de Lezo que le ganó una batalla a la Royal Navy en Cartagena de Indias contando con 3.600 hombres y seis navíos cuando los ingleses contaban con 27.000 hombres y 186 naves (60 más que la armada invencible de Felipe II) en lo que fue la mayor derrota nunca sufrida por dicha armada y llegando a empresarios de nuestros días como Ortega y Roig que han demostrado que no todo es Facebook o Google. Pero estas personalidades comenzarían a tener serios problemas si intentasen incursionar en la política o se percibieran como una amenaza al estado actual de las cosas como le sucedió al inmortal Eduardo Barreiros y sus fábricas de camiones y motores diesel. ¿ Cuántas personas con brillantes proyectos empresariales no consiguieron financiación en este país ?, ¿ cuántos solo en los últimos diez años mientras se concedían créditos hasta al promotor inmobiliario mas analfabeta ?. Nunca lo sabremos.

Pero todo esto no deja más que entrever un problema cultural, que se traduce en un tipo determinado de sistema social y político que a su vez genera otro tipo determinado de sistema económico que periódica e invariablemente conduce a la quiebra. El comienzo de salir del agujero es comprender la situación, entender la historia, internalizarla y sentirla. Sino dentro de otros treinta años volveremos a estar en este mismo lugar.

Las causas podemos buscarlas aquí.

Por qué España era como era hace 150 años ?.
https://web.archive.org/web/20120630033404/http://www.heterodoxia.info/?p=144
Por que en España no hay grandes Empresas Industriales ?.
https://web.archive.org/web/20120630033140/http://www.heterodoxia.info/?p=133
Hidalgos con I-Phones y Audis
https://web.archive.org/web/20120630033746/http://www.heterodoxia.info/?p=1302
Fernando Orbaneja
https://web.archive.org/web/20120630033409/http://www.heterodoxia.info/?p=764
350 años de Inquisición: ¿ en algo nos habrá afectado no ?
https://web.archive.org/web/20120630034033/http://www.heterodoxia.info/?p=172
No es de extrañar que Perez-Reverté mientras mas estudia la historia patria más se desespera y mas esperanzas pierde. Todo esto no quita el que esta historia sea muy triste, de verdad que sí;  tanta energía humana malbaratada es como para echarse a llorar.
España: energía sin control.




gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 523
  • -Recibidas: 696
  • Mensajes: 189
  • Nivel: 14
  • gentid Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #118 en: Octubre 15, 2019, 08:15:02 am »
Citar

Cuando el estado falla
Sábado, 7 de julio de 2012


 La polvoreda que ha levantado el posible establecimiento del complejo de macro casinos Eurovegas en el territorio nacional ha sido monumental. Desde la eterna pelea Madrid-Barcelona pasando por legislación a medida en el campo impositivo, de los usos del suelo, de que si fumar o no con el solo fin de conseguir la inversión. Las Vegas se muere víctima de la madre de las burbuja inmobiliarias y de la escasez de agua, el río Colorado que abastece a la megacuidad en medio del desierto cada vez tiene y tendrá menos agua. Los propietarios quisieron marchar a Hong-Kong donde han caido en manos de las triadas Chinas y ahora toca buscar como sobrevivir, al parecer cada quien en estos días sufre su particular crisis.

Solamente en los medios alternativos de Internet las personas han expresado una preocupación que flota en el aire: esta inversión con toda probabilidad aumentará la criminalidad. Razón no les falta y no es más que otro síntoma del progresivo debilitamiento del estado quien hoy se doblega ante multinacionales, grupos de presión de todo tipo, bancos, inversores financieros y por que no: ante la mafia de la Vegas mientras abandona sus funciones primordiales de educar, atender a los enfermos, apagar los incendios, promover un crecimiento económico sano e impartir justicia. Pero el problema no es Eurovegas, el problema es que cuando el estado se debilita y las personas se ven abocadas al precipicio y al caos buscan la salvación donde sea, de algo hay que vivir y alguien tiene que poner orden. Muchas veces el crimén organizado puede suplir esta función.

Llama muchísimo la atención y es ignorado constantemente en los medios de comunicación oficiales el fenómeno visto en muchos lugares del mundo donde ante la caida del estado como ente organizador de la sociedad son las mafias y el crimen organizado quienes toman su lugar. Rusia, Colombia, Venezuela, México el sur de Italia y buena parte de los paises excomunistas todos absolutamente todos han sufrido este fenómeno. No esperemos que vaya a ser diferente — solo habría que ver en que intensidad — en paises como Grecia, Irlanda, España y Portugal a medida que vayan siendo expulsados de los circuitos económicos principales que gobiernan a este planeta y sus estados se vean progresivamente ahogados e impedidos de responder a lo que sus ciudadanos aspiran que no es mas que tener un trabajo, unos ingresos y que exista cierto orden. No es casual que la zona cero de la pavorosa crisis económica que azota a España, es decir la costa levantina, sea un importante foco del crimen organizado en este país.

Las personas aceptan vivir bajo las leyes y el sistema impuesto por el estado porque les beneficia, el estado monopoliza la fuerza y se compromete a impartir justicia y a velar por el bienestar de la población. Cando esto deja de ser así y aunque el estado siga detentando la legalidad, pierde legitimidad. Todas las instituciones que lo componen comienzan a ser percibidas como algo a evitar y ante el panorama de que cada quien tendrá que buscarse la vida como sea la sociedad tiende a disgregarse a su alrededor.

El primer síntoma es la evasión fiscal generalizada y el trabajo sumergido. Es verdad que existe un componente cultural de picardía y ser el “mas lijto” que alimenta la evasión fiscal, sobre todo en nuestro país desde los tiempos del Lazarillo de Tormes. Pero también es verdad que mientras el estado sea percibido más y más como un gestor corrupto, a medida que se perciba que los impuestos recaudados solo son utilizados para financiar inmensas redes clientelares partidistas, mientras la población vea como son recortados los servicios sociales por los que paga para que los partidos políticos puedan serguir financiando estas redes caiga quien caiga y a medida que ante el desespero por obtener recaudación, el estado decrete anmistias fiscales transmitiendo el mensaje de que finalmente los defraudadores tenian razón; no hará mas que aumentar los incentivos para dicha evasión.

En la medida en que la economía vaya yendo a peor, en la medida en que los márgenes se reduzcan y las condiciones de operar un negocio sean más dificiles la economía sumergida irá en aumento. Gran cantidad de actividades pasarán a no ser sostenibles si tienen que cumplir con toda la legalidad vigente. Gran cantidad de negocios solo podrán dedicarse a sobrevivir día a día evitando pagar IVAs, licencias, impuestos, seguridades sociales, agencias protección de datos, ISO-9000, 14000 y las que se tercien, permisos sanitarios, cursos y homologaciones de esto y aquello, riesgos laborales, registro de residuos y toda la parafernalia legal que el estado exige para operar un negocio. Estos esquemas son aplicables a economías boyantes con grandes empresas industriales que facturen miles de millones de Euros al año y empleen millones de personas, no para negocios la mayoría unipersonales donde de lo que se trata es de sobrevivivr.

Todo esto transmite un solo mensaje: mientras mas lejos se esté del estado mejor y este es el camino que progresivamente lleva a la criminalización. A la final el estado es el producto de la decisión consciente o no de los ciudadanos de cederle el monopolio de la fuerza a cambio de un marco estable donde poder ganarse la vida y vivr en relativa paz. El primer sistema que sostiene la legitimidad del estado es la justicia y es gravísimo cuando esta se comienza a percibir como algo que no imparte justicia alguna. ¿ Que es preferible ?: un sistema de justicia que que favorece solo a los poderosos, que es injusto, inaccesible, caro, que castiga de forma desproporcionada crímenes leves y perdona los grandes por razones “técnicas”. O la justicia expeditiva, simple y a veces injusta del capo de la mafia. Por lo menos las personas que trabajan para el capo tienen la oprtunidad de ser escuchadas y el capo tiene un interés personal de ser percibido como una persona mas o menos justa ya que en eso le va la supervivencia de su organización. Cuando el estado falla lo primero que falla es la justicia y como no se puede vivir sin algún mecanismo — el que sea — de resolución de conflictos, ante un sistema de justicia que no funciona la justicia del capo comienza a verse como algo no tan malo.

Otro efecto importante que conduce a la sociedad a la criminalización es el paro. Los ciudadanos aceptan vivir bajo las leyes del estado y de sus élites a cambio de paz y pan. Cuando falta el pan entonces ese contrato deja de ser atractivo por lo que habrá que buscar otro y si el capo es el que da trabajo pues habrá que trabajar para él y obedecer sus reglas. Tan simple como eso.
Por otra parte cuando la cobertura legal del estado corrupto se cae generalmente debido a inviabilidad politica que se manifiesta como inviabilidad económica y por lo tanto conduce a la quiebra, cuando toda la cobertura institucional de congresos de diputados, partidos políticos, altos tribunales, bancos centrales y demás organizaciones estatales caen, dejan al descubierto a quienes de verdad se encuentran gobernando: auénticas mafias que harán lo que sea, incluso cosas no muy legales, con tal de mantener sus privilegios. El caso paradigmático es Rusia que ante la caida del estado y la desaparición de toda la cobertura comunista-patriotica deja al descubierto lo que en realidad había detrás: una mafias. Estudiando otros regimenes colapsados se observa siempre el mismo fenómeno que ante la caida del decorado deja expuestos a los mafiosos que operaban entre bastidores. Un poco lo mismo sucede a nivel mundial donde ante la megaestafa financiera absolutamente nadie ha sido procesado ni investigado, en su lugar el estado se dedica con dinero de los contribuyentes a rescatar al Titanic mientras este apaciblemente se hunde. Todo esto transmite un terrible mensaje a la población, la cual comienza a entender que trabajar en la legalidad o trabajar para el mafioso no es muy diferente sobre todo cuando se trata de sobrevivir. En España es de órdago el ver como ante la crisis económica provocada por el sistema político los partidos pretenden sobrevivir como sea y al coste que sea, utilizando todos los recursos del estado como si fuesen suyos. La población ya les percibe claramente como mafias.

Un treinta por ciento de paro, un estado desbordado y con una voracidad fiscal propia del medioevo con el único fin de permitir que un sistema clientelar insostenible sobreviva, unos servicios públicos con unas prestaciones franco retroceso cosa que no sucede con las cotizaciones, una justicia injusta donde solo los inocentes son condenados, varios millones de hogares donde no se ingresa ni un duro, una sociedad donde las peleas de noche en los contenedores de basura del Mercadona comienzan a ser habituales, comedores de agencias de caridad desbordados, familias enteras comiendo en el IKEA todos los días porque es el único sitio donde se come por un Euro por cabeza, recortes, recortes y más recortes mientras cientos de miles de millones son utilizados para salvar a la gente de dinero solo transmiten un mensaje: el estado les ha abandonado y al final del camino les esperan otras personas y otras organizaciones no muy legales que les permitiran medio continuar con sus vidas por los medios que sean. ¿ Y porque no ?: solo hay que ver a donde les ha conducido la legalidad vigente, por lo menos bajo el ferreo mando del capo algo ingresaran y a alguien podrán quejarse cuando sientan que son tratados injustamente.

Por el camino que llevamos con toda seguridad dentro de veinte años Eurovegas será uno de los negocios mas respetables que exista en este país. Tambén habrán otros miles de Eurovegas pero estos no serán tan legales ni pacíficos. Existen otras posibilidades como el surgimiento del lider desquiciado que canalice la rabia de la población y acceda al poder con la unica promesa de vengarse de las élites que han causado el desastre, como en Venezuela, que no resuelve nada pero las personas cuando claman venganza y sobre todo si son pobres e ignorantes no son muy racionales y el espectáculo de Chavez vengandose de los oligarcas entretiene. En España todavía no se ha alcanzado el nivel de pobreza e ignorancia que se logró alcanzar bajo el mando de las antiguas élites venezolanas, por lo que el escenario es poco probable. También existe la posibilidad de descender al caos como en los estados fallidos de África cosa que nuestros dos mil años de cultura evitaran: antes trabajaremos para el mafioso. Lo que si parece ser cierto es que no existirá una revuelta organizada y articulada en una plataforma política que busque un cambio, tal como el cambiar la constitución y eliminar el actual e infame sistema de partidos y que exista una verdadera separación de poderes. Esto se encuentra fuera de nuestras posibilidades intelectuales, somos personas mas dadas a las relaciones cercanas y la figura del mafioso paternalista  se adapta mejor a la cultura imperante.

España se criminalizará, es que no le están dejando otra salida.











saturno

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 54785
  • -Recibidas: 21095
  • Mensajes: 5972
  • Nivel: 703
  • saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
    • Billets philo-phynanciers crédit-consumméristes
Re:Artículos de heterodoxia.info
« Respuesta #119 en: Octubre 15, 2019, 08:40:47 am »
Bueno, la mafia v.2 vendrá por la interné. Y no será ni siquiera del pais.
Alegraos, la transición estructural, por divertida, es revolucionaria.

PPCC v/eshttp://ppcc-es.blogspot

Tags:
 


SimplePortal 2.3.3 © 2008-2010, SimplePortal