* Blog


* Últimos mensajes


* Temas mas recientes

Coches electricos por el malo
[Hoy a las 10:56:30]


PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Verano 2024 por sargento.algodon
[Hoy a las 10:42:12]


STEM por Cadavre Exquis
[Hoy a las 07:53:52]


XTE-Central 2024 : El opio del pueblo por saturno
[Julio 15, 2024, 10:32:35 am]


Geopolitica siglo XXI por saturno
[Julio 13, 2024, 01:39:33 am]


A brave new world: La sociedad por venir por saturno
[Julio 13, 2024, 00:56:36 am]


Autor Tema: PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021  (Leído 429380 veces)

0 Usuarios y 2 Visitantes están viendo este tema.

wanderer

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 63682
  • -Recibidas: 46878
  • Mensajes: 6830
  • Nivel: 773
  • wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1290 en: Noviembre 13, 2021, 21:59:01 pm »
Gracias, shostakovich. Bienvenido al foro.

Como seguramente sabrás, dado tu nick, el compositor Dimitry Shostakovich sufrió muchas veces en su vida persecución por las autoridades soviéticas, y cuando no era perseguido, estaba siempre "bajo el punto de mira". Como profundo admirador que me considero de su obra (en especial de su obra sinfónica tan impactante y de sus cuartetos de cuerda -.dónde podía expresarse con mucha más libertad que en sus obras sinfónicas.-), te doy mi más sincera bienvenida, y más con la introducción que nos has hecho.

De paso, como ya he señalado en ocasiones, soy también un amante del género de animación, y recientemente ha sido estrenada la película "Violet Evergarden, The movie (2020)". ¿Qué porqué traigo esto a colación? Pues por un simple motivo, y es porque tal película (que tiene una animación extraordinaria y una BSO profundamente emotiva y espectacular) cierra una extraordinaria historia dónde se profundiza sobre dos cosas tan necesarias como desconocidas y elusivas: qué significa realmente el amor (y en toda su extensión: romántico, fraterno, filial, por quienes han desaparecido, por la patria...) y que nos hace ser seres humanos completos y libres.

En mi humilde opinión, necesitamos más historias como esa que nos enseñen a entender y a sentir mejor.

Incidentalmente, también estoy viendo esa serie tan famosa sobre la truculencia de los cefalópodos (y no diré más, pues no lo merece). ¡Qué desconexión emocional! ¡qué crítica más fallida y patética al sistema capitalista! Espero que al final mueran todos...

Como creo que el foro no sólo debe discutir sobre economía y temas afines, sino ser ante todo un lugar de reflexión, por eso quería traerles esas mías, que espero que algo puedan aportarles.
"De lo que que no se puede hablar, es mejor callar" (L. Wittgenstein; Tractatus Logico-Philosophicus).

shostakovich

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 70
  • -Recibidas: 310
  • Mensajes: 58
  • Nivel: 8
  • shostakovich Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1291 en: Noviembre 14, 2021, 01:09:12 am »
Había escrito un mensaje pero estaban mal mis cálculos

Gracias Wanderer. Mañana te respondo un poco más.

He empezado a ver la película esta que me dices y la verdad que tiene una pintaza

Saturio

  • Netocrata
  • ****
  • Gracias
  • -Dadas: 854
  • -Recibidas: 26427
  • Mensajes: 3415
  • Nivel: 659
  • Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.Saturio Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1292 en: Noviembre 14, 2021, 01:47:47 am »
@wanderer

El Juego del Calamar. LLega a sus pantallas gracias a otros cambiadores del mundo.

wanderer

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 63682
  • -Recibidas: 46878
  • Mensajes: 6830
  • Nivel: 773
  • wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1293 en: Noviembre 14, 2021, 11:38:04 am »
@wanderer

El Juego del Calamar. LLega a sus pantallas gracias a otros cambiadores del mundo.

Es posible, pero nada aporta. Y si lo comparamos con Violet Evergarden, que sí que aporta, y mucho, en fin, es que la diferencia en valor es abrumadora. También lo mismo podríamos decir de Kyoto Animation, estudio creador de Violet Evergarden, que además sufrió un terrible ataque terrorista en 2.019. En todos los aspectos imaginables, supera a la truculencia de los cefalópodos (y a la mayoría de las producciones, animadas o no, que puedan considerarse). Claro que esta última pasa entre ciertos medios de izquierdas por ser una genial crítica del sistema capitalista, algo con lo que disiento profundamente (ni es crítica, ni es genial, sino mera historia truculenta de tipejos desgraciados unos y malditos otros; despreciables, todos. También voluntariamente deshumanizados, unos y otros).

Por supuesto, sólo es mi opinión.
« última modificación: Noviembre 14, 2021, 11:50:25 am por wanderer »
"De lo que que no se puede hablar, es mejor callar" (L. Wittgenstein; Tractatus Logico-Philosophicus).

wanderer

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 63682
  • -Recibidas: 46878
  • Mensajes: 6830
  • Nivel: 773
  • wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1294 en: Noviembre 14, 2021, 12:32:21 pm »
Había escrito un mensaje pero estaban mal mis cálculos

Gracias Wanderer. Mañana te respondo un poco más.

He empezado a ver la película esta que me dices y la verdad que tiene una pintaza

Si te vas a animar a ver esa película, te recomiendo que antes te veas la serie, pues es su cierre.

Es una serie relativamente corta (13+1 episodios de unos 22 minutos), visual y auditivamente increíblemente bella, pero definitivamente dura en todos y cada uno de sus episodios. Todo el material lo tienes disponible en Netflix.
"De lo que que no se puede hablar, es mejor callar" (L. Wittgenstein; Tractatus Logico-Philosophicus).

Cadavre Exquis

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 20412
  • -Recibidas: 46335
  • Mensajes: 9842
  • Nivel: 576
  • Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.Cadavre Exquis Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1295 en: Noviembre 14, 2021, 12:44:04 pm »
Probablemente esto tenga mucho que ver con el hecho de que la rentabilidad más alta se esté obteniendo en barrios del sur de Madrid.

Citar
Se vende barrio obrero
El meollo del negocio de los agentes inmobiliarios en zonas humildes de Madrid consiste en conquistar a los vecinos mayores para que vendan sus pisos a inversores que luego los ponen en alquiler

Fernando Peinado | Madrid - 12 Nov 2021

Sara Blázquez, agente inmobiliaria de Alamia, la semana pasada durante la visita a una clienta en un piso de Simancas, en el este de Madrid. | David Expósito

Hoy en día, casi ningún comercio de calle funciona en los barrios pobres de Madrid. La excepción más clara son las agencias inmobiliarias. En 700 metros de la zona más antigua del barrio de Simancas, en el este de Madrid, operan nueve establecimientos de este tipo, cada uno con un puñado de comerciales en plantilla. Son los jóvenes que visten de chaqueta y corbata, el trabajo más elegante en kilómetros a la redonda. Están entrenados para oler el negocio en los pequeños detalles del día a día: una ambulancia que se detiene frente a un portal, una esquela en el periódico, una abuela que hace tiempo dejó de dar su paseo matutino... Porque en las zonas más antiguas de Simancas, como en otras zonas del Madrid fuera de la M-30, está muriendo la generación de propietarios que recibió las llaves de su hogar del Ministerio de la Vivienda de Franco. Sus pisos viejos, destartalados y muy baratos son un suculento producto para inversores de fuera del barrio que luego alquilan a inmigrantes, los nuevos vecinos del Madrid obrero.

Cada comercial tiene sus técnicas para encontrar al próximo abuelo interesado en vender. Los hay que tocan timbres como si fueran testigos de Jehová, cuenta Sara Blázquez, con 21 años de experiencia en el oficio. Ella prefiere hacer amistad con los dueños de los bares. Tomando el café de la mañana se entera de los chismes: quién se ha muerto, quién se ha arruinado. La iglesia es otro punto útil y también lo que gira en torno a ella: “El otro día pasé por delante de un portal y vi un papel anunciando una misa por doña Francisca. Tú piensas ‘pobrecilla’, pero al mismo tiempo se te viene a la cabeza, ‘piso libre”.

Tanto interés está justificado porque Blázquez tiene en su teléfono una agenda con una treintena de inversores deseando encontrar chollos. Cuanto peor esté el piso, mejor. Uno de los secretos del negocio inmobiliario en los barrios obreros consiste en comprar por lo bajo para luego alquilar por lo alto. Y en Madrid no es difícil encontrar inquilinos. “¡Todo se alquila!”, dice Sara. Los alquileres en Simancas rondan los 700 euros por pisos de dos habitaciones. Si el comprador pagó entre 80.000 y 100.000 euros, pronto recuperará su inversión.

Sara Blázquez no usa su teléfono para encontrar direcciones. Prefiere pedir señas a los vecinos del barrio para así tener una oportunidad de entablar conversación. | David Expósito

Hay pequeños ahorradores madrileños que ven en estos pisos la oportunidad para iniciarse en el mercado inmobiliario porque la barrera de entrada es muy baja. Otros son grandes tenedores que controlan decenas de pisos en Simancas y barrios de Madrid semejantes. Muchas veces estas viviendas necesitan lo que se conoce en este mundillo como “un lavado de cara”, es decir, una actualización al siglo XXI. Sara habla de “pisos yeyé” que dan un salto al presente con reformas que suelen incluir una tarima flotante, paredes lisas, plato de ducha y muebles de Ikea.

Ella es una madrileña de 42 años que a lo largo de su carrera ha visto que el mercado inmobiliario es una montaña rusa. La pandemia de coronavirus no ha frenado el apetito de los inversores por los pisos baratos de barrio. Trabaja desde abril para Alamia, una joven agencia que se ha especializado en barrios obreros de Madrid. Su jefe es Miguel Quintana, un peruano de 36 años que tiene en su despacho un par de estatuillas de su anterior empresa, Vivienda Madrid, donde fue reconocido como el segundo mejor comercial en 2017 y el mejor de 2018. Entonces trabajaba en el distrito de Vallecas, en el sur de la ciudad. Tras estos éxitos abrió Alamia en 2020 con un par de socios. “Nos enfocamos en estos barrios porque tienen mejor salida”, cuenta él. “Si encontramos aquí un piso por menos de 100.000 euros nos basta hacer una llamada y está vendido en cuestión de horas”.

Bloques de edificios en el barrio de Simancas. | David Expósito

Hace dos años el Ayuntamiento de Madrid sacó un estudio que estimaba que el 69% de los madrileños viven en pisos en propiedad. Es una herencia de los tiempos franquistas, cuando el lema era “un país de propietarios y no de proletarios”. Francisco Franco se dio un baño de masas en esta zona de Madrid, San Blas, cuando en 1962 entregó miles de estos pisos que habían sido sorteados como vivienda social. Muchos eran pobres de solemnidad a los que la buena nueva les llegó en una carta. Pero España está cambiando porque muchos inmigrantes y jóvenes de origen español lo tienen muy difícil para acceder a la vivienda en propiedad. En los barrios obreros ya rige el inquilinato.

Vecinos de San Blas (donde se encuentra el barrio de Simancas) aclamaban a Franco el 17 de julio de 1962, durante un discurso por la entrega de miles de viviendas sociales y de renta limitada. | FIEL (EFE)

El jefe de Alamia estima que cerca de la mitad de los vecinos de Simancas son propietarios y la otra mitad alquila. Calcula que en algunos barrios vallecanos como Portazgo o San Diego un 60% o 70% de los pisos son habitados por inquilinos. Otros agentes inmobiliarios de la zona, que conocen el terreno como la palma de su mano, coinciden con esas estimaciones.

Todo se alquila fácilmente, incluso los bajos comerciales que antiguamente eran ocupados por videoclubs, ultramarinos, mercerías, zapaterías o bares y ahora son usados como viviendas. Simancas se está quedando sin comercio. Se quedaría a oscuras de no ser por las inmobiliarias, que tienen las luces más brillantes del barrio.

Al entrar en Tengo tu Casa, cinco comerciales levantan la cabeza de sus ordenadores de escritorio y saludan al visitante. Esta tarde les toca trabajo al teléfono. Tienen bases de datos con la información que han recopilado de cada vecino. Saben quién vive tras cada puerta.

“Este barrio entero está a la venta”, dice el comercial Patricio Bernini, un argentino de 34 años que conoce Simancas al dedillo porque lleva los últimos cinco trabajando en esta oficina. Tengo tu Casa tiene 10 oficinas en los distritos obreros de Ciudad Lineal y San Blas. Están especializados en este mercado porque creen que la clave es conocer a fondo el terreno: “Quien mucho abarca, poco aprieta”, explica Bernini. “A mí si me preguntas de la sierra no sé decirte, pero acá es otra cosa”.

Conduce al periodista a la entrada del negocio, donde han colocado un maniquí con traje y corbata como si fuera Massimo Dutti, solo que a este lo han amarrado con cadena y candado. Desde allí Bernini señala con el índice los pisos del bloque más cercano. “Reformado, reformado, reformado”. Muchos han sido “lavados de cara”, lo que da una idea de que recientemente hubo un cambio de manos en la propiedad.

Los agentes comerciales tienen todo tipo de trucos para extraer información de cada vivienda. Una buena táctica es entablar amistad con los presidentes de comunidad, porque eso de que en Madrid no te conocen tus vecinos es relativo. Otra artimaña consiste en lanzar un cebo para ver quién pica, como le ha pasado a José Luis Murciano, un vecino de 70 años: “Te llaman y te dicen ‘es que he escuchado que el del cuarto vende’ y es todo mentira”. Por supuesto, como en todo oficio, unos van con la honestidad de cara y otros se dan a la picaresca.

El comercial Patricio Bernini, en la puerta de la inmobiliaria Tengo tu Casa, en Simancas.

Ir de traje y corbata es un arma de doble filo. Cuentan que a los inversores les gusta, pero a un vecino que va en vaqueros y deportivas por su barrio humilde le causa suspicacias ser abordado por alguien que viste como un pincel. Desde luego no es un trabajo fácil. Bernini dice que el traje gusta a la gente mayor. Él, que es de origen argentino, trata de suavizar su acento y hacer uso de su don de gentes: “Les tratas de usted, les dices un par de cosas y ya te los tienes ganados”.

Pero es complicado encontrar un buen comercial, según el jefe de Alamia. Muchos se rinden demasiado pronto. “No esperes que acepten venderte el piso nada más abrirte la puerta”, les recomienda él. “Si vas 20 veces a un piso y tiras la toalla a lo mejor estás perdiendo una ocasión que iba a materializarse en la visita 21″.

El que se lo trabaja puede tener grandes recompensas en forma de comisiones. “Pagamos el salario básico de 1.050 euros al mes, pero si vienes solo por eso mejor vete a un Mercadona. Aquí puedes ganar lo que te dé la gana. Hasta 6.000 euros al mes”. Este mercado está que arde y nunca se sabe cuándo un mayor estará listo para vender su piso.
Saludos.

P.D. Seguramente el forero valensianet no dejará de apreciar este fragmento del artículo:

Citar
[...] Pero España está cambiando porque muchos inmigrantes y jóvenes de origen español lo tienen muy difícil para acceder a la vivienda en propiedad. En los barrios obreros ya rige el inquilinato.
P.P.D. Me he tropezado con el artículo a través de este tweet de Juan Porras que, como he comentado alguna vez, se dedica al tema inmobiliario y al que parece que no ha hecho mucha gracia el artículo publicado en El País.


AbiertoPorDemolicion

  • Transicionista
  • ***
  • Gracias
  • -Dadas: 5239
  • -Recibidas: 4299
  • Mensajes: 530
  • Nivel: 53
  • AbiertoPorDemolicion Se le empieza a escucharAbiertoPorDemolicion Se le empieza a escucharAbiertoPorDemolicion Se le empieza a escucharAbiertoPorDemolicion Se le empieza a escucharAbiertoPorDemolicion Se le empieza a escuchar
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1296 en: Noviembre 14, 2021, 13:42:13 pm »
Probablemente esto tenga mucho que ver con el hecho de que la rentabilidad más alta se esté obteniendo en barrios del sur de Madrid.

Citar
Se vende barrio obrero
El meollo del negocio de los agentes inmobiliarios en zonas humildes de Madrid consiste en conquistar a los vecinos mayores para que vendan sus pisos a inversores que luego los ponen en alquiler

Fernando Peinado | Madrid - 12 Nov 2021

[
[

Noticia Triunfalista lanzada por uno de los diarios del régimen para subir la moral del propietariado madrileño. Hacen énfasis en decir que el Paganini en última instancia del pisito van a ser los inmigrantes, sin especificar claramente, si éstos vienen de guayaquil o de Cuenca. Para no despertar la mala conciencia de los lectores pisitofilos, que son la mayoría de los que leen ese periódico.

Eso de que engañan a los abuelos y a sus familias con El Pisito no se lo creen ni ellos. Pero a los capitalistitas populares, el tema de las estafas y ir de listos con el pisito les pone,  forma parte del adn del capitalismo popular, por eso el redactor lo incluye en el artículo.
Ceterum censeo Mierdridem esse delendam

siempretarde

  • Espabilao
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 999
  • -Recibidas: 2066
  • Mensajes: 386
  • Nivel: 25
  • siempretarde Con poca relevanciasiempretarde Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1297 en: Noviembre 14, 2021, 15:25:45 pm »
Ya que no lo hace nadie, marco lo que yo creo que PODRIAN ser malas tecnicas profesionales, cuando no ilegales. Aunque yo no tengo ni idea, pero creo que alguna normativa Europea y Espanola habla de cosas de esas. De todas formas no me hagan caso, hoy es Domingo.

Probablemente esto tenga mucho que ver con el hecho de que la rentabilidad más alta se esté obteniendo en barrios del sur de Madrid.

Citar
Se vende barrio obrero
El meollo del negocio de los agentes inmobiliarios en zonas humildes de Madrid consiste en conquistar a los vecinos mayores para que vendan sus pisos a inversores que luego los ponen en alquiler

Fernando Peinado | Madrid - 12 Nov 2021

Sara Blázquez, agente inmobiliaria de Alamia, la semana pasada durante la visita a una clienta en un piso de Simancas, en el este de Madrid. | David Expósito

Hoy en día, casi ningún comercio de calle funciona en los barrios pobres de Madrid. La excepción más clara son las agencias inmobiliarias. En 700 metros de la zona más antigua del barrio de Simancas, en el este de Madrid, operan nueve establecimientos de este tipo, cada uno con un puñado de comerciales en plantilla. Son los jóvenes que visten de chaqueta y corbata, el trabajo más elegante en kilómetros a la redonda. Están entrenados para oler el negocio en los pequeños detalles del día a día: una ambulancia que se detiene frente a un portal, una esquela en el periódico, una abuela que hace tiempo dejó de dar su paseo matutino... Porque en las zonas más antiguas de Simancas, como en otras zonas del Madrid fuera de la M-30, está muriendo la generación de propietarios que recibió las llaves de su hogar del Ministerio de la Vivienda de Franco. Sus pisos viejos, destartalados y muy baratos son un suculento producto para inversores de fuera del barrio que luego alquilan a inmigrantes, los nuevos vecinos del Madrid obrero.

Cada comercial tiene sus técnicas para encontrar al próximo abuelo interesado en vender. Los hay que tocan timbres como si fueran testigos de Jehová, cuenta Sara Blázquez, con 21 años de experiencia en el oficio. Ella prefiere hacer amistad con los dueños de los bares. Tomando el café de la mañana se entera de los chismes: quién se ha muerto, quién se ha arruinado. La iglesia es otro punto útil y también lo que gira en torno a ella: “El otro día pasé por delante de un portal y vi un papel anunciando una misa por doña Francisca. Tú piensas ‘pobrecilla’, pero al mismo tiempo se te viene a la cabeza, ‘piso libre”.

Tanto interés está justificado porque Blázquez tiene en su teléfono una agenda con una treintena de inversores deseando encontrar chollos. Cuanto peor esté el piso, mejor. Uno de los secretos del negocio inmobiliario en los barrios obreros consiste en comprar por lo bajo para luego alquilar por lo alto. Y en Madrid no es difícil encontrar inquilinos. “¡Todo se alquila!”, dice Sara. Los alquileres en Simancas rondan los 700 euros por pisos de dos habitaciones. Si el comprador pagó entre 80.000 y 100.000 euros, pronto recuperará su inversión.

Sara Blázquez no usa su teléfono para encontrar direcciones. Prefiere pedir señas a los vecinos del barrio para así tener una oportunidad de entablar conversación. | David Expósito

Hay pequeños ahorradores madrileños que ven en estos pisos la oportunidad para iniciarse en el mercado inmobiliario porque la barrera de entrada es muy baja. Otros son grandes tenedores que controlan decenas de pisos en Simancas y barrios de Madrid semejantes. Muchas veces estas viviendas necesitan lo que se conoce en este mundillo como “un lavado de cara”, es decir, una actualización al siglo XXI. Sara habla de “pisos yeyé” que dan un salto al presente con reformas que suelen incluir una tarima flotante, paredes lisas, plato de ducha y muebles de Ikea.

Ella es una madrileña de 42 años que a lo largo de su carrera ha visto que el mercado inmobiliario es una montaña rusa. La pandemia de coronavirus no ha frenado el apetito de los inversores por los pisos baratos de barrio. Trabaja desde abril para Alamia, una joven agencia que se ha especializado en barrios obreros de Madrid. Su jefe es Miguel Quintana, un peruano de 36 años que tiene en su despacho un par de estatuillas de su anterior empresa, Vivienda Madrid, donde fue reconocido como el segundo mejor comercial en 2017 y el mejor de 2018. Entonces trabajaba en el distrito de Vallecas, en el sur de la ciudad. Tras estos éxitos abrió Alamia en 2020 con un par de socios. “Nos enfocamos en estos barrios porque tienen mejor salida”, cuenta él. “Si encontramos aquí un piso por menos de 100.000 euros nos basta hacer una llamada y está vendido en cuestión de horas”.

Bloques de edificios en el barrio de Simancas. | David Expósito

Hace dos años el Ayuntamiento de Madrid sacó un estudio que estimaba que el 69% de los madrileños viven en pisos en propiedad. Es una herencia de los tiempos franquistas, cuando el lema era “un país de propietarios y no de proletarios”. Francisco Franco se dio un baño de masas en esta zona de Madrid, San Blas, cuando en 1962 entregó miles de estos pisos que habían sido sorteados como vivienda social. Muchos eran pobres de solemnidad a los que la buena nueva les llegó en una carta. Pero España está cambiando porque muchos inmigrantes y jóvenes de origen español lo tienen muy difícil para acceder a la vivienda en propiedad. En los barrios obreros ya rige el inquilinato.

Vecinos de San Blas (donde se encuentra el barrio de Simancas) aclamaban a Franco el 17 de julio de 1962, durante un discurso por la entrega de miles de viviendas sociales y de renta limitada. | FIEL (EFE)

El jefe de Alamia estima que cerca de la mitad de los vecinos de Simancas son propietarios y la otra mitad alquila. Calcula que en algunos barrios vallecanos como Portazgo o San Diego un 60% o 70% de los pisos son habitados por inquilinos. Otros agentes inmobiliarios de la zona, que conocen el terreno como la palma de su mano, coinciden con esas estimaciones.

Todo se alquila fácilmente, incluso los bajos comerciales que antiguamente eran ocupados por videoclubs, ultramarinos, mercerías, zapaterías o bares y ahora son usados como viviendas. Simancas se está quedando sin comercio. Se quedaría a oscuras de no ser por las inmobiliarias, que tienen las luces más brillantes del barrio.

Al entrar en Tengo tu Casa, cinco comerciales levantan la cabeza de sus ordenadores de escritorio y saludan al visitante. Esta tarde les toca trabajo al teléfono. Tienen bases de datos con la información que han recopilado de cada vecino. Saben quién vive tras cada puerta.

“Este barrio entero está a la venta”, dice el comercial Patricio Bernini, un argentino de 34 años que conoce Simancas al dedillo porque lleva los últimos cinco trabajando en esta oficina. Tengo tu Casa tiene 10 oficinas en los distritos obreros de Ciudad Lineal y San Blas. Están especializados en este mercado porque creen que la clave es conocer a fondo el terreno: “Quien mucho abarca, poco aprieta”, explica Bernini. “A mí si me preguntas de la sierra no sé decirte, pero acá es otra cosa”.

Conduce al periodista a la entrada del negocio, donde han colocado un maniquí con traje y corbata como si fuera Massimo Dutti, solo que a este lo han amarrado con cadena y candado. Desde allí Bernini señala con el índice los pisos del bloque más cercano. “Reformado, reformado, reformado”. Muchos han sido “lavados de cara”, lo que da una idea de que recientemente hubo un cambio de manos en la propiedad.

Los agentes comerciales tienen todo tipo de trucos para extraer información de cada vivienda. Una buena táctica es entablar amistad con los presidentes de comunidad, porque eso de que en Madrid no te conocen tus vecinos es relativo. Otra artimaña consiste en lanzar un cebo para ver quién pica, como le ha pasado a José Luis Murciano, un vecino de 70 años: “Te llaman y te dicen ‘es que he escuchado que el del cuarto vende’ y es todo mentira”. Por supuesto, como en todo oficio, unos van con la honestidad de cara y otros se dan a la picaresca.

El comercial Patricio Bernini, en la puerta de la inmobiliaria Tengo tu Casa, en Simancas.

Ir de traje y corbata es un arma de doble filo. Cuentan que a los inversores les gusta, pero a un vecino que va en vaqueros y deportivas por su barrio humilde le causa suspicacias ser abordado por alguien que viste como un pincel. Desde luego no es un trabajo fácil. Bernini dice que el traje gusta a la gente mayor. Él, que es de origen argentino, trata de suavizar su acento y hacer uso de su don de gentes: “Les tratas de usted, les dices un par de cosas y ya te los tienes ganados”.

Pero es complicado encontrar un buen comercial, según el jefe de Alamia. Muchos se rinden demasiado pronto. “No esperes que acepten venderte el piso nada más abrirte la puerta”, les recomienda él. “Si vas 20 veces a un piso y tiras la toalla a lo mejor estás perdiendo una ocasión que iba a materializarse en la visita 21″.

El que se lo trabaja puede tener grandes recompensas en forma de comisiones. “Pagamos el salario básico de 1.050 euros al mes, pero si vienes solo por eso mejor vete a un Mercadona. Aquí puedes ganar lo que te dé la gana. Hasta 6.000 euros al mes”. Este mercado está que arde y nunca se sabe cuándo un mayor estará listo para vender su piso.
Saludos.

P.D. Seguramente el forero valensianet no dejará de apreciar este fragmento del artículo:

Citar
[...] Pero España está cambiando porque muchos inmigrantes y jóvenes de origen español lo tienen muy difícil para acceder a la vivienda en propiedad. En los barrios obreros ya rige el inquilinato.
P.P.D. Me he tropezado con el artículo a través de este tweet de Juan Porras que, como he comentado alguna vez, se dedica al tema inmobiliario y al que parece que no ha hecho mucha gracia el artículo publicado en El País.

"La humildad es el elixir que cura la frustracion, la pena y la ira".

Yupi_Punto

  • Estructuralista
  • ****
  • Gracias
  • -Dadas: 594
  • -Recibidas: 9377
  • Mensajes: 1919
  • Nivel: 107
  • Yupi_Punto Sienta cátedraYupi_Punto Sienta cátedraYupi_Punto Sienta cátedraYupi_Punto Sienta cátedraYupi_Punto Sienta cátedraYupi_Punto Sienta cátedraYupi_Punto Sienta cátedraYupi_Punto Sienta cátedraYupi_Punto Sienta cátedraYupi_Punto Sienta cátedra
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1298 en: Noviembre 14, 2021, 15:55:20 pm »
Había escrito un mensaje pero estaban mal mis cálculos

Gracias Wanderer. Mañana te respondo un poco más.

He empezado a ver la película esta que me dices y la verdad que tiene una pintaza

Si te vas a animar a ver esa película, te recomiendo que antes te veas la serie, pues es su cierre.

Es una serie relativamente corta (13+1 episodios de unos 22 minutos), visual y auditivamente increíblemente bella, pero definitivamente dura en todos y cada uno de sus episodios. Todo el material lo tienes disponible en Netflix.
Yo también me pondré con el primer capítulo, gracias.
Pero veo que son 13 capítulos + la peli + alguna OVA?

wanderer

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 63682
  • -Recibidas: 46878
  • Mensajes: 6830
  • Nivel: 773
  • wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.wanderer Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1299 en: Noviembre 14, 2021, 16:48:04 pm »
Había escrito un mensaje pero estaban mal mis cálculos

Gracias Wanderer. Mañana te respondo un poco más.

He empezado a ver la película esta que me dices y la verdad que tiene una pintaza

Si te vas a animar a ver esa película, te recomiendo que antes te veas la serie, pues es su cierre.

Es una serie relativamente corta (13+1 episodios de unos 22 minutos), visual y auditivamente increíblemente bella, pero definitivamente dura en todos y cada uno de sus episodios. Todo el material lo tienes disponible en Netflix.
Yo también me pondré con el primer capítulo, gracias.
Pero veo que son 13 capítulos + la peli + alguna OVA?

  • La serie original son 13 capítulos.
  • Hay una OVA (capítulo independiente algo más largo)
  • Eternity and the Automemory Doll (1ª película)
  • Violet Evergarden The movie (2ª película, y cierre de la historia)

Entre los muchos valores de la serie, destaca el de la importancia de la palabra escrita, sentida y ofrecida en el momento apropiado. A menudo siento que quisiera poder tener a mi servicio a una de esas Automemory Dolls, para poder decir apropiadamente lo que siento (más en estos tiempos en que la palabra escrita a menudo -.sobre todo en las redes sociales.-, no es más que pura estulticia).

Dos ejemplos para que se vea que nivel de animación:



« última modificación: Noviembre 14, 2021, 16:59:00 pm por wanderer »
"De lo que que no se puede hablar, es mejor callar" (L. Wittgenstein; Tractatus Logico-Philosophicus).

Negrule

  • Estructuralista
  • ****
  • Gracias
  • -Dadas: 7426
  • -Recibidas: 12955
  • Mensajes: 1638
  • Nivel: 147
  • Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.Negrule Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1300 en: Noviembre 14, 2021, 17:10:47 pm »

El futuro demográfico de la humanidad: los cambios sociales

Por ser el futuro incierto, uno tiene que ser más cuidadoso que nunca y considerar todos los escenarios. Y en España no estamos pensando en detalle sobre nuestro futuro demográfico.

En las dos entradas anteriores de esta miniserie sobre el futuro demográfico de la humanidad, he explicado cómo la población humana llegará, con alta probabilidad, a un pico entre 2050 y 2060, para empezar a caer a partir de ese momento, y cómo esta caída acarreará ciertos retos económicos importantes que pondrán en riesgo el mantenimiento del estado del bienestar o el crecimiento de la productividad. En esta entrada final de la trilogía demográfica esbozaré algunas consecuencias que pueden atisbarse sobre cuestiones fundamentales para nuestra sociedad actual, como son la familia o la vivienda.

La tarea, sin embargo, es delicada. Como sociedad, estamos aventurándonos por caminos nunca transitados. Lo que finalmente acontezca nos sorprenderá, por lo que los párrafos siguientes han de entenderse más como conjeturas razonables que como predicciones detalladas.

Pero, antes de entrar en estas conjeturas, resulta clave apuntar que la caída de la población va a acompañarse de un envejecimiento de la misma, causado por un incremento de la esperanza de vida. Aunque en la discusión pública la caída de la fertilidad y el envejecimiento de la población suelen mezclarse en un fenómeno conjunto de cambio demográfico, son dos asuntos diferentes. Una sociedad puede sufrir una caída de la población sin envejecimiento (como ocurrió durante la antigüedad tardía en Occidente), mientras que, de manera contraria, podemos tener un envejecimiento con una fertilidad estable. Sin embargo, la caída de la fertilidad y el envejecimiento son consecuencias que suelen reforzarse mutuamente. Déjenme que me explique.

En mi clase de grado de Historia Económica de Estados Unidos siempre resalto que los abuelos fueron “inventados” en Nueva Inglaterra a finales del siglo XVIII. Pongo la palabra 'inventados' entre comillas porque no me refiero a los abuelos como figura biológica (desde el principio de la humanidad, todos hemos tenido abuelos), sino como categoría social clave en las relaciones familiares. La razón es sencilla: una combinación de un alto nivel de renta per cápita (Nueva Inglaterra a finales del siglo XVIII era la región más rica del planeta y, además, con una distribución de renta relativamente igualitaria) con un clima poco favorable a las enfermedades infecciosas más comunes de la época (frio pero no excesivo en invierno y calor moderado en verano) generó que, por primera vez en la historia, un porcentaje alto de personas sobrevivieran los suficientes años para involucrase en la vida de sus nietos. La idea de qué era un 'abuelo' y cómo tenía que comportarse en relación con sus nietos se fue extendiendo al resto de Estados Unidos y Europa a lo largo del siglo XIX y principios del siglo XX, según la esperanza de vida también crecía en estas regiones.

Un simple ejemplo de cómo la baja esperanza de vida en tiempos pasados impedía la aparición del 'abuelo' es analizar la edad que tenían los monarcas españoles cuando fallecieron, desde los Reyes Católicos a Alfonso XIII, el último rey muerto. Dado que hombres y mujeres tienen esperanzas de vida diferentes, miremos primero la edad de los reyes de España a su muerte. Fernando el Católico: 63 años; Fernando I: 28 años; Carlos I: 58 años; Felipe II: 71 años; Felipe III: 42 años; Felipe IV: 60 años; Carlos II: 38 años; Felipe V: 62 años; Luis I: 17 años; Fernando VI: 46 años; Carlos III: 72 años; Carlos IV: 70 años; Fernando VII: 48 años; Amadeo I: 44 años; Alfonso XII: 27 años; Alfonso XIII: 54 años (sí, me he saltado José I, que nunca fue reconocido por las Cortes; tenía 76 años cuando falleció). La edad de muerte de las reinas fue: Isabel la Católica, 53 años; Juana I, 75 años; Isabel II, 73 años. En comparación, Juan Carlos I, que ya ha disfrutado de las ventajas de la medicina moderna, está a unos días de cumplir 84 años, una edad madura, pero en absoluto excepcional en los países avanzados en 2021. Pensémoslo de esta manera: si usted tiene 77 años, ya ha vivido más que cualquiera de los monarcas españoles desde los Reyes Católicos hasta Alfonso XIII.

Observar la edad con la que fallecieron nuestros reyes resulta interesante porque, estando en el culmen de la pirámide social, siempre han tenido acceso a los mejores médicos, comida y condiciones de vida. Mientras que el estrés causado por su cargo puede explicar la muerte temprana de Carlos I, poco justifica la corta vida de Luis I o Fernando VII. Además, y en comparación con otras monarquías europeas, ningún monarca español ha sido asesinado (aunque las circunstancias de la muerte de Fernando I fueron un poco raras y al pobre Carlos II lo “mataron” las demenciales políticas matrimoniales de sus abuelos y bisabuelos).

Es decir, que llegar a los 60 años era ya un logro para la inmensa mayoría de la población (la esperanza de vida era mucho más baja, alrededor de 40 años, pero esta esperanza estaba lastrada por la altísima mortalidad infantil). A esta observación le tenemos que añadir que, en Europa Occidental, el matrimonio (más allá de las élites aristocráticas) a partir de la baja Edad Media era relativamente tardío, con novios cerca de los 25 o 26 años y novias entre los 23 y 24 (esto se llama el modelo europeo de matrimonio).

Es decir, que si un hombre se casaba con 25 años y el primer hijo nacía con 26 años (el porcentaje de hijos nacidos antes del matrimonio o menos de nueve meses desde el mismo era reducido), el primer nieto solo podía llegar cuando uno rozara los 52 años (y esto asumiendo que el primogénito sobrevivía lo suficiente como para tener un hijo, algo que, con mucha probabilidad, no ocurría). La vida de la gran mayoría de la gente no era lo suficientemente larga como para ver más que al primer par de nietos y estar en contacto con ellos, a lo sumo, unos pocos años. Los abuelos eran figuras distantes, con las que uno apenas se relacionaba o a las que no llegaba a conocer nunca.

Hoy, cuando es fácil llegar a los 90 años, uno puede tener un hijo con 30 años, un nieto con 60 y ver a sus primeros bisnietos. Las consecuencias de este cambio en las relaciones intergeneracionales, en especial en un ambiente de baja fertilidad, son tremendas. Muchos niños crecen rodeados de un alto número de adultos, pero con muy pocos niños en su entorno familiar. En China, por ejemplo, es un tópico hablar de los “pequeños emperadores”: cuatro abuelos, dos padres, un hijo. Los hijos disfrutan de una cómoda vida con seis adultos alrededor de ellos y ningún “competidor”. Son monopolistas de los servicios emocionales de vástagos. Aún recuerdo la pregunta que me formuló un compañero chino de doctorado en Estados Unidos, ya producto de la política del hijo único, al enterarse de que yo venía de una familia numerosa: “¿Qué se siente al tener un hermano?”.

La idea de tener varios hermanos le parecía tan diferente de su experiencia vital (y de toda la gente que había conocido en China en su generación) que la foto de mis hermanos que vio en mi piso le fascinaba. ¿Es de extrañar que los problemas de socialización de muchos adolescentes sean más altos que en el pasado, en especial cuando abandonan el hogar familiar? ¿O en la dificultad de crear redes de apoyo intrageneracionales?


Pero pensemos en consecuencias más concretas de esta pirámide invertida de relaciones sociales. Cuatro abuelos significan, en muchas familias, dos pisos en herencia, y dos padres, otro piso adicional. Es decir, hay una clara expectativa de una gran transferencia de riqueza en el futuro. Pero, a la vez, tal herencia puede retrasarse muchas décadas. ¿Qué efectos tendrán estas grandes pero tardías herencias sobre la oferta de trabajo, el ahorro y la inversión en los jóvenes actuales? Una peligrosa combinación de promesa golosa y espera interminable que podemos llamar el 'síndrome Carlos de Inglaterra'.

A la vez, los jóvenes, con razón, me responderán que poco consuelo encuentran en haber recibido estas atenciones de los adultos o pensar en herencias futuras cuando todos los escalones sociales están “copados” por las generaciones anteriores. De nuevo, lo más fácil es ver esto con un ejemplo. Pensemos en las empresas de profesionales liberales (bufetes de abogados, consultoras, auditoras) o la docencia universitaria, carreras que históricamente han sido una oportunidad, no perfecta pero tampoco nimia, de avance social para muchos. Cuando los abogados o catedráticos se retiraban o fallecían con unos 60 años, se abrían las puertas a la promoción de los que venían detrás en el escalafón. Hoy, uno ve constantemente a abogados o catedráticos con 75 años (por ejemplo, en los países donde la jubilación no es obligatoria) todavía en el auge de sus facultades laborales. Y, mientras que la sociedad en su conjunto y estos profesionales de más edad salen ganando, al disfrutar de muchos años adicionales de productividad, es innegable que esto también provoca “atasco” entre los que vienen detrás.

Si a esta longevidad le añadimos que las posiciones en las empresas de profesionales liberales y docencia universitaria se irán reduciendo según vaya cayendo la población (necesitamos muchísimos menos catedráticos en un país en el que nacen 300.000 niños al año que un país en el que nacen 900.000, por mucho que incrementemos el porcentaje de estudiantes universitarios en cada cohorte), podemos entender mucho mejor la ansiedad de muchos jóvenes que se preguntan cuándo tendrán las oportunidades que tuvieron sus padres y abuelos. ¿Es de extrañar, pues, que muchos de estos jóvenes respondan a esta falta de claridad sobre su futuro retrasando la formación de nuevas familias y teniendo muchos menos hijos?

Todo esto se complica mucho más cuando, además, nos damos cuenta de que estos cambios no van a distribuirse de manera uniforme en el territorio, incluso aunque nos concentremos en un solo país como España.

Con la fertilidad actual y unas hipótesis razonables de emigración, es muy probable que España pierda en torno a 10 o 12 millones de habitantes durante las próximas décadas. Como ya he explicado en otras ocasiones, el juego electoral, por muchos motivos, no va a permitir unos niveles de emigración tan altos como para mantener la población actual (esta predicción es independiente de mis preferencias personales con respecto al nivel óptimo de emigración para España). El problema es que esos 10 o 12 millones de habitantes no van a desaparecer de Madrid o de la costa mediterránea, van a desaparecer del resto del país.

Madrid va a seguir disfrutando de dos ventajas que comparte con otras grandes urbes del planeta. La primera es la que ofrece vivir en una gran ciudad, que genera unas ganancias de productividad mucho más altas que en décadas pasadas, fenómeno que los economistas todavía no entendemos muy bien, pero que está abrumadoramente documentado.

La segunda es que dispone de una potentísima oferta de bienes de ocio (restaurantes, bares, teatros, eventos deportivos), unos bienes muy demandados por las generaciones más jóvenes, y en los que las grandes ciudades disfrutan de una tremenda ventaja comparativa, ya que no se puede distribuir por internet: se puede teletrabajar, pero el “telebar” no es lo mismo que el bar en persona. Además, estos bienes de ocio son complementarios con tener pocos hijos: es mucho más fácil ir a un restaurante de moda cuando no se tienen hijos que cuando hay que cuidar a cuatro muchachos en casa. Muchos de mis estudiantes en la universidad me cuentan que su sueño es vivir en Brooklyn o San Francisco. Todavía no me he encontrado a ningún estudiante que me haya dicho que su sueño es vivir en el interior de Pennsylvania (y eso que es una región preciosa desde el punto de vista de belleza natural).

La costa mediterránea va a atraer más y más población porque, cuando nos hacemos viejos o ricos, por norma general, nos gusta irnos al calor. De nuevo, en Estados Unidos he oído a muchos banqueros de inversión o abogados de éxito decirme que están ahorrando para comprase una casa en Santa Bárbara, pero todavía no me he encontrado con nadie que esté ahorrando para mudarse a Dakota del Norte (y eso que el estado cuenta con parques nacionales espectaculares). Lo mismo hay alguna persona por ahí soñando con Dakota del Norte, pero claramente no es la norma. Las consecuencias de esta despoblación acelerada de muchas regiones se notarán en todos los ámbitos. Primero, y de manera automática, en el juego político.

Las circunscripciones electorales de la cornisa cantábrica eligieron a 63 diputados en las primeras elecciones democráticas de 1977 (27 en Galicia, 10 en Asturias, cinco en Cantabria, 21 en el País Vasco). En las elecciones de noviembre de 2019, la cornisa cantábrica eligió a 53 diputados (23 en Galicia, siete en Asturias, cinco en Cantabria, 18 en el País Vasco). Hemos pasado de una situación en 1977, cuando un partido tenía que conseguir un resultado relativamente decente en el norte de España para poder formar Gobierno en Madrid, a una situación donde es factible electoralmente prestar una atención mínima a la región. Con la distribución actual de escaños en el Congreso de los Diputados, la reconversión industrial de los años 80 del siglo XX, que favoreció principalmente a Asturias y Vizcaya, en detrimento de Sagunto, habría sido bien distinta.

En comparación, Madrid ha pasado de 32 diputados en 1977 (uno menos que Barcelona, que tenía 33) a 37 (mientras que Barcelona ha perdido uno, y dispone de 32 en la actualidad). Así se entiende mucho mejor el poder relativo de Ayuso en el PP.

Aventuremos, por un momento, que en unos 20 o 30 años nos encontremos con una cornisa cantábrica con 40 diputados, Barcelona con 28 y Madrid con 45. ¿Cómo será la política española? ¿Qué efectos tendremos sobre el sistema de partidos y las coaliciones gobernantes?

Aquí debemos recordar que este cambio en la distribución de escaños interactuará de manera perversa con nuestra ley electoral. Con un mínimo de dos escaños por provincia, el peso relativo del voto de cada ciudadano en Madrid o Barcelona frente a las provincias muy despobladas irá cayendo, lo que causará agravios cada vez más fuertes, por un lado, y una defensa numantina del sistema actual, por el otro. Además, agravará la esquizofrenia del sistema electoral. Madrid, con 37 diputados, ya eligió en 2019 parlamentarios por un sistema proporcional casi puro (a partir de 25 diputados las diferencias entre un sistema de proporcionalidad pura y un sistema D’Hondt son triviales, lo que importa es el mínimo de votos para entrar en el reparto y ese puede ser alto o bajo con ambos sistemas). Todas las provincias con dos o tres diputados están, en la práctica, en sistema cuasimayoritario. La vida política no puede aguantar estas contradicciones internas en el largo plazo.

Una segunda consecuencia es que muchas provincias empezarán a encontrarse con problemas para suministrar bienes públicos básicos, como universidades u hospitales, que requieren de ciertos tamaños mínimos para operar con una eficiencia razonable. En la provincia de León, en 2020, hubo 2.278 nacimientos. Imaginémonos que el 60% de los nacidos en la provincia en 2020 van a la universidad en 2038 y que el número de estudiantes que salen de la misma a estudiar en otras provincias o el extranjero es igual a los estudiantes que llegan de otras provincias o el extranjero (ambos supuestos son optimistas, en especial cuando sea más fácil entrar en las universidades de las grandes ciudades como consecuencia de la caída de la fertilidad). Esto nos dice que la Universidad de León tendrá 1.367 alumnos de nuevo ingreso en 2038. Con ese tamaño, es casi imposible mantener abierta una universidad de calidad a un coste razonable.

Esto generará, casi seguro, muchísimo descontento en León. Pero ¿qué podrá hacer el consejero de educación de Castilla y León en 2038 con ese panorama demográfico? ¿De dónde sacará el dinero para financiar la Universidad de León? Algunos políticos locales intentarán organizar movimientos políticos, al estilo Teruel Existe o alguna de las iniciativas que hemos visto crecer con pujanza durante las últimas semanas. Pero ¿me puede decir alguien qué remedio existe al vaciado del territorio si hemos reducido la población en 10 o 12 millones de personas? ¿Construir más autopistas o nuevos AVE? Como le he repetido mil veces a mis familiares en Asturias, el AVE a Oviedo a partir de 2023 significará, más que nada, que es más fácil que nunca ser asturiano y vivir en Madrid o ir a pasar el día de compras a Serrano en Madrid en vez de comprar en la calle Uría en Oviedo.

Aunque sea una herejía decirlo y atente contra el discurso oficial de décadas en España, el valor añadido neto para el Principado del AVE será negativo. ¿Poner fibra óptica de última generación? Pues algo ayudará para ver Netflix con más calidad (algo no desdeñable), pero el que quiera trabajar en una tecnológica va a seguir mudándose a Londres o Madrid. ¿El teletrabajo? De acuerdo, pero ya he argumentado que el principal atractivo de las grandes ciudades para la mayoría de los jóvenes es el ocio, no los trabajos.

Finalmente, nos encontraremos con un cambio radical del precio de la vivienda. Volvamos al caso de León y recordemos sus 2.278 nacimientos en 2020. La provincia tiene ahora, redondeando, unos 462.000 habitantes. En la primera entrada de esta serie expliqué que la “regla de 85” nos daba una aproximación rápida de dónde estaría la población en el largo plazo de un territorio si los nacimientos se mantuviesen al nivel actual. Si multiplicamos 85 por 2.278 nos salen 194.400 personas, un 60% menos que la población actual. Sí, habrá algo de emigración a León de extranjeros, pero los nacimientos irán cayendo, pues la tasa de fertilidad en la provincia está muy por debajo de la de reemplazo y, como he argumentado antes, muchos leoneses se mudarán a grandes ciudades. Pongamos, solo por simplificar, que estos dos flujos se compensan. Con un 60% menos de población, ¿quién va a ocupar el 60% de las viviendas actuales?

Algunas viviendas desaparecerán (derribos o ruinas en los pueblos más pequeños, los malos pisos construidos en el 'boom' urbanístico de los 60 del siglo pasado se abandonarán), otras serán transformadas en segundas viviendas y, finalmente, con familias más reducidas, el número medio de personas por vivienda caerá algo. Pero, aun descontando estos efectos, nos encontraremos con cientos y cientos de pisos en 2040 o 2050 que nadie va a querer y que empujarán los precios al mínimo.

De nuevo, la tensión más grande vendrá no tanto de la caída del precio de la vivienda, sino la desigualdad en la evolución de precios. Los precios de los pisos en el Barrio Salamanca en Madrid no caerán (a menos que haya un cambio dramático en los patrones de trabajo y ocio, algo que no podemos descartar, pero que creo que es poco probable).

Si se mantienen las tendencias actuales, en 2040, un piso en la calle de Lagasca en Madrid será mucho más atractivo que en 2021. Pero un piso en Astorga va a tener muy mala salida en 2040. Y quien dice un piso en la calle de Lagasca también dice una casa en Marbella o un apartamento en Sotogrande; y quien dice un piso en Astorga también dice un chalé en Ciudad Rodrigo o un adosado en Benavente. Aquellas familias con activos inmobiliarios en el primer conjunto de localizaciones disfrutarán de importantes ganancias de capital y las familias con activos inmobiliarios en el segundo conjunto de localizaciones sufrirán.

Y, si este panorama le preocupa, querido lector, y quiere proponer una solución, solo le pido que se pregunte si esta solución funcionará con una reducción de la población de 10 o 12 millones y dadas las preferencias de la mayoría de los jóvenes

Termino aquí. En estas tres entradas he escrito casi 10.000 palabras sobre la evolución demográfica de la humanidad. Explicar todas las ideas en las entradas con detalle, presentar muchos más números y justificar la evidencia empírica me ocuparía fácil un libro entero de 250 páginas. Lo dejaremos para otra ocasión. A la vez, de manera repetida he intentado ser cuidadoso y resaltar que la sociedad es un sistema complejo que cambia de manera inesperada. Bien pudiera ser que todo lo que he dicho se quede en aguas de borrajas en una década. Pero argumentar que como el futuro es incierto uno no debe de hacer nada al respecto o no preocuparse por las tendencias actuales es un argumento falaz. Precisamente, por ser el futuro incierto, uno tiene que ser más cuidadoso que nunca y considerar todos los escenarios. Y en España no estamos pensando en detalle sobre nuestro futuro demográfico.


https://blogs.elconfidencial.com/economia/la-mano-visible/2021-11-14/el-futuro-demografico-de-la-humanidad-los-cambios-sociales_3323383/





Derby

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 21499
  • -Recibidas: 91862
  • Mensajes: 10810
  • Nivel: 1065
  • Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1301 en: Noviembre 14, 2021, 17:31:50 pm »
https://www.project-syndicate.org/commentary/prevent-future-supply-chain-disruptions-using-ai-models-by-michael-spence-2021-11/spanish

Citar
¿Por qué las cadenas de suministro están bloqueadas? MICHAEL SPENCE

(...) Las redes de suministro globales son igualmente complejas. Pero, si bien podríamos estar en condiciones de anticipar tendencias amplias –como que la demanda aumentará-, no existe ningún modelo o conjunto de modelos que nos permitan predecir con algún grado de precisión de qué manera esas tendencias podrían afectar elementos específicos en las cadenas de suministro. No tenemos manera de saber, por ejemplo, dónde se producirán los nuevos cuellos de botella, mucho menos de qué manera los participantes del mercado deberían adaptar su comportamiento.

Cuando los pronósticos no son lo suficientemente específicos como para ser accionables, el sistema no puede ajustarse de manera oportuna o eficiente. El sistema es esencialmente miope: descubre los bloqueos cuando ocurren. Y como no se caracteriza por ser demasiado flexible, las grandes desviaciones de los patrones normales producen respuestas demoradas, escaseces, retrasos y cuellos de botella, como los que estamos viendo hoy en día.

La conclusión es clara: necesitamos mejores modelos para predecir de qué manera evolucionarán las cadenas de suministro, incluidas sus posibles respuestas a los shocks. Estos pronósticos tendrán que estar a disposición pública para que todos los participantes puedan verlos y adaptarlos. La inteligencia artificial probablemente sería la clave del éxito; por cierto, existe una aplicación natural de la tecnología. Pero también se necesitaría una cooperación internacional mediante la cual los países compartieran datos en tiempo real generados por redes de las cadenas de suministro.

Los costos de un huracán o un tsunami se reducen enormemente cuando pronósticos precisos le permiten a la gente planear anticipadamente. Lo mismo sucede con las alteraciones de las cadenas de suministro.
“Everything can be taken from a man but one thing: the last of the human freedoms — to choose one’s attitude in any given set of circumstances, to choose one’s own way.”— Viktor E. Frankl
https://www.hks.harvard.edu/more/policycast/happiness-age-grievance-and-fear

Derby

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 21499
  • -Recibidas: 91862
  • Mensajes: 10810
  • Nivel: 1065
  • Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1302 en: Noviembre 14, 2021, 18:39:05 pm »
Largo pero muy explicativo del problema derivado de la concentración (oligopolios) de contenedores, carriers, puertos, etc.

https://mattstoller.substack.com/p/too-big-to-sail-how-a-legal-revolution

Citar
Too Big to Sail: How a Legal Revolution Clogged Our Ports

We are now in a giant parking lot game that threatens the global economy. Thank deregulation and the Ocean Shipping Reform Act of 1998.

(...) To understand why we’re in crisis, it’s useful to start with what caused the Suez problem, the ultra-large container vessels that are essential to global shipping. Over the last 20 years, these too big to sail container ships have become pervasive, perhaps the “most burning issues in maritime transport.” Why does size matter? Well, such mega-ships are making the import bottlenecks much worse than they should be. Marc Levinson, an economist who wrote a book on container shipping called The Box, had a useful discussion on the podcast Odd Lots about why these ships have “generally fouled up the transportation system.”

Citar
You actually have fewer ships calling at most ports today than you used to have. They’re much bigger. And so think of what this does to the operation of the port. You don’t have a smooth flow of cargo going through the port. Now you’ve got nothing happening in the port. It’s dead today. And then tomorrow, a ship shows up and it wants to unload 3,000 containers in your port. What do you do with this? How do you get it unloaded? Where do you put the containers?

One thing that’s happened is that ships spend more time in port, which is very wasteful because it just takes more time to get so many containers on and off. The trucks are lined up at the gate because there’s so many containers to bring into, send out on these ships or so many containers to deliver. The railroads can’t handle this sudden flood of containers. So you have the cargo sitting around longer before it gets removed from the port.

All of these things have tended to make transit times longer and have made it harder for shippers to get their freight where it’s supposed to be on deadline. And that’s bad for everybody.

If ultra-large ships are so bad, then why do we use them? As is often the case, this business trend started with a good idea, which then was turned horribly wrong by unregulated monopolization. In the 1960s, ‘containerization’ - or standardizing the flow of cargo on shipping containers that can go over ships, rail, or truck - made shipping far more efficient. And with containerization came the growth in ship size, because larger ships can carry more stuff at a lower cost per container. As ship sizes gradually increased from the 1960s into the 1990s, shipping prices declined, and world trade boomed.

Starting in the 2000s, increases in ship size accelerated. But once you go from big ships to Empire State Building size ones, cost savings are minimal, and diseconomies of scale kick in.
Efficiency gains from newer generations of mega-ships are four to six times lower than previous generations, and 60% of that gain has to do with better engines, not size. Ultra-large ships can be harder to steer, they create massive instability in scheduling, and they require lots of extra infrastructure. Loading and unloading containers for these behemoths can only be done at a small number of ports, and if a mega-ship is early or late, it can create what is in effect a traffic jam. And that’s what’s happening en masse.

This traffic jam has turned into a political crisis. The inability to export and import goods is far more impactful than the Trump tariffs on trade. It has caused firms to order more inventory than they otherwise would, tying up their working capital, since they don’t know when they will receive their next load of goods. I’ve talked to business leaders who have already planned to re-shore production, and politicians are beginning the conversation about policies to make that happen. But there is no consensus why the transportation grid is so inflexible, especially in the U.S. It just seems like a giant tangled up mess.

The easiest excuse is that we are in a boom of imports, and our system was simply not set up to handle it. With imports up 30% and now at a record high, our ports, ocean carriers, truckers, and railroads simply cannot handle the flow of stuff coming at us. But that argument doesn’t entirely wash. Sure it’s a boom, but transportation systems have *always* been boom and bust industries, because putting massive amounts of capital with a lead-in time of years is inherently unstable. There’s a strong argument that the first modern recessions in industrializing nations happened in the early 1800s as a result of the cyclicality of the railroad business. And yet, it’s virtually unprecedented to have a breakdown like what we’re seeing.

And there’s another problem with the import surge as the sole explanation. There’s substantial amounts of unused capacity in our transportation networks. If capacity were full, you’d expect to see everything maxed out to be as efficiently used as possible. But that’s not what’s happening. Boston’s port, for instance, is pretty much empty. Trucking giant J.B. Hunt announced on a recent earnings call that though its revenue is up, its intermodal shipping volumes are down. Despite the argument there’s a ‘trucker shortage,’ in California, one firm specializing in trucking from ports (‘drayage’) is actually laying off truckers because they simply can’t get to the terminals to load or unload containers.

Naturally, different stakeholders in the shipping industry - ocean carriers, trucking firms, truckers, freight forwarders, shippers, ports, terminal operators, port commissioners, and regulators - are blaming each other for the bottlenecks.

But what is going unsaid is that these bottlenecks are actually excellent news for two sets of players: the highly consolidated container shipping firms, with names like Maersk, MSC, COSCO, Evergreen, and One. There are eight dominant firms, all foreign-owned, and this year they are on pace to hit $100 billion in profit. It is also good for terminal operators, which are the firms that lease space from ports and run the warehouses, cranes, and docks. Terminal operators are often owned by ocean carriers, who then can use their vertical integrated power to exclude competitive shipping lines, or they are owned by private equity giants like Brookfield Asset Management or Oaktree Capital’s Ports America.

Both carriers and terminal operators are bottlenecks in the system, and they profit not just by charging normal prices, but also by imposing a variety of surcharges on anyone who needs their service. This is similar to how airlines will offer a price for a ticket, but then also charge baggage fees, ticket change fees, or administrative fees on top of that. In 2009, for instance, roughly 50% of total freight charged came from surcharges. The ability to extract extra revenue, especially when demand is high, means that we’re not in an all-hands on deck situation, but a situation which is working quite well for some, and terribly for much of the industry and the public.

A Bottleneck for Me is a Profit Center for Thee

Who benefits from a bottleneck? As we’ve seen, the answer is those with market power. In fact, a monopolist in some sense be defined as a firm that drives its profit model by capturing control over a bottleneck, like a toll booth.

And in shipping, the dominant firms are ocean carriers, and getting a container slot on one of their ships is the bottleneck. These charts give a good idea of how consolidated the ocean lines have become. The top ten ocean lines in 1998 had a little over 40% of the market, today it’s over 80%. I’ve also included something called the Herfindahl-Hirschman index, which is a measure of market concentration.





(...) In other words, mega-ships like the Ever Given are a new phenomenon that are tied not to economic logic but to the consolidation of ocean carrier lines and their ability to offload risk onto counter parties. As Jensen observed, without the consolidation, “ships would likely not have grown above 12,000-14,000 TEUs [twenty-foot equivalent units].” So we’ve moved from a grid with lots of different size ships owned by different lines that could dock in lots of ports, to one dominated by hundreds of mega-ships that can only go to certain ports, all controlled by a de facto small cartel. The game in the business is to acquire market power and then use mega-ships to offload costs onto others and block new entrants.

The Confusing Debate

(...)Meanwhile, Flexport CEO Ryan Peterson, perhaps the PR savviest of the bunch, has become an internet sensation
with his tirades against poor port management and financial gamesmanship (and his adorable family pictures of his toddler dressed up as a containership captain). Peterson rented a boat to travel around the Long Beach port complex and showed how empty containers were clogging up the works.

“What caused all the supply chain bottlenecks?” Peterson asked in one Twitter thread. “Modern finance with its obsession with ‘Return on Equity,’” meaning the kind of financial models that prioritize hyper-efficiency over all forms of resiliency. Most leaders, Peterson said, “stripped their company of all but the bare minimum of assets. Just in time everything. No excess capacity. No strategic reserves. No cash on the balance sheet. Minimal R&D.” The shock absorbers of the economy, he argued, are gone.

https://twitter.com/typesfast/status/1453753930266005513
Citar
Ryan Petersen @typesfast
The global logistics companies have no excess capacity, there are no reserves of chassis (trailers for hauling containers), no extra shipping containers, no extra yard space, no extra warehouse capacity.
October 28th 2021

The reason that someone like Peterson is getting famous in this moment is because his diagnosis makes sense. He is tracing the problem to the extreme power that financial capitalists have over legitimate shipping businesses. When we ramp up imports, according to Petersen, there was just no flexibility in the system to handle it.

(...) The Ocean Shipping Reform Act of 1998 undid the Shipping Act, bringing deregulation in force to shipping. The goal was to induce the same “efficiency” gains to shipping, that policymakers imagined they saw in trucking, rail and airlines.

(...) After OSRA passed, the dire warnings mostly came true. Ocean carriers immediately consolidated, and terminal operators consolidated in response. So did port traffic. In 1995, the top 10 U.S. container ports controlled 78% of traffic, by 2009 that was 85% of traffic. Smaller ports, especially those focused on exports, lost out. Remaining ports desperately spent money to dredge harbors and accommodate the mega-ships, for fear of being bypassed by the remaining giant carrier lines.

There were other serious consequences. The American shipping fleet disappeared, and U.S. shipping is now run by foreign ocean carriers (one of which is controlled by the Chinese government). The boom and bust cycle returned, with huge overcapacity leading to bankruptcies like that of Hanjin in 2016. And in a trend that started earlier but accelerated during Covid, U.S. agricultural exporters gradually lost access to shipping, because the shipping oligopoly made more money returning empty containers to Asia than filling them with bulk commodities from the U.S. first. Earlier this month, for instance, one large domestic milk producer testified to the House Agricultural Committee that “we’ve been told it is more cost effective to skip the Port of Oakland (one of our primary export ports) than to accept exports.”

Finally, big importers, firms such as Walmart, got better pricing on shipping than independent stores. The difference in what big importers get versus the little guy has gotten so bad during Covid that shipping industry consultants are directly recommending big importers use their cost advantage to monopolize their industries. “If I were a large importer, I would look at this as a strategic opportunity,” said Jensen, and use it “to drive my competitors out of business.”

Most outside the industry didn’t notice what eliminating public utility rules meant. But now it’s becoming clearer.

Concentration Creep

Another result of the concentration in ocean carriers is that the entire supply chain in shipping has become far more consolidated across the board. Greg Miller of American Shipper, for instance, has noted an oligopoly of container producers, with the top three Chinese builders making 83% of all new boxes. Container leasing is also concentrated, with the top five players having 82% of the world’s leasing capacity. As Miller put it, “Add it all up and it equates to a grand total of just 16 companies — eight liners, three factory groups and five box lessors — that control over 80% of container-ship capacity, box-production capacity and box-leasing capacity.”

The net effect is a massive consolidated industry with little interest in change, and no desire to undo the bottlenecks inducing outsized profits. As Miller noted, “shareholders of each of these 16 companies would benefit financially if today’s high pricing persists.”

And the concentration explains why the situation at the ports is a mess. When those in power are doing well, and they can hide their dealings behind secret contracts, they don’t have responsibility for problems like too many empty containers crowding the yard, a lack of chassis, poor management of trucking appointments, problems for towage or barge operators, or anything else. They just raise fees and collect monopoly profits.

There is a path forward. To address the immediate crisis, the Biden administration has pushed ports to offload boxes faster (with incredible whining from the carriers), and is seeking investment in port infrastructure. Congress should get involved, and investigate the shipping industry the way it did big tech a few years ago. To this end, restoring transparency in pricing across the board by making most contracts and pricing public would help problems and bottlenecks become apparent. (Federal Maritime Commissioner Dan Maffei has noted this.)

Finally, we have to restore mid-sized ships and ports. In Portland, Maine, a mid-size port that serves mid-size ships is now thriving, serving both exporters and importers in a reasonably smooth manner. That’s a good model. Public investment in new shipping firms would be useful here. Of course, we can’t undo 20 years of ultra-large container ship construction, but we can end incentives for building more of them by charging harbor maintenance fees based on ship size, or otherwise forcing carriers to internalize the full cost of big ships. This will have to be on a national scale, with the threat of antitrust, so carriers can’t play U.S. ports off one another.

More fundamentally, it’s time to start to talk about re-regulating the sector with transparent pricing to facilitate new entrants and end price discrimination. That way, we will stop the wild swings and monopolization in the industry, ensure that access to shipping is more equal, help small exporters and importers, and protect our sovereignty.

If we actually govern once again with clear rules to tame the power of the shipping barons, then we’ll never have to deal with a shipping crisis like this again.
“Everything can be taken from a man but one thing: the last of the human freedoms — to choose one’s attitude in any given set of circumstances, to choose one’s own way.”— Viktor E. Frankl
https://www.hks.harvard.edu/more/policycast/happiness-age-grievance-and-fear


Derby

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 21499
  • -Recibidas: 91862
  • Mensajes: 10810
  • Nivel: 1065
  • Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC-Pisitófilos Creditófagos-Otoño 2021
« Respuesta #1304 en: Noviembre 14, 2021, 20:16:21 pm »
https://www.channelnewsasia.com/business/chinese-property-developer-aoyuan-sell-assets-worth-us115-million-2312976

Citar
Chinese property developer Aoyuan to sell assets worth US$115 million

HONG KONG: Chinese property developer China Aoyuan said in a Hong Kong stock exchange filing on Sunday that it would dispose of some of the assets held in its Hong Kong units for HK$900 million (US$115.5 million).

An estimated loss of around HK$177 million (US$22.7 million) was expected from the disposal of shares in the small developer's units Double Bliss, Mingwan Investments and Prestige Well. The HK$900 million includes sales of shares and loans.

China's property sector has been under intense pressure and scrutiny in recent months as China Evergrande Group grapples with possible default.

Last week, it made a last-minute bond payment but that did little to alleviate strains in the country's wider property sector.

"Having regard to the prevailing market conditions, the directors consider that the disposal represents a good opportunity to realise the value of the properties, enhance the liquidity of the group and generate additional working capital," Aoyuan's filing read.

Separately, Chinese developer Sunac China Holdings announced a HK$5.1 billion share sale in a stock exchange filing on Sunday. It will also place shares in its property services unit for HK$2.3 billion.

"The purposes of the placing and the subscription are to further enlarge the company’s shareholder base and optimise the capital structure of the company," the company said in a statement.

Evergrande, the world's most indebted developer, has been stumbling from deadline to deadline as it contends with more than US$300 billion in liabilities, US$19 billion of which are dollar bonds.

Source: Reuters
“Everything can be taken from a man but one thing: the last of the human freedoms — to choose one’s attitude in any given set of circumstances, to choose one’s own way.”— Viktor E. Frankl
https://www.hks.harvard.edu/more/policycast/happiness-age-grievance-and-fear

 


SimplePortal 2.3.3 © 2008-2010, SimplePortal