* Blog


* Últimos mensajes


* Temas mas recientes

PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Primavera 2024 por Cadavre Exquis
[Hoy a las 06:54:23]


Coches electricos por Cadavre Exquis
[Hoy a las 06:42:18]


El Hilo del Clima y el Cambio Climático por Cadavre Exquis
[Ayer a las 19:53:19]


XTE-Central 2024 : El opio del pueblo por saturno
[Junio 11, 2024, 23:18:56 pm]


AGI por saturno
[Junio 11, 2024, 14:51:48 pm]


Autor Tema: PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024  (Leído 263170 veces)

0 Usuarios y 2 Visitantes están viendo este tema.

sudden and sharp

  • Administrator
  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 50243
  • -Recibidas: 59886
  • Mensajes: 9894
  • Nivel: 984
  • sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2625 en: Marzo 10, 2024, 11:47:27 am »
Ya, ya... ¿Y la Bolsa qué, otra vez en máximos históricos?






 :biggrin:

pollo

  • Administrator
  • Netocrata
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 27360
  • -Recibidas: 29529
  • Mensajes: 3462
  • Nivel: 463
  • pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2626 en: Marzo 10, 2024, 12:43:59 pm »
Puede ser el momento de algunas reflexiones sobre el telecurro.

A la pregunta de 'lo que la gente quiere realmente':

- Los que han adoptado alguna modalidad de teletrabajo en algún momento, en general no quieren volver a lo de antes. No importa lo que dicen, sino lo que hacen.
- Las empresas están teniendo que obligar, y no queda nada claro cuál es el objetivo de esa obligación. O bien queda demasiado claro.

Eso hay que cruzarlo con la cantinela secular de la produstibidáh.

- Empresas que han quebrado por adoptar el teletrabajo: ¿cero? (En cualquier modalidad).
- En cuanto a que haya bajado o se haya visto afectada la susodicha, estudios que lo demuestren: ¿cero?. (Y aclaro que habría que demostrar muy bien que el problema no ha sido una inversión estúpida, un imponderable o una indigestión de ladrillo).

El fracaso del modelo híbrido.

No me gusta la radicalidad, y me parece perfecto que haya oficinas. Lo que me parece mal es persistir en el error. Cuando la oficina sirve, pues sirve. Cuando no, pues no.

El modelo híbrido tiene problemas. No termina de ser lo mejor para la empresa, que necesita seguir manteniendo cierto nivel de infraestructura aún cuando se desperdicie. Y para el trabajador, ya está dicho; no permite salir del avispero. Así que en definitiva nadie gana todo lo que podría --aunque nadie pierde.

Por otro lado, las sillas calientes no terminan de ser buenas para nada. Si vas a la oficina por turnos y no está quien tiene que estar, no se aprovecha el human touch, es sólo presencialismo. No puedo contar las veces que he ido a la oficina para abrir el portátil y empezar a hablar online con el pinganillo, molestando a todo el mundo a mi alrededor (y habitualmente en un ambiente insufrible de gallinero-callcenter de inijinieros hablando idiomas).

A lo mejor estoy sesgado por mi entorno, pero para mí es el momento de que se reconozca que los peligros y amenazas que asociaban al teletrabajo son infundados, cortinas de humo, o directamente malintencionados. Y que lo más inteligente es trabajar los modelos para que todo el mundo gane, no justo lo contrario.

Y lo que a mí me parece es que estamos una vez más ante un problema de coste hundido por todo lo alto.

Lo que sorprende es que en paralelo, todo el CEOismo esté tan entusiasmado e impaciente por que la IA remodele el sistema productivo tal y como lo conocemos, prescindiendo no ya de las oficinas ¡sino del trabajador mismo!

A lo mejor después se les ocurre llevar a la IA a la oficina, para que se beneficie de las sinergias grupales con los curritos atados a la silla. ;D

Sobre la IA y demás pajas mentales CEOísticas es interesante leer las declaraciones de un engominao más tonto que pichote soltando palabras chachis sin ton ni son, por supuesto vendiéndonos el futuro megachachi:


Yo no me preocupo. Si este es el nivel se van a suicidar por estupidez.

"Vamos a ver que las tendencias futuras serán el microwashing el mongoloning y el estupefacting 4.5, que junto con las nuevas tesnologías nos permitirán aprovechar el retruécaning de nuestras sinergias y tokenizar con blockchain las IAs reverberantes en el espacio deletereo, pero todo ello mejorando la productividad, aanda cómparme una oficina paayo".

El futuro siempre es un montón de conceptos abstractos que no entienden ni tienen contenido real, pero ey, es el futuro nena 8) .
« última modificación: Marzo 10, 2024, 12:49:21 pm por pollo »

pollo

  • Administrator
  • Netocrata
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 27360
  • -Recibidas: 29529
  • Mensajes: 3462
  • Nivel: 463
  • pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.pollo Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2627 en: Marzo 10, 2024, 12:55:18 pm »
https://finance.yahoo.com/news/jerome-powell-says-housing-market-184305734.html

Citar
Jerome Powell says ‘the housing market is in a very challenging situation right now’ and interest rate cuts alone won’t solve a long-running inventory crisis

The housing market has a problem—millions of them. The country is short between 3.5 and 5.5 million housing units, according to various estimates. The roots of the shortage go back to the aftermath of the Global Financial Crisis, when cautious developers were hesitant to invest in new construction and set a precedent of undersupply that’s continued to now. Jerome Powell.

On Thursday, the Federal Reserve chair testified to the Senate Banking Committee against the backdrop of his recent decision not to cut interest rates, the big question investors and homebuyers are asking. Potential rate cuts have given investors hope about some much-needed relief for the housing market, which has struggled to cope with soaring mortgage and refinancing rates, but Powell testified that the housing market’s real problems run much deeper—and it will take more than just monetary policy to fix them.

“The housing market is in a very challenging situation right now,” Powell said on Capitol Hill on Thursday. “Problems associated with low rate mortgage [lock-in] and high [mortgage] rates and all that, those will abate as the economy normalizes and as rates normalize,” he said, referring to the mismatch between something approaching 90% of homeowners with mortgage rates below 6% and the current market offering above 7%. “But we’ll still be left with a housing market nationally, where there is a housing shortage.”

'There are a ton of things happening'

Powell explained the current problems facing homebuyers and sellers to the committee: “You have a shortage of homes available for sale because many people are living in homes with a very low mortgage rate and can’t afford to refinance, so they’re not moving, which means the supply of regular existing homes that are for sale is historically low and a very low transaction rate,” Powell said. “That actually pushes up the prices of other existing homes, and also of new homes, because there’s just not enough supply.”

But it’s a bigger issue than buyers and sellers being locked in, he said. “There are a ton of things happening … because of higher rates, and those in the short-term are weighing on the housing market … it’s more difficult [for builders] to get people [labor] and materials,” Powell said. “But as [mortgage] rates come down, and that all goes through the economy, we’re still going to be back to a place where we don’t have enough housing.”

The pandemic only made things worse. High inflation has made materials and labor costs far pricier, and ballooning mortgage rates have pumped the brakes on an already-slow sector. National Association of Realtors data showed that there were only 3.2 months of available housing supply as of the end of last year, about half as much as there should be in a balanced market.

Markets expect the Fed to announce rate cuts this year—but while that will offer some short-term relief, it won’t solve the housing market’s deep–set supply problems.

Powell noted that restrictive zoning laws play an important role in limiting new construction. He also pointed out that rising mortgage rates have discouraged longtime homeowners who locked in lower rates from moving, which has limited the number of existing homes on the market and left new homebuyers struggling to find affordable options.

Powell’s threading a tricky needle—the housing market is a big driver of the domestic economy, and overstressing it by keeping interest rates high for too long could threaten the rest of the economy. On the other hand, cutting rates too soon—or too quickly—in line with the industry’s demands could undermine the Fed’s yearslong attempts to stick a soft landing and keep inflation under control.

Housing activity accounts for nearly 16% of GDP according to NAHB estimates,” wrote a group of housing industry trade organizations in a letter to Powell last fall. “We urge the Fed to take these simple steps to ensure that this sector does not precipitate the hard landing the Fed has tried so hard to avoid.”
La situación en China, en donde a pesar de que sobra vivienda por un tubo y aún así los precios se han inflado hasta el infinito,da a entender que el problema nunca fue la escasez.

Me pregunto que ocurrirá con todos los preciadísimos "hactibos" cuando inevitablemente la derivada de la función de población continúe progresivamente descendiendo.

senslev

  • Estructuralista
  • ****
  • Gracias
  • -Dadas: 9437
  • -Recibidas: 11908
  • Mensajes: 1737
  • Nivel: 138
  • senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Banalidad del mal es un concepto acuñado por la filósofa alemana H. Arendt para describir cómo un sistema de poder político puede trivializar el exterminio de seres humanos cuando se realiza como un procedimiento burocrático ejecutado por funcionarios incapaces de pensar en las consecuencias éticas.

Benzino Napaloni

  • Estructuralista
  • ****
  • Gracias
  • -Dadas: 875
  • -Recibidas: 16297
  • Mensajes: 1937
  • Nivel: 184
  • Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2629 en: Marzo 10, 2024, 14:10:34 pm »
https://www.expansion.com/economia/financial-times/2024/03/05/65e707e6e5fdea7c148b4587.html

https://www.pressreader.com/spain/expansion-nacional/20240308/page/23/textview

El número de bancos de EEUU en riesgo de quiebra crece un 18%


Saludos.

Puede ser el momento de algunas reflexiones sobre el telecurro.

A la pregunta de 'lo que la gente quiere realmente':

- Los que han adoptado alguna modalidad de teletrabajo en algún momento, en general no quieren volver a lo de antes. No importa lo que dicen, sino lo que hacen.
- Las empresas están teniendo que obligar, y no queda nada claro cuál es el objetivo de esa obligación. O bien queda demasiado claro.

Eso hay que cruzarlo con la cantinela secular de la produstibidáh.

- Empresas que han quebrado por adoptar el teletrabajo: ¿cero? (En cualquier modalidad).
- En cuanto a que haya bajado o se haya visto afectada la susodicha, estudios que lo demuestren: ¿cero?. (Y aclaro que habría que demostrar muy bien que el problema no ha sido una inversión estúpida, un imponderable o una indigestión de ladrillo).

El fracaso del modelo híbrido.

No me gusta la radicalidad, y me parece perfecto que haya oficinas. Lo que me parece mal es persistir en el error. Cuando la oficina sirve, pues sirve. Cuando no, pues no.

El modelo híbrido tiene problemas. No termina de ser lo mejor para la empresa, que necesita seguir manteniendo cierto nivel de infraestructura aún cuando se desperdicie. Y para el trabajador, ya está dicho; no permite salir del avispero. Así que en definitiva nadie gana todo lo que podría --aunque nadie pierde.

Por otro lado, las sillas calientes no terminan de ser buenas para nada. Si vas a la oficina por turnos y no está quien tiene que estar, no se aprovecha el human touch, es sólo presencialismo. No puedo contar las veces que he ido a la oficina para abrir el portátil y empezar a hablar online con el pinganillo, molestando a todo el mundo a mi alrededor (y habitualmente en un ambiente insufrible de gallinero-callcenter de inijinieros hablando idiomas).

A lo mejor estoy sesgado por mi entorno, pero para mí es el momento de que se reconozca que los peligros y amenazas que asociaban al teletrabajo son infundados, cortinas de humo, o directamente malintencionados. Y que lo más inteligente es trabajar los modelos para que todo el mundo gane, no justo lo contrario.

Y lo que a mí me parece es que estamos una vez más ante un problema de coste hundido por todo lo alto.

Lo que sorprende es que en paralelo, todo el CEOismo esté tan entusiasmado e impaciente por que la IA remodele el sistema productivo tal y como lo conocemos, prescindiendo no ya de las oficinas ¡sino del trabajador mismo!

A lo mejor después se les ocurre llevar a la IA a la oficina, para que se beneficie de las sinergias grupales con los curritos atados a la silla. ;D

La noticia de la amenaza de quiebra de los bancos por impago de hipotecas de oficinas ya explica gran parte del percal. Por no repetirme, por los buscadores tienen aquella noticia de junio de 2020 de la patronal de la hostelería pidiendo acabar con el teletrabajo. Por razones bastante obvias también, y en un momento en que el bicho estaba lejísimos de ser controlado y no era seguro volver a la oficina.

Hay muchas empresas para las que su principal activo (o hactibo) no son sus trabajadores sino sus oficinas. Y lo dicen tan campantes. El director de Glovo no tuvo reparos en amortizar el dineral que se gastó en la oficina de postín en Barcelona exigiendo trabajo presencial todos los lunes, martes, y jueves. Ni que decir tiene que más de uno dimitió, y a día de hoy buena parte de esas vacantes siguen sin cubrirse.

Luego, efectivamente, el híbrido es una filfa. El híbrido ya no permite alejarse de la gran ciudad, que es lo que más de uno que se marchó quería. Para qué gastar un dineral en Madrid o Barcelona pudiendo vivir en pueblitos o ciudades de provincias. El híbrido mata eso, y peor todavía, deja abierta la puerta a la vuelta total a la oficina.

Mientras estas empresas hacen esa presión, otras que no están atadas al ladrillo han ganado competitividad sólo por no estar secuestradas por "el artefacto". Con lo que las empresas que exigen volver tampoco pueden pasarse de chulas. El riesgo de renuncias ahí está.


Esto va a durar hasta que se ajuste el ladrillo. Pero, como suelo decir, y paradójicamente, el ladrillo de oficinas no está tan secuestrado por el rentismo como el residencial. Y las empresas tienen mucho menos poder del que les gustaría.

¿El teletrabajo es una aberración? Pues que se relajen porque van a tener que convivir con él mucho tiempo.

Benzino Napaloni

  • Estructuralista
  • ****
  • Gracias
  • -Dadas: 875
  • -Recibidas: 16297
  • Mensajes: 1937
  • Nivel: 184
  • Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.Benzino Napaloni Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2630 en: Marzo 10, 2024, 14:51:14 pm »
Me pregunto que ocurrirá con todos los preciadísimos "hactibos" cuando inevitablemente la derivada de la función de población continúe progresivamente descendiendo.

Los tendrán cerrados hasta que no les quede otra que bajarse de la burra, pero eso será al final. Como cuando los soviéticos entraron en Berlín y la rendición no llegó hasta que ya les habían pasado por encima.

Eso si las administraciones públicas y las empresas no se ponen antes de acuerdo para pinchar el globo, porque las noticias de trabajadores en potencia que acaban rechazando la oferta sólo por no encontrar vivienda están dejando de ser noticia y se convierten en algo habitual.

Vamos a una guerra como salida. No guerra convencional, pero sí comercial y de despachos. Demasiados intereses en juego como para que no acaben estallando las tensiones.

asustadísimos

  • Espectador
  • ***
  • Gracias
  • -Dadas: 1000
  • -Recibidas: 35388
  • Mensajes: 1386
  • Nivel: 394
  • asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.asustadísimos Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2631 en: Marzo 10, 2024, 14:59:41 pm »
EN OCCIDENTE ESTÁ YÉNDOSE MUY POR ENCIMA DE LA VELOCIDAD DE RANA HERVIDA.—

Europa está más templada que Occidente.

En Ucrania y Argentina es donde Occidente experimenta:
— si va a haber o no momento salto de olla y
— cuándo sería.

Como dice el papa Francisco, «la guerra —cuyo trasfondo siempre son intereses económicos—, es cosa de dos; los irresponsables son los dos; y negociar es de valientes».

Vemos preocupadísimos que los gafes confunden Europa con Occidente; sin embargo (tres gráficos de lo que llevamos de siglo XXI, con las tres orgías —puntocom, subprime y niña-del-exorcista—):

• Occidente:


• Europa:


• Occidente y Europa:


¿Ven dónde van a darse galletas ahora, o no? Cuanto más nos desincronicemos de Occidente, mejor para nosotros los europeos.

La doctrina del papa Francisco también es aplicable a la guerra civil económica intraoccidental. Quizá este nuevo Trump tibio sea el llamado a sacar la bandera blanca de El Ladrillo.


[Aprovecho para decir que he reeditado el comentario...
https://www.transicionestructural.net/index.php?topic=2601.msg226031#msg226031
... por indicación de 'Betancourt', para deshacer la apariencia de simetría en todo aumento/disminución expresado en porcentaje. A veces no expresamos bien que, a los precios inmobiliarios residenciales, les sobra un 60%. En efecto, para hacer creer a las clases medidas que son ricas, tenemos las valoraciones inmobiliarias multiplicadas, más o menos, por 2,5 en comparación con lo que debieran según la evolución de las rentas empresariales y salariales (incluidas las pensiones, que son rentas salariales diferidas). Además, el endurecimiento de la política monetaria desde julio-2022 ha revelado que tenemos dicha sobrevaloración distorsionadísima respecto de las rentas financieras razonables. Por ello está cayendo a plomo el sector inmobiliario financierizador —no el constructor—, felizmente echado a patadas de la banca de depósitos en la segunda mitad de los años 2010, en el marco de la transición estructural al nuevo modelo superador del popularcapitalista. Al propietariado exprimeinquilinos le quedan dos cortes de pelo. Le encantaría vender ahora, pero ni el 'bicherío' ni nadie se cree los valores de catálogo.]





SteelFingers

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 1739
  • -Recibidas: 869
  • Mensajes: 94
  • Nivel: 10
  • SteelFingers Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2632 en: Marzo 10, 2024, 15:11:47 pm »

"El capitalismo de Estado está para quedarse, y hará que la inflación sea mayor" Yves Bonzon, director de inversiones de Julius Baer, pide no desviarse de las tesis de largo plazo con los eventos geopolíticos, pero teme un aumento del populismo

Por Óscar Giménez

09/03/2024 - 05:00

EC EXCLUSIVO

Yves Bonzon es uno de los economistas más prestigiosos de Suiza. Fue el director de inversiones más joven en un banco suizo, y desde 2016 es la voz más visible de Julius Baer. En el último lustro, ha sido pionero en hablar de Capitalismo de Estado, una visión a la que se han sumado muchos otros analistas. Bonzon, director de inversiones y miembro del consejo de administración de Julius Baer, lleva 35 años analizando los mercados y la economía. Ahora, advierte del auge del populismo y de que nos tenemos que acostumbrar a un periodo de más inflación. Aun así, en entrevista con El Confidencial, aprovechando su visita a Madrid y Barcelona para dar conferencias a grandes clientes del helvético, recuerda la importancia de mantener la visión de largo plazo, en la que es difícil que impacten los eventos geopolíticos, aunque cree que estos serán cada vez más frecuentes.

Pregunta. Esta semana el BCE mantuvo tipos y apuntó a junio para el principal recorte. ¿Qué espera de los bancos centrales en 2024?

Respuesta. Hay que tener cuidado con lo que se desea. Porque la narrativa decía que iba a haber seis recortes de tipos y que eso sería bueno para las acciones. Pero depende. Depende de por qué el banco central está recortando los tipos de interés. Si están recortando las tasas porque estamos cayendo en una recesión, las acciones bajarán, no subirán. Probablemente, recortarán los tipos en 2024 menos de lo que se ha descontado. Pero vemos un mercado más alcista que bajista. La razón es que vemos que el mercado ya ha empezado a ajustarse a una posición menos agresiva con los tipos, porque ve resilientes las economías de Estados Unidos y Europa. Creo que el BCE está detrás de la curva, está tardando mucho. No creemos que los tipos de interés estén en equilibrio. En Estados Unidos probablemente está en el 1,5% real y en Europa cerca del 0%. Por lo tanto, las tasas son bastante altas en Europa en este momento.

P. Los bancos centrales hablaron de una inflación transitoria en 2021. ¿Han recuperado la confianza o necesitan más?

R. Depende de con quién hables. Creo que el exceso de estímulo fiscal contribuyó más a la inflación que el exceso de estímulo monetario. Punto número uno. Punto número dos, los bancos centrales estaban en una posición muy incómoda con la repentina invasión de Ucrania que no habían previsto. A partir del 21 de enero de 2022, la Reserva Federal predice tasas fijas del 0,75 al 1% para Navidad. Terminó el año en el 4%. Nunca estuvieron tan lejos de sus propias previsiones. Es muy embarazoso para el banco central enfrentarse a un impacto así, y reaccionaron con subidas de tipos. Creo que los bancos centrales fueron en parte responsables de la inflación, pero marginalmente. Creo que a los bancos centrales les gusta creer que son ellos los principales impulsores de la inflación, aunque creo que el impacto de los bancos centrales no es nulo, sí que probablemente se sobreestima significativamente en este ciclo.

P. ¿Cuál es su opinión sobre los bonos de deuda pública?

R. Los gobiernos tienen una enorme ratio entre deuda y PIB. Tienen que refinanciar esa deuda, lo que significa que van a tener que mantener las tasas de interés nominales iguales o inferiores al crecimiento medio del PIB. Y, por lo tanto, los rendimientos permanecerán reprimidos artificialmente. Lo que significa que, en esencia, no son una clase de activos muy atractiva para invertir, excepto si se compran bonos del Tesoro como cobertura contra una posible recesión.

P. Durante el covid usted habló de una nueva era de Capitalismo de Estado. ¿Cuál es su visión actual sobre la intervención de los Estados en la economía?

R. De hecho, lo que predijimos antes del covid, en 2019. Lo acuñamos como capitalismo patrocinado por el Estado. Y la razón fue un cambio político aquí en Europa y también en Estados Unidos, aunque populista, que pide una distribución más amplia del valor agregado en la economía después de más de 30 años de globalización, donde todos los beneficios se acumulan para el capital, que se encuentra entre el 10%, o el 20% si hay suerte, de la población. La situación estaba cambiando antes de Covid, mediante una mayor intervención estatal. Después, llegó la guerra de Ucrania, y tenemos que cualquier razón sirve a los gobiernos para ponerse manos a la obra con ello. Y si nos fijamos en los Estados Unidos, la ya promulgada Ley de Reducción de la Inflación es un plan industrial a gran escala que se basa en la política exterior. Muchos crecimos en el neoliberalismo, periodo que comenzó con Thatcher. Y nuevamente, tenemos la idea de que, de manera sistemática, la presencia estatal es negativa para el crecimiento, etc. Pero, en realidad, es un poco injusto porque cuando el Gobierno actúa de manera estructurada y específica, con investigación fundamentada, la inversión de capital patrocinada por el Estado pueden ser bastante productiva y, de hecho, cambiar las reglas del juego en términos de innovación tecnológica. Así que creo que está ahí para quedarse. Si escuchas al asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, en sus discursos, se ve muy bien la conexión entre la Ley de Reducción de la Inflación y la política exterior de los Estados Unidos. Y esa es una de las razones por las que creemos que la inflación los situará en torno al 3% en promedio en esta década, en lugar de 2% o menos. Quizás caigamos primero por debajo del 2% y luego volvamos a subir.

P. Sobre los eventos geopolíticos, ¿cree que tenderemos a ver más?

R. Se acabó el dividendo de la paz. Ya ha pasado el segundo aniversario del inicio del trágico conflicto en Ucrania, que es un punto de inflexión importante en la geopolítica. Pero lo hemos vuelto a ver con otro trágico conflicto, en Gaza, con Hamás e Israel. Desde la óptica inversora, hay que prestar atención para no distraerse con los shocks de corto plazo, ni con los narradores de la fatalidad. Durante la mayor parte de nuestras carreras no nos hemos preocupado de eventos geopolíticos, y sufrimos un shock en febrero de 2022. Pero es contraproducente tomar decisiones emocionales. A largo plazo, no hay implicaciones, ni siquiera en el suministro de energía. Cuando comenzó el conflicto en Gaza, lo mismo, intentamos no dejarnos llevar por esto a la hora de tomar decisiones de inversión. Lo que sí creo es que el efecto de estos eventos es, probablemente, inflacionario.

P. ¿Cree entonces que nos acostumbraremos a una inflación mayor?

R. Entre lo anterior y la dinámica cambiante de la oferta y la demanda de mano de obra debido a la jubilación de los baby boomers y, en un futuro no muy lejano, la jubilación de los trabajadores de la Generación X, tendremos una situación más tensa entre la oferta y la demanda de mano de obra que sustenta la negociación salarial para las personas con ingresos bajos y medianos. Podemos esperar que se resuelvan algunos de los problemas de escasez de mano de obra, pero se necesita tiempo. Y es por eso que creemos que la inflación será mayor.

P. Ha mencionado el populismo, ¿cree que seguirá la tendencia de que aumente a lo largo de las principales economías?

R. Es difícil de evaluar. Realmente intentamos centrarnos en los impulsores económicos y financieros. Este es un nuevo paradigma de un mundo multipolar. Realmente estamos intentando mantenernos impasibles en estos acontecimientos políticos y geopolíticos. Son tan difíciles de predecir que, incluso cuando ocurren, las consecuencias son muy difíciles de prever.

P. ¿Qué importancia tienen las elecciones estadounidenses para los mercados? ¿Podría ser una fuente de volatilidad?

R. Creo que significa que vamos a tener mucha incertidumbre en el segundo y tercer trimestre. Independientemente de quién gane las elecciones, habrá tendencias que se reanuden después. Lo que podría cambiar son los sectores líderes. Por ejemplo, si Donald Trump es reelegido, el desempeño del sector petrolero será mejor. Solo por mencionar un ejemplo bastante obvio.

P. ¿Qué opina de la evolución de la inteligencia artificial, la innovación en general y su impacto en las inversiones?

R. Hay múltiples ángulos. El primero, sobre la economía real. Es un poco similar a cuando Microsoft presentó el paquete Office, y, por primera vez, usuarios como yo, teníamos herramientas fáciles de usar como las hojas de cálculo que nos hacían más productivo. Tiene un enorme potencial. La productividad de la economía y la productividad de los trabajadores aumentarán. Y eso es bueno. En cuanto a los jugadores afectados, hay algunos beneficiarios, y entrarán nuevos participantes, porque es un entorno muy libre que se mueve mucho. Obviamente, están Microsoft o Nvidia, que tienen pequeñas posiciones de ventaja y otros intentan cogerles. Pero en última instancia, ¿de qué sirve la capacidad de calcular datos si no hay datos? Se necesitan datos de buena calidad. Por lo tanto, creo que la propiedad de los datos sigue siendo una de las principales ventajas competitivas.

P .¿Cómo se traduce esto al fijarse en las grandes tecnológicas estadounidenses y sus récord de capitalización? ¿Su valoración está justificada?

P. Son un poco caras, pero muy levemente, de forma poco significativa estadísticamente. Pero hay que separar los nombres. En Nvidia, por ejemplo, hay más incertidumbre sobre cómo evolucionará el modelo de negocio de la empresa en el futuro. Para Apple, las expectativas son muy exigentes, de un crecimiento muy alto, ya que ha demostrado ser extremadamente fuerte. La sensibilidad del valor razonable a las perspectivas de crecimiento es importante, ya que si se toma el máximo para los otros cinco, se negocian cerca de su valor razonable. Creo que no están muy lejos de su valoración razonable, y aunque puede que estén un poco caras, la situación no es posible compararla con la burbuja tecnológica de 1999.

P. ¿Qué espera de la transición energética y del ESG?

R. No hay duda de la necesidad de descarbonizar. Probablemente, la transición a las energías renovables ya esté más avanzada de lo que podemos creer. Me vienen a la mente algunos países y, por supuesto, inmediatamente Alemania. Es una pena que algunos países hayan excluido la energía nuclear de la mezcla, porque es un gran amortiguador de suministro de energía. Vamos en la dirección correcta, descarbonizando, pero creo que necesitamos aumentar nuestros esfuerzos. No se trata solo de cambiar a coches eléctricos. Ojalá fuera tan simple. El transporte por carretera es solo una fracción de las emisiones de CO2. Deberíamos tener un enfoque más global y basado en roles para la gestión de las emisiones de carbono.

P. Pero hay gigantes estadounidenses de la inversión dando un paso atrás en ESG…

R. Todos coinciden en que su disciplina en materia de sostenibilidad pasa por una fase de auge. Y luego está la fase de digestión. La sostenibilidad necesita madurar más. El debate debería ser menos ideológico y más científico, y entonces podemos trabajar a partir de ahí. También creo que los gobiernos creen convenientemente que pueden utilizar los mercados de capitales para dirigir la política climática. No es honesto con los ciudadanos. Los gobiernos tienen que asumir su propia responsabilidad y establecer los incentivos y la regulación adecuados para dirigir la economía hacia soluciones más sostenibles. No puede delegarse eso en un gestor de activos.

siempretarde

  • Espabilao
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 996
  • -Recibidas: 2045
  • Mensajes: 381
  • Nivel: 25
  • siempretarde Con poca relevanciasiempretarde Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2633 en: Marzo 10, 2024, 16:18:52 pm »
Y por que no le preguntan, ya que es una entrevista, acerca de los Austriacos .... o al menos uno de ellos??? Quiza alguien tenga interes en un monton de hormigon en Hamburgo???

PD: No tengo la paciencia de derby, pero es para leerselo con tranquilidad.


"El capitalismo de Estado está para quedarse, y hará que la inflación sea mayor" Yves Bonzon, director de inversiones de Julius Baer, pide no desviarse de las tesis de largo plazo con los eventos geopolíticos, pero teme un aumento del populismo

Por Óscar Giménez

09/03/2024 - 05:00

EC EXCLUSIVO

Yves Bonzon es uno de los economistas más prestigiosos de Suiza. Fue el director de inversiones más joven en un banco suizo, y desde 2016 es la voz más visible de Julius Baer. En el último lustro, ha sido pionero en hablar de Capitalismo de Estado, una visión a la que se han sumado muchos otros analistas. Bonzon, director de inversiones y miembro del consejo de administración de Julius Baer, lleva 35 años analizando los mercados y la economía. Ahora, advierte del auge del populismo y de que nos tenemos que acostumbrar a un periodo de más inflación. Aun así, en entrevista con El Confidencial, aprovechando su visita a Madrid y Barcelona para dar conferencias a grandes clientes del helvético, recuerda la importancia de mantener la visión de largo plazo, en la que es difícil que impacten los eventos geopolíticos, aunque cree que estos serán cada vez más frecuentes.

Pregunta. Esta semana el BCE mantuvo tipos y apuntó a junio para el principal recorte. ¿Qué espera de los bancos centrales en 2024?

Respuesta. Hay que tener cuidado con lo que se desea. Porque la narrativa decía que iba a haber seis recortes de tipos y que eso sería bueno para las acciones. Pero depende. Depende de por qué el banco central está recortando los tipos de interés. Si están recortando las tasas porque estamos cayendo en una recesión, las acciones bajarán, no subirán. Probablemente, recortarán los tipos en 2024 menos de lo que se ha descontado. Pero vemos un mercado más alcista que bajista. La razón es que vemos que el mercado ya ha empezado a ajustarse a una posición menos agresiva con los tipos, porque ve resilientes las economías de Estados Unidos y Europa. Creo que el BCE está detrás de la curva, está tardando mucho. No creemos que los tipos de interés estén en equilibrio. En Estados Unidos probablemente está en el 1,5% real y en Europa cerca del 0%. Por lo tanto, las tasas son bastante altas en Europa en este momento.

P. Los bancos centrales hablaron de una inflación transitoria en 2021. ¿Han recuperado la confianza o necesitan más?

R. Depende de con quién hables. Creo que el exceso de estímulo fiscal contribuyó más a la inflación que el exceso de estímulo monetario. Punto número uno. Punto número dos, los bancos centrales estaban en una posición muy incómoda con la repentina invasión de Ucrania que no habían previsto. A partir del 21 de enero de 2022, la Reserva Federal predice tasas fijas del 0,75 al 1% para Navidad. Terminó el año en el 4%. Nunca estuvieron tan lejos de sus propias previsiones. Es muy embarazoso para el banco central enfrentarse a un impacto así, y reaccionaron con subidas de tipos. Creo que los bancos centrales fueron en parte responsables de la inflación, pero marginalmente. Creo que a los bancos centrales les gusta creer que son ellos los principales impulsores de la inflación, aunque creo que el impacto de los bancos centrales no es nulo, sí que probablemente se sobreestima significativamente en este ciclo.

P. ¿Cuál es su opinión sobre los bonos de deuda pública?

R. Los gobiernos tienen una enorme ratio entre deuda y PIB. Tienen que refinanciar esa deuda, lo que significa que van a tener que mantener las tasas de interés nominales iguales o inferiores al crecimiento medio del PIB. Y, por lo tanto, los rendimientos permanecerán reprimidos artificialmente. Lo que significa que, en esencia, no son una clase de activos muy atractiva para invertir, excepto si se compran bonos del Tesoro como cobertura contra una posible recesión.

P. Durante el covid usted habló de una nueva era de Capitalismo de Estado. ¿Cuál es su visión actual sobre la intervención de los Estados en la economía?

R. De hecho, lo que predijimos antes del covid, en 2019. Lo acuñamos como capitalismo patrocinado por el Estado. Y la razón fue un cambio político aquí en Europa y también en Estados Unidos, aunque populista, que pide una distribución más amplia del valor agregado en la economía después de más de 30 años de globalización, donde todos los beneficios se acumulan para el capital, que se encuentra entre el 10%, o el 20% si hay suerte, de la población. La situación estaba cambiando antes de Covid, mediante una mayor intervención estatal. Después, llegó la guerra de Ucrania, y tenemos que cualquier razón sirve a los gobiernos para ponerse manos a la obra con ello. Y si nos fijamos en los Estados Unidos, la ya promulgada Ley de Reducción de la Inflación es un plan industrial a gran escala que se basa en la política exterior. Muchos crecimos en el neoliberalismo, periodo que comenzó con Thatcher. Y nuevamente, tenemos la idea de que, de manera sistemática, la presencia estatal es negativa para el crecimiento, etc. Pero, en realidad, es un poco injusto porque cuando el Gobierno actúa de manera estructurada y específica, con investigación fundamentada, la inversión de capital patrocinada por el Estado pueden ser bastante productiva y, de hecho, cambiar las reglas del juego en términos de innovación tecnológica. Así que creo que está ahí para quedarse. Si escuchas al asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, en sus discursos, se ve muy bien la conexión entre la Ley de Reducción de la Inflación y la política exterior de los Estados Unidos. Y esa es una de las razones por las que creemos que la inflación los situará en torno al 3% en promedio en esta década, en lugar de 2% o menos. Quizás caigamos primero por debajo del 2% y luego volvamos a subir.

P. Sobre los eventos geopolíticos, ¿cree que tenderemos a ver más?

R. Se acabó el dividendo de la paz. Ya ha pasado el segundo aniversario del inicio del trágico conflicto en Ucrania, que es un punto de inflexión importante en la geopolítica. Pero lo hemos vuelto a ver con otro trágico conflicto, en Gaza, con Hamás e Israel. Desde la óptica inversora, hay que prestar atención para no distraerse con los shocks de corto plazo, ni con los narradores de la fatalidad. Durante la mayor parte de nuestras carreras no nos hemos preocupado de eventos geopolíticos, y sufrimos un shock en febrero de 2022. Pero es contraproducente tomar decisiones emocionales. A largo plazo, no hay implicaciones, ni siquiera en el suministro de energía. Cuando comenzó el conflicto en Gaza, lo mismo, intentamos no dejarnos llevar por esto a la hora de tomar decisiones de inversión. Lo que sí creo es que el efecto de estos eventos es, probablemente, inflacionario.

P. ¿Cree entonces que nos acostumbraremos a una inflación mayor?

R. Entre lo anterior y la dinámica cambiante de la oferta y la demanda de mano de obra debido a la jubilación de los baby boomers y, en un futuro no muy lejano, la jubilación de los trabajadores de la Generación X, tendremos una situación más tensa entre la oferta y la demanda de mano de obra que sustenta la negociación salarial para las personas con ingresos bajos y medianos. Podemos esperar que se resuelvan algunos de los problemas de escasez de mano de obra, pero se necesita tiempo. Y es por eso que creemos que la inflación será mayor.

P. Ha mencionado el populismo, ¿cree que seguirá la tendencia de que aumente a lo largo de las principales economías?

R. Es difícil de evaluar. Realmente intentamos centrarnos en los impulsores económicos y financieros. Este es un nuevo paradigma de un mundo multipolar. Realmente estamos intentando mantenernos impasibles en estos acontecimientos políticos y geopolíticos. Son tan difíciles de predecir que, incluso cuando ocurren, las consecuencias son muy difíciles de prever.

P. ¿Qué importancia tienen las elecciones estadounidenses para los mercados? ¿Podría ser una fuente de volatilidad?

R. Creo que significa que vamos a tener mucha incertidumbre en el segundo y tercer trimestre. Independientemente de quién gane las elecciones, habrá tendencias que se reanuden después. Lo que podría cambiar son los sectores líderes. Por ejemplo, si Donald Trump es reelegido, el desempeño del sector petrolero será mejor. Solo por mencionar un ejemplo bastante obvio.

P. ¿Qué opina de la evolución de la inteligencia artificial, la innovación en general y su impacto en las inversiones?

R. Hay múltiples ángulos. El primero, sobre la economía real. Es un poco similar a cuando Microsoft presentó el paquete Office, y, por primera vez, usuarios como yo, teníamos herramientas fáciles de usar como las hojas de cálculo que nos hacían más productivo. Tiene un enorme potencial. La productividad de la economía y la productividad de los trabajadores aumentarán. Y eso es bueno. En cuanto a los jugadores afectados, hay algunos beneficiarios, y entrarán nuevos participantes, porque es un entorno muy libre que se mueve mucho. Obviamente, están Microsoft o Nvidia, que tienen pequeñas posiciones de ventaja y otros intentan cogerles. Pero en última instancia, ¿de qué sirve la capacidad de calcular datos si no hay datos? Se necesitan datos de buena calidad. Por lo tanto, creo que la propiedad de los datos sigue siendo una de las principales ventajas competitivas.

P .¿Cómo se traduce esto al fijarse en las grandes tecnológicas estadounidenses y sus récord de capitalización? ¿Su valoración está justificada?

P. Son un poco caras, pero muy levemente, de forma poco significativa estadísticamente. Pero hay que separar los nombres. En Nvidia, por ejemplo, hay más incertidumbre sobre cómo evolucionará el modelo de negocio de la empresa en el futuro. Para Apple, las expectativas son muy exigentes, de un crecimiento muy alto, ya que ha demostrado ser extremadamente fuerte. La sensibilidad del valor razonable a las perspectivas de crecimiento es importante, ya que si se toma el máximo para los otros cinco, se negocian cerca de su valor razonable. Creo que no están muy lejos de su valoración razonable, y aunque puede que estén un poco caras, la situación no es posible compararla con la burbuja tecnológica de 1999.

P. ¿Qué espera de la transición energética y del ESG?

R. No hay duda de la necesidad de descarbonizar. Probablemente, la transición a las energías renovables ya esté más avanzada de lo que podemos creer. Me vienen a la mente algunos países y, por supuesto, inmediatamente Alemania. Es una pena que algunos países hayan excluido la energía nuclear de la mezcla, porque es un gran amortiguador de suministro de energía. Vamos en la dirección correcta, descarbonizando, pero creo que necesitamos aumentar nuestros esfuerzos. No se trata solo de cambiar a coches eléctricos. Ojalá fuera tan simple. El transporte por carretera es solo una fracción de las emisiones de CO2. Deberíamos tener un enfoque más global y basado en roles para la gestión de las emisiones de carbono.

P. Pero hay gigantes estadounidenses de la inversión dando un paso atrás en ESG…

R. Todos coinciden en que su disciplina en materia de sostenibilidad pasa por una fase de auge. Y luego está la fase de digestión. La sostenibilidad necesita madurar más. El debate debería ser menos ideológico y más científico, y entonces podemos trabajar a partir de ahí. También creo que los gobiernos creen convenientemente que pueden utilizar los mercados de capitales para dirigir la política climática. No es honesto con los ciudadanos. Los gobiernos tienen que asumir su propia responsabilidad y establecer los incentivos y la regulación adecuados para dirigir la economía hacia soluciones más sostenibles. No puede delegarse eso en un gestor de activos.
« última modificación: Marzo 10, 2024, 16:35:55 pm por siempretarde »
"La humildad es el elixir que cura la frustracion, la pena y la ira".

Vipamo

  • Espabilao
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1793
  • -Recibidas: 3289
  • Mensajes: 379
  • Nivel: 37
  • Vipamo Se hace notarVipamo Se hace notarVipamo Se hace notar
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2634 en: Marzo 10, 2024, 17:14:34 pm »
https://www.publico.es/politica/guia-hard-rock-macrocomplejo-condiciona-presupuestos-catalanes.html

No entiendo lo del hotel dentro del proyecto. Al final la gente que vaya a echar un par de manos al Black Jack, acabarán airbnbzando la maravillosa villa de Salou.

Derby

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 21000
  • -Recibidas: 90676
  • Mensajes: 10623
  • Nivel: 1051
  • Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2635 en: Marzo 10, 2024, 17:24:40 pm »
https://www.aol.com/retire-rent-8-500-florida-124500060.html

Citar
'How do you retire if rent is $8,500?': This Florida real estate agent warns that the US 'renters economy' will destroy any retirement hopes for young Americans — here's his math behind it

Being broke and struggling in your 20s used to be a rite of passage for college graduates. For many, it was a necessary stage to pass through right before you’d hit your stride in your 30s, steadily building a net worth you can

But many young people are finding the wealth they have managed to build up by their mid-careers isn’t affording them the kind of cushy lifestyle they’d expect — let alone allow them to dip a toe in real estate.

And that’s got Orlando real estate agent Freddie Smith worried about what it means for this generation by the end of their careers.

“My biggest concern with our country turning into a renters’ economy is: how will the millennial and Gen Zers retire comfortably if they don’t own a house and are going to have to rent forever?” he said in a recent TikTok.

Retirees in 2024 are already worried about their Social Security checks shrinking over the next decade. But Smith wonders if the next generation will even be able to retire at all.

The numbers don’t add up

Smith runs through the math of how he frets that the current high housing prices could jeopardize the next generations’ ability to retire.

Both Smith and the Federal Reserve find that the median price of a home in the U.S. is around $400,000 ($417,000, to be exact). But most young Americans can’t afford that these days.

At that price point, young Americans need to be prepared to put down $80,000 to hit the recommended 20% down payment. The Bureau of Labor Statistics reports that the median yearly earnings for 25- to 34-year-olds is $56,160 — which, with prices still elevated across the country, makes it hard to set aside the amount needed.

And so many young Americans turn to renting. Smith says renters nowadays are paying an average of $1,950 per month, which is close to the actual nationwide median rent cost of $1,964, according to Rent.com’s February 2024 report.

Here’s where Smith gets worried: He assumes that the home prices will continue to rise and young people will continue to rent well into their later years. But rent prices will also rise.

Smith shows the rent prices are 4.3 times higher in 2024 compared to 1994 ($1,950 per month in 2024, compared to the $450 per month in 1994), so he assumes that 30 years from now will see the same rent increase in 2054. That would mean that asking rents will likely have risen to around $8,500.

Smith knows that this number seems ridiculously high. But rents are already well over $4,000 in New York, according to Rent.com, so seeing it double in 30 years wouldn’t be out of the question.

And this is where the trouble lies. By 2054, the current crop of young people will be in their 50s and 60s. They’ll need a retirement plan.

“How do you retire if your rent’s going to be $8,500?” Smith asks.

Retirement may not happen

For many people currently thinking about retirement, their home is a big part of their nest egg. Say they bought a home back in 1994, when the median home price was $130,000, according to the U.S. Department of Housing and Urban Development’s historical data.

In the decades since, the median home price has ballooned to $417,700, according to the Federal Reserve’s latest numbers, leaving many homeowners in the enviable position of being able to sell their homes for three times the price they originally paid.

But Smith points out that young people won’t have this option if they can’t afford to buy a home in the first place.

“This is a major concern,” he says. “How can you give the millennials and Gen Z and Gen Alpha hope about the future?”

What needs to change?

Smith blames institutional investors — such as hedge funds — for taking over the housing market and jacking up prices.

It’s true that investors bought up 28% of all single-family homes in the U.S. in September 2023, according to data analytics firm CoreLogic. The company expects this number to rise by 30% in the final quarter of 2023, but hasn’t reported their findings yet.

But you can’t solely blame investors for the housing crisis. Smith also wants to see “systems” put in place to help pave a path for retirement for younger generations.

He doesn’t elaborate on what he wants to see, but it sounds like he wants government intervention. Two pieces of legislation in recent years, first the Setting Every Community Up for Retirement Enhancement Act (SECURE Act) in 2019 and the SECURE 2.0 Retirement Savings Act (SECURE Act 2.0) in late 2022.

Both bills include changes to retirement savings rules that aim to give average Americans a leg up in saving for retirement.

However, research has found one of the best tools for saving for retirement is through a workplace plan. And yet only about half of wage and salary workers in the U.S. have access to such a plan, according to analysis by the University of Pennsylvania. Some other workers still may have access to a plan, but fail to maximize it. If your employer offers 401(k) matching, keep in mind that extra bump each year is as close as it gets to free money — and if Smith’s worries come true, many working Americans can’t afford to pass up the extra cash.
“Everything can be taken from a man but one thing: the last of the human freedoms — to choose one’s attitude in any given set of circumstances, to choose one’s own way.”— Viktor E. Frankl
https://www.hks.harvard.edu/more/policycast/happiness-age-grievance-and-fear

sudden and sharp

  • Administrator
  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 50243
  • -Recibidas: 59886
  • Mensajes: 9894
  • Nivel: 984
  • sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.sudden and sharp Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2636 en: Marzo 10, 2024, 17:24:59 pm »
[]
[...] Como dice el papa Francisco, «la guerra —cuyo trasfondo siempre son intereses económicos—, es cosa de dos; los irresponsables son los dos; y negociar es de valientes».


Me apunto a dos cosas:




Visto desde Jerusalén... (O Roma.) ¿No somos Occidente?   [ Bolsas, aparte. ]

conejo

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 14911
  • -Recibidas: 948
  • Mensajes: 206
  • Nivel: 12
  • conejo Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2637 en: Marzo 10, 2024, 17:33:14 pm »
https://ctxt.es/es/20240301/Firmas/45863/Amador-Fernandez-Savater-suicidio-malestar-politizar-vision-en-el-oido-sufrimiento-hedonismo-psicologo-libidinal.htm


LA VISIÓN EN EL OÍDO

El cuerpo como zona de sacrificio; economía política y libidinal del malestar
La medicalización de la sociedad terapéutica tapona los interrogantes. Tapona el pensamiento. Tapona la acción. Es el “como si nada” de las autoridades universitarias frente al caso de suicidio, pero con otro lenguaje

Amador Fernández-Savater
9/03/2024

“La verdadera catástrofe es que todo siga igual.”
(Walter Benjamin)

Una chica se arroja al vacío desde la duodécima planta de la facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid. El decanato decide continuar las clases como si nada, aconsejado supuestamente por un equipo de psicólogos. Se diserta y se toman apuntes mientras levantan el cuerpo de la chica. Sus compañeros y otros estudiantes protestan, logran interrumpir el silencio.

¿A quién se le ocurre que lo mejor, cuando sucede algo así, es reproducir la normalidad y no hablar? Negar la palabra, el intercambio de palabras, precisamente lo único que puede curar algo, como sabemos desde Freud. Esa chica decidió quitarse la vida a primera hora de la mañana en el lugar donde estudiaba, ¿acaso no hay nada que pensar al respecto? Seguir igual es no responder de ninguna manera a su gesto. No acogerlo de ningún modo. Reducirla a la nada por segunda vez.

La Facultad de Geografía e Historia fue la mía durante muchos años como estudiante, pero no recuerdo nada parecido. Los tiempos han cambiado mucho desde entonces, a la vez veloz e imperceptiblemente. La presión neoliberal al rendimiento ha transformado nuestras sociedades en profundidad. Los adolescentes y los jóvenes hablan hoy de síntomas, medicaciones y terapias con total soltura, como en otros tiempos hablábamos de porros, motos y chupas.

La normalidad no es ningún refugio que haya que proteger, sino justamente el nido de la serpiente
La normalidad no es ningún refugio que haya que proteger, sino justamente el nido de la serpiente. Lo que hay que interrogar y pensar radicalmente. Desgraciadamente, el “negacionismo” de todo lo disruptivo, de las señales de daño psíquico, social o ambiental, no sólo es un atributo de la extrema derecha, sino transversal a todas las ideologías políticas. Una cuestión de sensibilidad, no de ideas.

¿Aprenderemos a ver y leer esas señales? ¿A detener el maldito “como si nada” de la normalidad mortífera para pensarlas juntos y hacernos cargo?

Economía política del malestar

“Necesitamos cambiar el mundo, no que nos mediquen para soportarlo.”
(Pintada)

Los llamados problemas de salud mental atravesaron con la pandemia la barrera del sonido y empezaron a ser audibles públicamente en sociedad. Durante muchos años, distintos autores, grupos y movimientos pensaron la extensión del malestar psíquico y anímico paralela a la transformación neoliberal del mundo, dando así la voz de alarma. Ahora se ha creado un nuevo cargo en el Ministerio de Sanidad, el Comisionado de Salud Mental, con el objetivo de “rebajar el sufrimiento en la sociedad”.

Las declaraciones de Belén González, la primera comisionada, impresionan. Por lo que señala y por su análisis. Allí donde sólo se ven problemas de salud mental, ella invita a pensar una cuestión política y social. Es un desplazamiento decisivo de la mirada. Lo que se etiqueta como malestar psíquico está relacionado con la precarización de la vivienda y el trabajo, de los vínculos y los afectos, de la misma existencia.

El lazo con el otro está frágil o deshecho, las comunidades barriales o laborales apenas existen. Sin colectividad ninguna a la que acudir, se va al médico. El malestar habla el lenguaje de la salud mental porque es la única vía legitimada para expresarse, conseguir una baja laboral, ser escuchado y tenido en cuenta. Pero lo que se presenta como un caso de estrés o ansiedad tiene mucho que ver con un jefe cabrón o el trabajo cotidiano en un lóbrego sótano.

El problema es que el lenguaje médico individualiza y despolitiza lo que es común y colectivo. Trata de resolver por la vía del diagnóstico y la medicación lo que requeriría una transformación social de las estructuras sociales. Tapona la escucha singular del malestar (y el tratamiento específico) a través de categorías y soluciones a priori.

El malestar no es algo que deba ser “curado” a toda prisa y de cualquier modo, sino en primer lugar interrogado. No se trata simplemente de contenerlo o aliviarlo, sino de escucharlo y acompañarlo. Porque el malestar habla, nos habla, nos está hablando de la necesidad de cambiar las condiciones de vida. Es la señal de que algo no anda bien en la organización de la vida colectiva.

“No es depresión, sino deserción” dice Franco Berardi (Bifo). Lo que se clasifica como problema de salud mental es una protesta silenciosa contra el estado de las cosas. No estamos deprimidos, sino en huelga. Una huelga de nuevo tipo, existencial, humana, que aún no encuentra su forma política, su modo de compartirse.

La medicalización de la sociedad terapéutica tapona la pregunta. Tapona el pensamiento. Tapona la acción. Es el “como si nada” de las autoridades universitarias frente al caso de suicidio pero con otro lenguaje.

Economía libidinal del malestar

“¿Qué tenemos que curar? No lo sé con precisión, pero al menos esto en primer término: la enfermedad de querer curar.”
(Jean-François Lyotard)

Los planteamientos de Belén González, que retoman otros como los que Guillermo Rendueles lleva exponiendo hace décadas, me parecen impecables en términos de “economía política”: la precarización, la explotación y la atomización social resultante como causas objetivas del sufrimiento.

Propongo ahora complementar este enfoque con un análisis “en economía libidinal”. ¿Qué significa esto? Pensar la dimensión deseante, psíquica y anímica de nuestra sociedad. Preguntarnos por la relación entre capitalismo y deseo. Las causas subjetivas del malestar.

¿Cómo aparecen las cosas, cómo experimentamos la vida, qué nos hace vibrar? El malestar tiene también que ver con una relación con el mundo. Con la interiorización de las lógicas de rendimiento y competitividad. No sólo somos víctimas pasivas o inocentes de la vida-mercado, sino también sus agentes activos y entusiastas incluso.

Hoy el mandato de productividad pasa adentro. ¿Adentro de qué? De nosotros mismos. Cada cual reproduce el sistema que nos daña al tomarse a sí mismo como capital humano que gestionar: capital-cuerpo, capital-erótico, capital-imagen, capital-visibilidad, capital-relaciones, capital-contactos, capital-proyectos, capital-ideas, capital-salud y capital-capacidades.

La presión al rendimiento y la competitividad nos hace vibrar. La demanda de hipercomunicación e hiperexpresividad encuentra en nosotros un eco. El mandato de productividad se apoya en nuestros ideales de perfección y de control, en nuestros ideales del yo. Por eso también hay gente con buenos salarios que sufre psíquica y anímicamente, como analiza David Graeber en su Trabajos de mierda.

El movimiento del capital, según lo analiza Marx, busca siempre la expansión: siempre más productividad, rendimiento y competitividad, independientemente del bienestar, la satisfacción y la felicidad de los sujetos. En esta lógica autónoma, los territorios, los recursos y las poblaciones aparecen como inmensas zonas de sacrificio. Zonas a devastar y consumir a mayor gloria del imperativo insaciable de la ganancia.

Nosotros mismos, cuando nos identificamos íntimamente con el capital, obedecemos también esa lógica de siempre-más. Y nuestro propio cuerpo aparece entonces como una zona de sacrificio. Sacrificio de los vínculos y los afectos, de la satisfacción y la felicidad, del reposo y el descanso en la persecución insensata del beneficio, la exigencia y la autoexigencia, la culpa y la deuda.

Nuestros padres y abuelos sacrificaron el cuerpo a través de la represión disciplinadora y autoritaria. Hoy lo hacemos mediante la movilización total, la optimización y la maximización, la gestión empresarial de uno mismo y la marca personal. Una renuncia al cuerpo –a sus inclinaciones, ritmos y altibajos propios– ya no por represión y negación, sino por aceleración y autosuperación permanente. El gimnasio acristalado como nuevo altar público de la lógica sacrificial.

Es ridículo considerar a nuestra sociedad como “hedonista” cuando desconoce absolutamente el placer como gratificación y recompensa que se basta a sí misma. El consumo –el único goce que se conoce– es la compensación de una vida amputada, sin proyecto ni sentido propios, sometida al deseo del Otro, al imperativo de rendimiento y competitividad. Una compensación que, como sabemos bien por experiencia, no calma, aplaca o sacia nada. La insatisfacción es estructural. Un pozo sin fondo.

Politizar el malestar

“Para acabar con la masacre del cuerpo”
(Félix Guattari)

¿Cómo aflojar el nudo de la productividad? ¿Cómo dejamos de identificarnos y vibrar con los imperativos de siempre-más? ¿Cómo salir de la lógica del sacrificio?

Desatar el nudo de la productividad depende de la mejora de las condiciones objetivas: salarios e ingresos, condiciones y espacios de trabajo, tiempo y recursos. Pero también depende de una mutación del deseo. Primero un desasimiento del mandato de rendimiento, luego la instauración de otra relación con el mundo, una nueva experiencia de vida.

Habría que volver a pensar a Marx con Freud, a Freud con Marx, reanudar el diálogo entre política y psicoanálisis. Sin Marx, sin crítica de la economía política y luchas sociales, el psicoanálisis se vuelve adaptativo: minimización de daños mediante el aprendizaje personal de otra relación con el mundo. Sin Freud, sin crítica de la economía libidinal y luchas de deseo, la política acaba prescindiendo de los sujetos y retornando al punto de partida, incapaz de cambio cualitativo.

Politizar el malestar es una bella consigna pero un camino difícil. El malestar es a la vez íntimo y común. La presión al rendimiento se inscribe en cada cuerpo de manera diferente, dependiendo de su historia particular, de su biografía psíquica, de sus heridas y cicatrices personales. La “clase” de los sintomáticos no existirá nunca como bloque homogéneo e identitario, sólo como trama compleja de cuerpos y voces singulares. Una conversación entre diferentes, una configuración de únicos, una banda de solistas.

Freud llamaba “sublimación” al saber-hacer con los malestares íntimos. En lugar de padecer el sufrimiento de forma aislada, ser capaz de elaborar a partir de él algo común y compartido (una obra de arte por ejemplo). Pero se equivocaba al atribuir esa facultad únicamente a algunos artistas geniales. Cualquiera puede, y también en colectivo. Es posible pensar la politización del malestar como un trabajo de sublimación a la vez íntimo y común: salir del padecimiento individual, encontrarse y elaborar el malestar como energía de transformación.

Politizar el malestar empieza por una pregunta: ¿Qué (nos) está pasando? Una pregunta que interrumpe los automatismos, en primer lugar el automatismo del silencio, la normalidad donde anida el mandato de productividad y competencia. Y prosigue con una conversación, un espacio-tiempo de elaboración colectiva desde lo más singular y lo más propio, desde el cuerpo y la vida dañados. Para leer juntos las señales y hacernos cargo.

—-----------------------

Amador Fernández-Savater acaba de publicar Capitalismo libidinal; antropología neoliberal, políticas del deseo, derechización del malestar.



senslev

  • Estructuralista
  • ****
  • Gracias
  • -Dadas: 9437
  • -Recibidas: 11908
  • Mensajes: 1737
  • Nivel: 138
  • senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.senslev Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2638 en: Marzo 10, 2024, 17:45:07 pm »
Otro -60 (y 6 en este caso).



Citar
HZ
@MFHoz
·
5min
🟥WARNING🟥

To settle a mortgage currently requires the equivalent of 15 years’ worth of annual salaries, while the historical norm is approximately 9 years.

The housing market is overvalued by 66%.

https://x.com/MFHoz/status/1766866163592569036?s=20
Banalidad del mal es un concepto acuñado por la filósofa alemana H. Arendt para describir cómo un sistema de poder político puede trivializar el exterminio de seres humanos cuando se realiza como un procedimiento burocrático ejecutado por funcionarios incapaces de pensar en las consecuencias éticas.

Derby

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 21000
  • -Recibidas: 90676
  • Mensajes: 10623
  • Nivel: 1051
  • Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.Derby Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Invierno 2024
« Respuesta #2639 en: Marzo 10, 2024, 17:58:23 pm »
O cómo convertir una mala idea en buena idea a fuerza de necesidad  :facepalm:

https://www.businessinsider.com/buying-home-with-friend-pros-cons-affordability-wills-legal-concerns-2024-3

Citar
No partner? No problem. People are joining forces with friends to afford to buy a house

*Buying a home with a friend can help two or more single people afford the current housing market.

*13% of respondents to a recent survey said they purchased a home with a non-romantic partner.

*One woman who bought with a friend said she is saving money on a bigger home, but it can be risky.


Elisa Ball and John Williams bought a house in Florida last year. It has 2,200 square feet, a backyard for the dog — and two master bedrooms.

Though they dated from 1997 to 2009, Ball and Williams are now just friends. They banded together to buy property in Palm Bay, a city north of West Palm Beach, because Williams needed some help after a fall and Ball found her rent in South Florida was skyrocketing out of control.

It worked: Ball said her half of the mortgage payment is about $1,100, much less than the $1,875 rent she was paying in nearby Boca Raton.

"I am now able to save a minimum of $500 a month that I'm banking — I haven't been able to do that since 2014," Ball, a 67-year-old travel agent, told Business Insider. "I can spoil myself a little more that I haven't been able to for years and in an environment that I truly love to be in."

The upfront cost of buying a house has always been a burden for potential buyers. But now — when mortgage rates are relatively expensive, home prices hover around all-time highs and insurance premiums and property taxes are on the rise — it's especially hard.

Just take the standard down payment of 20%, which could cost anywhere from $39,127 to $263,392 depending on where you live, according to Business Insider's personal finance team. These days, real-estate data shows, monthly payments including mortgage, taxes, and insurance are probably not going to be lower than rent.

As a result, people like Ball are buying homes with friends. A January survey by insurance agency JW Surety Bonds found that 13% of 1,004 respondents said they have co-purchased a home with a non-romantic partner — and 48% would consider it.

In 2023, cobuyers were much more likely than in 2023 to cite affordability and ease of getting mortgage approval as reasons for choosing that route, according to Zillow.

Ball and others who've bought homes with friends say there are pros and cons. One of the more obvious benefits? The reduction in housing costs. The downsides include openly talking about finances and coordinating sensitive legal documents like wills.

Modares, a real-estate agent in Austin, partnered with a friend, Steph Douglass, to create a brokerage that encourages women to invest in real estate and promotes purchasing property with friends as one means to do it.

They call the trend of cobuying "houses before spouses."

"No one was teaching first-time homebuyers. Everyone was like, 'Millennials don't have money, and they're never going to do this, and it's not possible for them,'" Modares told Business Insider's Noah Sheidlower. "It is possible, but you just have to be creative. I bought every single property with friends, and that was the only way I could get started. Now it's my preferable way of buying homes."

You must make sure you trust who you're buying with

Making a purchase as large as home is always risky. But when you're going through it with someone you're not legally tethered to, there is an added level of uncertainty.

It's important to have an exit plan in place in case one party decides they want out, Ball said, adding that her negotiations with Williams were made easier by their relatively simple family structures.

"We don't have parents and we don't have children, so basically what's mine is his and his is mine," she said. "His other legal documents leave everything to me and vice versa."

Ball added that she trusts Williams, which is a key factor in making their partnership work. The two have a joint bank account that is used just for housing expenditures, like mortgage payments and repairs.

"If you don't trust them, they can empty out the bank account," she said.

People who haven't dealt with roommates for awhile will need to get reacquainted. Ball said it's important to test out living with the other party before committing to buying — maybe in a lower-stakes renting situation.

Ball and Williams lived together when they dated, so she already knew what to expect. But if you and your co-purchaser have different lifestyles, she added, it could be a mess.

"I'm very happy," she said. "It's a wonderful thing if it's with the right person. But again, if it's with the wrong person, it's a nightmare."
“Everything can be taken from a man but one thing: the last of the human freedoms — to choose one’s attitude in any given set of circumstances, to choose one’s own way.”— Viktor E. Frankl
https://www.hks.harvard.edu/more/policycast/happiness-age-grievance-and-fear

Tags:
 


SimplePortal 2.3.3 © 2008-2010, SimplePortal