* Blog


* Últimos mensajes


* Temas mas recientes

PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Otoño 2019 por Hinel
[Ayer a las 23:51:47]


Consejos de inversión ¡ Gratis ! por JENOFONTE10
[Ayer a las 11:50:03]


Artículos de heterodoxia.info por gentid
[Ayer a las 07:49:46]


Coches electricos por Cadavre Exquis
[Diciembre 09, 2019, 06:18:33 am]


XTE_Central- 2019- Era Cero por saturno
[Diciembre 08, 2019, 15:31:15 pm]


Autor Tema: el mediocre sueño español  (Leído 991 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

burbunova

  • Estructuralista
  • ****
  • Gracias
  • -Dadas: 2362
  • -Recibidas: 12489
  • Mensajes: 1763
  • Nivel: 251
  • burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.burbunova Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
el mediocre sueño español
« en: Enero 02, 2012, 04:22:06 am »
Está muy bien criticar a la castuza, pero no por ello debemos los españoles evitar la auto-crítica como pueblo. Oscilamos entre dos extremos, un mediocre sanchopancismo y un quijotismo estéril, carente de practicidad. El pisito es una materialización (más) del mediocre sueño colectivo español.

Citar


Uno de los motores de la historia, a pesar de que el amigo Marx diga que la exclusividad la tiene la lucha de clases, han sido las ambiciones y deseos de una nación, los sueños nacionales que hacen que toda la energía de un pueblo se dirija hacia una meta común, ampliamente compartida por todos los sectores sociales... Desde un emperador a un jornalero, desde un almirante a un grumete.

[...]

Así, la España Imperial se forjó por el sueño de gloria, de oro, de un pueblo que, recién salido de un larga Reconquista, creía en su destino y que llevó a valientes hidalgos extremeños, a recios marinos vascos, a duros campesinos castellanos, a cruzar los mares y crear una nueva sociedad en tierras americanas...

[...]

Y qué decir del Imperio Británico. La Puerta de Bombay aún se yergue como mudo testigo del paso de miles de jóvenes británicos que llegaron a la India a vivir el sueño imperial. Muchos regresaron, pero muchos otros dejaron allí sus huesos, cubiertos por una preciosa casaca roja, en las polvorientas llanuras del Deccán o en las tórridas junglas bengalíes.

[...]

Y por supuesto, aquí y ahora, en España, también hemos vivido nuestro propio sueño (en determinadas regiones compartido con otros sueños más cercanos a " El Mañana nos pertenece" nazi).

Pero el nuestro ha sido un sueño cutre, gris, anodino. Hemos vivido el sueño de la mediocridad, de hacer lo justito, el sueño de que teníamos derecho a todo, de que para cualquier problema, reto o exigencia que nos plantease la vida, ahí estaba el Estado para solucionarlo...

En todo, desde la educación para nuestros hijos hasta el ocio que disfrutaríamos, desde la pensión hasta la vivienda, desde nuestro trabajo y nuestro sueldo hasta nuestra salud, pasando por asuntos tan personales como compatibilizar el trabajo y la familia, los españoles hemos soñado con que el Estado nos resolvería la papeleta.

Así, nos iban a dar una casa de protección oficial, con un colegio público cercano para nuestros niños, con un polideportivo también público donde nos darían clases de aerobic o jugaríamos al pádel, con un centro cultural, por supuesto también gratuito, donde veríamos pelis, obras de teatros... y por supuesto un transporte público en la puerta.

Soñábamos con ser funcionarios o tener un trabajo garantizado de por vida, con el "no te pueden echar" o como mínimo con seguros de paro indefinidos. Responsabilidades, ninguna. Objetivos, ninguno... Vivir, ser felices, disfrutar de los amigos...

La democracia era la herramienta para lograrlo. Solo había que votar al político adecuado, al partido correcto y lo teníamos hecho. Ellos proveerían por todas nuestras necesidades...

Pero el sueño se ha acabado, el Sueño Español ha acabado siendo una pesadilla y ahora nos toca volver a la realidad... ¡Feliz 2012!

http://www.libertaddigital.com/opinion/pablo-carabias/el-sueno-espanol-62603/
«Willard [...], el discípulo, el iniciado, es la metáfora de la derrota del pensamiento racional, de las líneas rectas y los hitos, a manos de la sinuosidad del pensamiento mítico.»

APOCALYPSE NOW 

Tags:
 


SimplePortal 2.3.3 © 2008-2010, SimplePortal