* Blog


* Últimos mensajes


* Temas mas recientes

Coches electricos por Cadavre Exquis
[Hoy a las 21:36:39]


PPCC: Pisitófilos Creditófagos. Otoño 2019 por senslev
[Hoy a las 20:36:53]


RESCATE DE ESPAÑA: LA TRAVESIA DEL DESIERTO CONTINUA (XIII) por wanderer
[Ayer a las 11:20:09]


XTE_Central- 2019- Era Cero por saturno
[Octubre 18, 2019, 23:21:17 pm]


Consejos de inversión ¡ Gratis ! por JENOFONTE10
[Octubre 17, 2019, 19:12:07 pm]


El avispero de oriente por saturno
[Octubre 15, 2019, 14:35:18 pm]


Artículos de heterodoxia.info por saturno
[Octubre 15, 2019, 08:40:47 am]


Autor Tema: Se despide heterodoxia.info  (Leído 19382 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

NosTrasladamus

  • Global Moderator
  • Netocrata
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 18287
  • -Recibidas: 25895
  • Mensajes: 3452
  • Nivel: 620
  • NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #30 en: Julio 08, 2014, 09:13:24 am »
Del hilo del Consenso de Washington y la Globalización:
http://www.transicionestructural.net/the-big-picture/consenso-de-washingto-%27globalizacion%27-y-neoliberalismo/msg12585/#msg12585

Como no existe un hilo sobre la globalización como el de "a vueltas con la globalización" que había en burbuja, creé este en su día.

Me traigo aqui otro de heterodoxia.info:

http://www.heterodoxia.info/?p=2168
Citar
¿ Para quien es la globalización ?

Mis estimados lectores:

Suponga que usted es un ciudadano global y trabaja unos años en Italia, otros en Alemania, luego en Inglaterra, Francia, los USA para finalmente llegar al final de su vida laboral en Holanda. Con sorpresa descubrirá que su pensión se ha visto reducida a una pequeña cantidad y que tiene que lidiar con tantas organizaciones de pensionistas como en lugares haya trabajado y cada una le penalizará severamente por no cumplir el mínimo de años requeridos para cobrar una pensión. El trabajo era globalizado pero la pensión no. Inclusive algo tan simple como trasladar su coche comprado en Alemania a España: tienen que volver a hacer el papeleo del coche y acudir a traductores oficiales para la ficha técnica de modo de poder asegurarlo. Esto tampoco está globalizado, ni siquiera europeizado. Ahora su carnet Francés de conducir se vence y usted vive en Italia, pues tienen que ir a Francia a renovarlo, otra cosa mas no globalizada. Sus hijos han estudiado unos años en Inglaterra y ahora toca ir a España: otro galimatías de traducciones y equivalencias ya que ni siquiera el sistema de puntuaciones es consistente. No globalización aquí tampoco.

Con el tiempo usted decide marcharse de Alemania a Italia dejando sus cuentas bancarias en Alemania: tampoco puede, debe residir en Alemania para poder tenerlas. Entonces se coge su dinero y se lo lleva en efectivo: tampoco puede, solo se pueden transportar hasta 6.000 Euros a través de cualquier frontera. Harto de esto usted decide tener todo su dinero y los ahorros de su vida en efectivo en una caja fuerte en su casa: no se puede, solo se puede disponer de efectivo hasta 100.000 Euros, los estados se lo pueden confiscar, es delito.  Inclusive en la Unión Europea ni siquiera existe una lengua oficial común (por ejemplo el Inglés) y debe dirigirse a cada administración en el lenguaje del país mediante un ejército de traductores oficiales a cien euros la página. Aquí también la globalización brilla por su ausencia. Amén del tema de visados y permisos de trabajo .

Ahora cree usted una empresa con suficiente capital y si podrá vender donde quiera, fabricar en Marruecos, China o donde sea, colocar su sede europea en Irlanda y pagar un 10-12% de impuesto de sociedades y si lo desea registrar su empresa en Panamá. También podrá disponer de cuentas bancarias hasta en los lugares más opacos  y realizar todo tipo de transacciones.

Entonces ¿ para quién es la globalización ?

La globalización es para las empresas exclusivamente.

¿ Y cómo se implementa ?

Mediante una serie de servicios financieros, bancos, bufetes de abogados, consultoras, todos amparados por leyes promulgadas por los estados que permiten a quien tenga el suficiente dinero para acceder a esta industria auxiliar el escapar al control de los estados.

El resto de los mortales, es decir el ciudadano de a pie le es imposible escapar a este control. Es muy significativa la movilidad que hoy día existe para el capital empresarial y bancario y la poca movilidad que existe para el capital personal. La excusa es aquello de evitar el blanqueo de capitales, como si fuesen las personas normales y corrientes los principales blanqueadores. Inclusive existe la tendencia a eliminar las transacciones en efectivo para aumentar el control que de las mismas se tiene a nivel de territorio nacional, mientras que por encima de ese nivel el capital fluye de acá para allá de forma libre. La excusa es también el fraude fiscal, como si las personas digamos normales fuesen su fuente principal, mientras que grandes empresas apenas pagan impuestos corporativos.

Esto conforma un mundo dual, donde el común de las personas se encuentran sometidas a los gobiernos, pero donde todo aquel con el suficiente dinero escapa a este control. Alrededor de esto ha florecido una inmensa industria auxiliar conformada por bancos, bufetes de abogados y consultoras. Todo aquel que pueda pagar sus exorbitantes honorarios tiene vía libre al control del estado, los demás no.

Durante la época feudal en Europa existían leyes que fijaban al campesino a la tierra, era ilegal abandonarla e irse a otro sitio, pero a su vez la ley y la tradición obligaban al señor feudal a proteger y cuidar de sus vasallos, no porque les apreciara o por humanidad, simplemente porque les necesitaba para producir. Hoy día existe todo un cuerpo de leyes y regulaciones que fija en lo posible a la población al territorio, o por lo menos les pone la libre movilidad bien difícil y al mismo tiempo las empresas constituidas en modernos y abstractos señores feudales van y vienen a su antojo con la ventaja de que ni siquiera tienen las obligaciones que para con sus súbditos tenían los antiguos señores feudales. Pero no cualquier empresa puede acceder a esto, solo aquellas con el suficiente tamaño para disponer de los recursos necesarios que les permitan contratar al complejo industrial auxiliar de la globalización y escapar al control de los estados.

Eso a nuestro modo de ver es la globalización: el desarrollo de toda una industria, a cuyos servicios no puede acceder cualquiera y que permite escapar al control del estado. Escapar a este control solo implica una cosa: dejar de pagar impuestos y de aquí los astronómicos déficits de muchos gobiernos del mundo desarrollado. Escapar a este control implica también el estar por encima del estado ya que se dispone de recursos para manejarlo desde arriba, nombrando políticos, cambiando leyes, obligando al estado a rescatarles cuando los negocios les van mal con dinero de impuestos pagados por otros y así esta industria de la globalización al abrir una brecha mediante la cual se puede escapar del estado, ha provocado la caída del mismo.

Mientras tanto la mayoría sigue con su trabajo, pagando facturas, hipotecándose y criando a sus hijos  sin enterarse de nada, tal como aquellos vasallos analfabetas del siglo XIV. Inclusive si un viajero en el tiempo les hubiese explicado su situación no hubiesen entendido absolutamente nada.

La próxima vez que vaya a un cajero y saque dinero, pregúntese el por qué su tarjeta de crédito funciona hasta en China, pero usted no puede llevarse su dinero en efectivo consigo, ni siquiera almacenarlo en su casa. También recuerde que en siglo XIV para llevar mercancías de una ciudad a otra debía usted de atravesar las innumerables alcabalas de los diferentes señores feudales. El libre comercio era algo reservado a sus familiares y allegados.

Un saludo

No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma

Micru

  • Espabilao
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 12457
  • -Recibidas: 2664
  • Mensajes: 352
  • Nivel: 79
  • Micru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medio
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #31 en: Julio 08, 2014, 09:24:10 am »
Si alguno conseguis acceder al texto completo de los artículos a través del Internet Archive, contadnos cómo!!!!


Aquí estan todas las páginas que Internet Archive ha indexado:
https://web.archive.org/web/*/http://www.heterodoxia.info/*

NosTrasladamus

  • Global Moderator
  • Netocrata
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 18287
  • -Recibidas: 25895
  • Mensajes: 3452
  • Nivel: 620
  • NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.NosTrasladamus Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #32 en: Julio 08, 2014, 09:44:39 am »
¡¡¡¡Gracias Micru!!!!! ;D ;D ;D, creo que solo falta el último, el de "La innovación y sus powerpoints" :biggrin:

De todos modos voy a ir recopilandolos y dejandolos por aqui...

http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/358454-capitalismo-y-comunismo-www-heterodoxia-info-print.html
Citar
Capitalismo y Comunismo

Viernes, 26 de octubre de 2012

No es casualidad que treinta años luego de la caída del bloque comunista el bloque capitalista se encuentre en semejante crisis. Ambos son hijos del industrialismo y ambos recorren el mismo camino, que aunque de forma diferente, los lleva al mismo lugar: a la tiranía.

Ambos sistemas son producto del modo de producción industrial, de la división del trabajo hasta desposeerlo de todo significado, de la reducción del hombre hasta la condición de pieza de maquinaria. O en palabra de Erich Fromm, de alienar al hombre hasta desposeerlo de sí mismo y dejarlo solo frente a un sistema el cual o acepta o perece. Sistema que en ambos casos no es capaz de satisfacer verdaderas necesidades humanas como lo son la autonomía ante la vida, la espontaneidad y el desempeñar alguna labor productiva que de significado a su vida. En ambos sistemas al hombre se le reduce a trabajar y vivir en algo abstracto, repetitivo, que no entiende, que no le gusta pero que acepta para poder sobrevivir. Trabajo alienado dentro de una vida alienada y en ambos casos el resultado es el mismo: depresión y apatía, que se oculta detrás de todo tipo de evasiones tales como el Vodka y el escaqueo del trabajo comunista o la supuesta diversión sin fin temporal o de significado alguno expresada como infoentretenimiento, compras, sexo, turismo y parques temáticos del mundo capitalista. En ambos casos se repite el mismo libreto: personas que no saben ni quiénes son, haciendo cosas que les han hecho creer que son a las que aspiran en la vida, atrapados en un sistema fuera del cual no se puede sobrevivir. En realidad todos se encuentran solos y asustados, unos delante de su botella de Vodka y los otros delante de su última televisión extraplana con 1.500 canales en donde poder “entretenerse”….solos.


Ambos sistemas han formado a sus hombres-pieza en las escuelas regladas por el estado. En esos lugares se les ha enseñado a ser todos iguales, a no disentir, a memorizar como eufemismo de obedecer, a no ser espontáneos de forma que nunca sepan quienes en realidad son y se dediquen a lo que surja de su interior, a despreciar al débil o al diferente y a temer a la autoridad o al poderoso. En ambos sistemas los alumnos desde la más tierna edad no aprenden otra cosa que sea a no pensar y a obedecer. No es de extrañar que esto sea obligatorio tanto en el mundo comunista como capitalista y que el movimiento de escuelas libres sea tan cuestionado e inclusive abiertamente prohibido. Así como en la Unión Soviética los padres tienen la obligación de escolarizar a sus hijos bajo pena de prisión, así lo es en Alemania.

Luego la vida es reglada no por el individuo, sino por burocracias anónimas que manejan cifras que en realidad son vidas humanas. Existe poca diferencia en este sentido entre la burocracia soviética del Gosplán o cualquier burocracia dentro de alguna corporación occidental. Estas burocracias lo deciden todo, manejan personas como si fuesen piezas sin importar en lo más mínimo cualquier otra cosa que no sean las mismas cifras. Es verdad que el bienestar material del capitalismo es mucho mayor que el del mundo comunista, pero ese bienestar material no es un fin para el hombre: es un fin en sí mismo y no importa cuánto bienestar se alcance, lo seguirá siendo. No tiene nada que ver con el bienestar material de la población, sino con las necesidades del sistema en el mismo sentido que la supuesta ideología comunista no tenía nada que ver con la liberación de sus ciudadanos sino con la perpetuación de unas determinadas estructuras de poder.

En la cima de ambos sistemas se encuentran élites muy bien apoltronadas. Los del antiguo politburó con sus inmensos privilegios, tiendas solo-para-dirigentes-del-partido, Dachas y coches exclusivos, repartiendo las prebendas que les mantienen en el poder y donde estado y aparato productivo no se diferencian. Luego encontramos a las élites industriales y financieras del mundo occidental exactamente en la misma posición, donde en según qué niveles la línea que separa al estado de lo demás desaparece, los únicos intereses que son atendidos son los corporativos, a la comunidad financiera se la protege de sus propios desmanes con dinero de los demás sin importar las consecuencias y donde la democracia no es más que un simulacro, siendo los verdaderos mecanismo de poder en los partidos políticos más propios de la Unión Soviética que de otra cosa . Ambos sistemas solo se encuentran al servicio de sí mismos, uno dedicado a la supuesta revolución del pueblo por el pueblo y el otro dedicado a una supuesta prosperidad material sin límites.

En ninguna parte de los escritos de Karl Marx dice que el estado será un tirano que someterá a toda la población mediante métodos policiales mientras la élite vive como un rey en la cúspide. Es más la obra de Marx es una crítica acérrima al modo de producción industrial y al efecto que ese modo de producción tiene sobre el hombre. La obra de Marx es de un marcado carácter humanista y coloca al hombre en el centro de todo.

Por otra parte en ninguna parte de la obra de Adam Smith dice que el mundo liberal capitalista estaría dominado por unas cuantas corporaciones en clara connivencia con el estado y el sistema financiero, donde el hombre al igual que en el caso anterior, se encuentra reducido a ser una mera pieza más del sistema. Smith era enemigo acérrimo de la gran corporación y del gran estado debido al peligro que esas grandes concentraciones de poder implican. El mundo de Smith era un mundo de pequeñas empresas regentadas por sus propios dueños que se dedicaban a lo que les gustaba y que tenían la suficiente fuerza interna para hacerlo. No era el mundo de las personas sin YO, que trabajan en lo que les ordenan y luego hacen, desean y votan lo que les dicen en la tele.

Ambos sistemas, el comunista y el capitalista en realidad son la perversión de ideas profundamente humanistas sobre cómo deberíamos de funcionar. En ambos casos la ideas subyacentes se deforman, se citan selectivamente o se reescriben a conveniencia con el objetivo común de mantener un sistema dominado desde la cúspide donde el hombre en realidad es un esclavo. En el bloque soviético la situación era evidente, mientras que en el bloque occidental se ha cuidado de hacer pensar a la gente que son libres al mismo tiempo que se les hace creer lo que convenga en cada momento. En el mundo soviético a las personas no se les permitía intervenir en las decisiones, en el mundo occidental les es permitido siempre que la decisión no sea importante.

En la antigüedad se llamaban esclavos, hoy se llaman hombres-máquina y ambos comparten el no poder pensar por sí mismos ni tomar decisiones y por esto ambos sistemas ante importantes cambios en su entorno no pueden reaccionar adecuadamente para garantizar en lo posible la supervivencia. El bloque socialista nunca pudo acomodar la sed de libertad que su burdo sistema de control social provocaba, así mismo el bloque capitalista nunca pudo cambiar el rumbo a otro que no fuese la acumulación de capital ni la producción material y una vez llegado a un estado de plenitud en ese aspecto ha pretendido seguir y se ha encontrado con el inmenso muro de la escasez de recursos materiales. Así como el sistema comunista debió cambiar de rumbo desde hace décadas para evitar su colapso, así el bloque capitalista ha debido hacer lo mismo y dedicarse a lo que toca luego de asegurar la subsistencia material: ayudar al hombre a liberarse de sí mismo, a ser verdaderamente humano. En realidad todo el constructo ideológico era una farsa, los unos nunca pretendieron la revolución popular o como quiera que la llamasen y los otros nunca pretendieron el bienestar material. Ambos solo buscaban una excusa para someter al hombre, ambos pregonaban la libertad y acabaron en la tiranía y en el miedo.

Los dos sistemas nacidos simultáneamente del industrialismo fracasan porque nunca supieron poner a la poderosa herramienta industrial al servicio del hombre. El industrialismo no es más que un fenómeno tecnológico que nos libera de buena parte del problema de sobrevivir materialmente. Y ambos sistemas ante su fracaso arrojan a las personas a un vacío existencial indescriptible, donde todo los que les enseñaron y le han hecho creer ya no sirve mientras el miedo, el sálvese quien pueda y el gangsterismo se apropia de todo.

Y así de forma increíble el hombre descubrió la manera de sobrevivir materialmente sin tanto esfuerzo, pero nunca fue capaz de disfrutarlo porque aunque creía que esto le daría la libertad en realidad siempre ha estado preso de sí mismo. Y volviendo a citar a Fromm, no es lo mismo la “libertad de…..” que la “libertad para…..”. Logramos la primera, la segunda solo se encuentra en algún lugar dentro de cada quien.

Copyright @ Heterodoxia
No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma

Micru

  • Espabilao
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 12457
  • -Recibidas: 2664
  • Mensajes: 352
  • Nivel: 79
  • Micru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medioMicru Destaca sobre el usuario medio
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #33 en: Julio 08, 2014, 11:57:55 am »
Otro más que ya teníamos por aquí, quizá deberíamos preparar un índice :)

Citar
Los robots-masa   ;)

Heterodoxia   
              19/09/2013

 

Mis estimados lectores:

No hay que ser un observador muy avezado para percibir cómo hoy día vivimos en el mundo al revés. Los gobiernos en lugar liberar oprimen, indignan y angustian, las finanzas en lugar de crear riqueza la destruyen, los bancos roban, el complejo médico-farmaceútico en lugar de curar enferma, los ciudadanos son meros consumidores,  la comida en lugar de alimentar hace daño, la producción de objetos materiales en lugar de satisfacer necesidades enferma las mentes y produce montañas de desperdicios, las religiones en lugar de fomentar la espiritualidad fomentan el dogmatismo y la violencia, la educación hace a las personas ignorantes, la justicia imparte injusticia, los medios de información desinforman y manipulan y la vida de la gran mayoría en el mundo occidental se ha reducido a trabajar en empleos que no les satisfacen para comprar cosas que no necesitan y dormir.

Poco a poco hemos entrado en una época de barbarismo donde hasta el arte ha dejado atrás la sensibilidad para convertirse en algo violento, tosco, en un reclamo sexual puramente genital donde el amor parece circunscribirse exclusivamente a esa esfera. Inclusive se intenta imponer un modelo de relaciones hombre-mujer meramente genital, animal, mecánico, más parecido a una película porno o a la época de apareamiento de ciertas especies que a una pareja que intenta cuidarse mutuamente, que intenta ayudarse a vivir la vida y donde el amor y el cariño brillan por su ausencia. Modelo que curiosamente sigue las mismas premisas de una fábrica donde lo importante es maximizar la producción, en este caso el número de coitos sin importar lo demás .….coitos sin objetivos de vida…producción sin objetivos vitales.

Desde hace  décadas importantes e ignorados pensadores nos han venido advirtiendo contra el fenómeno. Uno de los primeros fue José Ortega y Gasset quien predijo en los años treinta la aparición del “hombre masa” que lo destruiría todo. El hombre masa, ese ser producto de la superespecialización quien  porque sabe muchísimo de una pequeña cosa se cree que lo sabe todo y en base a sus angostos y profundos conocimientos se pone a tomar decisiones sobre esto y aquello sin tomar en cuenta más nada ni a más nadie que salga de su angosto campo de conocimiento y que no duda en atribuir los desastres que provoca a imprevistos, “externalidades”, a la mano de dios o a los mercados.

El hombre masa, producto de la especialización que el industrialismo impone lo acabará por destruir todo, y quien no ha visto al hombre masa en acción. Solo hay que ver la gran empresa donde la generación anterior de directores más generalistas, hechos a base de experiencia práctica, con un campo de visión menos profundo pero más amplio y humano ha sido substituido por hordas de hombres masa. Especialistas engominados provenientes de escuelas de negocios y otros centros de hiperespecialización y que como principal herramienta para tratar de entender al mundo utilizan el Excel y el Powerpoint. La destrucción de riqueza a manos de estos bárbaros modernos mediante fusiones, adquisiciones, negocios fallidos, destrucción de culturas empresariales que han tomado décadas en construirse, pelotazos, stock options, pérdida de know-how y destrucción de empresas ha sido incalculable en el mundo industrial desarrollado. El resultado está a la vista: cordilleras  enteras de montañas de créditos que no pueden ser devueltos.

Otro que nos previno por allá por los años cincuenta fue Erich Fromm, quien predijo que el modo de producción industrial convertiría al hombre en un ser alienado, en un robot, en alguien que no sabe ni quién es y que vive ocupando el interior de un cascarón vacío dentro del cual la sociedad maquinista le embute y como un robot teledirigido va y viene simulando y creyéndose él mismo autónomo, que tiene vida y que es feliz. Hace ciento cincuenta años la mayoría de los negocios existentes eran pequeños negocios dirigidos por su propio dueño, cuando salía a vender era EL quien vendía, cuando discutía y acordaba cosas con sus empleados eran ELLOS-PERSONAS quienes discutían, cuando ganaba o perdía dinero era EL quien lo ganaba o perdía, cuando tomaba buenas o malas  decisiones era EL quien triunfaba o sufría. Hoy día la mayoría de las personas en el mundo industrial son empleados de empresas con centenares o miles de empleados. Los directores simulan ser los propietarios, los vendedores simulan vender “sus” productos, los empleados discuten y acuerdan cosas con un abstracto departamento de recursos humanos donde su director simula ser el propietario de la empresa pero solo en ese aspecto. Cuando los directores lo hacen “mal” quienes sufren son unos anónimos y lejanos accionistas que nadie conoce quienes también simulan ser propietarios aunque no se involucren en la operación, virtudes o desmanes de su supuesta empresa. Los suministradores hablan con un abstracto departamento de compras que recibe requerimientos de otro abstracto departamento de producción. Nadie, ni directores, empleados, accionistas, suministradores ve ni entiende el proceso completo de producción, solo saben hacer su pequeña parte ya que simplemente son engranajes de la inmensa maquinaria.

Al ser todos engranajes sin nadie humano al timón, entonces la maquina cobra vida propia, nadie la dirige hacia un fin humano y específico, la inercia es quien manda. Y así como el hombre-máquina trabaja, así consume, así vota, así ama y así muere. Las actividades humanas cuando se las despoja de un fin comprensible por las personas, tal como ha sucedido con el complejo industrial occidental pierden su sentido y si hacen algún bien es por pura casualidad. Lo más probable es que comiencen a hacer daño porque no existe ningún ser humano que las dirija con criterios humanos, que diga que esto no lo vamos a hacer porque es una barbaridad, o que aquello si porque es lo que hace falta y que se arriesgue y pelee por lo que considera que es ético porque si no lo es le entra una indignación que no la soporta. Eso y solamente eso es ser “humano” y estar vivo. Los hombres robots alienados no pueden hacer estas cosas…y mucho menos alcanzar esa cumbre humana que es amar.

Los hombres robots alienados simulan que son alguien, no tienen opiniones, son superficialmente agradables, no causan problemas, son buenos team-players, viven confortablemente dentro de su caparazón de robot. Solo que al llegar a casa necesitan embotar la mente con la tele, el alcohol, las compras compulsivas, el nuevo coche o cualquier otra evasión que les permita olvidar que dentro de esa caparazón de robot existe un ser humano. Hombres disfrazados de robots que están solos en medio de la multitud.

Os recomiendo encarecidamente leer:

“La rebelión de las masas” de José Ortega y Gasset.
“Psiconálisis de la sociedad contemporanea” de Erich Fromm

Yo allí conseguí muchas respuestas, respuestas desagradables pero respuestas al fin y al cabo. Si estáis mal de tiempo o ganas, leeros el segundo ya que el primero es un poco…digamos indigesto. Es una verdadera lástima que Ortega y Gasset fuese tan brillante y a la vez tan antipático: odiaba a muerte a todo el que no fuese un genio como él y así lo deja ver entrelineas en sus escritos.

Un saludo

http://www.heterodoxia.info/?p=2143




Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 108
  • -Recibidas: 199
  • Mensajes: 54
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #34 en: Febrero 21, 2018, 20:04:08 pm »
Más generalista, más accesible que PPCC, pero siempre didáctico, culto y humano. Reanimo este magnífico hilo con un artículo imprescindible, valiosísimo para quienes —aun en el ocaso estructural; mejor tarde que nunca— empezamos a perder las cadenas de la doctrina Hipoteca & Gol.

Citar
¿ Se acabaron la ideas ?…¡ Bienvenidas las mentiras !

Recientemente ha salido una noticia preocupante; los USA cambiarán el método de cálculo del PIB. Para los que llevamos un tiempo en esto, la lectura es evidente: el crecimiento no se produce por lo que mentiremos aún más. Con toda probabilidad los demás países occidentales también acogerán la medida para “armonizar” las mentiras las estadísticas. Es este y no algún otro dato quien de verdad nos indica el que la situación de las economías occidentales en cuanto a crecimiento es insostenible.

Las imágenes de los miembros de politburó ruso agitando falsas estadísticas sobre cosechas y producción record de esto y aquello, el éxito inconmensurable del último plan quinquenal del Gosplán y la inmensa felicidad y libertad del pueblo soviético no hacen más que acudir a la memoria, junto a otras imágenes de las visitas de Brézhnev a las cooperativas agrícolas donde los campesinos mostraban toneladas de verduras y hortalizas supuestamente cultivadas en tierras autóctonas y que en realidad habían sido traídas del extranjero solo para la ocasión. Luego del acto el camarada Brézhnev se retiraba a su Dacha a todo lujo, mientras el resto de rusos continuaba con su miserable vida. ¡ Yes we can !.

La situación es preocupante, al crecimiento económico ni se le ve ni se le espera inclusive luego de haber inyectado casi un PIB en la economía norteamericana (13 billones de USD que salieron a la luz luego de la auditoría realizada a regañadientes en la Reserva Federal) y aproximadamente 1/3 del PIB Europeo al otro lado del Atlántico.

Pero al crecimiento no se le espera desde ya hace muchísimo tiempo, eso lo saben arriba pero no se quiere que se sepa abajo. Ya en 1994 se cambiaron las bases del cálculo de la inflación en occidente de forma de reportar menos inflación de la real, esto disminuye el deflactor del PIB y por lo tanto el crecimiento luce mayor. Pasaron diez años y eso ya no fue suficiente, entonces para tratar de mantener la ilusión de crecimiento se comenzó con el bombeo de créditos a la economía y convenientemente en el año 2005 la Reserva Federal dejó de publicar el M3 de forma de desinformar en lo posible acerca de la masa monetaria. El BCE todavía lo publica y lo dejará de publicar por encima del cadáver de los alemanes. Ahora casi diez años más y ya es necesario comenzar a falsificar el dato de PIB. La tendencia es clara, tal como lo era en la Unión Soviética de 1970.

En post anteriores hemos tratado las causas profundas de esta crisis de agotamiento:

Reducción de la rentabilidad del capital aplicado a la producción industrial por saturación de mercados.
Cambio tecnológico que desplaza mano de obra y aumenta la productividad de forma desproporcionada.
Huida hacia economía de servicios donde es muy difícil aumentar la productividad y por lo tanto los salarios.
Shock petrolero de la década de 1970, se acabó la energía barata.
Establecimiento de una economía financiera que busca rentabilidad en si misma y lo que hace es destruir al aparato productivo.
Colapso del bloque comunista que permite asar a la clase media a fuego lento buscando la rentabilidad perdida.
El mundo industrializado occidental desde la década de 1970 se encuentra en una permanente huida hacia adelante y al parecer hacia ninguna parte, tal como le sucedió al bloque comunista y su larga crisis que estalla en la década de 1980.

Uno de nuestros lectores en sus comentario (muchas gracias Anselmo) ha señalado exactamente cuál es el origen a su vez de todo esto: agotamiento de la innovación. En el año 2005 Jonathan Huebner publicó un paper titulado “A possible declining trend for worldwide innovation”. Huebner a partir de estudios históricos de otros autores analiza la tasa de innovación mundial con respecto a la población desde el siglo XV, el número de patentes en los USA durante el siglo XIX y XX (no dispone de otros datos) y alcanza reveladoras conclusiones. Recomendamos ampliamente su lectura ya que entra al fondo de la cuestión, para los más ocupados o impacientes se las resumimos:

La velocidad de innovación (innovación/población) alcanzó en el mundo su máximo a mediados del siglo XIX.
La velocidad de bajada en la rata de innovación con respecto al PIB/capita es 2,5 veces mayor que la medida con respecto a la población.
La misma velocidad de bajada es 5 veces superior si la medimos con respecto al gasto educativo per cápita.
El número de patentes per cápita en los USA alcanzo su máximo en 1916, 43 años luego del pico en innovación.


Al parecer la máquina de los inventos se agota, a pesar de que en el mundo vive muchísima más gente que hace cien años, se vive mucho mejor y están mejor educados la producción de ideas innovadoras ha estado decayendo desde hace décadas. Según los estudios de Huebner la velocidad de innovación al día de hoy se corresponde a la que teníamos al comenzar el siglo XVI, cuatro veces menor de la que existió en el máximo.

Por innovación se entienden descubrimientos tecnológicos que de verdad cambien la vida de las personas. La electricidad es una innovación, pero el i-Pad no lo és. En este último caso la innovación comienza con Lee de Forrest y la invención de la válvula electrónica al vacío a comienzos del siglo XX, sigue con Von Neuman quien estableció las bases teóricas de la computación en los años 1940, continúa con los laboratorios Bell y el transistor y acaba con Texas Instruments y el circuito integrado. Esos fueron los innovadores: los que establecieron las fundaciones de la industria. Lo demás son desarrollos de productos basados en esas tecnologías que otros crearon. ¿ Donde está el generador eléctrico de fusión ?, no existe. ¿ Y la máquina antigravitaroria ?…tampoco, ¿ Y la posibilidad de vivir 200 años ?…no, ¿ y la colonización de otros planetas ?…ehh como que no. Pues esas si serían innovaciones y no esta invasión de i-cosas y demás cacharrería electrónica en la que vivimos. Sobreproducimos más y más de lo mismo en diferentes formas (siempre más complicadas) porque no innovamos y algo hay que vender. Por ejemplo la reproducción y almacenamiento del sonido se encuentra resuelto por Edisón hace más de cien años, lo del I-tunes y mp3 es más conveniente sin duda alguna pero no constituye una innovación. Inclusive las grabaciones de Edison o los discos de vinilo tienen más probabilidades de sobrevivir a largo plazo como soporte físico que los CDs o la memoria flash de un pendrive. La creación de los protocolos de comunicaciones que sustentan toda la industria de Internet datan de hace más de cuarenta años, la innovación no es de Google o de Youtube, la innovación se produjo en AT&T y el departamento de defensa de los USA de la época. El sistema operativo UNIX base de todo esto data de 1969 y los innovadores fueron los inmortales Kernigan y Ritchie que trabajaban para los laboratorios Bell y buscaban un sistema operativo para una nueva generación de centrales telefónicas electrónicas. Los demás son empresarios de éxito y sus méritos son innegables, pero no innovadores en el sentido que aquí se explica.

Toda la sociedad occidental desarrollada se ha montado alrededor de la innovación, absolutamente todos los actores han vivido de la riqueza que de la innovación de unos pocos va trayendo.

El capital captura su parte del pastel mediante el entramado financiero/industrial, lo cual es necesario si se quiere masificar la producción y hacerla llegar a todo el mundo.
Las personas disfrutan de puestos de trabajo bien remunerados, lo cual es necesario porque su valor agregado es grande.
Los estados extraen recursos de todo el sistema, lo cual es necesario porque una sociedad industrial y compleja necesita de un estado grande y complejo.
Al faltar la innovación y comenzar a escasear nuevas vías de crecimiento el sistema se agarrota, disminuye la riqueza real generada y todo degenera en una pelea entre los diferentes actores. Unos queriendo defender “sus” ganancias y beneficios, otros “sus” derechos de trabajador y los terceros “la estructura del estado”. No se enteran porque no se quieren enterar de cuál es el problema de fondo ya que ese planteamiento conllevaría a una organización social totalmente diferente a la actual. Al fallar la innovación los impulsores del crecimiento de la actual sociedad tendrían que pasar a un segundo plano en cuanto a fama y privilegios, irremediablemente se verían reemplazados por otras élites que sepan gestionar el no-crecimiento.

Pero como todos sabemos los miembros del Politburó soviético se aferraron a sus Dachas, sus coches importados de occidente y a su caviar hasta el final.



Copyright @ Heterodoxia



Frommer

  • Espabilao
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 2005
  • -Recibidas: 1532
  • Mensajes: 296
  • Nivel: 37
  • Frommer Se hace notarFrommer Se hace notarFrommer Se hace notar
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #35 en: Febrero 23, 2018, 00:19:37 am »
¿Vuelve a escribir Heterodoxia o es antiguo?

Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 108
  • -Recibidas: 199
  • Mensajes: 54
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #36 en: Marzo 03, 2018, 17:54:12 pm »
¿Vuelve a escribir Heterodoxia o es antiguo?
Es antiguo, desgraciadamente. ¡Ojalá volviera Heterodoxia!

Hoy recupero un artículo genial, sobre el sistema de intereses creados y las víctimas de la sociedad de consumo:

Citar
Los Rendimientos Decrecientes no son para tomárselos a broma.


En el colegio donde estudian mis hijos han implementado un novedoso sistema para pagar la comida en el comedor. A cada niño le dan un “chip” RFID y cada vez que pasa con la bandeja por un arco que han instalado a la salida del área donde sirven la comida le descuenta los cinco euros que vale. El chip se recarga por internet en un sitio web donde hay que meter el número de serie del chip — a menos que usted disponga de un lector USB de chips RFID en su ordenador — luego debe dar un número de tarjeta de crédito o cuenta bancaria para acto seguido introducir la cantidad a precargar en el chip. Antes de hacer nada de esto usted se ha tenido que dar de alta en la página web, introducir su nombre de usuario, password, nombre, dirección, escuela, etc,etc. Al cabo de un rato llega un mail pidiendo confirmación donde hay que picar sobre un link que le lleva a otra página web donde se cierra la transacción. Eso si usted ha dado una cuenta de banco. En caso de tarjeta de crédito la cosa es un poco diferente, ya que con anterioridad a todo esto debe usted darse de alta en un tinglado que se llama Verisign, desde donde le envían un SMS a su móvil con una clave. Cuando llega el email usted debe meter la clave en la página a donde le ha llevado en link para completar la transacción. Ahora si usted decide pagar con PayPal debe ir a la página de PayPal donde debe recargar su cuenta con la tarjeta de crédito para luego recibir un mail de confirmación donde debe meter el código que llegó por SMS y finalmente proceder a recargar el chip RFID de su hijo con el número de cuenta de PayPal de forma que el pobre pueda comer en el comedor de la escuela.

Ya llevábamos media hora tratando de “recargar” el dichoso chip de mi hijo y todavía faltaba el de mi hija. Entonces pregunto:

- ¿ Pero se puede pagar en efectivo ?

A lo que mi hijo responde:

- Si.

Pues toma el dinero para la semana y pídete lo que más te apetezca o te hacemos un bocadillo y fuera.

- Y yo y yo, dice mi hija.

Tu también princesa, toma aquí tienes.

¿ Por qué cuernos algo que es tan sencillo como pagar en efectivo es substituido por semejante tinglado y encima lo venden como una mejora ?.

Otra.

Donde vivimos ahora tenemos lavavajillas. Vamos aquello no limpia los platos ni “pa-tras”. La conversación con mi mujer es más o menos la siguiente.

- Es que esto deja los platos sucios

- Claro es que no les pasas un agua antes de meterlos. Dice mi mujer

- No si les pase un agua, digo.

- Debe ser que nos les pasaste “bien” el agua, hay que quitarles toda la comida que tengan pegada.

- O sea, los lavo ¿no?.

- No, no es “lavarlos” es pasarles un agua “bien”.

- Pero mira estas ollas, salen asquerosas.

- Es que las ollas hay que lavarlas “aparte”.

- Y estos vasos están pringados de grasa y cal.

- Claro es que no has puesto el “abrillantador”

- Y el dichoso lavaplatos huele a rayos.

- Es que no le pones el producto de limpieza.

- ¡ Este cacharro es un timo hombre !

- No, no es un timo, mi hermana tiene uno y está muy contenta.

Resulta que para hacer funcionar el cacharro primero hay que “pasarle bien un agua a los platos”, poner el jabón, el abrillantador, la sal en no sé dónde y cada tantos lavados hay que comprar un tratamiento de desinfección que viene en un bote y echárselo. Eso sí: cuando “se le pasa el agua bien” los platos salen limpios.

Mi formación de ingeniero me impulsó a investigar el por qué el lavavajillas es un aparato tan “ñoña” , y que mejor que investigar cómo funciona un lavavajillas de los que utilizan los que viven de esto, es decir: restaurantes y hoteles. Pues resulta que un lavavajillas profesional – o sea de los que si funcionan – tiene una bomba de alta presión que lanza potentes chorros de agua a unos cuantos bares contra los platos, esta bomba es redundante, el lavavajillas trae un descalcificador o una pequeña planta de ósmosis inversa para descalcificar el agua y no manchar de cal los platos. Lleva una soplante de aire caliente para el secado, bombas dosificadoras de productos químicos donde se conectan las garrafas de jabón y un desinfectante muy potente ya que cada tantos lavados realiza un ciclo de desinfección. Por otra parte el desagüe de dicho aparato posee un triturador eléctrico para moler todos los restos de comida antes de enviarlos al desagüe y así evitar embozamientos y malos olores. Total que esta maravilla de la tecnología vale entre dieciocho y venticuatromil Euros. Eso sí: deja los platos que “pa que”. Un lavavajillas industrial más o menos decente junto con sus equipos auxiliares ocupa una superficie de unos dos por dos metros y requiere la visita periódica de un técnico que sepa.

El lavavajillas doméstico funciona con la presión de la red, es decir unos dos bares en lugar de veinte, posee un descalcificador de juguete — ese agujero donde se pone la sal –, no tiene triturador y de ahí los malos olores y seca con una resistencia en lugar de con una soplante y de ahí su enorme gasto de energía. Vamos: un timo.

- ¿ Por que ?.

- Porque el que funciona de verdad vale veinticuatromil más trescientos al mes de mantenimiento. El de la cocina vale setecientos Euros.

- ¿ Por que las personas compran el de la cocina ?.

- Porque no tienen dinero ni sitio para el que si sirve.

- ¿ Y porque no lavan los platos a mano, total no son tantos y de todas formas “hay que pasarles un agua bien pasada”…o sea: lavarlos.

- Porque les han vendido que con este cacharro de setecientos Euros “no tendrán que lavar los platos”.

- ¿ Y porque alguien vende algo que funciona tan mal e inclusive crean una industria alrededor de esto ?.

- Porque “se vende” y sube el PIB.

De esto van precisamente los rendimientos decrecientes: en lugar de pagar en efectivo pago con un chip que a su vez pago con una cuenta de PayPal que a su vez pago con una tarjeta de crédito que a su vez pago con una cuenta bancaria y también tengo que tener ordenador, ADSL, antivirus, etc. O en lugar de lavar los platos a mano en un momento los lavo con una maquineja donde antes de meterlos hay que “pasarles bien un agua….. pero bien, bien”, no lava ollas ni sartenes y hay que comprar además unas pastillas “especiales” de jabón, abrillantador, sal y desinfectante para los malos olores. Luego la máquina se tira un par de horas erre-que-erre.

La ley de los rendimientos decrecientes es universal y se aplica a todo. No produce el mismo beneficio ni utilidad el tomar un vaso de agua luego de estar perdido en el desierto que tomarse un vaso de agua después de haber tomado otros cincuenta. Es más: probablemente esa agua ya comience a hacer daño. Todas las necesidades se satisfacen de esa forma: asintóticamente. El primer vaso luego de salir del desierto sabe a gloria, el segundo y hasta un quinto también. A partir del séptimo ya la cosa aburre y con toda seguridad el veinteavo ya comienza a repugnar para comenzar a ser un peligro para la salud cuando se llega al número cuarenta.

Eso es lo que pasa cuando se quiere satisfacer una necesidad y una vez satisfecha se quiere seguir con lo mismo de siempre. El síntoma inequívoco es que comenzamos a hacer exactamente las mismas cosas de antes pero de una forma endemoniadamente complicada, como en lugar de pagar en efectivo en el comedor paguemos con un chip que…bueno, ya sabéis de que va. Esto provoca que el sistema no sea “mejor” en realidad provoca que el sistema sea más débil ya que al aumentar la complejidad y poner de por medio mas y mas cosas, al fallar cualquiera de ellas falla todo. Yo les doy dinero a mis hijos, ellos pagan en el comedor y comen. De la otra forma para que ellos puedan comer la conexión a Internet de mi casa debe funcionar, el servidor de la escuela debe funcionar, el de PayPal también, el de la tarjeta de crédito, el del banco, debe haber electricidad, el arco que lee los chips debe funcionar y poder comunicarse con el servidor del cole para descontar el saldo. Vamos: un milagro que los niños puedan comer. ¿ Todo esto para nada ?, si para nada menos para el que le vendió la fantasmada de los chips al cole: su negocio funciona y genera PIB. Este es un negocio que vende rendimientos decrecientes. ¿ Por que ?, porque algo habrá que vender ¿no?.

Otra característica de un sistema en rendimientos decrecientes es que se piensa que sus problemas no provienen de querer hacer lo mismo de siempre pero de una forma más complicada, piensan que el problema es que no lo hacen lo suficientemente rápido. Entonces la cosa es peor ya a al mismo tiempo que intentan hacer lo mismo de antes pero con más complicación intentan hacerlo más rápido y sin madurar el asunto, por lo que todo comienza a salir mal.

Llevamos décadas metidos en una espiral de rendimientos decrecientes. Yo me atrevería a decir desde finales de la década de los setenta y todo el tinglado hace eclosión en estos días. Solo hay que mirar alrededor y percibir la complicación existente hasta para las cosas más simples.

No debemos confundir el desarrollo tecnológico con la satisfacción de las necesidades humanas, no tiene nada que ver. Internet está ahí, es un gran vehículo para aprender lo que sea y para un sin número de cosas, pero es un pésimo instrumento para pagar la comida del cole.

La dinámica de los rendimientos decrecientes lleva a la sociedad a siempre mayores niveles de complicación y velocidad, llegando a convertirse en una especie de sociedad maníaca donde todo es un galimatías veloz y el resultado siempre es el mismo: mal.

Hace sesenta años habían colas de dos años para adquirir un coche, ahora los fabricantes persiguen con propaganda, promociones, planes especiales, viajes a no sé donde a los consumidores que no necesitan de tantos coches, que ya no caben en las calles ni en las aceras y que en realidad se han convertido en un incordio por aquello del aparcamiento. Al mismo tiempo las fábricas de coches siguen con la producción a todo gas. Ellos mismos saben que sobra el veinte por ciento de la producción y solo hacen mirase los unos a los otros a ver quién será el que pasará a formar parte de ese veinte por ciento.

Tome usted cualquier modelo de coche, entre opciones, motorizaciones, colores y accesorios de cada modelo existen casi 1000 variaciones. Esas son mil variaciones de cada modelo de cada fabricante. En el catálogo de Amazon existen 1920 modelos diferentes de televisores, 600 modelos de cámaras compactas , 450 modelos de cámaras SLR y 1500 tipos de lentes para esas cámaras. En total se ofrecen 5.259.635 diferentes productos electrónicos.

Si eso no es sobreproducción y rendimientos decrecientes que baje dios y lo vea.

Mientras más fabricantes intentan fabricar y vender lo mismo y más se pisan los unos a los otros, mas piensan que el problema son los costes y a la final lo paga el más débil: el empleado. El problema en realidad es que a la sociedad occidental no se le ocurren nuevas ideas desde hace décadas, ni siquiera se le ocurre atacar antiguos problemas latentes como el acceso a la vivienda. El problema en las empresas y en toda la economía se lo achacan a los costes, que son muy altos y de aquí la lógica del lavavajillas: “no sirve pero es barato”.

En 1961 un SEAT 600 valía casi lo mismo que un piso (65.000 pesetas) y había cola de dos años para comprar uno. Al día de hoy un coche muchísimo mejor vale un décimo de lo que vale un piso y hay que perseguir y engañar a los consumidores para que compren algo: el problema no son los costes. Lo importante es la necesidad, si de verdad hubiese necesidad de tanto coche las personas harían cola frente a los concesionarios.

Todo esto se traduce en rendimientos decrecientes del capital. Cada vez las inversiones industriales son menos rentables por lo que dejan de ser atractivas. ¿ Que hacemos entonces con todo este dinero ?. Pues nos dedicamos a intentar ganar dinero con dinero y el mundo financiero de financiar a la industria pasa a financiar un galimatías especulativo que pocos entienden pero que busca encontrar la rentabilidad que ya no consigue en la industria: intenta buscar rentabilidad en sí mismo. Y todos sabemos que eso no es posible, pero de ilusiones también se vive.

Entonces el capital, siguiendo con la ley de rendimientos decrecientes, también quiere seguir haciendo lo mismo de siempre pero de forma cada vez más complicada….y rápida, degenerando en el actual estado donde es más importante ganar cinco milisegundos en hacer tal o cual transacción que buscar un negocio industrial con nuevas ideas. El PIB del mundo es de unos 60 billones de dólares y se estima que hay unos 750 billones de dólares circulando. Esto quiere decir que existe muchísimo capital en circulación buscando una rentabilidad que la economía real no puede proporcionar y este es el problema de fondo de la crisis a la que hoy asistimos. La economía real tendría que multiplicar por más de diez sus beneficios para que esos 750 billones lleguen a significar algo. La masa salarial representa aproximadamente el 20% de los costes por lo que así todo el planeta trabajase gratis y sin ningún tipo de cobertura social lo más que se podría llegar a justificar como capital real serían 12-15 billones, el resto de esos setecientos y tantos tendría que desaparecer.

Si el mundo fuese una empresa sus ventas anuales ascenderían a 60 billones de dólares. Supongamos que fuese un muy buen negocio y que genere el 10% en beneficios luego de impuestos, es decir: 6 billones. Estos serian los réditos disponibles para resarcir a esa masa de 750 billones que anda a la búsqueda de dividendos. Con estas cuentas el capital disponible en el mundo rendiría bastante menos del 1%. Eso quiere decir que es imposible que la economía real genere los dividendos que la cantidad de dinero y por lo tanto de capital existente requiere, por esto el capital se enroca sobre si mismo buscando dividendos no en la economía productiva sino dentro de sí mismo: especulando los unos contra los otros.

Pero es imposible que especulando los unos contra los otros todos ganen dinero. Algunos ganarán, pero para el resto las pérdidas serán inmensas. Y aquí estamos. La cosa ha llegado a ser tan enfermiza que hoy es más importante tener una línea de comunicaciones rápida conectada a los ordenadores de las diferentes bolsas que invertir en industrias con cara y ojos. El mundo degenera en un ictus frenético donde las acciones de las empresas son vendidas y compradas cientos de veces por segundo sin importar la buena o mala marcha de esa industria y donde nadie sabe muy bien lo que pasa ni lo que hace. Solo el mercado de derivados suma unos 400 billones de dólares. Esos son productos financieros que no cotizan en mercados abiertos tales como la bolsa, en su lugar son productos “over the counter” eufemismo para decir que son productos que se compran y se venden los banqueros entre sí a precios pactados entre dos personas y que nada tienen que ver con la realidad.

Si el mundo tiene un PIB de 60 billones de dólares, unos 12 billones serán beneficio bruto –un 20% –. Eso arroja una cifra probable de entre 50-60 billones de dólares en capital invertido. El resto hasta llegar a los 750 billones es capital ficticio que tarde o temprano desaparecerá debido a que no se encuentra soportado por ninguna actividad productiva. Como mínimo las nueve décimas partes del dinero que circula hoy día en el mundo es ficticio, es producto de préstamos de unos supuestos inversores en realidad dedicados a especular. Tarde o temprano todo ese dinero tendrá que desaparecer.

No importa cuanto recorten salarios y beneficios sociales: nunca, pero nunca ni en sus más salvajes sueños la economía planetaria llegará a producir las suficientes rentas para satisfacer las pretensiones de tamaña montaña de dinero. De esos 750 billones, estimo que capital real es decir capital invertido en activos tangibles productores de réditos y capital de trabajo – cuentas por pagar de clientes, etc — será como máximo-máximo el valor del PIB mundial más digamos un 50%, o sea unos 90 billones de dólares que redondearemos en 100. De ahí hasta 750 billones es dinero que no representa absolutamente nada, y es dinero que tarde o temprano tendrá que desaparecer.

Y en estas estamos.

Desde donde ahora vivo puedo contemplar los inmensos edificios del centro financiero de Frankfurt. En el cristal de la ventana desde donde escribo esto, uno a uno se pueden ir tachando los inmensos rascacielos que los gobiernos han tenido que ir rescatando o que están con problemas. El majestuoso edificio de UBS a escasas cuadras construido en el antiguo jardín de la mansión Roschtild, mas allá se ven los casi sesenta pisos de Dexia y el edicicio del Commerzbank. Miles de jóvenes vestidos todos iguales de traje oscuro, corbata roja o azul y camisa celeste o blanca pasan por frente a mí puerta todos los días camino a esas inmensas moles: a seguir perdiendo dinero y a continuar con el desapalancamiento masivo al que asistimos hoy día, mientras los políticos creen que prestándoles más dinero podrán devolver los préstamos que han tomado para hacer las desastrosas inversiones en que se han metido.

Solo mentiras y más mentiras, el desapalancamiento continuará llevándose a muchos por delante. Desde hace décadas que debimos de haber cambiado de rumbo. El desapalancamiento, o sea la cantidad de dinero que se perderá equivaldrá a casi diez años de PIB mundial. El dinero del que dispone el estado es un submúltiplo de esta cantidad por lo que es imposible que ningún estado les pueda rescatar, es como ver a los políticos poniendo el dedo en el chorrito de agua que sale de la presa, mientras siguen apareciendo inmensas grietas.

Yo creo que la situación es irrecuperable.

Copyright @ Heterodoxia


CHOSEN

  • Administrator
  • Netocrata
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 17088
  • -Recibidas: 32030
  • Mensajes: 3661
  • Nivel: 777
  • CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.CHOSEN Sus opiniones inspiran a los demás.
  • GRACIAS POR PARTICIPAR
    • Ver Perfil
    • www.TransicionEstructural.net
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #37 en: Marzo 03, 2018, 18:18:31 pm »
Te doy un thanks pero no estoy nada de acuerdo con el artículo.

Es un cúmulo de medias verdades, unidas todas ellas a calzador para terminar en una conclusión establecida de antemano: que el sistema capitalista se aprovecha de los trabajadores.
De los 5.000 años de historia de la humanidad anteriores, salpicados de esclavismo, guerras y conquista pues hacemos como que no existen, porque el capitalismo es muy malo y las empresas solo quieren beneficios  :roto2: :roto2:

La gente se compra lavavajillas porque le da la gana. Algunos millonarios se compran botellas de vino de 2000€, mientras obreros tiran su dinero en las tragaperras porque les da la gana, pero otros ahorran. Otros todo lo contrario.

Concluir que los lavavajillas baratos, malos o con obsolescencia programada son los culpables de que la gente sea cada vez mas pobre, es un ejercicio de cinismo impropio de adultos.
El que no se quiera comprar un lavavajillas que no se lo compre, ídem para el coche o los pañales del bebé. Hay cuevas muy bonitas en la selva en las que poder vivir salvaje. Lo que no entiendo es esta manía por pretender aplicar a los demás lo que uno mismo no se aplica a sí mismo (por cierto, algo muy típico de las teorías económicas heterodoxas).

saturno

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 53939
  • -Recibidas: 20896
  • Mensajes: 5918
  • Nivel: 701
  • saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
    • Billets philo-phynanciers crédit-consumméristes
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #38 en: Marzo 03, 2018, 19:37:51 pm »
Porque ese artículo no es de argumentar, sino de desvelar sentido. En un soneto, suele cuadrar en el último par de versos. En este poema hay que pillarlo al vuelo de su lectura, para ponerlo en perspectiva. Ésta sería la coda, aquí:

Citar
El problema en realidad es que a la sociedad occidental no se le ocurren nuevas ideas desde hace décadas, ni siquiera se le ocurre atacar antiguos problemas latentes como el acceso a la vivienda.
« última modificación: Marzo 03, 2018, 19:40:57 pm por saturno »
Alegraos, la transición estructural, por divertida, es revolucionaria.

PPCC v/eshttp://ppcc-es.blogspot

Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 108
  • -Recibidas: 199
  • Mensajes: 54
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #39 en: Mayo 03, 2019, 16:20:15 pm »
Te doy un thanks pero no estoy nada de acuerdo con el artículo.

Es un cúmulo de medias verdades, unidas todas ellas a calzador para terminar en una conclusión establecida de antemano: que el sistema capitalista se aprovecha de los trabajadores.
De los 5.000 años de historia de la humanidad anteriores, salpicados de esclavismo, guerras y conquista pues hacemos como que no existen, porque el capitalismo es muy malo y las empresas solo quieren beneficios  :roto2: :roto2:

La gente se compra lavavajillas porque le da la gana. Algunos millonarios se compran botellas de vino de 2000€, mientras obreros tiran su dinero en las tragaperras porque les da la gana, pero otros ahorran. Otros todo lo contrario.

Concluir que los lavavajillas baratos, malos o con obsolescencia programada son los culpables de que la gente sea cada vez mas pobre, es un ejercicio de cinismo impropio de adultos.
El que no se quiera comprar un lavavajillas que no se lo compre, ídem para el coche o los pañales del bebé. Hay cuevas muy bonitas en la selva en las que poder vivir salvaje. Lo que no entiendo es esta manía por pretender aplicar a los demás lo que uno mismo no se aplica a sí mismo (por cierto, algo muy típico de las teorías económicas heterodoxas).
Estimado CHOSEN:

Ya ha pasado más de un año desde tu mensaje, así que, aunque no sé si hoy opinarías lo mismo al leer el artículo, retomaré el hilo ciñéndome a lo que escribiste entonces.

Yo estoy de acuerdo con saturno en que el texto debe leerse de forma conceptual, porque en él se recurre a lo anecdótico para definir un problema de fondo. Al final, todos los artículos de Heterodoxia tratan de lo mismo: las contradicciones y el agotamiento del modelo (post)industrial. El autor lo describe muy bien en su despedida:

Citar
Yo creo que en resumen todos hemos sido víctimas de la sociedad industrial que junto con su inmenso e innegable legado de prosperidad material también ha traído el pensamiento que equipara al hombre con la maquinaria de fabricación, formando un inmenso sistema de intereses creados donde un vez cumplida la meta, por lo menos en una parte del mundo, de alcanzar  dicha prosperidad material y asegurar la supervivencia no ha sabido reorientar su cometido.  Por lo que el sistema pasa a un estado de funcionamiento similar al de un cáncer donde solo consume recursos sin utilidad evidente y en lugar de resolver los problemas de las personas les ha esclavizado.
Y también en el artículo que recupero a continuación, con el que quiero retomar el hilo tras este largo lapso.
« última modificación: Mayo 03, 2019, 21:45:23 pm por Jossot »

Jossot

  • Ojiplático
  • *
  • Gracias
  • -Dadas: 108
  • -Recibidas: 199
  • Mensajes: 54
  • Nivel: 3
  • Jossot Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #40 en: Mayo 03, 2019, 16:26:32 pm »
Citar
De como la sociedad industrial se resiste a morir y le da TDAH.

Jose Luís Cano es quizás uno de los mejores psicólogos y psicoterapeutas que existe en España, en su blog recientemente he podido leer un interesante artículo titulado “Sociedad TDAH” que versa sobre la velocidad a la que vivimos hoy día. La sociedad industrial del siglo XXI es víctima desde hace décadas de una aceleración imparable del tiempo, cada vez vive más de prisa a un ritmo tal que es imposible fijar la atención en nada. Las personas se atomizan en un mar de ruido sin sentido que solo conduce al más absoluto y aterrador vacío. Huyen hacia adelante a más y más velocidad mientras proyectan lo que les pasa en sus hijos, a los que se les diagnostica y medica contra un supuesto TDAH (Trastorno por Deficit de Atención con Hiperactividad) que casualmente no sufren los enloquecidos adultos los que evidentemente durante todo el día se encuentren hiperactivos y sin poder fijar la atención a casi nada. Pareciera como si los padres no soportasen el ver como también sus hijos poco a poco van enloqueciendo ante la imparable aceleración temporal y sobrecarga sensorial a la que estamos siendo sometidos. Una cosa es engañarse uno mismo – a mi no me pasa nada, todo está normal – y otra cosa es verlo en los hijos.

Este fenómeno fue descrito por primera vez hace unos cuarenta años por los sociólogos Alvin y Heidi Toffler – son pareja – en su inmortal obra “El shock del Futuro”, la que recomiendo encarecidamente. Los Toffler ya en 1970 describían como el cambio tecnológico produciría una aceleración temporal tal que nos conduciría a una “sobrecarga sensorial” con las funestas consecuencias descritas en el artículo de Jose Luís, quien va un paso más allá al describir los perversos e inconscientes mecanismos de defensa que las personas utilizan para tratar de sobrevivir al fenómeno y la forma moderna y “científica” de cómo se trata con tan desagradable asunto en estos días: TDAH. Una especie de condensación de múltiples mecanismos de defensa para negar y alejar de nosotros lo innegable: no podemos más con el fenómeno de aceleración temporal.   

Proyección: “no me pasa a mi le pasa a mi hijo”

Racionalización: “…claro es que es una enfermedad…tiene TDAH”

Desplazamiento: “…no es aceleración enloquecida es pura diversión ¡ que guay como me
divierto !”

Negación: “…yo no vivo enloquecidamente..no..lo que tengo es un tren de vida envidiable: trabajo, gimnasio, disco, club, parapente, postgrado, régimen, curso de macramé, golf, vacaciones en Kuala Lumpur, casa en el Pirineo, niños en colegio privado en Suiza…¡ Jo que vida !”

Y así y así solo para ocultarnos una sola cosa: estamos enloqueciendo.

¿ Por que ?

La mayoría del los autores, el público en general y los mismos Toffler apuntan a la tecnología como el causante de todo esto. Personalmente discrepo, aunque hay que aceptar que en principio la evidencia es abundante: teléfonos móviles, internet, ordenadores, playstation, tele con 500 canales, cine con estrenos-cada-semana en 3D, 2D, 4D, DVD Blurei Redrei Blackrei, vacaciones en el quinto pino con 24 horas volando. La tecnología parece haber creado un mundo hipercomunicado, hiperentretenido, hiperestimulado e hipercomplejo. Si a este estridente coctel añadimos un intenso bombardeo publicitario para comprar y comprar más cosas seguramente desembocaremos en la turbulentas aguas de las compras compulsivas, el copeteo compulsivo, el sexo compulsivo, las amistades compulsivas y en medio de un millón de cosas que constantemente intentan acaparar y compiten entre ellas por nuestra atención. Un griterío insoportable que a la final nubla la mente y seda los sentidos. Entonces las personas reducidas a la condición de niños hiperestimulados van de flor en flor toqueteando esto y aquello sin llegar a dominar asimilar ni entender nada de lo que hacen. Stress y adicciones hace su aparición como respuesta a tan desmesurados estímulos.

Otra consecuencia, y no despreciable, de todo esto es la pérdida de las verdaderas relaciones entre las personas. La formación de lazos de amistad y afecto es un proceso lento, que toma tiempo, que se hace conversando, compartiendo y requiere de cierta tranquilidad.

Efectivamente la tecnología parece acelerar la velocidad. ¿ Pero la velocidad de que ?. Para responder esta pregunta habría que indagar un poco en el concepto de tecnología.

Desde un punto de vista estrictamente material podríamos decir que el objetivo último de la humanidad es vivir por siempre sin tener que realizar penosas labores físicas para garantizar su supervivencia. De esto se trata esto que llamamos tecnología: de vivir más y más haciendo menos y menos cosas penosas con la esperanza de dedicarnos a otras cosas más elevadas espiritualmente o simplemente no hacer nada o perder el rato, en fin: que cada quien haga lo que más le guste sin tener que preocuparse por el tema de la supervivencia material. Desde los días del paraíso terrenal el hombre vive soñando con esta utopía.

El primer gran adelanto tecnológico fue la agricultura, liberando al hombre paleolítico de la incertidumbre de vivir supeditado a lo que se recolecte o cace. Le permitió tener dominio sobre lo más básico para su supervivencia: la alimentación. Sembrando y criando animales se vive más y mejor – con menos esfuerzo y riesgo – que recolectando y cazando. Inclusive no todos tienen que dedicarse a sembrar y criar para alimentar al grupo. Donde antes todos cazaban y recolectaban para alimentarse ahora solo un pequeño grupo es necesario para producir todos los alimentos, los demás pueden hacer lo que quieran. Este es el principio de aumento de la productividad por medios tecnológicos.

La tecnología aumenta la velocidad de producción de forma que hacen falta menos personas para producir lo necesario – liberando tiempo del resto – o las mismas personas pueden producir muchísimo más, aumentando la oferta de bienes disponibles.

¿ Que es lo deseable ?. Desde el punto de vista estrictamente material: depende.

En una sociedad pobre donde no existe de nada se trata de aumentar la oferta de bienes ya que hace falta de todo: platos, ollas, coches, motos, bicicletas, mopas de fregar, alimentos, leche, agua potable, medicinas, libros, etc. Por lo tanto todos los aumentos de productividad deben ir dirigidos a producir más bienes y servicios y por lo tanto maximizar el empleo: hace falta hasta la última lavadora producida por el último trabajador. En los años cincuenta y sesenta había listas de espera de hasta dos años para comprar un coche, de elegir el color: olvídalo, el que venga. En aquella época cada coche era absolutamente necesario. Cuando las farmaceúticas comenzaron a producir penicilina, cada gramo era absolutamente necesario por lo que había que maximizar la producción a como diese lugar. En este sentido los adelantos tecnológicos y el crecimiento económico han contribuido a mejorar muchísimo el nivel de vida estrictamente material de las sociedades industriales a lo largo de los últimos doscientos años al producir cosas absolutamente necesarias para el mejoramiento de las condiciones de vida.

¿ Qué pasa cuando esa sociedad alcanza un nivel de opulencia tal que la cuestión de la supervivencia material deja de ser un problema ?, o por lo menos deja de ser algo acuciante tal como lo era para una familia en un cortijo Extremeño en 1810. ¿ Qué pasa cuando solo el tres por ciento de la población produce de sobra alimentos para todo el mundo ?. Hace sesenta años era necesario dedicar al cincuenta por ciento de la población a estas labores y la carestía, mala calidad y escases eran constantes. Qué pasa cuando hoy día solo hace falta el equivalente a dos personas trabajando un día para producir un coche entero, o que en una acerería de hoy día cien personas producen lo mismo que quincemil hace veinte años.

¿ Que pasa en una sociedad cuando ya todo el mundo tiene de todo lo material, la supervivencia no es un problema y la tecnología permite que sean muy pocos los que tengan que trabajar para producir lo que necesita el resto ?.

Pues que ya no hace falta trabajar tanto, y aquí está el problema: todo el mundo vive de vender su trabajo al sistema productivo y dicho sistema solo es estable financieramente si crece de forma constante, por lo tanto el imperativo de crecimiento hoy día en las sociedades industriales avanzadas ya no es debido a necesidades materiales acuciantes de la población sino por otras razones que tienen que ver con el mantenimiento del sistema de dominio social. Aquí el aparato productivo de ser un elemento salvador se convierte en un elemento de dominación o mejor dicho: los beneficios que la población obtiene al someterse al dominio del sistema productivo y de sus clases dirigentes dejan de ser evidentes. En realidad el sistema industrial ha cumplido su cometido: el asegurar la supervivencia material.

Con una humanidad más racional, una vez logrado el objetivo de plenitud material lo lógico sería que la población trabajase menos mientras las máquinas trabajan más y que la producción industrial dejase de ser algo importante y vital tal como pasa hoy con la agricultura que era central a la economía hace cien años y hoy es enteramente marginal. Una vez que la sociedad industrial logra el objetivo de plenitud material la humanidad racional tendría que buscar objetivos digamos menos materiales. Pero el mismo sistema que resuelve el problema material a su vez crea poderosos intereses en que la maquinaria industrial siga funcionando a todo tren. Grandes fortunas, personas influyentes, capitanes de la industria, banqueros, presidentes y ejecutivos de empresas: todas estas personas disfrutan de privilegios por ser los capitanes del sistema de producción material. Una vez cumplido el objetivo naturalmente se resisten a perder poder y prebendas. Especialmente problemático es el sistema bancario, el cual se encuentra diseñado solo para ser estable si la economía crece y crece. Este tipo de sistema bancario es totalmente inviable en una economía donde la producción material no crece. Entonces todo el sistema se convierte en un justificar seguir con lo mismo en aras de mantener la estructura piramidal, exactamente de la misma manera en que los señores feudales trataron de mantenerse en el poder durante siglos cuando evidentemente llego un momento en que no hacían falta ya que habían logrado su objetivo: imponer la paz y el orden dentro del caos que sobrevino a la caída del imperio romano. Solo la nueva clase social – la burguesía – producto de la paz que ellos mismos crearon fue capaz de eliminarles del mapa para proseguir con otra cosa.

Los intereses creados alrededor de la producción industrial provocan que al alcanzar la plenitud material y la tecnología necesaria para que gran cantidad de operaciones industriales las hagan las máquinas, la sociedad siga empeñada en mantener el empleo, cuando la en realidad ya no hace falta que trabaje todo el mundo; ni tanta cantidad de personas ni tantas horas al día. La combinación de tratar de mantener a todo el mundo empleado junto con la tecnología disponible al día de hoy – que hace que cada quien sea capaz de producir muchísimo – genera lo que vemos en la calle: una monumental sobreproducción. Por ejemplo: al día de hoy – y es reconocido por la industria – sobra como mínimo el veinte por ciento de la capacidad mundial de producción de coches. Sobra capacidad por todas partes: lavadoras, peinetas, muebles, cacharros electrónicos, etc.

Entonces viene la presión para que la población compre cosas que no necesita, que se cambie el móvil cada quince días, el coche cada año, se hagan miles de innecesarios viajes, moda efímera y más efímera para que cambie y cambie el guardarropas. Obsolescencia programada a diestra y siniestra, una oferta de infoentretenimiento inabarcable y una presión constante porque el dinero fluya cada vez más y más rápido ya que la montaña de bienes producidos por la crecientemente productiva población parece no tener fin.

Imagine usted que al día de hoy la mitad de la población de Occidente siguiese dedicada a la agricultura como hace sesenta años y todas esas personas dispusiesen de los medios para trabajar el campo de hoy día. La producción de alimentos no cabría en el planeta y no existiría tierra arable suficiente para que todos pudiesen trabajar a jornada completa. Entonces mediante el marketing y la publicidad convencerían a la población de las ventajas de comer catorce veces al día y de los beneficios de pesar media tonelada. Eso es exactamente lo que hoy se hace en el mundo industrial.

En realidad son acciones desesperadas para hacer que la población consuma todo lo que se produce al estar el 90% de ella empleada. Cuando en realidad solo debería estar empleada el 50% de ella y los demás dedicarse a disfrutar del tiempo libre, como se corresponde a una sociedad donde la producción ha pasado a ser básicamente automática. Se consumiría menos, se trabajaría menos y las personas sin trabajo no tienen porque dejar de recibir un ingreso. Para imaginar el contrasentido imagine usted una sociedad donde el 100% de las labores la realicen robots. Bajo el sistema actual el 100% de la población estaría sin trabajo, en la miseria y viviendo debajo del puente de la autopista mientras en los patios de la fábricas se acumulan inmensas montañas de bienes que nadie puede comprar. Este es el absurdo al que el adelanto tecnológico condena a la humanidad debido a las reglas de tenencia de la propiedad y de repartición de beneficios existente entre las diferentes clases sociales. Las sociedades industriales no están preparadas para este cambio tecnológico que es equivalente al de la agricultura: la mano de obra dejará de hacer falta para producir. El trabajo del hombre cada vez hace menos falta.

Desde el comienzo de la era industrial al hombre se le ha considerado como parte de la maquinaria industrial y así se le ha tratado. Esto es falso pero es conveniente, ya que permite tratarles como máquinas para que produzcan mucho. Durante siglos hombres y máquinas han sido intercambiables en el piso de la fábrica por lo que es lógico que al acelerarse la producción de las máquinas la vida del hombre también. Desde el punto de vista de los de arriba son intercambiables.

Soy de la opinión de que con toda probabilidad de aquí proviene la aceleración temporal que hoy nos mata. No de la tecnología per-se que en todo caso debería liberar al hombre de tanto trabajo, pero de considerarle como una pieza más de esa tecnología, de considerarle como insertado en el complejo tecnológico lo cual hace que al acelerarse y automatizarse dicha máquinaria la vida del hombre también.

En cuanto a trabajo físico el hombre jamás podrá competir contra una máquina, tiene la batalla perdida ya que a la final ese no es su cometido. Es interesante como esas mismas máquinas producto del ingenio humano y que supuestamente le liberarían del trabajo en su lugar le esclavizan y le obligan a vivir a ritmo de máquina hasta caer psicológicamente exhausto. No son la máquinas las que le esclavizan, es el sistema piramidal de producción que le han impuesto, sistema que se podría justificar hace cien años cuando las condiciones de pobreza material eran espantosas y el objetivo de maximizar la producción dominaba. Hoy día eso no es así.

Actualmente se trata de mantener a la población en un permanente estado de excitación e insatisfacción con todo, de forma que consuma lo que se produce empleando a todo el mundo. Esto es psicológicamente desvastador debido a la velocidad que impone, pero más desvastador es aún en cuanto al consumo de recursos naturales ya que aquí si hay un claro límite físico que ya se ve en el horizonte.

Básicamente se consumen y tiran cosas que no hacía falta ni producir, ni consumir ni tirar solo para mantener el sistema social imperante. El sistema de producción industrial, una vez cumplido su cometido, intenta perpetuarse y en ese periplo degenera en la forma cancerosa en la que hoy le sufrimos. Un cáncer no tiene ningún objetivo: solo devora y devora hasta matar a su huésped. A medida que el cáncer se extiende se extiende más rápido y de aquí la impresión de aumento de velocidad.

Con el nivel tecnológico alcanzado y estrictamente en el plano material los países occidentales podrían llevar un nivel de vida parecido al de los años sesenta del siglo pasado, el cual sería muy sostenible y la población trabajaría quizás menos de la mitad de lo que lo hace hoy. Esta situación se puede alcanzar de dos formas: conscientemente mediante políticas deliberadas que conduzcan ordenadamente a otro estado de cosas o inconscienmente cuando la naturaleza nos eche el cerrojazo que implica la escases de recursos y la distopía de MadMax se imponga.

Cada vez más los presupuestos de marketing y comercial pasan a ser los presupuestos dominantes en la grandes empresas. Esto quiere decir que el aparato productivo cada vez gasta más y más en tratar de vender lo que produce. Esto es una forma “ortodoxa” de decir que lo que se produce cada vez hace menos y menos falta. No es de extrañar que en cualquier producto de consumo hoy día el marketing y el gasto comercial suponga un 15-20% del valor de venta. En la industria del automóvil supone más de un 20%, en la telefonía móvil el 25%. Cada vez la sociedad gasta más y más esfuerzo en venderse a si misma cosas que no le hacen falta. En los centros del saber lo llaman “saturación de mercados”, donde yo me crié lo llaman sobreproducción. La receta de los centros del saber: más marketing, más publicidad, más comerciales y más call-center. Definitivamente de centros del saber poco tienen.

La solución es política y no proviene del campo de la ortodoxia económica que hoy se enseña en todas partes. La solución – si viene – provendrá del campo heterodoxo, al comienzo parecerá una barbaridad y generará graves conflictos tal como sucedió con la reforma protestante y la iglesia católica. Hoy por hoy los protestantes viven mejor que los católicos.



Copyright @ Heterodoxia

gentid

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 358
  • -Recibidas: 551
  • Mensajes: 143
  • Nivel: 12
  • gentid Sin influencia
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #41 en: Mayo 06, 2019, 11:59:19 am »
Yo creo que tengo guardados la gran mayoría de los artículos.
Si queréis los busco y puedo ir pegándolos aquí por ejemplo.
¿Qué os parece?

saturno

  • Sabe de economía
  • *****
  • Gracias
  • -Dadas: 53939
  • -Recibidas: 20896
  • Mensajes: 5918
  • Nivel: 701
  • saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.saturno Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
    • Billets philo-phynanciers crédit-consumméristes
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #42 en: Mayo 06, 2019, 13:01:52 pm »
Yo creo que tengo guardados la gran mayoría de los artículos.
Si queréis los busco y puedo ir pegándolos aquí por ejemplo.
¿Qué os parece?

Mi voto.
Alegraos, la transición estructural, por divertida, es revolucionaria.

PPCC v/eshttp://ppcc-es.blogspot

Dan

  • Espectador
  • ***
  • Gracias
  • -Dadas: 5176
  • -Recibidas: 13747
  • Mensajes: 1454
  • Nivel: 207
  • Dan Sus opiniones inspiran a los demás.Dan Sus opiniones inspiran a los demás.Dan Sus opiniones inspiran a los demás.Dan Sus opiniones inspiran a los demás.Dan Sus opiniones inspiran a los demás.Dan Sus opiniones inspiran a los demás.Dan Sus opiniones inspiran a los demás.Dan Sus opiniones inspiran a los demás.Dan Sus opiniones inspiran a los demás.Dan Sus opiniones inspiran a los demás.Dan Sus opiniones inspiran a los demás.Dan Sus opiniones inspiran a los demás.
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #43 en: Mayo 06, 2019, 17:25:41 pm »
+1

Cadavre Exquis

  • Novatillo
  • **
  • Gracias
  • -Dadas: 1476
  • -Recibidas: 1139
  • Mensajes: 152
  • Nivel: 24
  • Cadavre Exquis Con poca relevanciaCadavre Exquis Con poca relevancia
    • Ver Perfil
Re:Se despide heterodoxia.info
« Respuesta #44 en: Mayo 06, 2019, 22:51:32 pm »
Buenas,

La gente de Internet Archive conserva copias de la web de Heterodoxia.

Parece que la última data del 3 de diciembre de 2013 (después de esa fecha ya solo hay redirecciones y copias de la página de hosting de dominios japonesa que parece que se hizo con el dominio de heterodoxia.info cuando expiró a finales de noviembre de 2014).

El artículo que nos ha traído el forero Jossot se publicó el 31 de agosto de 2011:

Citar
De como la sociedad industrial se resiste a morir y le da TDAH

Miércoles, 31 de Agosto de 2011


Jose Luís Cano es quizás uno de los mejores psicólogos y psicoterapeutas que existe en España, en su blog recientemente he podido leer un interesante artículo titulado “Sociedad TDAH” que versa sobre la  velocidad a la que vivimos hoy día. La sociedad industrial del siglo XXI es víctima desde hace décadas de una aceleración imparable del tiempo, cada vez vive más de prisa a un ritmo tal que es imposible fijar la atención en nada. Las personas se atomizan en un mar de ruido sin sentido que solo conduce al más absoluto y aterrador vacío. Huyen hacia adelante a más y más velocidad mientras proyectan lo que les pasa en sus hijos, a los que se les diagnostica y medica contra un supuesto TDAH (Trastorno por Deficit de Atención con Hiperactividad) que casualmente no sufren los enloquecidos adultos los que evidentemente durante todo el día se encuentren hiperactivos y sin poder fijar la atención a casi nada. . Pareciera como si los padres no soportasen el ver como también sus hijos poco a poco van enloqueciendo ante la imparable aceleración temporal y sobrecarga sensorial a la que estamos siendo sometidos. Una cosa es engañarse uno mismo – a mi no me pasa nada, todo está normal – y otra cosa es verlo en los hijos.
...
Supongo que con un poco de paciencia se podrían ir rescatando todos los artículos.

Saludos.

Tags:
 


SimplePortal 2.3.3 © 2008-2010, SimplePortal